martes, 25 de noviembre de 2014

Borrando a papá: Cuando la violencia de género termina en censura

Tras la denuncia de ONG’s feministas, el INCAA dejó sin salas a un documental sobre padres que no pueden ver a sus hijos. Perfil.com la vio y te la cuenta a través de la experiecia del autor.

“Borrando a papá” es un documental que fue financiado por el Instituto Nacional de Cine y Artes Visuales. Es un testimonio incómodo de una realidad que todos ven. Y todos hacen como si no existiera. Cuenta una serie de situaciones horribles, denuncia la bestialidad del sistema judicial argentino en materia de derecho de familia y deja plasmado un puñado de aberraciones efectuadas por un Estado tuerto, que mira lo que quiere ver amparado en interpretaciones modernas de normas arcaicas. Habla de los padres que no pueden ver a sus hijos y que ni siquiera tienen una Justicia que los ampare.

Pero por sobre todas las cosas, “Borrando a papá” habla más por lo que hicieron con ella: la censuraron. Tenía fecha de estreno para el jueves 28 de agosto y, por si no lo notaron, no está en cartelera. Previo a tener fecha, la película fue evaluada por el comité de clasificación del Incaa, el cual está integrado por varias entidades, organizaciones no gubernamentales y asociaciones de derechos de familia. Evidentemente, el filme no es una película de terror y fue calificado “apto para todo público”.

Otras organizaciones no gubernamentales pusieron el grito en el cielo. Salud Activa salió a pedir por Change.org que ese film no se reproduzca, algo que acá y en China -sobre todo en China- se llama censura. Ellos dicen que no quieren que lo censuren, sólo que no se exhiba, que es como decir que no se desea la muerte de nadie, sino tan sólo que deje de respirar.

Buscando información sobre esta cinta, me topé con otra ONG, llamada Comunicar Igualdad. Allí escribieron una crítica previa de la película en la que afirman que se trata de “cinco hombres que denuncian frente a una cámara haber sido extirpados injustamente de la vida de sus hijos/as”, y que “con música de fondo que le pone el tono lúgubre tan importante, los poco más de tres minutos que dura el avance colgado en Youtube muestran un conflicto entre personas adultas: mujeres enardecidas tras los divorcios, una Justicia perezosa e incapaz de reconocer falsas denuncias, y hombres de rostros vencidos pero dispuestos a seguir dando batalla”.

A pesar de haber notado que hicieron todo un pedido de censura en base a un trailer colgado en Youtube, el resto de la nota no afloja y critican que “aunque sin nombres ni referencias algunas —pero vistiendo saco, corbata y tailleurs entre diplomas y biblioratos— también se escuchan las que parecen ser las voces del saber dando (solamente) fe de los artilugios de las progenitoras”.

Confundido por la situación, me contacté con la productora San Telmo, quienes muy gentilmente me ofrecieron ver en exclusiva el filme antes de su, ahora indefinido, estreno. Y resultó ser que esas personas “sin nombres ni referencias” resultaron tener nombres y referencias.

Glenda Cryan afirma en la película que “impedir el contacto con el progenitor tiene que ver con una situación no resuelta entre esos padres, cierto odio y la necesidad de perjudicar al progenitor”. Cryan es psicóloga del CONICET, algo que al no ver la película, las chicas de Comunicar Igualdad no se enteraron.

Julián Díaz Bardelli sí aparece de saco y corbata, entre diplomas y biblioratos, y sostiene que “en caso de separación, la tenencia de los menores de 5 años queda a cargo de la madre” por culpa de la interpretación del código civil, que “es una norma discriminatoria que partía de la idea falsa de que la mujer está en mejores condiciones y siempre es más idónea para criar a sus hijos”. Asimismo, Julián señala que, así las cosas, “el varón debe mostrar su idoneidad” por culpa de “una especie de automatismo en la norma que distingue sólo por el sexo”. Julián no es cualquier tipo y su “sin referencias” indica que es el Director de Asistencia a la Víctima dentro del Instituto Nacional contra la Discriminación. O sea, el que más sabe de víctimas de discriminación en el Inadi.

Según me informaron, otra de las interesadas en que no se difunda la película resultó ser Liliana Hendel, una periodista de la TV Pública, que no tuvo mejor idea que decir frente a la cámara que “esto es así, está muy bien que así sea y no va a cambiar porque los hombres son culpables y ellos deberán demostrar que son inocentes”. Podríamos analizar el concepto elaborado por Hendel si no fuera que revienta por los aires siglos de lucha por el derecho humano del principio de inocencia. Según la fuente amiga, Hendel anda llamando a distintas producciones de radio para que no le den voz a los defensores de la película.

En el film, al testimonio esclarecedor de Hendel se suma el de la gente de la Oficina de Violencia Doméstica, quienes en cámara le dicen a un tipo que todo lo que haga es al pedo porque es hombre.

¿Por qué esta gente dijo como si nada estas lindas acotaciones delante de una cámara? Porque les dijeron la verdad: que estaban filmando un documental sobre violencia de género. Y tanto nos deformaron los conceptos en los últimos años, que hay quien cree que la única violencia es del hombre hacia la mujer.

La gente de Comunicar Igualdad ningunea los casos de los hombres que aparecen en el documental e, incluso, en la misma nota afirman que “nadie aclara por qué esos hombres no pueden ver a sus hijos”. Porque algo habrán hecho. Pero como vi la peli, sí pude escuchar la versión de estos tipos. Son situaciones tan ridículas como avergonzantes. Adultos desvastados que se cansan de perder siempre, sujetos que ven cómo sus hijos cumplen la mayoría de edad sin haber visto ni un día de sus crianzas, uno que ve su único hijo diez minutos a la semana. Sí, diez minutos a la semana.

El hombre al que le dicen que haga lo que haga es al pedo porque es hombre, es Yura, un ruso que fue denunciado y separado de su hijo por cometer el delito no escrito de “hablarle en ruso”. Cosas que pasan. Si hubieran aplicado este criterio de 1880 a 1960, todos nuestros padres, abuelos, bisabuelos y tatarabuelos estarían en cana. Supongo también que deberían ir presos todos los padres y maestros que pretenden que menores de edad aprendan inglés.

Inmerso en la confusión total, se me dio por querer hablar con Gabriel Balanovsky, productor de la película. Y resultó ser que Gabriel sabía lo que estaba produciendo porque él también fue víctima de un sistema tan, pero tan perverso que un Juez de Familia le dio la tenencia de su hija y, al llevársela, la madre le hace una denuncia por sustracción de menor y se come un año y medio preso en Marcos Paz. Porque sí. Su hija cumplió 18 años. Su situación no se solucionó.

Obviamente, no tengo por qué creerles a ninguno de los que aparece en la película, ni al productor. Más que nada porque también pasé y aún paso por lo mismo.

La visión industrial del modelo de familia en el que el hombre casi no veía a sus hijos despiertos, mientras que la mujer era un ama de casa con un lazo preferencial hacia sus hijos producto del vínculo lógico generado por lo cotidiano, cambió con el paso del tiempo. Del mismo modo que la mujer cambió su rol en la sociedad y hasta llegó a gobernar países, el hombre también cambió. La sociedad ya no es igual y la generalidad muestra que la mujer trabaja a la par del hombre para el mantenimiento de la casa y el hombre trabaja a la par de la mujer para la crianza de los hijos.

Cuando las cosas no funcionan y la pareja se disuelve, no siempre los adultos reaccionan de la mejor manera posible, por llamarlo de un modo generoso. Padres que se borran, vuelven a la soltería como si nunca hubieran estado casados -ni tenido hijos- y se “olvidan” que sus hijos no son árboles que se desarrollan mediante fotosíntesis y que es su deber cumplir con la parte que le toca de la manutención de sus hijos.

Pero siempre hay un pero, más cuando quienes deberían velar por los intereses de las minorías, generalizan y hablan de la mayoría, con beneficio de inventario y sin derecho a réplica.

Todos se olvidan de algo básico. Así cuando un progenitor no cumple con su cuota alimentaria, el damnificado no es el otro progenitor, sino el hijo; del mismo modo, cuando uno de los padres impide al otro el contacto con los hijos, la víctima no es el otro progenitor, sino que son los hijos.

Estamos a años luz de asimilar que la obstrucción del vínculo, el impedimento de contacto, la inculcación maliciosa de que el otro progenitor es abandónico, mal tipo, desamorado, fan de Justin Bieber o adicto al programa de Fantino, son formas de abuso y maltrato infantil. Los talibanes de las organizaciones censoras tampoco ayudan mucho que digamos, no vaya a ser cosa que se acabe el negocio de los abogados y los psicólogos que encontraron el rentable nicho del derecho de familia argentino. El lavado de cerebro es total: basta con comentar en público que se tiene problemas para ver al menor, para que el eventual interlocutor pregunte si se está cumpliendo con la cuota alimentaria, como si fuera algo natural.

Lo que “Borrando a papá” quiere mostrar de manera magistral y no se lo permiten es que, así como la inmensa mayoría de las denunciantes de deudas alimentarias son mujeres, un abismal porcentaje de los denunciantes de obstrucción al vínculo son hombres. Y en este caso, no entra la protección de la discriminación de género que sí aplican con la mujer. ¿Cuáles son los instrumentos de los que dispone el hombre para poder ver a sus hijos, más allá de una justicia colapsada y lenta? Quedaba un documental. Quedaba.

A nivel laboral, profesional, social, cuatro o cinco años de nuestras vidas, no es una medida de tiempo difícil de dimensionar. Es el período que hay entre dos mundiales de fútbol, no más. Pero para un chico en etapa de crecimiento, en el que tres meses de vacaciones escolares es un tiempazo inagotable, cuatro o cinco años de litigio judicial es algo que nunca podrá recuperar. ¿Quién le devuelve a un padre los momentos no vividos con sus hijos? Y, fundamentalmente: ¿Quién le devuelve a los chicos los momentos no compartidos con su padre?

No me caben las distinciones y privilegios de género. El hombre que no le pasa plata a la mujer por la manutención del hijo, no es un machista, es un animal. Del mismo modo, considero que la mujer que impide el contacto de un padre con sus hijos sólo castiga a sus hijos por su fracaso.

En mis años de vida, he visto actitudes más inhumanas que infantiles. He visto a padres denunciados por abusos sexuales que no fueron, madres que piden autorización para sacar al menor del país y nunca volvieron, padres con yate y mucama que no pagan alimentos, hombres que rehicieron su vida del todo sin contar a sus hijos, y un largo etcétera.

Y también vi lo que sufrí. Padecí que le enseñen a mi hijo que fue abandonado por su padre cuando lo podía ver siempre que a la madre se le antojaba a pesar de contar con un régimen de visitas, que le inculcara su apellido de soltera como si fuera hijo del Espíritu Santo, que me amenazara de muerte, que me mandara a seguir intimidatoriamente por un extraño, que me plantara un auto que no conozco en la puerta de mi casa, que llamara a mi hijo cuando estaba conmigo para decirle que la policía estaba en camino para meterme preso y yo tuviera que calmar a mi hijo y pedir custodia para poder llevarlo a la casa sin comerme una falsa denuncia, que insultara a mis padres y hermanos, que desapareciera el día del cumpleaños de mi hijo y luego le dijera que no fui porque no me acordé.

Y así como tampoco tengo por qué creerles a los de la peli, tampoco tengo por qué creer lo que me dicen de la justicia, dado que también vi cómo archivaron todas y cada una de las 26 denuncias por impedimento de contacto que realicé, sin siquiera citarme a declarar. La única vez que fui llamado a una fiscalía, no fue para ratificar la denuncia, sino para que me preguntaran si sabía dónde podían encontrar la madre, porque no sabían dónde estaba desde hacía meses.

Recuerdo que se me vino el mundo abajo y, mientras trataba de digerir lo indigerible, la Fiscal me informó que la causa se recaratulaba como ocultamiento de menor. Por una denuncia falsa sobre el mismo delito, a Gabriel Balanovsky lo encerraron durante un año y medio. En el caso de la madre de mi hijo, me notificaron del archivo de la causa el día del cumpleaños de mi hijo.

Para entonces, llevaba nueve meses sin verlo. El último día que pude abrazarlo y sentir su olor fue ante la psicóloga de la Asesoría de Menores. Una psicóloga que se limita a informar si el padre es o no perjudicial pero, en este caso, solicitó el urgente reestablecimiento del vínculo por la salud mental del menor. Pero el fuero de familia argentino no tiene poder y cada resolución que dictan es un cartel de “Prohibido pisar el cesped”.

En octubre se cumplen tres años. Sigo sin saber qué es de su vida y sólo puedo imaginarme cómo le fue en su primer día de colegio. Al igual que muchísimos sujetos, decidí esperar. No porque me haya cansado de la justicia penal argentina, sino porque no me quedaron herramientas que me permitan participar de la vida de mi hijo y que me garanticen la seguridad y libertad mías y de mi hijo.

Mientras tanto, nuestros legisladores y los lobbistas de turno han llevado al paroxismo las diferencias de género que ellos mismos dicen combatir. Ojalá todo este asunto de “Borrando a papá” termine en una anécdota y todo aquel que quiera ver la película pueda hacerlo. Y lo digo de un modo absolutamente egoísta: está tan bien hecha que sentí que le daban una mano a este padre que fue borrado de la existencia de su único hijo.

Lo mejor de todo es que “Borrando a papá” está dirigida por dos mujeres: Ginger Gentile y Sandra Fernández Ferreira. Y eso creo que es lo que más les duele. No les queda ni el preconcepto del prejuicio descalificador gratuito, prejuicio que seguramente aplicarán conmigo por haber escrito esta nota.

publicado el día 29 de agosto de 2014  en rouge.perfil.com
escrito por Nicolás Lucca
Editor de Perfil.com y autor de Relato del Presente.
Twitter: @RelatoDPresente

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina