lunes, 14 de julio de 2014

La alegría no fue solo alemana

LA ÑATA CONTRA EL VIDRIO. Pita el árbitro italiano, final del partido y Alemania festeja merecidamente, aunque la tercera copa se nos escapó por poco. Terminó la ilusión argentina y el festejo no fue solo alemán: Brasil lo gozó también.
No hay dudas de que el mundial organizado en Brasil ha sido el mejor de entre las últimas ediciones, ya que pudimos observar grandes partidos en lo que no fueron pocos los combinados que salían decididamente a buscar la victoria desde el minuto cero.

Alemania fue un justo campeón que exhibió un funcionamiento sólido y eficaz. Los teutones no contaron con un futbolista estrella sino con un equipo, el cual se mostró siempre aguerrido y para nada timorato a la hora de enfrentar a selecciones con tradición mundialista. Quedará para el recuerdo aquel 7-1 nada menos que contra Brasil en semifinales, paliza histórica que será siempre recordada al momento de evocar la historia de los mundiales.

Además de Alemania, en esta Copa los equipos que tuvieron pasajes de fútbol de alto vuelo fueron las selecciones de Holanda, Colombia, Costa Rica, Chile y Uruguay. La que fue una gran decepción fue la Selección de España, la cual quedó rápidamente eliminada de la competición tras ser derrotada 1-5 por Holanda y 0-2 por Chile; sus jugadores llegaron a Brasil faltos de ambición y acaso agotados luego de una larga temporada en sus respectivos clubes.

Lo de Brasil fue una lágrima. Nuestros vecinos organizaron este mundial con la firme esperanza de lograr su sexta copa mundial y, así, redimirse de la dolorosísima derrota en la final del '50 en aquel célebre Maracanazo. Luis Felipe Scolari reasumió la dirección técnica de la verdeamarela, formó un equipo defensivo alrededor de Neymar Jr. y desboradaba optimismo antes de empezar el mundial. Sin embargo, a lo largo del mundial, este equipo estuvo lejos del nivel que históricamente tuvo Brasil y es por ello que no sorprende que no llegara a la final. Fue evidente que sus jugadores no soportaron la presión de tener que ser campeones en su propia tierra. De todas maneras, a la numerosa torcida brasilera le quedó el consuelo de que Argentina no se coronara campeona.

Fue un mundial en el que se destacaron jugadores que no eran considerados como "estrellas". Así, vimos cómo James Rodríguez, el 10 de Colombia y ex Banfield, terminó siendo el goleador del torneo y una de las grandes figuras. Entre quienes sobresalieron a lo largo de la cita mundialista sorprendieron los arqueros Keylor Antonio Navas, de la Selección de Costa Rica, y Francisco Guillermo Ochoa, de México.

En cambio, Cristiano Ronaldo y Lionel Messi, las dos superestrellas del fúbol mundial, no estuvieron a la altura de las expectativas. El portugués pudo anotar solo un gol pero estuvo muy lejos de su nivel habitual, ya que cargó con una lesión que lo tuvo a maltraer al final de la temporada pasada y tuvo que lidiar con la rusticidad del combinado que lideró. Messi fue de mayor a menor: pudo convertir cuatro tantos y logró destacarse más que nada en la fase inicial, a cuenta gotas contra Suiza y Bélgica y casi desapercibido en semifinales y en la final.

Que el capitán argentino fuera elegido el mejor jugador de Brasil 2014 sorprendió a todos, inclusive a él mismo... La sorpresa es mayor si tenemos en cuenta además que Lionel Messi no figura en el "equipo ideal" que la F.I.F.A. elaboró una vez concluído el mundial, el cual curiosamente sí incluyó a los defensores brasileros David Luiz y Thiago Silva. Cuestiones que solo la F.I.F.A. entiende. Al fin de cuentas, la F.I.F.A. tiene habilidad únicamente para los negocios. A Joseph Blatter y a todo su séquito más le importa mucho más el dinero que embolsan.


Los (eternos) campeones morales 

A los argentinos nos quedaron varias sensaciones como saldo de Brasil 2014. Sorprendió que el quipo de Alejandro Sabella pudiera haber arribado a la final mundialista, la cual resultó ser la quinta en el rico historial de la albiceleste.

EL MILAGRO ARGENTINO. Contra todo pronóstico serio, llegamos
a una nueva final mundialista.
Antes de empezar este mundial cualquier seguidor de la Selección Argentina que estuviera en sus cabales NO podía asegurar que nuestra Selección podía llegar a disputar la final, debido a que el funcionamiento del equipo distaba de ser el ideal para afrontar dignamente.

Para nosotros quedará el debate sobre si nuestra Selección jugó bien o no, durante Brasil 2014. ¿Qué es jugar bien al fútbol? es una pregunta que tiene respuestas disímiles en nuestro pueblo futbolero.

Para muchos argentinos lo único que sirve es ganar (como sea) y es por eso que no nos sorprende que el haber llegado a una final tras 24 años casi nos ciega ciertas realidades.


Podemos elogiar a Sabella porque supo encontrar un buen funcionamiento defensivo en el equipo.
Hubo otro factor decisivo para que la albiceleste llegara al partido final contra Alemania: nos tocó el fixture más accesible que la Argentina tuvo en todos los mundiales que jugó. En la fase inicial tuvimos que lidiar con Bosnia, Irán y Nigeria, sumados a Suiza en octavos de final, los cuales no son combinados que se caracterizan por la jerarquía de sus jugadores. Sin embargo, a todos esos equipos se les ganó ajustadamente. En cuartos nos tocó Bélgica, selección con buenos jugadores aunque en formación. Holanda fue el primer contrincante complicado que se nos cruzó en el camino, al cual no pudimos quebrar en 120 minutos y al que solo le generamos un par de situaciones claras de gol; finalmente, la fortuna estuvo de nuestro lado en los penales para llegar a una nueva final.

El mejor jugador de nuestro equipo resultó ser Javier Mascherano, quien resultó ser el verdadero capitán de la selección argentina. El actual jugador del F.C. Barcelona fue el gran líder del equipo, conmoviendo por su tremendo coraje y motivando constantemente al resto de sus compañeros, además de ser el director técnico dentro del campo de juego.

Contrariamente a lo que muchos deseábamos, Lionel Messi volvió a quedar en deuda. El rosarino no había hecho una gran temporada en el Barcelona, a pesar de haber arañado la liga española y la Copa del Rey. Como nunca había sucedido antes en su trayectoria, la Selección se armó alrededor de él y se atendieron sus pedidos en el armado del equipo: para Julio Grondona y Alejandro Sabella todo pasaba por tener contento a Messi.

Podemos decir también que el equipo mucho no lo ayudó para que él pudiera desplegar toda su categoría. Como se prevía, cada vez que Messi recibía el balón, inmediatamente era rodeado por tres o cuatro rivales que buscaban atosigar cualquier intento. Lamentablemente, Messi volvió a ser objeto de críticas de muchos argentinos, especialmente departe de aquellos que le exija que sea igual a Diego Armando Maradona.

En la previa, todos cuestionábamos las inclusiones de Sergio Romero y de Marcos Rojo pero, durante el mundial, fueron piezas importantes. "Chiquito" lució seguro como nunca lo había logrado antes en el arco de la Selección y fue fundamental en la semifinal ante Holanda con sus atajadas en la definición por penales. De haber sido puteados hasta en arameo, Romero y Rojo pasaron rápidamente a ser los nuevos ídolos del pueblo futbolero.

Fueron también claves las inclusiones de Martín Demichelis y de Lucas Biglia, quienes reemplazaron a Federico Fernández y Fernando Gago. Demichelis entró en la alineación titular recién en cuartos de final y resultó fundamental para sostener la defensa; Biglia se incorporó para colaborar en la recuperación con el gran Mascherano.
 
A pesar de las diferencias en los planteles, el partido final de este mundial estuvo para cualquiera. Alemania lo ganó por su contundencia y por su orden táctico, más allá de algunas dudas en su última línea. Pudo haberlo ganado Argentina de no haber sido por la mala puntería que tuvieron Gonzalo Higuaín y Rodrigo Palacio en las clarísimas oportunidades que tuvieron, además del claro penal que el muy buen arquero Manuel Neuer le cometió a Pipita y que el árbitro ignoró. Pero ya nada sirven los lamentos de lo que pudo ser y no fue.

EN ARGENTINA NO SE CONSIGUE. Terminó el partido, el plantel alemán
 suspende su merecido festejo por unos minutos para formar un pasillo
y aplaudir a su par argentino. En nuestro fútbol escasean estas actitudes
plenas de caballerosidad; otra lección de Alemania.
Para destacar la mesura de Sabella luego de haber perdido la final ante Alemania. El entrenador nacional evitó frases polémicas, excusas y acusaciones al árbitro y se dedicó a agradecer el desempeño de sus jugadores.

Ahora bien, si tomamos a la selección alemana como parámetro, podemos ver no pocas falencias en nuestro fútbol. Este cuerpo técnico que lidera Joachim Löw lleva casi una década trabajando y refundando al fútbol de su país: a la tradicional potencia fisica de los futbolistas alemanes, se les sumó la técnica. A su vez, la Federación Alemana de Fútbol bancó este proyecto durante largos años a pesar de que no se hubieran logrado títulos. Si a ésto le sumamos, la comparación de los niveles y organizaciones que exhiben la Bundesliga y los torneos argentinos, la distancia se torna casi abismal entre el fútbol teutón y el nuestro. Ellos alcanzaron su cuarto título mundial y se convirtieron en los primeros europeos en ser campeones en territorio americano. Lo de Alemania no es casual.

Pasó Brasil 2014 y los desafíos para nuestro fútbol no son pocos. Debemos volver a fortalecer el trabajo en las divisiones inferiores y retomar el camino que sabiamente nos marcó José Pekerman, además de ordenar y potenciar nuestros campeonatos domésticos. La Selección debe dejar de ser un manojo de talentos y arrebatos individuales para pasar a ser EQUIPO... Y que los resultados, sean cuales sean, no nos mareen. La A.F.A. tiene ahora la pelota. 

3 comentarios:

Ramon dijo...

Antes de empezar el mundial no le teniamos mucha fe al equipo, la verdad que es muy meritorio y para aplaudir el 2do puesto, pero venimos de una escuela exitista "El segundo es el primero de los perdedores" (Bilardo) ¿?
Y siendo en el Maracaná, en Brasil, era un oportunidad historica, que no se volvera a repetir...

En la previa del mundial, teniamos una delantera solida y una defensa endeble, terminamos con muy buena defensa y flojos en ataque. Creo que la lesion de Di Maria afectó mucho al equipo.

Otro gran gesto de la Federación Alemana fue haberle dejado a los nativos un complejo deportivo, ademas de algunos donativos (al margen de si fue desinteresadamente o buscando algun redito)

http://depor.pe/futbol-internacional/seleccion-alemania-y-pueblo-completo-que-construyo-brasil-1020788

Abrazo

Ramon dijo...

PD: Ahi lei que lo del complejo era mentira jeje, si hicieron varias donaciones.
Como se desparraman cosas falsas en internet...

柯云 dijo...

2016-07-21keyun
michael kors outlet online
coach factory outlet online
concord 11
ralph lauren
coach outlet clearance
michael kors outlet
replica rolex watches
coach outlet online
kd 7 shoes
replica watches
lebron james shoes 13
rolex watches
michael kors outlet
reb christian louboutin
kate spade outlet
basketball shoes
oakley outlet
toms shoes
yeezy boost 350
michael kors outlet online
adidas yeezy
michael kors outlet online
kobe 8
kobe 10
kobe shoes 11
insanity workout
michael kors outlet clearance
gucci outlet online
oakley sunglasses outlet
retro 11
ray ban outlet
nike uk
michael kors handbags
michael kors outlet online
ralph lauren sale
oakley outlet
christian louboutin sale
mont blanc pen

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina