martes, 24 de septiembre de 2013

Grassi, del cielo al infierno

GRASSI CON TRAJE A RAYAS. La prensa "militante" también festeja
El Tribunal Oral Nº 1 de Morón decidió que Julio César Grassi, sacerdote católico, debe cumplir prisión efectiva hasta que la sentencia por abuso y corrupción de menores quede firme.

Esta decisión des una marcha atrás a lo dispuesto en el año 2009 cuando el mismo Tribunal lo condenó a 15 años de prisión en suspenso hasta que la sentencia quedara firme. Ahora, los jueces entienden que existe el "peligro" de que Julio Grassi huya para evitar su encarcelación.

Desde que la "Causa Grassi" estalló en los medios masivos allá por el año 2002, se han sucedido numerosos hechos que no hicieron más que entorpecer la investigación judicial.

En principio, se hablaba de la existencia de una treintena testimonios de muchachos que acusaban de pedofilia al sacerdote. Cuando se inició el juicio, se contaban 17 denunciantes contra el sacerdote. Al poco tiempo, quedaron solo dos ya que los demás testimonios eran falaces.

El Tribunal de Casación bonaerense y la Corte Suprema de la Provincia de Buenos Aires, en dstintos momentos, confirmaron la condena a Grassi. Estos antecedentes fueron también determinantes en la decisión del T.O.F. de Morón.

El poderío de "activistas de derechos humanos" ha sido y es gravitante en el desenlace de esta causa judicial. Quien asumió un papel protagónico en la acusación sobre Grassi fue el "Comité Argentino de Seguimiento y Aplicación de la Convención Internacional de los Derechos del Niño", el cual está presidido por la Sra. Enriqueta Estela Barnes de Carlotto. De hecho, el mediático Juan Pablo Gallego, uno de los abogados querellantes, es "asesor legal" de la C.A.S.A.C.D.I.N.

En los medios masivos de comunicación de la Ciudad de Buenos Aires la condena al prelado es unánime. Acusar a Grassi de pedofilia y festejar su encarcelación es el punto en el que coinciden tanto la prensa oficialista como la opositora (... raro, ¿no?). Los medios instalaron en la gente la rápida asociación de las palabras "Grassi" con "pedofilia".

El Padre Julio Grassi se mostró entero durante este proceso. Decenas de cámaras de televisión y periodistas registraron en vivo el momento de la lectura de la sentencia aunque les fue vedado su ingreso cuando se dieron las exposiciones de la querella y de la defensa. Algunos periodistas ya están pidiendo al Papa Francisco que sancione duramente a Grassi.

Llama la atención que, institucionalmente, la Iglesia Católica no haya actuado en este caso, ya sea a favor o en contra de Grassi. En todos estos años, hubieron apenas algunas intervenciones mediáticas aisladas de algunos sacerdotes que esbozaron unas tímidas defensas del ex Presidente de la Fundación Felices Los Niños. Es un misterio la falta de involucramiento de las autoridades eclesiásticas, lo cual habría ayudado haber echado más luz en medio de toda esta controversia. No es un detalle menor que la Fundación Felices Los Niños es una entidad civil, que no depende de las autoridades de la Iglesia Católica.

Hoy, El Obispado de Morón emitió un comunicado expresando sus “dudas acerca de la culpabilidad del P. Julio Grassi, así como del 'peligro de fuga'” y en el que resalta, entre otras cosas, que se "le aplicó la medida disciplinaria de la prohibición del ejercicio público del ministerio sacerdotal, hasta tanto se resuelva definitivamente esta situación".

El Padre Grassi hizo una gran obra en favor de miles de niños desposeídos de la Argentina. Quizás el principal error que Grassi cometió fue asumir un alto perfil en los medios masivos que, si bien por un lado le sirvió para recibir donaciones (millonarias) de poderosos empresarios y políticos aunque, por otro lado, hizo que tanto él como su obra fueran objeto de envidias varias.

La exagerada exposición mediática que eligió el mismo Grassi le terminó siendo un boomerang. Durante la década de los 90's, Grassi gozaba de gran popularidad por su obra humanitaria pero hoy es presentado como un personaje siniestro, calculador y avaro. El Grupo Clarín dio un certero golpe no solo a la persona de Grassi sino a la Iglesia misma cuando puso al aire el programa Telenoche Investiga que lo acusaba de pedófilo, basándose en cámaras ocultas hechas a supuestos damnificados.

No son pocos los que hablan de un supuesto poderío económico y político de Julio Grassi que fue lo que le permitió evitar la prisión efectiva durante todos estos años. Pero si lo miramos desde otro lado, podemos decir también que Grassi no fue antes a la cárcel porque las pruebas en su contra fueron desgranándose por su inconsistencia misma. Solo Dios sabe.


Raúl Portal: otro testimonio de los hechos





1 comentario:

Anónimo dijo...

que las acusaciones a Grassi sean ciertas es algo muy grave... que sean mentiras, también

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina