domingo, 15 de septiembre de 2013

Messi y Tévez, o la suma del todo es inferior a la suma de sus partes

La Selección Argentina de Fútbol selló su clasificación al Mundial 2014 no sin dejar interrogantes en cuanto a su funcionamiento.

Argentina lideró cómodamente la eliminatoria sudamericana, aunque no tuvo que lidiar con rivales ed la jerarquía de Brasil, Alemania o España, por citar ejemplos. El equipo que dirige Alejandro Sabella es deficitario en su defensa, especialmente en el arco en donde ni Sergio Romero ni Mariano Andújar dan ganrantías.  

Uno de las cuestiones que más polémica ha provocado entre los millones de futboleros argentinos es el armado del ataque del combinado nacional. Cuando ya no quedan dudas de que los titulares indiscutidos son Lionel Messi, Gonzalo Higuaín y Sergio Agüero, emerge nuevamente la sombra de Carlos Tévez, quien no ha sido convocado desde hacen largos meses por Alejandro Sabella.

El periodismo más influyente de Buenos Aires rápidamente instaló la "necesidad" de convocar a quien es señalado desde hacen años como "El Jugador del Pueblo". Así, los mismos que se dejan obnubilar por un insoportable triunfalismo son los que multiplicaron opiniones, editoriales, discursos y "encuestas" en las que se clama por la inmediata incorporación del actual atacante de la Juventus. Hubo una foto que salió en diarios y portales de Internet en la que un hincha argentino mostraba un pequeño cartel con el pedido "Sabella Tévez es argentino (sabelo)". Ante las presiones mediáticas, Alejandro Sabella se muestra cauto cuando declara "ahora contamos con cinco delanteros y lo están haciendo muy bien".

Y Carlitos sabe que, salvo una "catástrofe", no será convocado para la Selección ni ahora ni para el próximo Mundial. Hace poco, declaró tajantemente "la Selección ya es pasado para mí". Hacen un par de meses ya había afirmado que la Selección "está bien sin mí y yo estoy bien sin ella. No hada nada más que hablar", aunque avisó que "si me llaman iría; no le puedo decir que no a la Selección, pero creo que el plantel ya está armado".

No dudo de las grandes condiciones técnicas de Tévez como su impronta ganadora que, de ser debidamente canalizada, puede ser beneficiosa para el equipo en el que esté jugando. Es uno de los mejores jugadores argentinos que ha surgido en las ultimas décadas. Ahora bien, por su propia personalidad, Tévez necesita no solo que su equipo sino también su cuerpo técnico y dirigencia sean funcionales a sus dictados y caprichos. Tal como en su momento se comportaban Diego Armando Maradona y, más acá en el tiempo, Juan Román Riquelme.

Carlos Tévez acumula en su carrera tantos títulos como conflictos. A fuerza de una gigantesca confianza en ss propias condiciones, fue protagonista de logros deportivos en Boca Juniors, Corinthians, Manchester United y Manchester City; en todos esos equipos supo ser idolatrado por sus hinchadas. También es cierto que sus salidas de todos esos equipos tuvo como denominador común los duros (y mediáticos) enfrentamientos con entrenadores y dirigentes. En la Selección Argentina, el Apache forzó a distintos entrenadores a incluirlo en las alineaciones titulares: pasó con Pekerman, pasó con Basile, pasó con Maradona y pasó con Batista; en todas esas formaciones, la inclusión de Tévez en el once titular trajo aparejado un notable perjuicio defensivo.

Desde hacen unos años, Messi es el mejor jugador del mundo y, mal que nos pese a los argentinos, no ha podido aún mostrar toda su dimensión con la camiseta albiceleste. En estos años, el rosarino tuvo su mejor versión cuando Pep Guardiola lo colocó en el centro del ataque del Barcelona y armó el equipo alrededor de él; esto se tradujo en títulos y unánimes elogios para el conjunto catalán. Asimismo, los picos más altos de la carrera de Tévez se dieron cuando fue el único centrodelantero de los equipos que integró: así pasó en Boca cuando salió campeón de la Copa Libertadores en el 2003, en el Corinthians en el 2005 y en el Manchester City durante el tramo final de la temporada 2011/12.

A la vista está que Sabella optó por imitar a Guardiola y armar todo para que la Selección esté en función de Messi... y en este armado, no hay lugar para Tévez. Messi se mostró a años luz de su rendimiento cada vez que entró a la cancha junto a Tévez y lo mismo pasó con el ex Boca, salvo unos esporádicos partidos. Tener a Messi y Tévez juntos en un mismo equipo es una tentación casi irresistible para cualquier entrenador y todo amante del fútbol. pero, a la vista está que, por sus persnoalidades y estilo de juego, son incompatibles. Con Sabella como DT, Messi está exhibiendo su mejor versió n y esa será la apuesta de cara a Brasil 2014.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina