jueves, 19 de diciembre de 2013

Salames de Milani

LA ABUELITA Y EL GENERAL. Los viento$$ los terminan amontonando.
Finalmente, el Congreso de la Nación avaló la designación de César Milani al frente del Ejército Argentino.

La polémica partió desde la emisión de un informe en Periodismo Para Todos, en el cual se acusa a Milani de haber sido denunciado a causa de la desaparición física de dos persones por la filial riojana de Madres de Plaza de Mayo, además de un curioso crecimiento personal.

El mencionado informe del programa conducido por Jorge Lanata despertó la reacción (siempre tardía) de referentes de la oposición. Pero, lo llamativo fueron las justificaciones dadas desde el kirchnerismo para fundamentar el ascenso del polémico militar.

Hebe Pastor de Bonafini fue una de las primeras en salir a la defensa de César Milani. Antes de que se formalizara su designación al frente del Ejército, Milani fue entrevistado por la polémica dirigente para la Revista "Ni un paso atrás" (!) en la que niega haber rotundamente haber participado en secuestros, torturas y asesinatos durante los años de Dictadura. Con mucha ternura, el militar cuestionado declaró "Hebe, con ayuda de ustedes, el Ejército está dispuesto a ir por todos los cambios y yo quiero ser el más trasgresor" y analizó "Las calumnias e injurias vertidas sobre mi persona por parte de multimedios monopólicos y dirigentes políticos opositores al gobierno nacional han buscado exclusivamente perjudicar a la Presidente y tratar de impedir que el Ejército participe activamente de un proyecto nacional". Luego de conocido el apoyo del Senado de la Nación, la titular de Madres de Plaza de mayo redobló su apuesta al desafiar a los críticos de Milani "los que no lo quieren vendieron la sangre de los hijos".

Más asombrosa fue la opinión de Estela Barnes de Carlotto quien, en un primer momento, avisó que "jamás aceptaría que un represor ocupe un cargo público". Pero después, en una entrevista concedida a un diario salteño, la titular de Abuelas de Plaza de Mayo relativizó las denuncias radicadas en La Rioja contra Milani, como así también dudó de lo publicado en el Libro "Nunca Más" de esa Provincia cuando explicó "hay miles de personas que están nombradas en ese libro y no todas son genocidas" (¿¿??). Acto seguido, Barnes de Carlotto remarcó su militancia kirchnerista al agregar "Cristina nos genera mucha confianza porque es una mujer que ha sido víctima de la dictadura, que ha demostrado en sus gestiones total claridad en el tema de los derechos humanos, la reparación histórica. Esta designación se politizó mucho y un difamador como Jorge Lanata se encargó de instalar estas sospechas".

Quien mantuvo sus críticas fue Horacio Verbitsky, quien desde el Centro de Estudios Legales y Sociales, adhirió a las denuncias contra Milani y exhortó a los legisladores nacionales que no aprueben el pliego del polémico militar. Argentina da para todo, al punto que, en esta década "ganada", un personaje siniestro como Verbitsky se pavonea dándonos clases de moral a diestra y siniestra.

Este sorpresivo apoyo del kirchnerismo a César Milani marca una grave contradicción no solo en su tan mentada "política de derechos humanos" sino que deja en evidencia que las denuncias de algunos organismos no se sostienen en pruebas irrefutables. 

A la monada kirchnerista parece no importarle en absoluto qe Milani esté denunciado judicialmente en la Justicia de la Provincia de La Rioja por desaparición de personas. Hebe Pastor de Bonafini y Estela Barnes de Carlotto suelen ser tomadas como mitos vivientes pero no tuvieron ni el más mínimo gesto de solidarizar con los familiares  de esos desaparecidos, lo cual las pinta de cuerpo entero de lo que son como personas. Griten lo que griten las hordas K, los derechos humanos terminan siendo un burdo montaje para solapar corrupción. Qué lamentable.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina