jueves, 29 de septiembre de 2016

Gioja: La mentira se derrumba

El ocaso de un farsante

“¡Yo os conjuro, hermanos míos, permaneced fieles a la tierra y no creáis a quienes os hablan de esperanzas sobreterrenales! Son envenenadores, lo sepan o no. Son despreciadores de la vida, son moribundos y están, ellos también, envenenados, la tierra está cansada de ellos: ¡ojalá desaparezcan!”
FRIEDRICH WILHELM NIETZSCHE “Así habló Zaratustra”

Y yo me pregunto ahora que pasó el tiempo y las cosas comienzan a salir a la luz: ¿Habrá valido la pena, después de 25 años de periodismo en San Juan, enfrentarme a Gioja y su ciega carrera de poder y codicia que como lo anticipé hace muchos años arruinó a San Juan? ¿Y el duro precio que tuve que pagar por ello?

¿Habrá valido la pena, denunciar que a tres días de asumir era involucrado por el Diario Clarín en la causa de los sobornos en el Senado de la Nación, (Caso Banelco) votando con la famosa peinadita una ley que conculcaba derechos logrados por los trabajadores y su propio partido? Como me contó un ex intendente del PJ: “el “Negro” iba caminando a toda marcha y mirando para todos lados con el maletín entregado por Pontaquarto y dirigiéndose al departamento de Gioja en el barrio de Congreso”. Raffecas lo salvó.

¿Habrá valido la pena, haberme opuesto firmemente a Barrick Gold, cuando me aseguraron hombres muy cercanos Gioja que no había meterse con la minera fundada por “honorables” personajes como Peter Monk, Bush, Alkazar y Kashogui, y me advirtieron que tocar la Barrick era meterle la cuchara en la comida de Gioja, y esto era muy peligroso o acaso no entendí que me dijeron? ¿Qué me habrán querido decir pienso aún hoy?

¿Habrá valido la pena soportar la censura, persecución, y amenazas que recibí junto a mi familia por advertir que la minería a cielo abierto no solo era contaminante sino que escondía un escandaloso negociado, una verdadera usurpación y robo de los recursos no renovables de todos los sanjuaninos?.

¿Habrá valido la pena enfrentarme justo a él, el otro cóndor ciego que cayó del cielo y rebotó?

¿Habrá valido la pena, porque en aquél accidente, además de la vida de Margarita Ferrá de Bartol, se destruyó un helicóptero sanitario que pagan todos los sanjuaninos, para hacer campaña electoral en una desfachatada demostración de Peculado de uso? Cuando nadie alzó la voz ante esto que el Código Penal argentino contempla esta figura delictiva en su artículo 261, “condenándose al funcionario del estado, autor de la sustracción de caudales o efectos, que tenía bajo su administración, percepción o custodia, a la pena de reclusión o prisión de dos a diez años, más inhabilitación perpetua y absoluta”.

¿Habrá valido la Pena el sacrificio de tener que irme ante la falta de libertad de expresión impuesta, del lucro cesante producido por la proscripción ejecutada por el Ejecutivo provincial y sus mercenarios que me obligó a marcharme ante el hostigamiento constante que recibí como periodista y ciudadano?. Estos hechos fueron denunciados por FOPEA, y otras entidades periodísticas de América, y está plasmada en un documento internacional de FOPEA sobre la situación de la libertad de prensa en la Argentina.

¿Habrá valido la pena ponerme en contra de este ambivalente ortodoxo- heterodoxo y serpenteante hombre del Peronismo que lo mismo le dio ser amigo de Isabel, López Rega y Grassi Sussini, que involucrarse con la renovación cafierista, y pasar sin más trámite al proyecto Menemista, de allí al Duhaldismo sin escalas para subirse a último momento al Kirshnerismo que se anunciaba “Nacional y Popular” sin soltar la mano de los intereses carroñeros de Barrick? Curiosa habilidad ideológica de estar siempre al servicio del Poder. Pero aprendió rápido las cualidades de sus nuevos líderes y los acompañó siempre con el voto de los levanta manos que dicen representar al pueblo de San Juan. ¿O se olvidaron que se le quebraba la voz cuando hablaba con la Jefa? ¿O su cara de quinceañero enamorado?

Si en definitiva siempre mandó a votar todo al gobierno K, a quien solo le falló dos veces en cosas sin importancia o mejor dicho poco importantes para él, para así cumplir con su pacto con Barrick y Monseñor Delgado: Por eso mandó votar en contra la “Ley de Protección de los Glaciares” y el “Matrimonio igualitario”. ¿Capisce?

¿Habrá valido la pena batallar contra el hombre que se decía soldado de Cristina, cuando tenían el Poder y la Gloria?

Pero la suerte le cambió a él justo él, el soldado neo K, cuando hace poco Cristina pidió que revisen la obra pública de San Juan “si quieren ver sobreprecios”. (DIARIO DE CUYO, 1 de agosto de 2016)

¿Habrá valido la pena luchar contra este Jefe Político que hoy preside el PJ en una unión mancomunada con el sospechado de corrupción y espectro político Daniel Scioli y que nadie investiga?

¿Habrá valido la pena decirle al pueblo que aún le creía, lo que él era en realidad?, pero decirlo hace trece años no ahora.

Porque él era el más pícaro de los Peronistas, el que contaba con orgullo como se cagó en sus miles de compañeros que aguardaban bajo la lluvia y el frío para darle su último adiós al General Perón y este zorro se metió como enfermero para llegar antes, no hacer cola y no mojarse, mientras el pueblo sufriente lloraba en esa interminable fila con lágrimas populares.

¿Habrá valido la pena no concurrir al “Bacciamani” prostibulario con el que pago con plata sanjuanina el silencio de los cortesanos y meretrices de muchos medios de comunicación de San Juan que alababan una gestión corrupta y desastroza a cambio de suculentas pautas nacidas en el laboratorio Goebeliano de Walter Rogelio Lima? El mismo laboratorio donde desfilaban jueces genuflexos y corruptos, donde se digitaban aspirantes a la justicia y se jugaba nuestra suerte en el despacho siestero del ventrudo “Brujo” Giojista.

¿Habrá valido la pena hablarle a los sanjuaninos de este ultra peronista a quien, juegos del destino, se le astilla y se deshace entre sus manos su partido otrora del pueblo y hoy conducido por millonarios de dineros mal habidos?

¿Habrá valido la pena quedar sin poder trabajar de mi oficio por decirle a hombres y mujeres que uno consideraba, con cierta candidez, medianamente inteligentes que estaban equivocados cuando decían que era el mejor gobernador y yo argumentaba en contra y salían corriendo a contárselo al Jefe, que hasta cuenta con Himno propio, a pesar que sus 12 años de gestión, fueron logrados violando la Constitución de la Provincia?

Me dijo un funcionario de su gobierno y lo tengo filmado, “La orden es que vos mientras el “Flaco” sea gobernador no trabajas”.

Y de que me asombro si violó la Constitución y la República, sin trampa José Luis Gioja, no sería José Luis Gioja.

Era un desgaste que me hacía dudar de estarme jugando con todas en contra. Pero no me puedo callar sobre un político que en tres períodos no hizo un solo plan sanitario, uno hospitalario, ante el desastre de la Salud Pública de San Juan.

Cómo que pienso y razono, cuando además en esos 12 años de Cacique, tampoco existió un proyecto Educativo que mejore el preocupante conocimiento cada vez más pobre de nuestros alumnos, los edificios escolares rotos y sin vidrios, no incentivar el crecimiento profesional de los docentes, ni sus sueldos, desde la mismísima tierra de Sarmiento.

No hubo tampoco en esos doce años un plan productivo a largo plazo, que defienda al pequeño y mediano productor, que hasta el agua le sacaron.

Pero eso sí, hay que pagarle la líneas de 500 a la Barrick. Todos ustedes sanjuaninos subsidian a esta empresa y lo pagan sin tener servicios mínimos, como ocurre en muchos lugares de nuestra provincia.

Tampoco se le ocurrió a él y sus craneotecas hijos de la lamida eterna confeccionar un plan fuerte y efectivo para mejorar la seguridad pública. Una provincia cubierta de robos, moto chorros, asesinatos, temor. Hoy salís a tomar mate en la vereda y te roban la silla y el termo. Si no te matan.

Valdrá la pena decir que tengo la sensación de que no se le ocurrió nada.

Me cerraban las radios porque sobornaban a sus propios dueños para sacarme del aire, cuando yo decía que se estaba destruyendo la producción agrícola y la industria madre, la vitivinicultura corría el año 2004/5/6.Fue hace mucho y advertí: Alguien piensa que con los derrames de cianuro van a venir empresarios de afuera a comprar productos de San Juan. Está en todos los diarios del país.

Valió la pena sumarme a los gritos desesperados de la Federación de Viñateros y a los viñateros independientes, cuando clamaban por no fundirse, por frenar la caída vertical de su producto trabajado de sol a sol durante décadas.

No podía trabajar ni pagando porque hasta me ponían candados en la puerta de la Radio o me mandaban la CNC en plena nota como paso cuando le estaba haciendo una entrevista al Premio Nóbel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel invitado por el SUOEM (Municipales) a disertar sobre minería en la provincia.

Le pedí disculpas por la situación. Pérez Esquivel estaba azorado.

¿Habrá valido la pena, ir al frente casi solo cuando el “mayor opositor” político de Gioja, el muleto de la misma escudería Roberto Basualdo, solo dijo en una campaña pero en voz baja, que el “Centro Cívico” se pago una fortuna más de lo que realmente valía? "La hicieron bien", como sostiene un constructor sanjuanino, “sobreprecios que asustarían al propio Báez”.

Y después nadie dijo nada de la obra inaugurada por el tirador de bolsas de dólares en el convento el mismísimo subsecretario de Obras y hombre de confianza de De Vido, José López. Si estuvo presente en el acto “Lopecito” como le decía Gioja entre abrazos y sonrisas. Se estaban cagando de risa de los sanjuaninos.

¿Habrá valido la pena no subirme al carro de los aplaudidores periodísticos rentados, aquellos que auguraban 20 años de Gioja en el Poder, cuando inauguró un Estadio de Fútbol en una provincia que no tiene un Hospital decente?.

¿Habrá valido la pena que monseñor Don Alfonso Delgado socio de Gioja me diera vuelta la cara por yo decir que no se puede servir como dice San Mateo a “Dios y al Oro”, destruyendo los glaciares y el medioambiente creación de Dios? (Que casualidad, obra de Dios, Opus Dei, su congregación).

Tampoco se preocupó mucho Delgado jamás siendo la máxima autoridad eclesiástica de la primera Provincia de la Argentina que tiene un desaparecido en Democracia.

No le importó al Pastor, escuchar los reclamos de los Jachalleros que nosotros mismos pusimos al aire con opiniones de médicos y ciudadanos que ya advertían sobre la contaminación y sus consecuencias.

De que me asombro, de un sacerdote hoy sospechado por los propios feligreses, que no escuchaba ni a sus mismos sacerdotes. Que intento presionar a la Corte para conseguir un cargo para una señorita de su confianza, y no preguntemos mejor por la Biblioteca del seminario que regaló, este reverendo Alfonso Delgado Frers a la Iglesia de Mendoza. Monseñor usted y Gioja no van al cielo. Discúlpeme la mala noticia o es así o yo leí otra liturgia.

Pero el purpurado que utilizaba el púlpito para pedir el voto para Gioja, si se preocupó cuando el “Chango” Illanes escrituras en mano mostraba al aire en Canal 4 las fincas que había comprado la familia Gioja en Pocito. Allí marchamos a dar explicaciones con el Padre Paquito, cuando en procesión marchamos al Arzobispado a dar explicaciones y nos pidió que suspendiésemos al “Chango” y que nos solicitó angelicalmente que nos metiéramos con el Gobernador.

Cuando quedé sin nada, cuando se fueron los amigos de ocasión que hasta ayer me aplaudían, meditaba si valía la pena seguir diciendo que no le creía a Gioja una palabra. Tampoco le creí cuando dijo que no sabía ni conocía nada sobre Tellechea y su asombrosa esfumación.

Además de reclamar que en tantos años la inseguridad era insoportable y ante tanta muerte ¿Habrá tenido sentido decir cuáles fueron las razones por las cuales que no pudo en su larga estadía en su sillón de Gobernador preparar una policía que garantice, como era su deber la seguridad del pueblo, en vez de perseguir e investigar a los pocos periodistas opositores, perseguir pibes en la plaza, hostigar a los homosexuales, comprar patrulleros sin licitación y que con su ineficacia provocó la mayor inseguridad vista en la historia de San Juan?.

¿Era posible dejar de decir que con el Centro Cívico, el pastito y la Obra Pública, que mandó a investigar la propia Cristina Elizabeth Fernández de Kirchner su jefa política, son nada, pero nada, al lado del dinero que recibió?

¿Habrá valido la pena explorar los viajes que su hijo Gastón Gabriel Gioja realizara a Montevideo e investigar para conocer con certeza el nombre de bancos y números de cuentas, como se dice en la plaza uruguaya, que no podría justificar jamás alguien que nunca trabajó. Y que nadie preguntara tampoco de dónde sacó el joven el dinero para tener un pool de multimedios?

¿Valió la pena el exilio y el desarraigo por decir que San Juan terminaría como está, sin proyectos, con déficit en Educación, Salud, Seguridad, Producción, cerrando negocios día a día, dándonos la razón a quienes dijimos que la minería como estaba planteado era un negocio gigante para la (KGB- Kirchner, Gioja, Barrick) y que su sustentabilidad era un verso más del “más pícaro de los peronistas”?

Habrá valido la pena seguir hablando, junto a unos pocos, y tener que convivir tangencialmente en un cuerpo social que apoyaba a este lobo destartalado, mañoso y malo. Enjuague, trampas, funcionarios enriquecidos, funcionarios amparados aunque comentan abuso sexual o que estén sospechados de desaparecer a un ser humano, o de corrupción Además que en esos largos 144 meses provocó un alarmante atraso intelectual producto del manejo prostibulario de los medios de comunicación, la mayor censura periodística conocida en San Juan del 83 a la fecha.

¿Qué iba a callar, aunque la gente estuviese ciega? Que no cumplió con una, con solo una al menos y tuvo mucho tiempo y mucha plata para hacerlo, de las obligaciones indelegables que tenía como Jefe de estado. ¿O le faltó tiempo?

Hoy afirmo: Gioja, todo lo que dije y el Precio que pagué por ello valieron la pena.

Porque te vas por la puerta de la deshonra, por dónde se van los salteadores de cercos como decía Arturo Humberto Illia. Derrotado, mísero y rico. Llegarás con la moneda de tu oro desgarrado de la cordillera sanjuanina en la mano donde te espera Caronte, el barquero ineludible.

Te vas avergonzado de tus propias mentiras y negocios, que ya todos conocen. Vos también.

Valió la pena Gioja, porque yo voy a contar toda la verdad y la de tus cómplices políticos, empresarios y periodísticos. Y ya está próximo a salir el librito que escribí repasando desde el 88 a la fecha, hechos de los que fui testigo.

Valió la pena Gioja, me fortaleciste, me hiciste unirme cada vez más a mi pasión periodística y a un puñado de leales. Cómo decía el Chango una tarde que estábamos tomando un café en la vereda allá por el 2006 y todos nos saludaban y nos decían que éramos los mejores periodistas.

Daniel Illanes decía con su ironía intelectual: “Pedile a uno de estos que nos felicitan que se saquen una foto con nosotros". El miedo gobernaba, nadie quería aparecer al lado de los que hablan y dicen lo que ven, investigan y razonan.

Valió la pena Gioja, porque vale la pena lo mucho que he sufrido si sirve para que San Juan no tenga más un cipayo que entregó los Hielos Continentales, los recursos no renovables y el oro saqueado a sus dueños los sanjuaninos y que se va a servir a los países ricos.

No podía ser cómplice del entierro de la ilusión de un pueblo con el futuro herido porque si siguen los derrames no le van a vender una uva más a nadie.

Valió la pena Gioja. Es sin gloria tu partida de la política y como el otro cóndor ciego, quedarás tirado contra el piso rodeado de oro y solo. La historia me está dando la razón.

Todo el sufrimiento que fue mucho, en esta batalla desigual, valió la pena, si que la valió.

Ahora es mi turno. Nota Necesaria: Agradezco y dedico esta nota a diariolibre.info, el medio que siempre me abrió sus puertas sin concesiones. Y en especial a mi amigo, que nos dejó hace muy poco: Daniel Lategano, que me dio trabajo y me ayudó, cuando las ratas escapaban.

enviado por Alejandro Chighizola (periodista)

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina