miércoles, 25 de junio de 2014

El día que Diego nos cortó las piernas

EL PRINCIPIO DEL FIN. Insólitamente, una enfermera saltó rápidamente
al campo de juego una vez finalizado el partido ante Nigeria para asegurarse que el 10
fuera directamente a efectuarse los análisis para el control de antidoping. Sin dudas, esta imagen
congeló los corazones del pueblo futbolero argentino... todos presentíamos el final de la historia.
Hoy se cumplen 20 años de aquel fatídico control antidoping de Diego Armando Maradona, el cual terminó sellando no solo la suerte de la Selección Argentina en el Mundial de Estados Unidos sino que volvió a poner en jaque la carrera del "10".

Oficialmente, se informó que efedrina era la sustancia prohibida que se encontró en la orina del capitán argentino.

Medios internacionales hablaban no solo de efedrina sino de un cóctel de estimulantes para mejorar su rendimiento físico: habría estado integrado por efedrina, norefedrina, seudoefedrina, norseudoefedrina y metaefedrina. Ernesto Ugalde, médico principal de la delegación argentina en Estados Unidos '94, declaró “cuando me informaron del positivo, me dirigí a la habitación del señor Maradona y al informarle me dijo que la noche anterior al partido había tomado efedrina, incluida en un medicamento, porque tenía una congestión nasal. Los médicos de la selección desconocíamos que Maradona estaba tomando medicación alguna. Si lo hizo fue por su cuenta .... Luego, Maradona se enfureció porque no fue encubierto como esperaba.

Julio Grondona intercedió rápidamente para quedar él perjudicado en este affaire y evitar duras sanciones para con la selección argentina.  Grondona decidió desafectar a Maradona del Mundial, a instancias del polémico Joao Havelange, entonces presidente de la F.I.F.A.

La triste noticia conmocionó al país. "Me cortaron las piernas", fue la frase de Diego que retumbó en todos los medios. Desde el entorno de Maradona salió la versión de que el "10" había tomado un discongestivo nasal en la noche anterior a disputar el partido. Algunos recordaban el caso de Ramón Caldera, integrante de la Selección de España, a quien se le había detectado efedrina en su organismo durante el Mundial México '86 y fue suspendido tan solo por un partido.

Rápidamente, se tejieron hipótesis de supuestos complots contra Diego Armando, algunas llegaban a involucrar al mismísimo Gobierno de los Estados Unidos. Todos apuntaban a victimizar (una vez más) al gran ídolo argentino.

Fernando Niembro, periodista deportivo tan reconocido como impresentable, publicó un libro titulado "Inocente" al año siguiente del mundial, en el que esboza una trama de intrigas, suspensos y turbios manejos de la política; en dicho libro, Niembro acusa al Gobierno de los Estados Unidos de ordenar a la F.I.F.A. de que debía perjudicar a Diego Maradona por ser simpatizante del régimen castrista y a Colombia por ser cuna del narcotráfico. Más acá en el tiempo, se editó el libro "El último Maradona: cuando a Diego le cortaron las piernas", de Alejandro Wall y Andrés Burgo, el que también apunta a exculpar Maradona.

Pronto se supo que Daniel Cerrini tuvo su gran responsabilidad al suministrarle pastillas para un "tratamiento nutricional" (¡!) con el que el astro pudo bajar de peso y ponerse en forma para la cita mundialista.

En aquel mundial, daba la sensación de que el plantel que dirigía Alfio Basile estaba para ser campeón mundial pero era también evidente que no se caracterizaba precisamente por la disciplina. Uno recuerda los numerosos reportajes concedidos por los jugadores a periodistas de televisión, en los que lucían las famosas gorritas de sus propios patrocinante. En plena competencia mundialista, el programa "Videomatch" de Marcelo Tinelli transmitía entrevistas con los futbolistas argentinos, especialmente con Diego Armando.

Un detalle que pasó casi desapercibido fue lo acontecido con Claudio Paul Caniggia. Al igual que Maradona, Caniggia retomaba la práctica profesional del fútbol nada menos que en un mundial, luego de cumplir con una larga sanción por consumo de cocaína. Al igual que Maradona, el entonces delantero del Atalanta tuvo grandes actuaciones en los partidos contra Grecia y Nigeria. Luego de conocida la suspensión de Diego Maradona, el Pájaro formó parte de a alineación titular con la que Argentina enfrentó a Bulgaria; sorpresivamente, el delantero fue una sombra en el último partido de la fase de grupo y se retiró "lesionado" promediando el primer tiempo.

Tanto Maradona como Caniggia exhibieron "milagrosas" recuperaciones físicas para poder afrontar nada menos que un mundial. El ex delantero de River Plate contaba entonces con 27 años, lo cual le daba cierto margen para una rápida recuperación pero no así Maradona que orillaba los 34 años, edad casi límite en la trayectoria de la gran mayoría de los futbolistas profesionales.

Hasta el día de hoy, que Diego Armando Maradona ama a la Selección Argentina es una suerte de dogma futbolero que muchos repiten y defienden con fanatismo. Lo cierto es que aquel lamentable episodio melló la imagen del gran ídolo argentino y puso como nunca en tela de juicio el supuesto amor de Diego por la albiceleste. Son muchas las excusas esgrimidas por sus admiradores para justificar todos sus yerros pero es en realidad su ego desmesurado (sí, el mismo ego que lo llevó vencer en otras batallas) fue lo pudo doblegar. Para millones de futboleros, fue cuando la realidad se devoró al mito. 

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina