lunes, 28 de octubre de 2013

Todos a bailar!

SI ALSOGARAY LOS VIERA. Amado Boudou festejó y, en la otra vereda, Sergio Massa también celebró... los juventud de la UCeDe a pleno.
Los resultados de las elecciones legislativas de este año en nuestro país dejó algunos mensajes claros tanto para el pueblo como para los dirigentes. Hay dos conclusiones claras: el kirchnerismo puede sacar pecho porque, prácticamente, ha mantenido la mayoría de las bancas que se disputaban y, por otro lado, algunos dirigentes de la oposición han podido festejar el haberse impuesto en los principales distritos.

El Vicepresidente Amado Boudou tuvo la misión de encabezar el acto del Frente para la Victoria, en la que resaltó el hecho de que el kirchnerismo sigue siendo "la primera fuerza nacional". Claro que hubo que disimular el mazazo que les significaron las duras derrotas en Ciudad de Buenos Aires, Provincia de Buenos Aires, Mendoza, Córdoba y Santa Fe, además de Santa Cruz. Aunque el ánimo no estuvo muy arriba, el FpV lo mismo armó su fiesta en un hotel del microcentro porteño. El kirchnerismo sigue siendo mayoría en ambas cámaras, aunque el margen se le redujo sensiblemente.

Como siempre sucede, el mayor foco de atencón estuvo puesto en la Provincia de Buenos Aires. Allí, el Intendente Martín Insaurralde fue la gran apuesta del kichnerismo... pero perdió. Poco le sirvió que la mismísima Presidente Cristina Fernández tomara las riendas de su campaña, como tampoco le ayudó su polémica foto con el Papa Francisco ni su recientemente promocionado "romance" con la vedette Jesica Cirio.

Sergio Massa es quien tiene muchos motivos para festejar porque logró derrotar a Martín Insaurralde en la Provincia de Buenos Aires, distrito cuya contienda electoral siempre repercute todo el país. El ahora ex kirchnerista fue eficazmente instalado por la prensa opositora casi como una marca de fábrica y, con un discurso superfluo, asumió un papel "antikirchnerista", como si él nada tiene que ver con Néstor Kirchner y Cristina Fernández. El nuevo "niño mimado" por la prensa porteña orilló el 44% de las preferencias de los ciudadanos bonaerenses sobre el 32,18% del candidato de la Presidente Cristina Fernández.

En la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri armó su fiestita PRO para celebrar el triunfo de sus candidatos. Entre papelitos, música y ¡bailarines!, Macri no solo aseguró que el PRO competirá en las presidenciales del 2015 sino que ya adelantó que en su lista "amarilla" no habrán "ex funcionarios del Gobierno Nacional" (¿?). La mediática Gabriela Michetti gozó un nuevo triunfo personal y ya busca posicionarse para gobernar la principal ciudad de la Argentina dentro de dos años. Aunque no todo el panorama les ríe y canta porque el macrismo perdió tres bancas en la legslatura porteña.

Elisa Carrió y Fernando "Pino" Solanas, ambos políticos fetiches de la prensa opositora, son dos que "revivieron" en estas elecciones. La chaqueña fue electa diputada y se repuso de su magra cosecha en las elecciones presidenciales del 2011, mientras que Solanas desplazó a Daniel Filmus al tercer lugar en la competencia por una banca en la Cámara Alta.

En Mendoza, fue excelente la perfomance de Julio César Cleto Cobos que no solo sacó el 47,7% sino que aventajó por 20 puntos al kirchnerismo que actualmente gobierna dicha Provincia. Cobos aspira a instalarse como una alternativa a nivel nacional para el 2015 y, hoy en día, los vientos soplan a su favor.

Uno de los "sepultados" por la ciudadanía fue el actual Diputado Francisco De Narváez. Parecen ya muy lejanos en el tiempo los flashes y las risas de aquel 2009 cuando, aliado con Mauricio Macri y Felipe Solá, derrotó nada menos que a Néstor Kirchner en las elecciones legislativas. Con el tiempo, De Narváez quedó al descubierto: es un producto de marketing y vacío de contenido. Por eso es que hoy apenas superó el 5% de la cantidad de los votos en Buenos Aires.de nada le sirvió su intento de polarización de elecciones entre Cristina Fernández y él ni sus desesperados llamados a Massa para conformar una alianza. 

A partir de diciembre próximo hay un nuevo escenario político en la Argentina. Estas elecciones fue usada por la mayoría de los políticos para testear sus ambiciones personales de cara a las elecciones generales del 2015.  Nadie quiere hacer acuse de recibo de algún mensaje molesto que la gente haya expresado en las urnas. Los argentinos no podemos esperar mucho más que presenciar cómo se dan luchas de poder en el Poder Legislativo Nacional. Nada más. 

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina