martes, 27 de enero de 2015

La víctima de todo y de nada

 vía
La Presidente Cristina Fernández utilizó nuevamente la Cadena Nacional, esta vez para referirse a la creación de la Agencia Federal de Inteligencia (A.F.I.) con la que pretende reemplazar a la ex S.I.D.E.

El momento elegido para una nueva Cadena Nacional no fue nada causal: coincidió con el momento en que se realizaría una nueva marcha popular para pedir Justicia por el Fiscal Alberto Nisman, recientemente suicidado/asesinado.

La puesta en escena del último mensaje por Cadena Nacional fue muy cuidada. Nada librado al azar. La Presidente de la Nación lució vestida totalmente de blanco, custodiada con portarretrato en la que se ve a ella muy sonriente con su difunto esposo y sin escritorio para que todos notáramos que nos habló desde una silla de ruedas.

Lejos de brindar un mensaje conciliador y comprometido con la búsqueda de la verdad, Fernández volvió a contraatacar a quienes la responsabilizan por la muerte de Nisman. Dada su descomunal egolatría marca registrada, evidentemente la enerva que la gente la tilde de asesina y poco y nada le interesa lo que le ocurrió al fiscal. Es por ello que podemos entender que la Sra. Fernández optó por victimizarse y endilgó culpas a la ex S.I.D.E. y a sectores de la oposición. Según la lógica presidencial, acá hay una sola víctima y se llama Cristina Elisabet Fernández Wilhelm.

La primera mandataria se refirió a la muerte del fiscal Alberto Nisman al sugerir que el principal responsable de ese deceso podría ser Daniel Lagomersino, a quien señalócomo "feroz opositor" a su Gobierno. La sorprendente acusación de Fernández llegó más lejos cuando vinculó al Grupo Clarín, cuando explicar que un hermano de quien ella apuntó es ejecutivo del multimedio que encabeza Héctor Magnetto.  

Cristina Fernández no solo que no hizo autocrítica alguna sino que nunca públicamente pidió por el esclarecimiento por la muerte de Nisman, como si estuviera más que obvio que fue asesinado por quienes intentan "desestabilizarla". Es entonces que la titular del Ejecutivo Nacional no quiere detenerse en las siniestras circunstancias que acabaron con la vida del fiscal y vuelve a denunciar que ella misma es víctima de un nuevo ataque.

Entre los dichos vertidos durante la extensa Cadena Nacional, la jefe de Estado no solo contradijo el relato de los hechos que Sergio Berni dio por varios medios radiales, sino que lo hizo desaparecer de la escena posterior al crimen. Berni había asegurado haber llegado al departamento de Nisman incluso antes que el Juez.

Sería todo muy fácil si bastara con cambiar la denominación de la central de inteligencia estatal. Pero sabemos que no es así. Con el nuevo proyecto de la A.F.I., las polémicas escuchas telefónicas y otros medios de espionajes quedarán bajo las directivas del Procurador General de la Nación, cargo que actualmente ocupa la Sra. Gils Carbó, militante kirchnerista. Más de lo mismo, pues.

Leyendo entrelíneas las últimas intervenciones de la Jefa de Estado tanto en las redes sociales como en Cadena Nacional, se puede deducir de que según su óptica, que el de Nisman es un cadáver que le pusieron sobre su mesa y que fue asesinado en medio de una feroz interna en los servicios de inteligencia.

La Presidente Fernández apostó fuerte al echar a Antonio "Jaime" Stiuso, quien era uno de los principales hombres de la ex S.I.D.E. desde hacen más de diez años y a quien le temen los principales dirigentes políticos y empresarios de este país. Esta medida probablemente traerá sus consecuencias... consecuencias que no solo pueda pagar Cristina Fernández sino la Argentina misma.

Llamó la atención cuando la Presidente rechazó nuevamente la acusación de encubrir a terroristas argumentando que el respeto de los derechos humanos son algo así como un pilar fundamental del Frente para la Victoria.

Quien seguramente está sonriendo es César Santos Gerardo Milani, el polémico Jefe de Estado Mayor General del Ejército, porque observa que su poderío seguirá gozando de buena salud y su estructura de espionaje no está cuestionada. Cristina Fernández lo mantiene aparte de todo este brete y preserva el poderío de Milani, a pesar de estar acusado de haber sido parte activa del Terrorismo de Estado. 

Es poco serio que una estadista siga eludiendo a la Justicia y lance acusaciones desde las redes sociales o desde una Cadena Nacional. Ella debe dar explicaciones como Presidente de la Nación que es.

lunes, 19 de enero de 2015

Un disparo a la Democracia

FISCAL ODIADO. El oficialismo y todo su aparato no le perdonaban
a Nisman el haber llamado a indagatoria a Cristina Fernández.
La muerte del fiscal Alberto Nisman ha tomado de sorpresa a todo el país, justo en el día en el que debía concurrir al Congreso de la Nación para explicar su pedido de indagatoria a la Presidente Cristina Elisabet Fernández.

Según fuentes judiciales, la escena del crimen insinúa un suicidio pero las hipótesis son varias.

Respecto a la misteriosa muerte de Nisman, podemos pensar que fue, efectivamente, un suicidio... pero también puede ser que haya sido obra de gente ligada al Gobierno o de alguien que quiera perjudicar a la Casa Rosada, ya sea de alguien integrante del mismo Gobierno, de la oposición o del exterior.

- Suicidio: la investigación judicial se encamina a fortalecer esta hipótesis; según informó la fiscal Viviana Fein, no habrían indicios de que alguien hubiera forzado la entrada al departamento de Nisman ni tampoco señales que permitan suponer que se trató de un robo de alguna documentación; hay quienes hablan de que Nisman vivía angustiado por las consecuencias de su reciente llamado a indagatoria a la primera mandataria, ¿la Procuradadora General  Gils Carbó planeaba echarlo?.

- Alguien del Gobierno Nacional: podríamos pensar que la investigación de Nisman terminaría por destapar cuestiones oscuras de la Presidente Cristina Fernández y sus funcionarios; eliminando al polémico fiscal se entorpecería la investigación y daría un claro mensaje a quienes se animaran a investigar la corrupción; que el kirchnerismo lo haya asesinado podría ser leído también como un ajuste de cuentas, ya que Nisman fue puesto en la Unidad Fiscal AMIA nada menos que por Néstor Kirchner y hace poco se transformó en un nuevo enemigo del Gobierno "Nacional y Popular"

- Alguien que quiera perjudicar al Gobierno: podríamos pensar que, con una muerte misteriosa, sería inevitable que la opinión pública en general apuntaría después directamente a Cristina Fernández y a todos sus allegados; indudablemente, este escándalo puede beneficiar políticamente a la oposición.. ¿quiénes se atreverían a tanto?: ¿la oposición política, la poderosa oposición mediática o alguna interna dentro del mismo Gobierno? ¿fue víctima de una feroz interna de la SIDE?.

- Alguien vinculado al terrorismo islámico: desde el primero momento en que estalló la sede de la AMIA, las autoridades israelitas apuntaron directamente a Irán; entonces, se podría decir que extremistas no le perdonaron a Nisman la osadía de avanzar judicialmente sobre ellos.

 El suicidio fue la primera y única hipótesis que el Gobierno Nacional sostiene. A primeras horas de hoy, mientras el país amanecía con la trágica noticia, el Secretario de Seguridad Sergio Berni fue contundente al manifestar "en Criminalística, cuando usted tiene un cuerpo, un arma y un casquillo, todos los caminos conducen a un suicidio" y argumentó a que el edificio donde Nisman fue hallado muerto es "zona muy custodiada, de difícil acceso, en las que no se puede entrar sin autorización y había cámaras de seguridad" (...) "las cerraduras no habían sido violentadas; ese es el dato que hay que tener presente" (...). Por su parte, el inefable Aníbal Fernández se puso en sintonía con Berni y salió a declarar "uno tendría que tener algún elemento desconocido para saber qué pasaba por la cabeza del fiscal para tomar un hecho de estas características".

A su vez, la fiscal Fein dijo a la prensa que el departamento de Nisman estaba "todo ordenado" y que no había indicio alguno de que se le hubiera sustraído algo.  Horas más tarde, la autopsia practicada sobre el cadáver habrían avalado los dichos de Fein.

El aparato de propaganda oficial ya venía teniendo a Nisman en la mira. Los periodistas "militantes" mucho estaban hablando sobre "las mentiras" del entonces fiscal y de lo insostenible de sus acusaciones. Hasta vaticinaban que su participación en el Congreso de la Nación iba a ser un fiasco.

Con la muerte Nisman ya conocida, quien hoy salió a defender al Gobierno con vehemencia fue el periodista Víctor Hugo Morales. En su programa matinal por Radio Continental, Morales no dudó en ponerse en sintonía con Berni al explicar "cuando se confirme que es un suicidio y no se pueda hablar de un asesinato, como pensamos no tiene razón Carrió, comenzarán a hablar de un suicidio inducido, es posible que que se recorra ese camino (...) puede ser inducido por un hombre que ya no podía confrontar el nivel de pruebas de lo que había significado lanzarse a algo en lo cual se convertía en una encerrona, o inducido por el hecho de que iba a tener que confrontar su verdad, que era firme, era casi placentero poderla manifestar hoy al mediodía".

Desde el inicio de su investigación, Nisman centraba su investigación en la conexión iraní para intentar esclarecer el Atentado a la AMIA. Desde allí, no dudó en vincular el reciente Acuerdo con Irán como una jugada más del poder político argentino para encubrir a los verdaderos autores de esa masacre; el fiscal señaló a la mismísima Presidente Fernández y al Canciller Timerman, entre otros, como los oscuros negociadores que habrían arreglado la impunidad para las autoridades iraníes.

Sin embargo, Nisman nunca investigó la pista siria, aquella que vinculaba al entonces Presidente Carlos Menem y todo su entorno (léase, todo el Partido Justicialista). Esta pista fue investigada por los periodistas Christian Sanz y Jorge Lanata, quienes ya escribieron sobre las promesas incumplidas de Menem para con Siria y las represalias que hubo que soportar en este país. En distintos momentos, ambos periodistas insistieron en derribar la teoría de la traffic llena de explosivos que habría sido estacionada en la puerta del edificio de la AMIA.

Ahondar en la pista siria no hubiera convenido al Justicialismo porque dejaría al desnudo la corrupción de quienes fueron parte del menemismo (y luego del duhaldismo y el kirchnerismo), como tampoco sería funcional al sionismo internacional, quien necesita imperiosamente fundamentar su accionar en las acechanzas del terrorismo musulmán.

Al fin de cuentas, Alberto Nisman está muerto y se llevó muchos secretos a su tumba. Algunos, desde las sombras, seguramente están brindando sobre su cadáver. ¿Será otra muerte absurda en estos años de democracia?

jueves, 15 de enero de 2015

De derecha

¿TODO ESTÁ PERDONADO? Charlie Hebdo va por más, nunca menos.
A días del brutal atentado contra de "Charlie Hebdo", se fueron produciendo sucesos que nos siguen dando que hablar y debatir sobre sus causas y consecuencias.

La consigna "Je Suis Charlie" se esparció por todo el mundo, especialmente en las redes sociales. Millones de personas se movilizaron en Francia en repudio al terrorismo (islámico).

La gente de "Charlie Hebdo" redobló su apuesta al lanzar una tirada de tres millones de ejemplares, la cual fue traducida a ¡16 idiomas!. Este éxito alcanza límites insospechados si recordamos que, a lo sumo, el semanario francés tenía una tirada de 60.000 ejemplares por cada publicación; aún así, no queda claro quien financió tremendo aumento de ediciones. La última tirada se vendió como pan caliente y terminó de agotarse en tan solo dos horas. Semejante demanda, activó la reventa de ejemplares de Charlie Hebdo por los que se ofrecieron cifras insólitas.

Gérard Biard saca pecho y escribe en la última edición del polémico semanario que "desde hace una semana, Charlie Hebdo, periódico ateo, ha cumplido más milagros que todos los santos y profetas unidos", ya que "Charlie tiene nuevos amigos, anónimos y celebridades planetarias, humildes y pudientes, no creyentes y dignatarios religiosos". En la edición pos atentado, "Charlie Hebdo" tituló "todo está perdonado" (!) pero volvió a mofarse la comunidad musulmana con más dibujos grotescos.

Ahora bien, muy poco se ha debatido sobre los límites de la libertad de expresión. Es que en estos tiempos de posmodernismo, hablar de límites a las libertades nos incomoda y mucho.

El Papa Francisco se encuentra de visita por Sri Lanka y Filipinas. Durante el vuelo a Filipinas, el Sumo Pontífice atendió a los periodistas que lo acompañaban y entregó definiciones contundentes sobre lo acontecido sobre "Charlie Hebdo". Elisabetta Piqué las escribió para Diario La Nación:

- "los dos son derechos humanos fundamentales, tanto la libertad religiosa, como la libertad de expresión";
- "no se puede matar en nombre de Dios, es una aberración";
- "hay mucha gente que habla mal de otras religiones o de las religiones, les toma el pelo, digamos que juguetea con las religiones de los otros";
- y se mostró tan humano como controversial al manifestar visceralmente "si alguien dice una mala palabra en contra de mi mamá, puede esperarse un puñetazo" (!).

Estas afirmaciones del sacerdote argentino, especialmente la última, generaron una ola de críticas ya que no faltaron quienes descontextualizaron sus dichos para interpretar que el Papa estaba justificando la matanza de la semana pasada. Muchos hacen fila ahora para pegarle al líder de la Iglesia Católica.
CONTRA LÍDERES RELIGIOSOS. En la última edición de "Charlie Hebdo"
se ve este dibujo en el que se ve al Papa Francisco urdiendo acciones globales
junto a dos "cómplices", un musulmán y un judío: "Yo cuido el sector Oeste,
vos cuidas el sector Este".
El dibujo está firmado por Cabú, uno de los dibujantes asesinados

Muchos no repararon en que La Nación también publicó declaraciones de Daniel Barenboim, célebre músico argentino, quien en España se rehusó públicamente a adherir a la consigna "Je Suis Charlie". Baremboim explicó su actitud expresando "no entremos en ese tema porque es muy complejo (...) se trata en primer lugar de hablar de la libertad de prensa, la libertad de opinión, que es absolutamente esencial, y el hecho de que quien no esté de acuerdo no tiene ningún derecho a matar a otra gente no admite duda (...) pero tenemos que ver cómo se desarrolla todo esto; creo que lo más importante es que se tenga una idea clara de qué representa la libertad de prensa y pensamiento y cuáles son las consecuencias". Sin pelos en la lengua, sin dejar de condenar el terrorismo, el artista dijo públicamente lo que millones no se animan: "para mí, los autores de la revista no respetaron al pueblo de Francia, y en particular a los residentes musulmanes, que conforman una parte considerable de nuestra población".

Asimismo, Barenboim se dio tiempo para elogiar al Papa Francisco cuando sentenció "él dijo frases en Palestina que incomodaron a los palestinos y dijo en Tel Aviv cosas nada agradables para los israelíes. Mostró un coraje excepcional. Y después invitó al presidente del Israel y al representante de la Autoridad Palestina a rezar al Vaticano. Sabemos todos que un judío y un musulmán no van a ir a rezar al Vaticano. Pero el Papa quiso decir todo lo que se ha hecho en Medio Oriente y la prueba es que estamos cada vez en un conflicto más duro...".

Toda esta convulsión está siendo capitalizada por sectores xenófobos de Francia. Marine Le Pen, líder del "Frente Nacional", apuntó directamente contra el "fundamentalismo islámico" y exigió la suspensión del Acuerdo de Schengen para que "el pueblo francés pueda recuperar el control sobre sus fronteras" (?) para luchar contra el terrorismo. Días atrás, Le Pen aprovechó para pedir públicamente un referendum para legalizar la pena de muerte. Esta dirigente francesa ya se ha manifestado en numerosas oportunidades en contra de la existencia de la Unión Europea, el FMI y el Banco Mundial, además de haber ha sido acusada de ser financiada por el gobierno ruso.  

A todo ésto, mientras todos discutimos sobre terrorismo y, el Presidente Hollande ya anunció el envío de más tropas francesas a Irak para acompañar a Estados Unidos y redoblar la persecución a terroristas. Según encuestas publicadas, el 85% de la población francesa estaría apoyando la actuación de su primer mandatario en medio de esta escalada de violencia. No es un dato menor para cualquier político moderno.

La xenofobia europea es la que termina siendo la gran vencededora de todos estos tristes hechos. Escudándose en los cadáveres de Charlie Hebdo, creen tener más que justificado cualquier atropello sobre los islámicos y países de Medio Oriente. ¿Habrán manifestaciones en París en solidaridad con los miles de personas anónimas que Estados Unidos asesinan cruelmente en Medio Oriente?

jueves, 8 de enero de 2015

Dibujos de muerte

JE SUIS CHARLIE. Crist, uno de los tantísimos dibujantes que se solidarizaron.
El brutal atentado perpetrado contra el semanario "Charlie Hebdo" dejó como saldo 12 personas asesinadas y otros tantos heridos, sumado a la indignación que se extendió no solo a Francia sino al resto del mundo.

El atentado es, ante todo, injustificable desde cualquier punto de vista. Los autores ideológicos y materiales de esta dolorosa masacre deberán responder ante la Justicia.

De todas maneras, hay datos que no cierran. Al momento, ya se sabe quienes habrían sido los autores de la masacre. Según versiones oficiales, los criminales pudieron ser identificados porque habrían olvidado sus documentos personales en el automóvil en el que se movilizaban (¿¿??). Y si bien en las filmaciones se los ven que estaban encapuchados, la policía francesa ya se encargó de difundir fotografías de los rostros de los supuestos terroristas. Hasta se hablan de que habrían utilizado armas de procedencia soviética (!).

Según testigos, los asesinos fueron dos individuos que irrumpieron armados con fusiles en las oficinas de "Charlie Hebdo" al grito de “Alahu al akbar” (Dios es grande) y, cuando huían en un auto negro, habrían vociferado Vengamos al profeta Mahoma. Matamos a Charlie Hebdo”.

Desde hacen unos años, el mencionado periódico francés ya venía siendo amenazado por extremistas islámicos quienes no soportaban que en "Charlie Hebdo" se burlaran del profeta Mahoma y de sus seguidores. De hecho, en el año 2011 incendiaron las instalaciones del periódico con bombas molotov. Pese a ello, periodistas y dibujantes fueron redoblando la apuesta atacando con sus dibujos a la comunidad musulmana; seguramente eran concientes de que sus vidas corrían peligro por ello.

Es entonces que, dado el grave peligro que corrían los dibujantes de "Charlie Hebdo", resulta extraño que al momento del atentado solo había un efectivo policial en las oficinas del semanario.


UNA PREMONICIÓN DIBUJADA. Días antes de la masacre, Charb presentó
este dibujo titulado "Aún no hay atentados en Francia", a lo que un
fundamentalista replica "¡Esperen! Tenemos hasta finales de enero 
para felicitar a la gente" (¿?).
Stephane Charbonnier, quien era conocido como Charb, era el Director de "Charlie Hebdo" y fue uno de las personas asesinadas. Siempre hizo gala de su ateísmo y sen más de una oportunidad se mostró desafiante ante los extremistas islámicos con declaraciones como "Mahoma no es sagrado para mí", además de afirmar "No culpo a los musulmanes por no reírse de nuestros dibujos. Vivo bajo la ley francesa. No bajo la ley del Corán''.

Entre quienes alzaron sus voces de repudio encontramos a aquellos que se autoproclaman como "progresistas", quienes trazaron diversos análisis en el que terminan vinculando a este doloroso hecho con sus propias luchas ideológicas. El gobierno argentino no quiso ser menos al emitir ayer un comunicado a través de la Cancillería en el que manifiesta "la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, el gobierno y el pueblo argentino condenan enérgicamente el bárbaro ataque terrorista ocurrido en la mañana de hoy en la capital francesa, en la sede del semanario “Charlie Hebdo”, que causó la muerte de más de una decena de personas y varios heridos". Llama la atención que venga de un gobierno en cuyas filas encontramos a autores de cobardes atentados durante los años '70 y en el que hay siniestros personajes que reivindicaron pomposamente a guerrilleros y golpistas.

Fundado en 1969, dicho semanario apelaba a la sátira para disparar sus críticas ácidas no solo a personajes de la política de Francia, sino de otros  países, como así también lanzó dardos contra líderes religiosos.

En la web pululan necrológicas sobre los dibujantes asesinados que hablan de "leyendas del humor gráfico" cuando, a decir verdad, la línea editorial de este semanario no es nada original. Sin ir más lejos, tiene sus similitudes con otras publicaciones de otros países, quienes también recurren a la sátira y a la ironía para atacar otras ideologías políticas y religiosas.

Personalmente, quisiera detenerme en el uso de la "libertad de expresión" que tanto se enarbola. Repasando publicaciones de Charlie Hebdo, lo que se puede ver es que sus trabajos apuntan más a la burla ácida antes que al humor. Los dibujos distan de ser creativos y solo buscan el impacto visual proporcionado por la agresión.

Entonces caben las preguntas: ¿Hasta dónde podemos hablar de libertad de expresión?, ¿cuál es el límite éitco del sarcasmo?, ¿hasta dónde del respeto por las creencias de los demás?, ¿hasta dónde llega el desprecio a la libertad religiosa que queda solapada en esos dibujos?.

CONTRA LA IGLESIA CATÓLICA. Charlie Hebdo responde a la opinión de las autoridades
eclesiásticas sobre el matrimonio gay: "el Cardenal Vingt-Trois tiene tres papás:
padre, hijo y espíritu santo".
Claro que, ante el agravio y la difamación, en las sociedad occidentales se pueden activar mecanismos legales para tomar represalias contra quienes se consideran agresores. Pero en los países de Medio Oriente, los pueblos funcionan con otra lógica, tan distinta a la nuestra como por momentos incomprensible.

Durante estas últimas décadas hemos sido testigos de cómo Occidente intenta imponer la democracia en los países árabes, a sangre y fuego.

Desde esta parte del mundo, mucho se ha escrito sobre la "Primavera Árabe" celebrando la aparición de grupos "rebeldes" que pusieron en jaque a gobiernos totalitarios de Medio Oriente. Resulta cuanto menos curioso que en todas esas revueltas que se festejan en Occidente no se individualizan líderes visibles que dirijan a las masas supuestamente clamorosas de "libertad". Lo cierto es que miles de árabes murieron y mueren por una democracia que probablemente no están pidiendo.

Por otro lado, la inmigración musulmana es mirada de reojo en toda Europa. Nomás en Francia se calcula que son aproximadamente seis millones de personas las que profesan esta religión, lo cual escandaliza a todo un país cuyas instituciones gubernamentales hacen alarde de su ateísmo. El Consejo Francés del Culto Musulmán (CFCM) condenó enérgicamente este atentado pero teme que sus miembros sufran algunas represalias.

Se supo que el grupo yihadista Estado Islámico (ISIS) reivindicó el accionar de los dos terroristas. Precisamente ISIS está acusado de miles de matanzas en nombre del Islam. Luego de este triste atentado, se espera que los gobiernos europeos "revisen" sus políticas de inmigración. Así, el "Terrorismo Islámico" es presentado como el enemigo público número uno de todo el mundo y, en nombre de la guerra contra él, es lo que termina justificando para invadir algún país en el que esté enraizado en el Islam.

¿Se sabrá la verdad? ¿Quiénes se esconden atrás de esta masacre? ¿Quién mató a Charlie Hebdo?
Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina