miércoles, 25 de noviembre de 2015

Demonios, ángeles y predicadores

¿MEMORIA SELLADA? Página/12 salió con dureza
a criticar un pedido de revisión de la historia reciente.
La nota editorial "No más venganza" publicada en el Diario La Nación desató todo un debate en el ambiente periodístico de la Ciudad de Buenos Aires, del cual tomaron también partido dirigentes del Frente para la Victoria y referentes de distintas organizaciones.

En dicha editorial se afirma "Los trágicos hechos de la década del setenta han sido tamizados por la izquierda ideológicamente comprometida con los grupos terroristas que asesinaron aquí con armas, bombas e integración celular de la que en nada se diferencian quienes provocaron el viernes 13, en París, la conmoción que sacudió al mundo. Aquella izquierda verbosa, de verdadera configuración fascista antes y ahora, se apoderó desde comienzos del gobierno de los Kirchner del aparato propagandístico oficial." Y, en otro párrafo agrega: "Ha llegado la hora de poner las cosas en su lugar. Debatir que quienes sembraron la anarquía en el país y destruyeron vidas y bienes no pueden gozar por más tiempo de un reconocimiento histórico cuya gestación se fundó en la necesidad práctica de los Kirchner de contar en 2003 con alguna bandera de contenido emocional."

Las reacciones no se hicieron esperar: empezando por los periodistas del mismísimo Diario La Nación que no tardaron en salir a mostrar su repudio a la editorial tanto en redes sociales como en las páginas del diario. Podemos citar también el caso de Adolfo Pérez Esquivel, quien se mostró muy molesto y expresó “rechazamos los términos que utilizan, aquí no buscamos venganza (...) buscamos el derecho de verdad y justicia (...) con todo lo que luchamos estos 40 años no vamos a retroceder un paso más”.

PERRO SUCIO. Verbitsky abrazó la lucha armada en los 70's en contra
de todo una país pero también está sospechado de haber negociado con
militares entregando a sus propios compañeros de lucha; impúdicamente,
hoy es referente nacional de los "derechos humanos".
Y, como era de esperarse, Página/12 salió con todos los tapones de punta contra La Nación. Nada menos que Horacio Verbitsky fue, nuevamente, punta de lanza contra quienes se atrevan a cuestionar la forma en que ha sido encarado el revisionismo histórico. Verbitsky no duda en calificar la nota publicada en La Nación como una editorial cavernícola de paradójico contenido” (?) y hasta amenaza “ninguna política que la sociedad haya asumido como propia podrá ser revertida sin una grave conmoción. Cabe preguntarse entonces: ¿Verbitsky y sus acólitos saldrían nuevamente a las calles con sus fusiles y bombas?

Se entiende que la (remota) posibilidad de que se revisen los juicios por crímenes de lesa humanidad inquieten a oscuros personajes como Verbitsky porque saben bien que ellos deberían dar no pocas explicaciones sobre su perverso accionar en aquellos años.

PARA PERÓN, CON AMOR. La izquierda peronista no soportó ser marginada
por el mismísimo Juan Domingo Perón y vengó su suerte acribillando a Rucci,
entonces titular de la C.G.T. Semejante atrocidad permanece aún hoy impune...
¡oh, juventud maravillosa!  
Por ejemplo, el día 2 de julio de 1976 un artefacto explosivo estalló en el casino del edificio de la entonces Superintendencia de Seguridad de la Policía Federal (conocida como "Coordinación Federal"), en el Departamento Central de la calle Moreno al 1400. Producto de esa brutalidad, 23 personas murieron y medio centenar resultó con heridas. Familiares iniciaron una causa penal para que los responsables de ese atentado... pero la Cámara Nacional de Casación rechazó las acusaciones, argumentando que no se trató de un crimen de lesa humanidad (¡!) y, por lo tanto sobreseyó, entre otros, a Mario Eduardo Firmenich y ¡Horacio Verbitsky!.

No hay que bucear demasiado en archivos históricos para encontrarnos con no pocos crímenes y atrocidades varias perpretadas por organizaciones guerrilleras. Lo más grave no es solo que aún permanecen impunes sino que muchos de sus autores intelectuales y/o materiales hoy se pasean por las calles libremente recibiendo condecoraciones de todo tipo.

Los brutales asesinatos de José Ignacio Rucci y del Coronel Argentino del Valle Larrabure son acaso los más emblemáticos y, al día de hoy, sus familiares se pasean por diversos tribunales pidiendo tan solo Justicia con escasas posibilidades de éxito.

Fue Raúl Ricardo Alfonsín quien tuvo la gran valentía de promover el histórico Juicio a las Juntas Militares a pocos días de asumir como Presidente de la Nación en 1983. El entonces primer mandatario impulsó también la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP), integrada por personalidades independientes para relevar, documentar y registrar casos y pruebas de violaciones de derechos humanos, entre quienes se destacaban Ernesto Sábato y René Favaloro.

ALFONSÍN Y SÁBATO, JUSTICIA PARA TODOS. Contra la oposición
de gran parte de la sociedad, medios de comunicación y la dirigencia del PJ,
Alfonsín impulsó el histórico Juicio a las Juntas y enfrentó a los militares que
aún  eran  poderosos. Años más tarde, con el cinismo que lo caracterizó,
Kirchner pidió  públicamente  perdón porque, según él, nada se hizo en
materia de derechos humanos antes de su presidencia.   
Luego de que fueran enjuiciados y condenados ex jerarcas como Jorge Rafael Videla, Emilio Massera y Roberto Viola, los integrantes de la CONADEP entregaron al Presidente Alfonsín el célebre informe "Nunca Más", en cuyo prólogo se escribió "Durante la década del 70, la Argentina fue convulsionada por un terror que provenía tanto desde la extrema derecha como de la extrema izquierda".

Esa verdad resultó irritante para quienes siempre reivindicaron la guerrilla y, desde entonces, se dedicaron a vilipendiar sistemáticamente lo que ellos llamaron "la teoría de los dos demonios" (¿?) Tanta insistencia dio sus frutos cuando, a instancias del entonces Presidente Néstor Kirchner, se reescribió ese "polémico" prólogo con la siguiente afirmación: "Es preciso dejar claramente establecido, porque lo requiere la construcción del futuro sobre bases firmes, que es inaceptable pretender justificar el terrorismo de Estado como una suerte de juego de violencias contrapuestas como si fuera posible buscar una simetría justificatoria en la acción de particulares frente al apartamiento de los fines propios de la Nación y del Estado, que son irrenunciables"... El responsable directo de esa reescritura fue Eduardo Luis Duhalde, entonces Secretario de Derechos Humanos... y ex guerrillero.

Hebe Pastor de Bonafini salió rápidamente a elogiar la revisión de ese prólogo al afirmar categóricamente "Nuestros hijos no eran demonios (...) eran revolucionarios, guerrilleros, maravillosos y únicos que defendieron a la Patria". Y muchos compraron finalmente ese discurso. Fue, a partir de ahí, una "verdad revelada" que nadie debería atreverse a criticar.

LOS VIOLA, FUSILADOS POR "IDEALISTAS". El Capitán Viola y
María  Cristina, su hijita de tan solo 3 años de edad, fueron brutalmente
fusilados en Diciembre de 1974 en Tucumán por militantes del E.R.P.
Para  ellos tampoco hay drerechos humanos.
En realidad no se trataba de héroes, ni de maravillosos salvadores de la Patria sino tan solo energúmenos que actuaban desde las sombras y recibían apoyo desde el extranjero.

A esos "jóvenes idealistas" no les importaba presentar una propuesta democrática sino que, en un papel mesiánico que nadie les asignó salvo ellos mismos, imponerse por la fuerza. Así, esas agrupaciones sembraron el terror en el pueblo argentino con atentados de todo tipo, secuestros, torturas y asesinatos entre cuyas víctimas se encuentran hasta niños.

Si bien fue Alfonsín quien impulsó el enjuiciamiento de militares, con Néstor Kirchner se los redireccionó y se convirtió prácticamente en una cacería de brujas. Varios cayeron merecidamente pero muchos otros terminaron pagando con la cárcel por el solo hecho de haber pertenecido a las fuerzas públicas de seguridad. Muchos de sos juicios constituyeron un circo que solo sirvió para satisfacer la sed de venganza de quienes juran defender los derechos humanos de los argentinos.

Lo prueba más contundente de la vil ideologización de la Justicia es que algunos tienen "coronita". Es sabido que durante los años de Dictadura, Néstor Kirchner y Cristina Fernández se mantuvieron ajenos a los conflictos armados y se dedicaron a la actividad privada en la Provincia de Santa Cruz; de hecho, Kirchner utilizó su profesión de abogado para aprovecharse para adquirir propiedades de deudores hipotecarios. No solo fue indiferencia, sino que no dudó en mostrarse públicamente apoyando a la intervención militar de Provincia Natal. Otro de los casos más emblemáticos es el de Alicia Kirchner quien durante largos años fue Ministra de Desarrollo Social de la Nación a pesar de haber sido "Secretaria de Asuntos Comunitarios” del Ministerio de Asuntos Sociales de la Provincia de Santa Cruz entre los años 1975 y 1979. A pesar de todo eso, ningún organismo defensor de DD.HH. se atrevió a pedirle explicaciones a los Kirchner por su actuación durante aquellos años.

¡TRANQUILOS, MUCHACHOS! NÉSTOR LES HACE EL AGUANTE. Recorte Diario "Correo del Sur", en su edición del día 7 de abril de 1982, informaba que las "fuerzas vivas" de Santa Cruz dan su apoyo explícito y contundente a las Fuerzas Armadas durante la Guerra de Malvinas. Néstor Kirchner asoma en segunda fila en la fotografía que ilustra el titular de ese periódico.
Párrafo aparte para el tratamiento sobre los juicios por apropiamiento de bebés que impulsa Abuelas de Plaza de Mayo. La restitución de identidad se inicia con la obtención de muestras de ADN y se sigue con el juicio y encarcelamiento de los padres adoptivos de los nietos recuperados por apropiación ilegal, procesos que muchas veces resultó doloroso para los mismos nietos...

Pero los únicos que pudieron zafar del proceso judicial por apropiación ilegal fueron Clemente y Juana Hurban, padres adoptivos de "Guido" Montoya Carlotto. Ignacio Hurban ("Guido") acordó con Estela Barnes de Carlotto preservar a sus padres de crianza e, increíblemente, así aconteció. Hay que reconocer que para los organismos de derechos humanos hay un doble estándar para juzgar los casos. 

GUIDO-IGNACIO . El tratamiento del nieto de Estela de Carlotto tuvo puntos no del todo claros y prerrogativas que no se observaron en todos los casos.
No se trata de volver a indultar a los responsables del espantoso y cruel Terrorismo de Estado, sino también a todos aquellos delincuentes quienes, enfundados en un supuesto idealismo, atropellaron la voluntad popular para intentar imponer un tipo de Gobierno que nunca fue puesto a consideración en las urnas. Es hoy políticamente incorrecto decirlo pero no importa.  

Desde este humilde blog, en más de una oportunidad se trató este tema en procura de que la mirada de la Justicia debe ser completa y desapasionada. La Justicia debe ser justa y no ideologizada, así todos podremos ser finalmente iguales ante la Ley. 

lunes, 23 de noviembre de 2015

¿Cambiaremos?

MIREN QUÉ EMOCIÓN (!). Papelitos, bailes, el cotillón macrista a full.
La victoria de Mauricio Macri abre un nuevo horizonte en la escena política argentina, el cual asoma con no pocos interrogantes y expectativas.

Esta derrota del Frente para la Victoria ya se venía oliendo en los días previos, no tanto por virtud de Macri sino más bien por el hartazgo evidente de largos años de kirchnerismo.

La militancia chocó con la realidad y ayer derramaba lágrimas desconsoladas porque saben, en el fondo, que lo de ayer configuró un rechazo popular a la gestión de su amada jefa espiritual. En las redes sociales derramaban cinismo al no encontrar respuestas satisfactorias para explicarse una derrota dolorosa para su fanatismo... Y tal como proceden sus máximos dirigentes, en la monada K tampoco hubo ayer autocrítica alguna sino más bien (nuevas) acusaciones contra quienes no votamos al candidato oficialista: cipayos, vendepatria, gorilas y duros recordatorios para nuestras madres. 

Es doloroso que hayan compatriotas que ya están deseando ardientemente que la presidencia de Macri sea un desastre para que todos nos golpeemos nuestros pechos y salgamos corriendo a pedir la vuelta de Cristina Fernández. Al fin de cuentas, solo buscan el triunfo de su fanatismo y no la grandeza de la Patria.

Eso es propio de fascistas... Desde algún lugar, debe sonreír Don Juan Domingo: él era confeso admirador de Benito Mussolini y debe complacerse al ver que sus seguidores en este mundo también desprecian la democracia.

RÍOS MILITANTES DE SAL. La militancia rompió en llanto y exigió respeto
por su dolor (?)...  justamente ellos, los que se mofaron infinidad de veces de
la oposición y  hasta censuraron constantemente a quienes piensan distinto.
La primera derrotada es Cristina Elisabet Fernández quien, empoderada en su soberbia, volvió a fracasar como conductora de la agrupación que fundara su marido. Fernández creyó que aquel 54% obtenido en las elecciones del 2011 le representaba un tácito cheque en blanco, el cual podía usar y abusar. La viuda de Kirchner se creyó protagonizar un papel mesiánico y nos atropelló con eso del "vamos por todo". 

Pasarán años hasta que los argentinos alcancemos a dimensionar la pesada herencia que nos deja el kirchnerismo. Los pasos de Néstor Kirchner y de Cristina Fernández por el Ejecutivo Nacional dejan una nación partida en dos, con enconos que ya eran parte del pasado y que esta gente revivió solo para hacerse fuerte en el poder, sumado a millones de personas sumidos (y ninguneados) en la pobreza.  

A los argentinos no debería bastarnos con la derrota del kirchnerismo. Ojalá el nuevo Gobierno tenga el coraje de revisar exhaustivamente la gestión de Fernández y llevar a quien sea a los estrados judiciales.

"Cambiemos" logró seducir a la mayoría del electorado y pudo capitalizar el hartazgo de tantos años de kirchnerismo.

Macri tiene ante si mismo la oportunidad de su vida de presidir la Argentina. El PRO debe demostrarnos que es algo más que globos y bailecitos y que podrá sortear la feroz oposición que seguramente protagonizará el peronismo. Gobernar es mucho más complejo que intentar cantar como Freddie Mercury. Este país necesita un cambio refundacional... Macri y su gente tienen ahora la oportunidad histórica.

jueves, 19 de noviembre de 2015

La tendencia autoritaria de erigirse en vocero de todos

Pablo Echarri, en un spot de varios actores y referentes del espectáculo en apoyo a Scioli. Foto:Captura video
Esta semana está circulando una convocatoria encabezada "La cultura con Scioli", donde en nombre de "todas las entidades vinculadas a las actividades artísticas y culturales" invitan a expresarse por Daniel Scioli. Un llamado por parte de "científicos y universitarios autoconvocados" en Tucumán se hace bajo el lema "La ciencia sale a la calle", mientras que un acto organizado frente a la Facultad de Ciencias Exactas contra Macri estaba presidido por un gran cartel que reproducía las palabras (provenientes de una dirección de Twitter) "A la ciencia no le da lo mismo".

Quienes realizan estas convocatorias parecen estar convencidos de que encarnan la ciencia y la cultura argentinas y se arrogan una representación que cuanto menos sorprende, pero también alarma. Hemos luchado mucho por la vigencia de la libertad de pensamiento y el pluralismo de ideas, valores básicos de nuestro pacto constitucional violados demasiadas veces a lo largo de la historia del país, como para desatender estos gestos preocupantes.

En la Argentina, la ciencia y la cultura no tienen dueño ni son patrimonio de partido político alguno. Por el contrario, en esos campos decisivos del quehacer humano se desempeñan personas de muy diferente filiación ideológica y partidaria, diversidad fundamental que garantiza libertad para la creación artística y de conocimiento y contribuye a enriquecer la producción científica y cultural en beneficio del conjunto. No hay que confundir, por lo tanto, a un grupo de científicos con "la ciencia" o un sector del campo cultural con "la cultura".

Junto con estos deslices en el uso de las palabras han ocurrido otros gestos que van en la misma dirección y que son aún más inquietantes. Me refiero a las declaraciones de apoyo a uno de los candidatos por parte de las autoridades de instituciones de educación superior.

Decanos y consejos directivos de distintas facultades de la UBA y otras casas de estudio, así como rectores de varias universidades nacionales, llamaron a votar por el candidato del Frente para la Victoria en las próximas elecciones, y lo hicieron tanto a través de declaraciones públicas como utilizando los sistemas institucionales de distribución de información (en particular, el correo electrónico) para hacer llegar ese llamado a todos los integrantes de las respectivas casas de estudio.

Estas convocatorias no se hacen a título personal de quienes las firman, sino en nombre de las instituciones: la facultad, la universidad, etcétera, y constituyen una violación de los criterios que guían la vida universitaria en la Argentina. No se requiere (y no se debe requerir) adscripción partidaria o ideológica alguna para quienes se desempeñan en esas instituciones en cualquier condición que sea (profesores, alumnos, personal no docente), por lo que cada casa de estudio es (y debe ser) un espacio plural en materia ideológica y política, situación que enriquece decididamente la vida institucional y académica. Las autoridades, debidamente elegidas por la comunidad educativa, pueden a título personal tener afinidad por una y otra posición política o ideológica, pero ello no implica que esas posiciones representen a la institución en su conjunto y puedan enunciarse como "la" postura oficial.

La imposición por el voto de la mayoría en los cuerpos de dirección colegiados tiene sentido en la toma de decisiones que hace al funcionamiento de las casas de estudio, mecanismo que está regulado por los estatutos vigentes, pero no puede extenderse a cuestiones extrainstitucionales que son, además, materia de controversia ciudadana. En casos como éste, de índole claramente partidaria, la declarada unanimidad de opinión oculta e invisibiliza la diversidad de opiniones que las instituciones albergan en su seno. Al monopolizar el discurso público, la autoridad las anula con su propia voz ejercida desde el lugar del poder.

Nuestro pluralismo se pone a prueba todos los días, pero las cuerdas se tensan más ante coyunturas como la actual, en que está en disputa el premio mayor, la presidencia de la república. En esta ocasión, han salido a relucir tendencias autoritarias de quienes se erigen por propia iniciativa en voceros de colectivos que no son (ni deben ser) uniformes en materia política e ideológica y mucho menos en simpatías partidarias específicas.

La ciencia y la cultura no votan; tampoco votan las universidades ni las facultades. Somos los científicos, los universitarios, las personas de la cultura, que como todos los demás ciudadanos ejercemos nuestro derecho de elegir de acuerdo con nuestras convicciones y decisiones, sin necesidad de que nadie hable por nosotros.

escrito por Hilda Sabato 
historiadora e investigadora del Conicet

lunes, 16 de noviembre de 2015

Naranjas y amarillos

BÉSAME MUCHO. Un beso (guionado) de Macri a su esposa sorprendióa todos
Que haya habido un debate entre candidatos presidenciales en la Argentina constituyó un hecho inédito y saludable para nuestra democracia.

Daniel Osvaldo Scioli y Mauricio Macri accedieron a la propuesta de "Argentina Debate" y se presentaron en la Facultad de Derecho de la U.B.A. para mostrarse ante el país con sus propuestas.

El debate careció de profundidad, apenas se limitó a chicanas cruzadas y escasos de pronunciamientos concretos. Tal vez abundaron chicanas y faltaron propuestas concretas.

El tiempo que la organización concedió a los candidatos resultó muy corto y terminó jugando en contra para quienes esperábamos definiciones más contundentes. Scioli y Macri nos dijeron que quieren una mejor Argentina, con más salud, más educación, más seguridad... todo muy lindo, sí, pero el cómo para alcanzar esa panacea no quedó muy claro.

Ambos candidatos evitaron espontaneidad para mostrarse fieles al guión que sus asesores les preparan. Ambos candidatos intentaron llevar el debate hacia donde les convenía y ambos eludieron las cuestiones que les incomodan. El tan esperado debate se tornó, entonces, previsible.

Scioli se mostró serio, quizás en el fondo estaba incómodo de tener que presentarse en un debate del que hacen unas pocas semanas se mostró tan crítico y escéptico. Pero la realidad lo golpeó duramente el pasado 25 de octubre y tuvo que salir al ataque para procurar remontar la intención de voto que hoy le asoma como desfavorable. El candidato oficialista fue más que obvio: más centrado en ser agresivo desde el primer minuto con Macri, que en buscar seducir con un plan de gobierno.

“Daniel, sos la continuidad. Vos elegiste estar con Zannini, con Aníbal Fernández, con Milagros Sala, con Máximo… Nosotros somos el cambio”, lanzó duramente Macri contra el candidato kirchnerista. 

"Este gobierno termina el 10 de diciembre no insistas con preguntar sobre el pasado", esgrimía sin ponerse colorado Daniel Scioli para esquivar preguntas incómodas sobre el actual Gobierno de Cristina Fernández, argumentando livianamente que solo quiere discutir "el futuro" (?)... Otra incomodidad que Scioli nos muestra es que no sabe hasta donde despegarse del kirchnerismo.

El gobernador bonaerense no quiere que se "mire al pasado" pero, como buen peronista que es, miró el pasado del líder del PRO para recriminarle una y otra vez por su no apoyo a leyes emblemáticas como la recuperación de YPF y la estatización de los fondos que administraban las AFJP's. Así, el actual gobernador de Buenos Aires usó la clásica estrategia del peronismo: revolver el pasado del contrincante pero sin hacerse cargo del propio.

Por su parte, Macri ensayó una postura descontracturada y quiso mostrarse más relajado (y soberbio), dando señales de que ya se siente ganador. El jefe de Gobierno de Buenos Aires quiso transmitir optimismo en todo momento aunque se esmeró en esconder su plan económico y alguna que otra medida impopular que debe tener en carpeta para implementar a partir del próximo 10 de diciembre.

El ex Presidente de Boca Juniors prometió una justicia que trabaje en "tiempo real", que sea capaz inclusive de juzgar a su hipotética gestión como primer mandatario... aunque no se pronunció sobre los desmanejos de tantos años de kirchnerismo en el poder.  Eso deja no pocas dudas acerca de que Macri tenga la decisión política de investigar a fondo las gestiones presidenciales de Néstor Kirchner y de Cristina Fernández.
 
Los analistas políticos también quisieron tomar parte intentando instalar quien se supone fue el ganador del debate. Como era de esperarse, la TV Pública aseguró que Scioli fue el "claro ganador", mientras que Canal 13 vio  Macri como el que triunfó.

Un detalle para no pasar por alto fue el altísimo rating que tuvo la transmisión televisiva de este debate... superior, nada menos, que al que tuvo la final Argentina - Alemania de Brasil 2014 y, claro está, muy por encima de las numerosas cadenas nacionales de la Presidente Cristina Elisabet Fernández. 

Más allá de que el debate dejó gusto a poco, es para celebrar que los candidatos presidenciales se hayan prestado a debatir en televisión abierta. No es poco. Ojalá sea el primero de muchos otros debates públicos y abiertos. Lo necesitamos.

martes, 10 de noviembre de 2015

Nada más argentino que la contradicción

EL HAMBRE Y LAS GANAS DE COMER. Por más que busquen diferenciarse
en sus estrategias marketineras, Scioli y Macri tienen mucho en común... ¡Ay Patria mía!
Cada vez falta menos para el ballotage y la campaña electoral se va empantanando cada vez más, llegando a lugares que solo sirve para hacerle el juego a los poderosos y no a la Argentina misma.

Evidentemente, el Frente para la Victoria ve seriamente amenazada su pretención de permanecer en la cúspide del poder político ya que no puede eludir un cierto hartazgo popular de tantos años de kirchnerismo.

La estrategia del FpV es clara: redoblar la apuesta endureciendo acusaciones sobre Mauricio Macri, el gran enemigo de "el modelo". El camino elegido por el actual oficialismo resultó ser lo que ha sido siempre marca registrada del peronismo que es culpar de sus propios errores al que ocasionalmente esté enfrente.

La Presidente Cristina Fernández llamó a la ciudadanía a ser "responsables" (¡!) a la hora de votar en el ballotage, ya que "hay que elegir entre dos modelos de país, con falencias, errores y cosas por mejorar (...) pero, por favor, después no vengan con el 'que se vayan todos', porque va a ser demasiado tarde y nos habrán hecho pomada a todos".

A VER, REPITAN CHICOS: "Si gana Macri, ¡¡vuelven los 90's!!"...
pero ¿cuál era el partido político que gobernaba en los 90's?
¿y cuál es el que gobierna desde hacen más  de diez años?
Y la militancia más rayana se comportó tan previsiblemente como sumisa y obediente en las redes sociales, en las paredes de las ciudades en cualquier conversación. Como mantra rebotan a lo largo y a lo ancho de todo el país consignas como "Patria o Macri", "tu salud o Macri" y "tus derechos o Macri", como así también hashtags como #OjoConMacri, #MacriNosMiente.

Estela Barnes de Carlotto, titular de Abuelas de Plaza de Mayo, lanzó que en una hipotética presidencia de Mauricio Macri “algunos represores van a recuperar la libertad”... Pero si gana Scioli, doña Carlotto espera que continúe la canilla libre de subsidios para los organismos de derechos humanos. A todo ésto le tenemos que sumar todos los "espontáneos" pedidos públicos de votar a Daniel Scioli hechos por gente de organismos públicos como los becarios del CONICET ("becarios", sutil terminología para referirse a trabajadores en negro) y universidades públicas. La Federación de LGBT también alzó su voz a favor del kirchnerismo bajo la consigna "Amor sí, Macri no" (¿?).

Lo que aparece como un mensaje por momentos absurdo termina penetrando en la gente. Hacen unos días conversaba con una persona que me decía "Hay que votar a Scioli nomás" y, sin ser interpelada por su decisión personal, agregó "con Macri como Presidente, ya no habrá plata para San Juan y entonces habrá mucho desempleo".

DALE UN BESITO, DANI. Después del 25 de octubre, Scioli
se muestra más que desorientado en su campaña.
Según como se mire esta ofensiva del kirchnerismo, puede resultar gracioso, patético y hasta preocupante.

Así, desde la Casa Rosada se pretende instalar que la idea de que Macri es sinónimo de los 90's. Que si el líder del PRO asume como primer mandatario el próximo 10 de diciembre se devaluará la moneda nacional, habrá una drástica disminución del gasto público que traerá aparejada una reducción de la actividad económica en todo el país, que faltarán insumos en los hospitales, que los enfermos de cáncer morirán sin asistencia, que ya no existirá educación gratuita. La victoria de Cambiemos sería, entonces, el apocalipsis de la Patria (¡!).

El sentimiento "antimacrista" se funda en que el actual Jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires proviene de una familia de acaudalados empresarios, la cual supo hacer negocios con gobiernos de distintos colores políticos.

El antídoto antiMacri es básico: enardecer, pues, los odios clasistas y resentimientos contra quienes ostentan un alto nivel socioeconómico...

¿Y AHORA QUÉ DIGO, JAIME? Nadie lo vota, pero Durán Barba ,
el enigmático estratega del PRO tiene su lugar privilegiado en el poder.
Particularmente a Macri lo condenan por su pasado noventoso como empresario cercano al menemismo. Mauricio es señalado como un "colaboracionista" al regimen de exclusión y miseria que lideró el malvado de Carlos Menem, mientras Néstor Kirchner y Cristina Fernández militaban en el Partido Comunista por aquellos difíciles años para la Argentina (?).

Pero la muchachada que odia a los ricos parece no querer caer en la cuenta de que Cristina Fernández es propietaria de un patrimonio que se mide en ocho (o más) cifras... molesta que Macri sea hijo de un polémico empresario argentino pero no les mueve un pelo que la mayoría de sus lideres "revolucionarios" viven en lugares como Puerto Madero, cuidan su salud en los mejores sanatorios privados y gustan vacacionar en playas paradisíacas... como si fuera poco, su líder espiritual, la misma que es posee una cadena hotelera e inmuebles varios, es la misma que acusa de "avarientos" y "ambiciosos" a aquellos que quieren progresar económicamente.

Al fin de cuentas no hay que bucear demasiado para encontrar archivos que nos muestran de una manera certera y contundente qué hacían todos estos personajes que juzgan el pasado reciente de la Argentina desde un púlpito inmaculado, como si ellos nada tuvieran que ver.

Claro que esto de "campaña del miedo" no es un invento de Cristina Fernández. Un poco más atrás en el tiempo, encontramos en Cambiemos nada menos que a Elisa Carrió, quien ya vaticinó calamidades de todo tipo y que fueron reproducidos con abundante espacios en los Diarios La Nación y Clarín. Mal que le pese a Lilita, todas sus predicciones no se le convirtieron en resultados favorables en las urnas ni, mucho menos, aportaron algo para el progreso de Argentina... apenas para llenar espacios en los principales medios de comunicación de nuestro país. 

CLONAZEPAM Y CIRCO. Muchos se quejan
de la supuesta bipolaridad de la Presidente
Fernández pero el  comportamiento al que
nos tiene acostumbrados la Sra. Carrió bien
merece  ser objeto de estudio para psiquiatras.
Carrió suele caer fácilmente en la tentación de querer captar rápidamente la atención mediática, para lo que usualmente echa mano a declaraciones "explosivas" y predicciones de todo tipo. El domingo pasado se refirió a la "campaña del miedo" lanzada desde el FpV, pidió que Cristina Fernández sea "sedada" (¿?) y advirtió "no le hagan caso al miedo, el miedo es debilidad y malicia (...) sólo los malos y perversos invocan el miedo". Resultan casi graciosas esas afirmaciones de la chaqueña, ya que en su trayectoria política no se cansó de disparar munición gruesa contra propios y extraños.

Vivimos en un país en el accionar de cualquier político se relativiza. No todos son mirados de la misma forma. Con algunos solemos ser más indulgentes que con otros, según el grado de simpatía que tal o cual puedan despertar en cada uno de nosotros. De ahí que es normal para nosotros convalidar con el voto a personajes que se hicieron millonarios gracias a el solo hecho de haber sido funcionarios públicos.

Se ha naturalizado que una campaña de gobierno se reduce a fotografías muy cuidadas y sin espontaneidad, a eslóganes baratos y a bajos ataques al circunstancial adversario político (sin importar si se trata de un ex socio en algún frente electoral). De hecho, la estética posmoderna del PRO ha resultado más que efectiva: nada de plan de gobierno, muchas sonrisas, globos de colores y vagas definiciones que la gente quiere escuchar.

La fiesta del gasto público parece llegar a su fin y se avecinan tiempos complicados para la Patria. Pero para algunos es más importante sonreír, bailar y tirar globitos de colores al aire y para otros lo que queda es salvar la ropa (propia). Las cuestiones centrales quedan al margen. Una vez más.  
Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina