martes, 17 de junio de 2014

Cae (definitivamente) el mito del desendeudamiento

PÁGINA/12 CONTRA "LOS BUITRES". Lamentablemente,
la Argentina aceptó de antemano jugar con un árbitro que iba a "jugar"
para el rival; en fin, todo como si fuera un simple partido de fútbol
... una pena
La Corte Suprema de los Estados Unidos decidió rechazar la apelación de la Argentina contra los llamados "fondos buitres", lo cual traerá consecuencias muy negativas para las finanzas del país en el corto y mediano plazo.

El temor de nuestro país es que, de prosperar el reclamo de ese pequeño grupo de acreedores, habilitará indefectiblemente al resto (un 92% de los tenedores de títulos públicos argentinos) a pedir una revisión del acuerdo que suscribieron allá por los años 2005 y 2010. Mal que nos pese, ahora se abre la puerta para ese 92% de acreedores quiera sumarse al reclamo para cobrar el total de su crédito, lo que pondría en jaque seriamente a las reservas del Banco Central de la República Argentina. Se estima que el total a pagar serían nada menos que 15.000 millones de dólares.

Los recursos legales de la Argentina se van agotando, producto de la imprevisión del Gobierno Nacional que no supo diseñar un plan eficiente para la cancelación total de lo adeudado, sumado a los reiterados incumplimientos ante otros fallos de la Justicia de EE.UU.

El primer impacto se vio en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, en la que se observó un "lunes negro" ya que el índice MerVal marcó una caída de poco más de un 10% y se observó una pérdida en el valor de los bonos comerciados al alrededor de un 12%. Todo ésto se suma a la sensible caída de las cotizaciones de bonos de las empresas argentinas que cotizan en Wall Street.

La Presidente Cristina Fernández eligió dirigirse al pueblo argentino a través de la cadena nacional en la cual criticó duramente el fallo de la justicia estadounidense no sin hacer un particular repaso de la historia reciente de la deuda externa, en la que aprovechó para lanzar acusaciones contra quienes gobernaron la Argentina hasta antes de que asumiera Néstor Kirchner en el 2003.

En las redes sociales, los partidarios de la Presidente repitieron y exageraron conceptos vertidos por Ella. Muchos llamaban a silencio a los opositores por haber sido (únicos) culpables de esta debacle.

Lejano en el tiempo quedó ese "jamás les pagaremos a los buitres" (¡¡!!), bravuconada aquella que profiriera Hernán Lorenzino, entonces Ministro de Economía de la Nación y que desató la ira del Juez Thomas Griesa. Y uno recuerda con tristeza el bochornoso episodio de la Fragata Libertad, emblemática embarcación que fuera retenida en Ghana allá por octubre de 2012. Más acá en el tiempo, Axel Kicillof cuestionó a Griesa cuando afirmó que el magistrado neoyorkino "tiene una visión muy estrecha del problema" (?).

FERNÁNDEZ Y LORENZINO REÍAN. "Nunca le vamos a pagar a los buitres",
proclamó alguna vez el economista K; tiempo después los buitres se ríen de todos nosotros.
Las hordas K nos dicen que Cristina Fernández y Néstor Kirchner nunca pusieron de rodillas a la Argentina.

Pero, hay una cuestión clave en todo este dilema: fue el Gobierno Argentino el que libremente eligió someterse a los tribunales de Estados Unidos. Y es una ingenuidad que un tribunal de esa potencia económica se pusiera del lado de los intereses de un país que no hace más que deshonrar una y otra vez los compromisos de pagos que asumió.


A todo ésto, la primera mandataria argentina podrá hacer todo el berrinche que quiera a través de la cadena nacional, pero bien sabemos que no le moverá ni un pelo a los magistrados estadounidenses. La Presidente Fernández habla una y otra vez de "desendeudamiento" y repite hasta el hartazgo que la Argentina tiene "vocación de pagar" a sus acreedores. Pero, a la luz de los hechos, nuestro país negocia y promete mucho más de lo que realmente concreta.

En medio de todo este lío, la situación judicial del Vicepresidente Amado Boudou sigue complicándose por el Caso Ciccone y el Frente para la Victoria puso al Fiscal Campagnoli en el banquillo de los acusados por su osadía de investigar "la ruta del dinero K". Ojalá Messi y los suyos se pongan las pilas en el Mundial, así los argentinos miramos para otro lado (?).


LOS AMNÉSICOS

CARADURA I. Daniel Osvaldo Scioli, Gobernador de Buenos Aires y precandidato presidencial, lamentó el fallo judicial y opinó que "este momento muy sensible exige un gran patriotismo (¡¡!!) y un gran encolumnamiento de todos los sectores (de la producción, del trabajo y de la política) detrás de la estrategia argentina para resolver definitivamente esta situación". Bien sabemos que Scioli no puede eludir su responsabilidad en este desmadre ya que lleva largos años ligado a las altas esfera del poder político, desde su militancia en el menemismo, duhaldismo y hoy el kirchnerismo.

"YO NO FUI", PARECE DECIR DE MENDIGUREN. la culpa de todo
la tienen los malvados neoliberales de los 90's.
CARADURA II. Fue curioso el análisis del bueno de José Ignacio De Mendiguren sobre esta controversia judicial. El actual ¡Diputado Nacional! expresó "el problema de fondo no viene de este gobierno, sino del liberalismo de los '90" y lamentó que hayan quienes quieran aprovechar este brete para "pelearse con el Gobierno".
Mirá quien habla!! De Mendiguren!! el mismo que fuera titular de la Unión Industrial Argentina, el mismo que se llenó los bolsillos durante los 90 y hasta fue funcionario de Menem. Como si fuera poco, fue uno de los que presionó al entonces Presidente Eduardo Duhalde para que devaluara a poco de la caída de De la Rúa (sí, Duhalde... el mismo que apoyaban los K y todo el PJ); devaluación que los peronistas nos hicieron pagar a todos los argentinos... menos ellos, claro.
Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina