martes, 3 de diciembre de 2013

Esteche, aquel joven maravilloso

ESTECHE, MUY VALIENTE. "Si alguien me quiso intimidar 
con la detención, perdieron porque esto no intimida a nadie 
porque cada uno sabe que contamos con esta fuerza 
que es de todos". Claro, tiene protección (política)
Fernando Esteche, líder del "Movimiento Patriótico Revolucionario Quebracho", fue detenido por fuerzas policiales en la Facultad de Periodismo de la Universidad Nacional de La Plata, donde habitualmente dicta clases (¿?).

La detención de Esteche se fundamenta en que la Corte Suprema dejara firme la sentencia de tres años y ocho meses por su participación en el violento escrache ocurrido en 207 contra un local partidario de Jorge Sobisch, entonces Gobernador de Neuquén.

Los efectivos de la Policía Federal llegaron hasta las instalaciones de la U.N.L.P. y tuvieron la "amabilidad" de permitir que el polémico dirigente brindara una conferencia de prensa, en la que estuvo acompañado nada menos que por el Vicegobernador Gabriel Mariotto y Florencia Saintout, Decana de la Facultad de Periodismo de dicha universidad, entre otros dirigentes y agrupaciones afines al kirchnerismo. Mariotto justificó su presencia manifestando que allí estaba para "darle un abrazo en la despedida; fortalecerlo en la ética militante", mientras que Saintout opinó que "es un día muy doloroso para quienes somos compañeros de Fernando. Hay fuerzas tenebrosas de la derecha que intentan volver atrás". Muy emotivo.

Ante los periodistas presentes, Esteche se mostró desafiante al cuestionar el fallo judicial en su contra y lanzó "soy un dirigente político (...) si este gobierno es popular el Ministerio de Justicia tiene que garantizar las condiciones de un preso político (...) me tiene que garantizar condiciones que no son las de un delincuente común". En otras palabras, Esteche exige no ser trasladado a una cárcel común.

Esteche es un personaje que no sabe convivir pacíficamente en democracia, ya que la violencia sistemática es el único móvil que lo caracteriza. Su envalentonamiento responde al mero hecho de que cuenta con apoyo político suficiente que lo preserva de ser tratado como cualquier delincuente en este país. La pantomima de su rebeldía se desmorona rápidamente cuando entendemos que este imberbe es otra fuerza de choque del kirchnerismo.

Es preocupante que cierta parte de la política reivindique a personajes tan impresentables como Fernando Esteche. La preocupación es mayor si caemos en la cuenta que esa parte de la escena política nacional es la que conduce la Argentina.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Esteche, preso VIP...

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina