martes, 29 de noviembre de 2016

Rebel Rebel (David Bowie)

video


"Rebel Rebel" es una de las grandes canciones de David Robert Jones, músico britànico mundialmente conocido como David Bowie.

Bowie compuso esta canción y pensaba incluirla en Ziggy Stardust, emblemático album que fue editado en el año 1973 pero luego optó por dejarla afuera para editarla como single al año siguiente. Una vez publicada, "Rebel Rebel" fue incluida en el set list de la gira promocional del álbum Diamonds Dogs y se convirtió en una de las canciones más famosas de este músico británico, abanderado de ese movimiento/ subgénero que se conoció con el nombre de "glam rock".

Esta canción se caracteriza por su riff tan particular y es una de las más versionadas por otros artistas y bandas como Madonna, Bryan Adams, Duran Duran, The Smashing Pumpkins, Def Leppard, entre otros.

domingo, 27 de noviembre de 2016

¿Cuba libre?

Fidel Alejandro Castro ha muerto y es imposible permanecer indiferentes ante su figura y legado, más allá de los amores y odios que supo despertar a lo largo de su larga vida. 

En las calles y en las redes sociales se multiplican reflexiones acerca de este hombre que fue una suerte de rey de Cuba durante largas décadas. 

Llama la atención la monada progre que, nuevamente, ciegamente cae en lugares comunes y eufemismos para saludar a este personaje. Como mantras, se repiten palabras como "grandeza", "dignidad", "anti-imperialismo", "rebeldía", "idealismo", "liberación" para definir a Castro.

Personalmente, no puedo entender de que haya gente que puteó a Videla y a Pinochet pero que se le cae la baba hablando de otro tirano y genocida como Fidel Castro. ¿Será que en el Siglo 21 hay tiranos "buenos" y tiranos "malos"?

Quienes integran el fan club de Fidel y llenan de "derechos humanos" sus prédicas parecen desconocer que los hermanitos Castro y el Che se encargaron de perseguir, secuestrar, torturar y asesinar a todo aquel que no pensara como ellos.

No sé de que dignidad del pueblo cubano se puede hablar si desde hace más de medio siglo no puede elegir libremente a sus gobernantes. ¿Cuál es la dignidad de un pueblo en el que nadie tiene voz ni voto? ¿Los abanderados de los derechos humanos olvidan que en Cuba nadie tiene permitido opinar públicamente en contra del régimen castrista?

Dudo que la mayoría de los que hoy homenajean a Fidel pueda soportar vivir al menos una semana en Cuba (y no en la Cuba turística) con alimentos racionalizados, sumidos en la pobreza, con censura a voces disidentes ni acceso a los avances tecnológicos (menos del 5% de su población puede acceder libremente a Internet).

No sé de qué anti imperialismo hablan si el primer país que Castro visitó luego de apoderarse de Cuba fue Estados Unidos. Como los hijos de Tío Sam no apoyaron su "Revolución", decidió hacerse comunista y cobijarse en el Imperio soviético; durante la Guerra Fría, Cuba fue una pieza estratégica de la Unión Soviética pero, después de la caída del Muro de Berlín, Fidel Castro se movió con gran astucia para sobrevivir y trabar alianzas con China y Venezuela.

Con Castro murieron los sueños de cierta comunidad pretendeidamente progresiste de establecer una suerte de imperio en Latinoamérica y en África. Y el capitalismo que tanto aseguró combatir sigue en pie.

No festejo la muerte de Castro pero más preocupa la indiferencia ante una realidad difícil de un pueblo como el cubano. La muerte de este tirano provoca grandes interrogantes acerca del presente y el futuro de una país tan castigado como Cuba. Acabó una (supuesta) utopía de los que lo adulan desde el comfort de sus hogares, ojalá muera también la pesadilla de quienes lo padecieron en carne propia.

viernes, 11 de noviembre de 2016

Decime qué se siente

ALGUIEN SE APIADA DE MESSI. Neymar Jr. abraza a su compañero en el Barça
La Selección Argentina de Fútbol cayó 0-3 con Brasil dejando una pálida imagen.

Contra Brasil, el equipo argentino empezó plantándose rápidamente en el campo rival como intentando imponer condiciones. Los dirigidos por Tité supieron resistir y ahogando a Messi hasta que Philippe Coutinho abrió el marcador con preciso disparo que hizo estéril el vuelo de Romero.

En situaciones como esas es cuando deben aflorar las reservas anímicas para reponerse al golpe... pero no es el caso de Argentina, cada vez más endeble y más temeroso a perder. Todo el equipo quedó noqueado por el primer gol y no se repuso más hasta el piadoso pitazo final del árbitro chileno.

La verdeamarelha dista mucho aún de las mejores versiones que supo tener en otros años pero, a base de orden y actitud, triunfó claramente. Estaban a otra velocidad. Si ellos se lo hubieran propuesto, la diferencia en el tanteador podría haber sido aún superior pero el exceso de confianza les impidió anotarse con una goleada inédita.

Lionel Messi es el mejor futbolista del mundo desde hacen años pero, a pesar de su tosudez, en la Argentina no se sabe cuidarlo. Anoche, el 10 tuvo que retroceder unos 60 metros para recibir el balón pero, cuando quería encabezar un ataque, era rápidamente rodeado por camisetas amarillas ante la alarmante pasmosidad de sus propios compañeros. Messi no puede gambetear a cuatro o cinco rivales, tirar el centro y cabecearlo. Así, seguimos dilapidando los mejores años de la carrera del jugador del Barcelona porque no solo debe jugar contra los circunstanciales rivales sino también contra sus mismísimos compañeros de equipo.

Edgardo Bauza no parece estar a la altura de al dirección técnica porque no sabe transmitir una identidad de juego. Peor aún, resulta alarmante la falta de autocrítica del seleccionador, lo cual no deja espacio para esperanzarnos en un resurgir de la Selección. Más allá de sus declaraciones desafiantes antes el periodismo, el rosarino no demuestra tener la valentía y la capacidad necesarias para conducir al plantel y cae en la complacencia. Sabemos que llegó a ser el D.T. de la selección argentino por obra del azar y porque, básicamente, los que están más capacitados ya habían rechazado el ofrecimiento de la A.F.A. para suceder al Tata Martino.

Martino dejó la dirección técnica del equipo nacional luego de otro subcampeonato en la Copa América y estando en el tercer puesto de la eliminatoria continental. Asumió Bauza y, más allá de aquel milagroso 1-0 contra Uruguay en el debut, la Argentina fue de mal en peor: dos empates ante Venezuela y Perú, derrota como local ante Paraguay (primer triunfo guaraní en estas tierras) y la lapidaria propinada por Brasil. Hoy, Argentina está en el sexto puesto, ni siquiera entrando al hipotético repechaje para acceder a Rusia 2018.

Jugadores como Sergio Agüero, Ángel Di María, Gonzalo Higuaín, Sergio Romero, Lucas Biglia, Ezequiel Lavezzi, Pablo Zavaleta ya cumplieron un ciclo y no deberían volver a ser convocados. Tal vez Javier Mascherano también pueda ser incluido en esa lista de prescindibles. El ex entrenador de San Lorenzo y Central no ha tenido el coraje para hacer cirugía profunda en este plantel que, en gran parte, lleva largos años. Jugando así y con estos jugadores, la clasificación al Mundial será una quimera.

ES UN AFAno. Le pegamos a Bauza pero la dirigencia de la
 A.F.A. es la principal responsable.
Los hinchas argentinos podemos estar enojados con el DT y sus jugadores pero no hay que olvidar la gran responsabilidad que les cabe a los dirigentes de la Asociación del Fútbol Argentino. El desempeño del combinado nacional fue una triste e indignante metáfora de lo que es la A.F.A.: un caos, un circo.

Murió Julio Grondona pero son otros delincuentes los que manejan al fútbol en la Argentina.

El fútbol argentino sigue a la deriva de la mano de la "comisión normalizadora" y nadie parece tener ganas de encabezar una revolución que traiga dignidad y grandeza para el deporte más hermoso de todos. Los campeonatos de la A.F.A. son impresentables, no se cuidan las divisiones inferiores ni las selecciones juveniles, mientras los intermediarios y barras bravas se hacen un festín. Es que, así como están las cosas, el fútbol sigue siendo tan solo un negocio millonario para un puñado de oportunistas sin escrúpulos a los que nada les importa. Aún así, pretendemos que Messi nos salve.

jueves, 10 de noviembre de 2016

You've got it inside

Contra el deseo de muchos, Donald Trump resultó electo Presidente de los Estados Unidos.

Trump es un personaje pragmático que se animó a decir lo que muchos estadounidenses no se animan o no pueden decir. Debido a sus definiciones "políticamente incorrectas", el magnate se ganó los motes de payaso, xenófobo, oligarca, homofóbico, machista, etc. etc.

Hillary Clinton, candidata oficialista, contó con la simpatía y, especialmente, todo el apoyo económico para ser la sucesora de Barack Obama en la Casa Blanca.

La monada progre se alineó rápidamente atrás de la figura de la Secretaria de Estado que pretendía ser la primera mujer en ser Presidente de los EE.UU.

Poco sirvieron las innumerables manifestaciones públicas de diferentes personalidades en contra de este verborrágico millonario que se lanzó a la aventura de presidir la mayor potencia mundial. 

Y no faltaron quienes compraron ciegamente el discurso "progresista" para lanzar sus dardos venenosos contra el candidato republicano. Resultá tragicómico escuchar a latinoamericanos cómo se rasgan las vestiduras por el resultado de los comicios estadounidenses cuando todos ya hemos dado sobradas muestras de ser pésimos votantes. Hasta el Gobierno de Mauricio Macri cayó torpemente en la tentación de sumarse a la ola "anti Trump".

Todos ellos subestimaron la situación de millones de estadounidenses que han visto empeorar su situación económica y social, producto del decaimiento de la actividad industrial y financiera. Trump fue etiquetado de ser oligarca pero fue el candidato que supo escuchar el reclamo de las masas obreras de su propio país, los mismos que lo demócratas (y todos los progres) desoyeron. El millonario supo capitalizar para si mismo el "voto bronca" de la clase trabajadora. No es un detalle menor que en esta elección hubo una participación ciudadana que superó las anteriores.

Resta saber si Donald Trump podrá llevar a cabo todas y cada una de las medidas que anunció a los cuatro vientos. Es que el sistema de los Estados Unidos está lejos de ser presidencialista porque las instituciones democráticas aún funcionan hasta limitar y hasta cercenar las intenciones del primer mandatario. Además de la lógica oposición del Partido Demócrata, hay que recordar que Trump no cuenta con todo el consenso dentro de los republicanos.

Estados Unidos quiere volver a ser. Al menos es lo que los estadounidenses manifestaron en las urnas. El tiempo develará las respuestas.
Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina