sábado, 6 de junio de 2015

#NiUnaHipocresiaMas

#NIUNAMENOS. No faltaron quienes desnudaron sus cuerpos para
protestar;  casualmente suelen ser las mismas chicas que participan
en los Encuentros Nacionales de Mujeres "Autoconvocadas", en los que
golpean y denigran a otras mujeres que no adhieran a sus postulados.
En varios puntos del país se realizaron marchas multitudinarias bajo la consigna #NiUnaMenos y en protesta contra la violencia contra mujeres, lo cual ya se ha cobrado varias vidas.

Son numerosas las historias que podemos conocer y que nos conmueven, tanto aquellas que se mediatizaron como otras (que son muchas más) que naufragan en el anonimato y la indiferencia. Se estima que en el 80% de los casos, las víctimas tenían un vínculo cercano con el homicida (esposo, novio o ex pareja). Otros aseguran que cada 30 horas una mujer muere en el país víctima de la violencia de género.

Ante semejante panorama, diversas agrupaciones convocaron a salir a las calles para expresar su indignación. Las manifestaciones en distintos puntos del país se volvieron heterogéneas y cada cual quiso imprimirle su propia impronta.

Se suponía que la manifestación no tenía fines partidarios, pero resultó una resistible tentación para políticos que están en plena campaña electoral. Todos sabíamos que es justo el reclamo y que iba a convocar a miles de argentinos que se iban a solidarizar saliendo a las calles...Pero no. Estamos en Argentina.

LLEGÓ FLOPPY, CHICAS. Las aspiraciones presidenciales del Ministro
no tienen eco en la ciudadania argentina y todo vale para sumar unos votos más.
El kirchnerismo picó en punta y mando a varios de sus referentes a pasearse en medio de los manifestantes por las calles de la Ciudad de Buenos Aires.

Floppy Randazzo quiere instalar su precandidatura presidencial a toda cosa y no desaprovechó la ocasión para mostrarse cercano a la gente y exultante. 

La Presidente Cristina Fernández expresó su apoyo a las marchas desde su cuenta personal en Twittter, en donde escribió sobre prejuicios sociales y estigmatizaciones de la mujer, disparando contra medios de comunicación y jueces especialmente.

Uno recuerda aquel episodio en el que, en el año 2008, Cristina Fernández cuestionó públicamente al apitán de fragata Marcelo Toulemonde por "no controlar debidamente a su señora esposa..." (¿¿??). Recordemos que Mónica Liberatori, esposa de Toulemonde, irrumpió en un dicurso de la Sra. Fernández para pedir justicia por el Coronel Arturo Larrabure, secuestrado por la ERP y asesinado en cautiverio en el año 1974. Por la "insolencia" de la Sra. Liberatori, el Capitán Toulemonde fue sancionado en su trabajo. Parece que, ante el caso de mujeres que no son kirchneristas, la primera mandataria invoca al "control" de un hombre sobre su mujer...

IMPONENTE. Se calcula que 200 mil personas dijeron presente en Buenos Aires
Y el kirchnerismo se cree libre de toda culpa y con la suficiente autoridad moral como para juzgar a una nación entera sobre cualquier cuestión.

El Frente para la Victoria se forma por organizaciones que ya han protagonizado numerosos hechos de violencia contra mujeres por el solo hecho de que ellas, de una u otra forma, no adhieran a "el proyecto". De hecho, la agrupación kirchnerista que se llamó "Vatallón Militante" (!) se integraba por presidiarios que tenían beneficios y prerrogativas de todo tipo, entre los que se destacaba Walter Vázquez, ex baterista de Callejeros y condenado por el salvaje asesinato de Wanda Taddei, su pareja.

Otra hipócrita es la Sra. Susana Trimarco, titular de la polémica Fundación María de los Ángeles. Como todos sabemos, Trimarco hizo pública la búsqueda de Marita, su propia hija, que supuestamente habría sido secuestrada por una red de trata de personas y goza del ($uculento) apoyo del Gobierno Nacional y de organizaciones foráneas. Sin embargo, Trimarco nunca fue clara para dar explicaciones sobre las conversaciones telefónicas que mantuvo con su hija luego de la denuncia de su desaparición física; ni hablar de su  militancia kirchnerista que la llevó a ignorar causas que complicaran a sus aliados políticos, como es la violación y brutal asesinato de Paulina Lebbos, joven tucumana.

CUERPOS ENAJENADOS. Bajo la consigna "ser dueña de mi cuerpo",
las chicas no entienden otra forma más llamativa de manifestarse que la
de mostrar sus pieles desnudas.
Llamó la atención de aquellas que hablan de acabar con el "patriarcado", que gritan "el machismo mata" y que rechazan la cosificación del cuerpo femenino... pero son las primeras en manifestarse públicamente con violencia, ya sea con insultos, agresiones contra ciertas instituciones y quienes no piensan como ellas y hasta consigo mismas cuando desnudan su cuerpo ante la mirada de los demás como una forma de "llamar la atención".

Entonces, tomando esa lógica, podríamos preguntarnos "si el machismo mata, ¿el feminismo es lo que da vida?. Considero que no. Son las dos caras de la misma moneda. Justamente esas organizaciones que juran defender derechos de las mujeres son las que promueven, entre otras cosas, el aborto. Sí, gritan #NiUnaMenos, pero están a favor de la matanza de seres humanos que aún no nacen, muchos de los cuales son niñas.

Aunque se multipliquen las voces en contra de la "violencia de género", debemos hacernos cargo de que en nuestra sociedad en que vivimos triunfa un modelo de belleza que estigmatiza a la inmensa mayoría de mujeres. Muchas veces son las mismas mujeres las que sobreexigen sus apariencias físicas con tal de encajar en gustos y criterios que se imponen. Es que desde los medios de comunicación se entroniza el desenfreno y bajezas varias en las que el cuerpo humano pasa a ser un objeto de consumo: una mujer voluptuosa siempre tiene un lugar privilegiado en las cámaras de televisión, en un afiche promocional y hasta para mostrar su "arte".  Sin ir más lejos, gran mayoría de las mujeres que triunfan en los medios de comunicación lucen una belleza que es la que se condice con la que se consume masivamente.

VÍCTIMAS. La violencia se cobra vidas y gana impunidad,
siempre con la anuencia del poder de turno.
Miles de argentinos gritaron "Ni Una Menos" pero después, muchísimos de ellos, vuelven a sus hogares y no dudan en prender el televisor para ver programas denigrantes como el que conduce Marcelo Tinelli.

¿Y del Estado que hay? ¿qué tienen para decirnos muchos de los políticos que se muestran escandalizados por la "violencia de género"? Actualmente, rige desde marzo de 2009, la Ley 26.485 "Ley de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales". Según la ley, la violencia contra las mujeres está determinada por: "Toda conducta, acción u omisión, que de manera directa o indirecta, tanto en el ámbito público como en el privado, basada en una relación desigual de poder, afecte su vida, libertad, dignidad, integridad física, psicológica, sexual, económica o patrimonial, como así también su seguridad personal".

Perfecto. Es más que obvio que ninguna ley puede solucionar mágicamente cualquier problema. Pero ¿qué es lo que está fallando en el Gobierno que, pese a una normativa, se siguen observando casos de violencia? ¿qué hace para favorecer el fortalecimiento de la familia como célula fundamental de la sociedad? Muchas veces nos impactan noticias de muertes absurdas... ¿qué medidas se toman para mejorar la seguridad?

DESAPARECIDAS EN DEMOCRACIA. Los desaparecidos y muertes
impunes no acabaron con las dictaduras militares,
sino que continuaron hasta estos días.
La violencia contra mujeres es una parte de toda la violencia que respiramos como sociedad. Hay violencia contra niños, contra jóvenes, contra adultos, contra ancianos.... independientemente de la sexualidad de cada ser humano. Hay violencia en los hogares, en los lugares de trabajo y en las escuelas, en espectáculos públicos.

La violencia no es cuestión de género. La violencia NO se combate no con endurecimiento de leyes ni con una justicia garantista, sino humanizándonos... ¿podremos lograrlo?

2 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina