miércoles, 7 de octubre de 2015

¿De qué lado estamos?

El escándalo por el derrame de cianuro en un afluente del Río Jáchal sumó u nuevo capítulo cuando desde el Gobierno que lidera José Luis Gioja (y toda su corte de periodistas alcahuetes) estaban intentando hacernos olvidar de todo.

A instancias de la Municipalidad de Jáchal, la Universidad Nacional de Cuyo tomó muestras de las aguas y detectó allí "contaminación con metales en dosis de hasta 1400 % por encima de los valores tolerables" y, como si fuera poco, a través de un estudio microbiológico informaron que "hay bacterias muy nocivas y difundidas, como la escherichia coli".

Las conclusiones de este trabajo científico contradicen todo lo realizado por la Policía Minera y hasta un organismo de la O.N.U., los cuales ya fueron difundidos por autoridades provinciales y todos sus amigo$ periodi$ta$.

El Laboratorio de Análisis Instrumental de la Facultad de Ingeniería de la UNCUYO, cuyo peritaje encabezó la química María Esther Barbeito, trabajó tomando muestras en el curso de los ríos Potrerillos, Las Taguas, Blanco y el mismo Jáchal, a la altura del puente de Angualasto, y finalmente en los diques Cuesta del Viento y Pachimoco.

En el informe publicado por dicha Casa de Altos Estudios se consigna:
"Se nota que hay gran desinformación o información parcial, que genera incertidumbre en la población. En este tironeo, se evidencia que el Gobierno de San Juan no suministra información oficial a los afectados y puntualiza que “no hay cianuro en el agua”. Con esa definición dice una verdad a medias. Veamos: decir “no hay cianuro” es lo mismo que decir: “no hay cianuro libre en el agua”. Eso significa que esa sustancia no se verifica en dilución con el agua, pero lo que no se dice es que ese cianuro se utiliza precisamente para reaccionar con los metales buscados por la Barrick –en este caso– para luego separarlos por procedimientos industriales complejos.
Es decir: con este estudio se ha logrado probar que el cianuro contaminó el agua de los ríos de la montaña sanjuanina al reaccionar con los metales pesados y peligrosos para la vida, y estos fueron arrastrados “aguas abajo”. Esa es la verdadera contaminación que ocasionó el derrame del domingo 13 de septiembre

Como era de esperarse, esta noticia no fue para nada bien recibida por el Gobernador Gioja. Lejos de llamarse a la prudencia y salir en defensa de lo sanjuaninos, el primer mandatario provincial obró como un ejecutivo de la Barrick Gold, llamó a sus amigo$ period$ta$ y declaró “Se está afectando deliberada e intencionalmente a la provincia y al pueblo con información distorsionada y falsa" (...) y que lo informado por los científicos de la Universidad Nacional de Cuyo "es engañoso, dañino y que tiene mala fe” (¿?). Tal es el enojo del gobebernador sanjuanino que envió una carta notarial al Rector de la UNCuyo para "ratifique o rectifique" lo informado. En otras palabras, para Gioja lo que contamina las aguas de Jáchal no es Barrick Gold sino que es el informe de una universidad (¡!).

Mientras tanto, Pablo Oritja, Juez de Jáchal, y los fiscales Daniel Guillén y Fabricio Médici comenzaron ayer a indagar a ejecutivos de Barrick por el derrame... Aún no se han citado a autoridades provinciales.

Felipe Saavedra, Ministro de Minería, prefiere eludir cualquier responsabilidad y no hace cargo de pedidos de renuncia. Es más, apuntó también a la oposición livianamente al decir "cuando no tienen propuestas dicen cualquier cosa".

Quien estalló a raíz del informe de la UNCuyo fue nada menos que el Ing. Mario Capello, miembro del Colegio Argentino de Ingenieros en Minas. Capello descalificó duramente a los científicos mendocinos por confeccionar un informe que, según él, ostenta un "infantilismo científico muy grave". Capello fue dirigente de la U.C.R., importante dirigente radical, legislador provincial y nacional, aunque hoy se muestra cercano a la causa giojista

Históricamente, el Río Jáchal presenta altos contenidos de boro y arsénico en sus aguas, ambos metales pesados, que dificultantablemente su utilización. Y esto es anterior a la puesta en funcionamiento de Veladero.

Aún así y a pesar de todo, la minería es una gran oportunidad de desarrollo económico y social para San Juan. Pero, como se ha encarado en esta Provincia, ha sido una actividad que apenas tuvo un puñado de años de auge en el que unos pocos llenaron sus bolsillos y todos los demás la vimos pasar de largo. Hubieron empresarios sanjuaninos que hicieron mucho dinero siendo contratistas directos o indirectos y hoy, ya con otro contexto, lloran nostálgicos aquellos años de vacas gordas.

Los sanjuaninos somos mudos testigos de que el carnaval que vivió la minería hasta hace poco no ha dejado nada sustentable para San Juan.... y ésto no es culpa de la actividad en si misma, ni de Barrick Gold ni de otra empresa minera: es el Gobierno Provincial encabezado por José Luis Gioja el responsable principal del despilfarro de una oportunidad histórica.  

Río Jáchal
En su ataque de ira contra la UNCuyo, Mario Capello publicó una carta abierta en Diario de Curro en la que finaliza citando a Aldous Hukley, quien enseñaba que “la realidad no se puede ignorar, excepto que se pague un precio; y cuanto más persista la ignorancia, tanto más caro y terrible se vuelve el precio que se debe pagar”.

Esta frase fue utilizada en esa publicación prefiero redireccionarla para cuestionar, una vez más, a la forma de comunicar la minería. Desde el gobierno sanjuanino y toda la pren$a adicta, se intentó presentar a la minería como la panacea de nuestras vidas pero se censuró una y otra vez a cualquier tipo de crítica lo que, a la larga, terminó siendo como un boomerang para la minería: venga quien venga a demostrarnos que el derrame de cianuro está controlado, ya no le creeremos.

La minería está muy dañada en San Juan. Está en el banquillo y señalada por todos. Pero los verdaderos responsables de esta debacle no solo que andan como señores por nuestras calles, sino que hasta los votaremos en las próximas elecciones.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina