lunes, 27 de junio de 2016

Un psicólogo por acá, por favor

de MAGIA (NEGRA). Llora el mejor del mundo, otra vez la suerte fue esquiva.
Hacían muchos años que no sentía tanta bronca como anoche al ver cómo a la Argentina se les escabullía por poco una tercera final internacional en tres años seguidos: Brasil 2014, Chile 2015 y Estados Unidos 2016. Otra final perdida, sin ni siquiera haber convertido un solo gol. De no creer.

Duelen ver las lágrimas de un Messi que puso lo mejor de si lograr un título importante sobreponiéndose a las limitaciones de su propio equipo.

Algunos pueden decir (y con mucha razón) que hay muchísimas cosas más importantes que un partido de fútbol pero me resulta inevitable sentir tristeza por este resultado.  

Esta nueva final tampoco fue la que esperábamos los hinchas argentinos: se trató de un partido trabado, luchado y más hablado que jugado en el que no hubo espacio para las inspiración de Lionel Messi. Nuevamente y como sucedió en anteriores finales, se cumplió el plan del entrenador rival para anular al mejor futbolista del mundo.

Párrafo aparte para Gonzalo Higuaín quien, tal como sucedió en las tres finales de estos años, volvió a fallar en una ocasión inmejorable para marcar. En cuanto a desempeño individual, Pipita llegaba de una gran temporada en el Nápoli y llegó a ser uno de los principales goleadores del fútbol italiano... pero nuevamente desperdició la chance más clara que la albiceleste tuvo en otra final. 

CAPITÁN SIN CINTA. Mascherano tuvo un gran partido, puso el coraje
de siempre y hasta pateó un penal en la definición.
Ante este panorama, el 10 argento quiso revelarse ante una suerte que parece marcada. Messi intentó gambetear todo lo que pudo siempre que quiso rebelarse en encontró bien rodeado por la férrea marca de tres o cuatro chilenos, que lo podían frenar con patadas y manotazos. Era el partido clave y el rosarino nunca encontró socios para alguna patriada.

Y Chile fue un justo campeón: ganó en su ley. Sostenido por un inmenso Claudio Bravo y la bravura de Arturo Vidal y Gary Medel, el combinado trasandino fue de menor a mayor durante esta competición continental. La Roja conoce perfectamente sus virtudes y defectos para potenciar el resultado final del rendimiento colectivo. 

Varias cosas se le pueden reprochar al "Tata" Martino como DT, empezando con el haber dispuesto en el once inicial a Ángel Di María y Lucas Biglia, dos jugadores que nno estaban plenamente recuperados de sendas lesiones. Y ya con el resultado puesto, no deja de ser criticable que no haya querido darle una oportunidad a Mauro Icardi, a quien el machismo argentino ya condenó por su vida privada. Al margen de los resultados obtenidos, Gerardo Martino carece de impronta ganadora para estar al frente de una selección como la argentina.

La Asociación del Fútbol Argentino también tiene su gran responsabilidad con un corte de dirigentes corruptos e impresentables. La Selección Mayor es usada para recaudar dinero con amistosos insólitos que solo sirven para desgastar a los futbolistas y que unos pocos se llenen de dinero; de hecho, Messi llegó lesionado a esta Copa América por haber sufrido un duro golpe durante un partido ¡¡contra Honduras!! acá en San Juan.

UN DÉJÀ VU. Higuaín falló otra imposible y despertó los fantasmas.
A primera hora de hoy todos los portales informan de la renuncia de Messi a la Selección Argentina. El rosarino se siente abatido, decepcionado y cree que ya no puede callar las voces de compatriotas que lo condenan por una supuesta falta de compromiso. Esos mediocres son los que festejan la abdicación del rey del fútbol... pero deberian también reconocer que Argentina sin Messi sería un combinado más del montón, lejos de éste que ha estado protagonizando todas las competiciones que disputa.

Si hay algo para criticar a Messi es que, desde que se hizo líder futbolístico de la Selección, sus amigos tuvieron prioridad en el armado del plantel. Así, hubieron jugadores como Gonzalo Higuaín, Ezequiel Lavezzi y "Kun" Agüero que siempre contaron con el handicap de contar con la afinidad del 10 pro encima de otros jugadores que supieron tener altos niveles como Paulo Dybala, Mauro Icardi y Carlos Tévez.

De todas maneras, espero que Lionel Messi revea su decisión y renuncie a su renuncia. No se puede prescindir del mejor futbolista del Planeta y, por lejos, el mejor en estos última década. La Argentina futbolera lo necesita.


"Extranjero" en su propia Patria

Otra final perdida, otra competición internacional en la que la Argentina no logra ser la campeona basta para volver a despertar los duros cuestionamientos de no pocos argentinos contra el delantero del FC Barcelona.

A minutos de terminada la ceremonia de premiación, Messi anunció su renuncia a la Selección Argentina. Ante el periodismo siempre ávido de primicias, el 10 lanzó "creo que ya está; se terminó para mí la Selección (...) creo que ya está la decisión tomada, es por el bien de todos, por mí y por todos (...); ya lo intenté mucho y no podemos ganar un título y me voy sin poder conseguirlo, me duele a mí más que a ninguno". Y tuvo palabras para sus detractores cuando agregó: "hay gente que desea eso, que no se conforma con llegar a la final y no ganarla".

SE MIRA Y NO SE TOCA. Maradona alzó la Copa del Mundo, Messi no.
Desde su aparición en el plantel superior del Barça, surgieron las comparaciones entre Messi y Diego Armando Maradona. La cuestión es que mientras el rosarino empezaba a cosechar múltiples elogios, distinciones, récords increíbles y títulos, esos que ciegamente repiten "Maradona fue es y será el más grande" (¿?) redoblaron la apuesta exigiédole la obtención de la Copa del Mundo. Y, así, emergieron maradonianos con sus odiosas comparaciones.

Con Messi en sus filas, la Selección Mayor solo se alcanzó la Medalla de Oro en los Juegos Olímpicos del 2008... pero se sucedieron "fracasos" en los mundiales 2006, 2010 y 2014, más las Copa América de 2007, 2011, 2015 y 2016. Demasiado para un país exitista como el nuestro.

De ahí es que hay que escuchar estupideces como que "Messi es pecho frío", que "Messi no siente la camiseta", que "Messi camina la cancha", que "Messi no canta el Himno", que "Messi es catalán", que "Messi solo piensa en el dinero".  Acto seguido, se le exige un rendimiento (y comportamiento) idéntico al de Maradona.

No hay dudas de que Maradona fue un jugador extraordinario y que marcó una época. Pero uno repasa su historial en la Selección Argentina, dejamos de ver sus videos en youtube para analizar la totalidad de su carrera, caemos en la cuenta de que el camino de Diego Armando en la Selección Argentina no resulta tan impecable como muchos hoy la pintan. Claro que suena a herejía para cualquier futbolero de ley pero lo contrastemos con la realidad de los hechos.

El ex jugador del Nápoli nunca pudo brillar en un Copa América, tanto la del '79, la del '87 como la del '89. Al margen de la epopeya de México '86, en cuanto a sus participaciones mundialistas, encontramos:

PIERNAS CORTADAS. Maradona hizo trampa
en USA '94, lo pagó y un país futbolero lo lloró.
◙ España '82: Maradona llegó a ese mundial como la gran estrella y liderando a la Selección que venía de ser campeona del mundo en el '78; pero, en segunda ronda, el combinado nacional naufragó ante Italia y Brasil con partidos en los que el entonces jugador de Boca Juniors fue anulado y hasta se hizo expulsar en el partido que más se lo necesitaba.

◙ Italia '90: Argentina llegó a la final casi milagrosamente gracias a la falta de puntería de los circunstanciales rivales más la inesperada intuición de Sergio Goycochea en los penales. Maradona padeció violentas marcas y, salvo en una jugada aislada contra Brasil, no pudo gravitar; de hecho, jugó los siete partidos completos y no marcó ningún gol.

◙ Estados Unidos '94: Maradona fue llamado de urgencia para el repechaje contra Australia y así clasificar; su sola presencia fue de gran motivación para todo el plantel y el objetivo se logró. Pero ya en el mundial, luego de dos victorias, cometió la irresponsabilidad de ¿automedicarse? y ser sancionado con la exclusión de la competencia, perjudicando notablemente al equipo nacional. El entonces capitán nunca reconoció algún error de su parte y se encargó de victimizarse de un supuesto plan siniestro que habrían planificado y ejecutado la F.I.F.A. junto al Gobierno de los Estados Unidos.

¿QUIÉN LA TIENE MÁS LARGA? En vez de disfrutar del buen fútbol,
 los argentinos nos perdemos en antinomias tan estériles como imposibles
 de reconciliar.
◙ Sudáfrica 2010: tremenada operación mediática mediante, Maradona fue designado Director Técnico de la Selección Mayor a pesar de estar más que probada su ineptitud como entrenador. Se logró la clasificación al mundial y tuvo a su disposición acaso a la mejor de Messi... pero la albiceleste chocó en cuartos contra Alemania y cayó 0-4.

Y no faltan quienes caen en la tentación de agrandar diferencias y juran que, a diferencia de Messi, Maradona fue el mejor porque "nos trajo la Copa" (¡!). Claro que con ese mismo criterio, ningún argentino debería dudar que Pelé es mucho mejor que Diego Armando porque el brasileño ganó tres títulos mundiales

Fiel a su estilo, en ciertas ocasiones Maradona se encargó de defender a Messi pero en otras tantas se encargó de criticarlo con dureza y dejando siempre en claro que el rosarino nunca lo superaría (¿?). Durante este mes, la prensa bonaerense difundió numerosos homenajes por los 30 años de México '86 y, en uno de esos programas, el Diego aprovechó para dar su opinión sobre la nueva final que disputarían Argentina y Chile; al respecto, pareció querer mufar a Messi y compañía cuando vaticinó "el domingo ganamos, seguro.... y si no ganamos que no vuelvan, je". Nefasto por donde se lo mire.
Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina