lunes, 16 de diciembre de 2013

La realidad no contagia al Gobierno Nacional

En la Argentina se viene otro fin de año complicado por la escalada de reclamos salariales, la inflación que no da tregua, la dramática pérdida de las reservas del Banco Central y, lo que es peor, un Gobierno que sigue negando la realidad.

Jorge Milton Capitanich brindó una conferencia de prensa en la que rechazó cualquier posibilidad de crisis y criticó a quienes "hablan de ajustes o fin de fiesta en la Argentina". Ante los periodistas, el Jefe de Gabinete repreguntó "cuando un Estado es capaz de invertir 12% de su PBI en seguridad social, para incrementar la demanda agregada, el consumo popular y lograr la inclusión de 11,6 millones de argentinos, ¿a ustedes, argentinos, les parece que eso es una fiesta?".

El Gobierno Nacional profundiza su avance contra las policías provinciales, señalándolas como las únicas culpables de todos los tristes desmanes que ya han costado casi una veintena de muertos en todo el país. Dirigentes y periodistas militantes repiten "extorsión policial" hasta el hartazgo para que el pueblo asimile este nuevo concepto y exculpe de todo a la Presidente Cristina Fernández.

Mientras tanto, quienes dirigen los gobiernos de las Provincias con conflictos ya salieron a atender reclamos de efectivos policiales y a anunciar plus salariales para trabajadores estatales. Los anuncios de plus son bien vistos de buenas a primeras pero no dejan de ser meros parches ya que no solo que no representan una auténtica recuperación del poder adquisitivo de los salarios, sino que son medidas coyunturales y efectistas.

No sabe a ciencia cierta el estado real de las finanzas de las Provincias. Lo que sí queda claro es que el centralismo se ha seguido fortaleciendo en esta década de kirchnerismo: los gobernadores han podido llevar a cabo planes de obras públicas gracias al dinero que la Casa Rosada repartió en función a la lealtad política de quienes se lo pedían.

El Diario Cronista publica un preocupante informe en el que señala que el pasivo de todas las provincias argentinas superará los 10 mil millones de pesos en el año 2013 y que, debido a plus salariales que se abonarán, podría escalar hasta la suma de 26 mil millones para el próximo año. Que la Casa Rosada decida renegociar las deudas provinciales como ya pasó con Córdoba dará un poco de aire a los gobernadores pero no solucionará el problema de fondo. El problema quedará a resolver para los que vengan.

En San Juan, parece estar prohibido hablar de la deuda del fisco provincial. Ningún periodista se anima siquiera a preguntar sobre esto a sus "amigos" políticos. José Luis Gioja lleva más de 10 años como Gobernador de San Juan y nada ha hecho contra la vergonzosa Ley de Emergencia Económica, la cual tiene paralizados millonarios juicios contra el Estado Provincial.

La única respuesta del Gobierno Nacional es seguir alimentando el consumo pero la moneda nacional sigue perdiendo valor. El nivel general de precios sigue subiendo, los salarios siguen quedando relegados... y los montos de las ayudas económicas que reparte el Estado Nacional quedan también desactualizados. La casta gobernante sigue subestimando el daño social causado y apenas lo maquillan con más planes sociales. En secreto, el Gobierno agudiza tareas de inteligencia para detectar movimientos "desestabilizadores".

Se vienen momentos difíciles para la Argentina. Se necesitan soluciones de fondo.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina