martes, 27 de enero de 2015

La víctima de todo y de nada

 vía
La Presidente Cristina Fernández utilizó nuevamente la Cadena Nacional, esta vez para referirse a la creación de la Agencia Federal de Inteligencia (A.F.I.) con la que pretende reemplazar a la ex S.I.D.E.

El momento elegido para una nueva Cadena Nacional no fue nada causal: coincidió con el momento en que se realizaría una nueva marcha popular para pedir Justicia por el Fiscal Alberto Nisman, recientemente suicidado/asesinado.

La puesta en escena del último mensaje por Cadena Nacional fue muy cuidada. Nada librado al azar. La Presidente de la Nación lució vestida totalmente de blanco, custodiada con portarretrato en la que se ve a ella muy sonriente con su difunto esposo y sin escritorio para que todos notáramos que nos habló desde una silla de ruedas.

Lejos de brindar un mensaje conciliador y comprometido con la búsqueda de la verdad, Fernández volvió a contraatacar a quienes la responsabilizan por la muerte de Nisman. Dada su descomunal egolatría marca registrada, evidentemente la enerva que la gente la tilde de asesina y poco y nada le interesa lo que le ocurrió al fiscal. Es por ello que podemos entender que la Sra. Fernández optó por victimizarse y endilgó culpas a la ex S.I.D.E. y a sectores de la oposición. Según la lógica presidencial, acá hay una sola víctima y se llama Cristina Elisabet Fernández Wilhelm.

La primera mandataria se refirió a la muerte del fiscal Alberto Nisman al sugerir que el principal responsable de ese deceso podría ser Daniel Lagomersino, a quien señalócomo "feroz opositor" a su Gobierno. La sorprendente acusación de Fernández llegó más lejos cuando vinculó al Grupo Clarín, cuando explicar que un hermano de quien ella apuntó es ejecutivo del multimedio que encabeza Héctor Magnetto.  

Cristina Fernández no solo que no hizo autocrítica alguna sino que nunca públicamente pidió por el esclarecimiento por la muerte de Nisman, como si estuviera más que obvio que fue asesinado por quienes intentan "desestabilizarla". Es entonces que la titular del Ejecutivo Nacional no quiere detenerse en las siniestras circunstancias que acabaron con la vida del fiscal y vuelve a denunciar que ella misma es víctima de un nuevo ataque.

Entre los dichos vertidos durante la extensa Cadena Nacional, la jefe de Estado no solo contradijo el relato de los hechos que Sergio Berni dio por varios medios radiales, sino que lo hizo desaparecer de la escena posterior al crimen. Berni había asegurado haber llegado al departamento de Nisman incluso antes que el Juez.

Sería todo muy fácil si bastara con cambiar la denominación de la central de inteligencia estatal. Pero sabemos que no es así. Con el nuevo proyecto de la A.F.I., las polémicas escuchas telefónicas y otros medios de espionajes quedarán bajo las directivas del Procurador General de la Nación, cargo que actualmente ocupa la Sra. Gils Carbó, militante kirchnerista. Más de lo mismo, pues.

Leyendo entrelíneas las últimas intervenciones de la Jefa de Estado tanto en las redes sociales como en Cadena Nacional, se puede deducir de que según su óptica, que el de Nisman es un cadáver que le pusieron sobre su mesa y que fue asesinado en medio de una feroz interna en los servicios de inteligencia.

La Presidente Fernández apostó fuerte al echar a Antonio "Jaime" Stiuso, quien era uno de los principales hombres de la ex S.I.D.E. desde hacen más de diez años y a quien le temen los principales dirigentes políticos y empresarios de este país. Esta medida probablemente traerá sus consecuencias... consecuencias que no solo pueda pagar Cristina Fernández sino la Argentina misma.

Llamó la atención cuando la Presidente rechazó nuevamente la acusación de encubrir a terroristas argumentando que el respeto de los derechos humanos son algo así como un pilar fundamental del Frente para la Victoria.

Quien seguramente está sonriendo es César Santos Gerardo Milani, el polémico Jefe de Estado Mayor General del Ejército, porque observa que su poderío seguirá gozando de buena salud y su estructura de espionaje no está cuestionada. Cristina Fernández lo mantiene aparte de todo este brete y preserva el poderío de Milani, a pesar de estar acusado de haber sido parte activa del Terrorismo de Estado. 

Es poco serio que una estadista siga eludiendo a la Justicia y lance acusaciones desde las redes sociales o desde una Cadena Nacional. Ella debe dar explicaciones como Presidente de la Nación que es.
Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina