jueves, 10 de abril de 2014

Lo que no para es la interna peronista

ERAN TAN FELICES. Hasta no hace mucho, Moyano se mostraba con Cristina
Fernández y ella mostraba su gorrita del Sindicato de Camioneros
(y también sus alhajas de oro, claro)
Los sindicalistas Hugo Moyano y Luis Barrionuevo convocaron a un paro contra el Gobierno Nacional para, según dijeron, protestar sobre el efecto inflacionario en el poder adquisitivo de los salarios de los trabajadores.

Recordemos que Moyano lidera la "CGT Azopardo" (¿?) y Barrionuevo encabeza la "CGT Azul y Blanca" (¿?) y, desde allí, se pronunciaron con duras críticas hacia la Presidente Cristina Fernández. Sin duda, estos impresentables pretenden capitalizar el descontento de una parte importante de la ciudadanía para dar una muestra de poder y así negarse a caer en el ostracismo político.

No todos los gremios adhirieron a esta medida porque, se entiende, varios de ellos permanecen fiele$ al kirchnerismo. Se calcula que los trabajadores que están afiliados a los gremios que hacen huelga representan alrededor de un tercio del total. El dato curioso es que la U.T.A., que agrupa a los choferes de colectivos, se sumó a este paro nacional, a pesar de que Antonio Caló, líder de la "C.G.T. oficialista" (¿?), proviene de sus filas.

Moyano es amo y señor del Sindicato de los Camioneros, institución que ha crecido notablemente durante la "década ganada" del kirchnerismo. Con la debacle de la red ferroviaria, en nuestro país los camiones se hicieron esenciales en el transporte. Desde el año 2003, Néstor Kirchner se encargó de engrandecer el poderío del líder de los camioneros, a saber:

- en el 2006, hombres del Sindicato de Camioneros pasaron a integrar el Directorio del Belgrano Cargas y de ahí a digitar el transporte ferroviario;
- el Gobierno Nacional concedió a Camioneros la administración del Régimen de Compensación de Aranceles (RCA) para los exámenes psicofísicos que debían cumplir los conductores de camiones que transportaban cargas pesadas, lo que le significó un ingreso millonario para la gente de Moyano;
- acólitos de Moyano pasaron a dirigir la Subsecretaría Nacional de Transporte Automotor;
- miembros de Camioneros se hicieron cargo de la Administración de Programas Especiales (A.P.E.) de la Superintendencia de Servicios de Salud (S.S.S.);
- en el 2008, el santacruceño impulsó la designación de Moyano como Vicepresidente del Partido Justicialista;
- el ex Presidente impidió el otorgamiento de personería jurídica a la Central de Trabajadores Argentinos (C.T.A.), lo que preservó la gravitación de la C.G.T. en la escena política nacional.

Cuando Hugo Moyano decidió irse del Frente para la Victoria, perdió todas estas prerrogativas. Cansado de ser ninguneado por Cristina Fernández, el camionero pegó el portazo. Es que la primera mandataria creyó que podía prescindir del líder sindical y llenar su espacio con la monada de "Unidos y Organizados". Algo falló en los cálculos de la Presidente: Moyano recaudó millones de pesos en varios años sirvió para fortalecerse no solo en lo económico sino también en lo político. Así, todos sabemos muy bien que si Moyano ordena a su gente para que pare, los efectos en el día a día de los argentinos son tremendos. Que se paralice el servicio de transporte que brindan los camioneros trae graves consecuencias para muchas actividades económicas.

MÁS DE LO MISMO. Los afiches que hoy aparecieron en Buenos Aires, los cuales apuntan a Barrionuevo y ¡a Menem!; claro, "el menemismo fue el que destruyó al país"... pero, ¿acaso Néstor y Cristina no eran también menemistas? 

La lógica peronista indica que si cualquier paro es justificable cuando se hace contra un gobierno que no sea del Partido Justicialista y que, de ser contra una administración de algún heredero/a de Don Juan Domingo, la medida es rápidamente tildada de "extorsiva", "antidemocrática" y "desestabilizadora". Estos chicos son tan básicos como previsibles.

Seguramente, cuando acabe el día, habrán miradas antagónicas de los efectos del paro. El Gobierno dirá que fue un "fracaso", mientras que los sindicalistas "rebeldes" celebrarán el haber parado a todo un país. Lo que también será cierto es que esta medida no servirá para nada, salvo producir pérdidas económicas para millones de argentinos.

Pero bueno, los dirigentes peronistas que nos metieron en todo este brete (oficialistas y opositores) permanecerán ajenos todos los perjuicios ocasionados por sus mezquinas disputas... total, todos ellos disfrutan de un holgado pasar económico.

martes, 1 de abril de 2014

SuperGioja

El Gobernador José Luis Gioja encabezó el acto de apertura de sesiones de la Legislatura Provincial con un discurso que dejó algunas definiciones políticas aunque poco sustancioso para los sanjuaninos.

El acto fue seguido por militantes justicialistas que fueron movilizados desde distintos puntos de la Provincia, especialmente beneficiarios de planes sociales. Quienes también se comportaron como fieles aduladores del indiscutido líder provincial del Frente para la Victoria fueron los periodistas locales, quienes se dedicaron a coleccionar eufemismos varios para luego reproducirlos en los medios.

Gioja hizo un rápido balance de sus (extensos) años como primer mandatario provincial, aunque esta vez sin anuncios concretos. Poco y nada dijo sobre cómo reencauzar la política minera, más ahora que el precio del oro sigue sin repuntar sumado al detenimiento de Pascua Lama.

Una de las frases que dijo Gioja y que más resonó fue “Por ese San Juan vamos a gobernar desde el futuro y hasta el último soplo de vida que nos quede”. Como que, como buen peronista que es, don José Luis avisó que no piensa soltar el poder y que, de no prosperar alguna candidatura suya a nivel nacional, seguirá siendo gobernador hasta el último de sus días. La ambición de poder es lo que más ciega a Gioja.

El histrionismo propio de Gioja se vio cuando se refirió a la recuperación de las secuelas del grave accidente del pasado 11 de octubre cuando manifestó “Dios nos permitió continuar en esta tierra para terminar las misiones que nos hemos impuesto”. Fue más allá cuando agregó “Hasta ese día aciago tal vez yo pensaba que era Superman (¡¡!!) ¿Y quieren que les diga la verdad? Hoy ya no lo supongo más: hoy sé que soy Superman (??)… pero no porque tenga ni la más mínima capacidad extra-humana, sino porque tengo algo más poderoso aun: el afecto, el cariño y la solidaridad de mi familia, de mis amigos, de cada uno de ustedes y de esos miles y miles de sanjuaninos que me lo hicieron saber con sus buenos deseos, sus ruegos, sus plegarias y su presencia física el día en que finalmente pude volver a esta bendita tierra”.

Esa confesión habla de un hombre que se cree imprescindible para toda una Provincia. Sus aduladores redoblan esfuerzos para que todos terminemos creyendo de que Gioja es casi tan necesario como el agua.
Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina