martes, 27 de mayo de 2014

Le pintaron la cara a Flopi

FLOPI ENOJADO. A Randazzo se le saltó la cadena y olvidó su prédica "progre"
El Gobierno Nacional está renovando la flota de trenes que beneficia al conurbano bonaerense y se hablaron de millones de dólares invertidos.

Pero, antes de empezar a prestar servicio, unas unidades fueron pintarrajeadas por adolescentes, lo que despertó la ira de  Florencio Randazzo, Ministro del Interior y Transporte. En declaraciones radiales, Randazzo se descargó contra los jóvenes vándalos diciendo "Si fuera mi hijo, le dejo el traste pero sabés cómo... ¡por pelotudo! Le pego una patada en el culo. El pibe mío va y pinta un tren... ¿cómo puede ser? ¿En qué país vivimos?" y agregó "hay que matarlos, te dan ganas de matarlos, cómo se puede ser tan energúmeno". El funcionario kirchnerista prometió iniciar acciones legales contra los padres de los grafiteros.

Sergio Berni, Secretario de Seguridad, apoyó el enojo de Randazzo cuando declaró "acá no hay nada nuevo, la pólvora la inventaron los chinos hace un montón de años; lo único que hay que hacer es ponerse a trabajar y tener la decisión de ir a fondo con el cumplimiento de las leyes, en este caso, del Código Penal".

Caso curioso de los dos adolescentes detenidos por pintar los trenes: el Gobierno Nacional no los considera culpables de su delito porque sus edades rondan los 16 años pero si los considera aptos para votar en elecciones.

Claro que Randazzo tiene sus motivos para enojarse por el vandalismo. A diario vemos como a los argentinos nos cuesta no solo tener respeto a las autoridades y a las leyes, sino que nos irrita que alguien nos demarque los límites de las libertades individuales.

Lamentablemente, no vimos a un Randazzo indignado con las recientes tragedias ferroviarias que costaron la vida de decenas de argentinos. Tragedias que podrían haber sido evitadas si el transporte público hubiera estado administrado eficientemente. Pero, bueno, sabemos que Randazzo ya avisó que se anotó para competir en las elecciones generales del próximo año así que su cabeza está en otra cosa y no precisamente en trabajar para los argentinos.

Ahora bien, este exabrupto de Flopi Randazzo no deja de ser contradictorio porque no se condice con la prédica progresista que enarboló el peronismo desde el año 2001 hasta esta parte. Es que el concepto de "derechos humanos" ha sido tan manoseado y bastardeado por el kirchnerismo que mucha gente cree que tiene derecho a hacer cualquier cosa. Desde antes de la caída del Gobierno de De la Rúa, el "progresismo" aplaudió cada hecho de violencia que incurrían los "luchadores sociales": cortes de calles y rutas y escraches varios parecían ser actos casi patrióticos.

GRAFITEROS: APRENDAN. Estas son las pintadas que no enojan a Flopi.
Habría que ver qué hubiera pasado si un dirigente de la oposición hubiera sido el que dijera hay que matarlos a los jóvenes que arruinaron los trenes con sus pinturas. Las hordas kirchneristas seguramente se escandalizarían ante semejante exabrupto tan cargo de fascismo e intolerancia, hasta alguno lo habría comparado con el más criminal de las juntas militares que gobernaron en los 70's. Pero no. Lo dijo alguien del Frente para la Victoria y está todo bien (!).

El vandalismo se reviste de violencia más que de transgresión. Invocando al arte, los vándalos se creen con derecho a agredir a la sociedad. Las leyes están para ser cumplidas, si es que queremos vivir realmente en una República.
Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina