jueves, 1 de octubre de 2015

El enemigo (Luis Alberto Spinetta)



Luego de disolver Los Socios del Desierto, Luis Alberto Spinetta decidió tomar un nuevo rumbo artístico y empieza a dar forma a un nuevo trabajo que llamó Silver Sorgo, el cual fue publicado en el 2001.

Llamó la atención el título de este nuevo disco de este genio de la música popular; al ser interrogado, Spinetta contó “El nombre Silver Sorgo tiene un sentido, o podría tenerlo. Es la emisión fallida de otra nueva divisa, ahora que se viene el euro. Esta nueva moneda es el Silver Sorgo. La Argentina es un gran productor de sorgo, entre otras cosas. Y Silver, que significa plata. Sí, ya sé, el río. El río de guita que se va... El Silver Sorgo es una moneda irrealizable. Las canciones... quizás valgan la pena.”

En una entrevista concedida a la Revista Rolling Stone, dio otros detalles sobre este álbum y además manifestó su admiración por artistas como Björk, PJ Harvey, Tori Amos y Radiohead. Sobre el arte de tapa de Silver Sorgo, dijo "¡Soy como una especie de proto-Tu Sam! (risas). En primer lugar, el turbante del arte de tapa: yo aparecí con ese turbante plateado sin pensar que, poco tiempo después, ese turbante… (pone cara de terror). Y el concepto de "El enemigo"… El gesto de los atentados en Nueva York es el de un Enemigo, de un Enemigo Letal… Es cierto, no es un enemigo como el mío; el enemigo mío no se hizo en un campo de batalla, ya lo aclaré. Pero cuando estábamos filmando el clip no pude evitar pensar que vivíamos los últimos momentos de un mundo que ya no está. Y el hecho de cantar acerca de ese "Enemigo" con la china a mi lado, que parece una cheguevarita, ¿entendés?, resultó una reflexión sobre algo que inmediatamente tomó vigencia: mundos opuestos, casi irreconciliables, desgraciadamente enemistados hasta las bolas. Después, la tapa misma: a Alejandro Ros, el diseñador, que es un genio, le dije: "Hacé billetes como liras, o hacé que se parezcan a Bonos del Empréstito Nacional 9 de Julio"… y enseguida vino el auge de los patacones, los bonos, los lecops… Cuando salió el disco, en un chat me preguntaron: "¿Cómo cotiza un silver sorgo?". Y yo dije que cotizaba uno a uno. Es un silversorgo = un pollo al spiedo (risas). Bueno, hoy no es muy difícil ser profético. Si a uno se le ocurre decir cualquier locura, no sé, "que va a nacer un chanchito amarillo…" ¡ya hay un chanchito amarillo! Hicieron el experimento: uno salió fluorescente, fucsia, y el otro salió amarillo."

Si bien en Los Ojos ya se anticipaba el sonido de este nuevo disco, con este trabajo, Spinetta quiere dejar de lado el sonido estridente para focalizarse más en la experimentación de nuevos paisajes sonoros.

Como sucede con los discos de Spinetta, Silver Sorgo fue muy bien recibido por la crítica y fue premiado también. La canción "El enemigo" fue elegida como el corte de difusión y contó con un video. Al respecto, Spinetta contó:

"La compuse al volver de un viaje a Los Angeles, en el 2000, y probando un nuevo sistema de guitarra virtual. Desde un principio sabía que era una canción hippie. Por momentos la veo como una especie de "Sólo le pido a Dios", pero pensando como un ateo... Yo no soy ateo, creo en lo inevitable, en la lejanía. Aquí mi intención fue procesar la voz de manera tal que se entienda, pero después... Como si fuera una resonancia del sentido. En esta doble escuchada, todo queda bajo la responsabilidad del oyente, y de esta manera se lo induce a involucrarse con el mensaje principal: "Hay que impedir que juegues para el enemigo". Ese enemigo es, para mí, el conjunto de decisiones y acciones fallidas, realizadas bajo el deseo explícito del enriquecimiento personal; traicionando los fines más sagrados, envileciendo la lealtad de la palabra. Creo que hay que volver para sembrar algo mejor que esto. Con esta estrategia de querer todo a toda costa, sin importar el daño que se provoque, el enemigo busca el poder, y el resto es avasallado. Todo compromiso, toda conciliación humana, entonces, parece imposible, y todo crecimiento y el poder tirar para adelante todos de acuerdo, se desvanecen".



Letra:

Con una sola vez en la que el viento diga tu nombre,
mi corazón latirá muy fuerte hasta llegar.
Mientras se detenga el tiempo entre cuerpos,
como arena en las manos, la lejanía dice adiós hasta estallar...

Vuelve y siembra en su vientre una plegaria.
Sube y vuela tu mirada hacia el mar.
Y es que nada, nada
detendrá mi amor.
Y hay que impedir que juegues para el enemigo...

Puedo hasta tocar el cielo en el que flotan todas almas perdidas,
y mi corazón latirá muy fuerte hasta llegar.
Y si un espejo falso ves, que no responda tus mismas lágrimas,
la lejanía dirá adiós hasta estallar...

Oh! regresa y hunde tu cuerpo en esta tíerra.
Sube y vuela tu mirada hacia el mar.
Y es que no hay otra oportunidad.
¿Por qué sólo es esto todo lo que tenías para dar?...

Madre de la vida, por favor ilumina a la gente,
o todo verdor y creación y tu amor se perderán...
Quieren imitar al sol, que se escapa en espectro dorado,
y la lejanía dice adiós hasta estallar.

Vuelve y siembra en su vientre una plegaria.
Sube y vuela tu mirada hacia el mar.
Y es que nada, nada cambiará mi amor.
Y hay que impedir que juegues para el enemigo...
Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina