martes, 17 de septiembre de 2013

Antenitas de la felicidad

- "Yo digo cómo le lavan la cabeza a algunos sectores de la sociedad y no debiera ser así, porque son los sectores que más oportunidad de instrucción y educación han tenido, pero muchas veces no les permite tener una propia mirada sobre las cosas, entonces tienen la mirada que otros le meten todos los días como el pájaro carpintero acá adentro".

- "Sería bueno que cada argentino pudiera mirar por sí mismo sin que nadie le lave la cabecita todos los días desde un aparato de caja boba. Sería bueno, porque es un tema todo científico, no es solamente una cosa que nos pasa a los argentinos, ojo, el fenómeno mediático, el fenómeno de la comunicación de masas..."

Estas dos frases no constituyen duras críticas a la sobreabundante publicidad estatal que se ve en Fútbol Para Todos, ni del multimedio paraestatal que diariamente opera sobre los argentinos, ni del caprichoso revisionismo histórico que nos ilustran la Televisión Pública y Canal Encuentro.

Pero no. Estas definiciones salieron de la boca de la Presidente Cristina Fernández cuando, desde un acto en Chivilcoy, lanzó un enésimo ataque al Grupo Clarín. No vamos a negar el poder que tienen los medios de comunicación pero, a decir verdad, exagerar su preponderancia sobre la opinión pública como hizo la titular del Ejecutivo Nacional, nos habla de una presunta estupidez que adormecería la capacidad de raciocinio de los argentinos... dicho en otras palabras, para la Presidente Fernández los que no votan por el Frente para la Victoria no solo que pasan mucho tiempo delante de un televisor sino que serían víctimas de un sutil lavado de cerebros

Antes, la primera mandataria elogió el servicio de televisión satelital que brinda DirecTV. Según las estimaciones de la Presidente, para DirecTV también hubo "década ganada" (?) porque desde el año 2003 hasta el día de hoy, la cantidad de abonados"creció el 764 por ciento"... tratándose de un monopolio en el servicio de televisión satelital, no sorprende el crecimiento de DirecTV. Sin vueltas, Fernández confesó ser abonada de dicha empresa y celebró que "uno va por los barrios en las villas y ve también las antenitas" (¿?). Todo ésto, es producto de que, según la visión de la Sra. Fernández, "tiene que ver con la capacidad de poder adquisitivo de los trabajadores y de los argentinos, en general". Finalmente, fue elogiosa para con la empresa cuando dijo "quiero felicitar a DirecTV no solamente por la inversión sino por la pluralidad y el respeto a la Ley de Medios en la grilla, donde están todos los canales, todas las voces y todas las expresiones de cultura"... aunque DirecTV no solo que no transmite señales de alguna Universidad, sindicato u organización social ni incluye canales provinciales en su grilla: es un monopolio que goza de muy buena salud, es una transnacional.

Más allá de todo, parece que Cristina Fernández es otra argentina a la que la Televisión Digital Abierta le resulta poco y nada interesante. Será que por eso ella también prefiere por DirecTV. Y por eso le hace propaganda nada menos que a través del uso de la cadena nacional.

Ciertamente es poco feliz que la Presidente Fernández resalte que en las villas de este país haya DirecTV. Como si un servicio de televisión satelital pudiera paliar carencias de vivienda digna y servicios mínimos como agua potable, luz, gas, cloacas. Como si una antenita de DirecTV sobre el techo de una casilla representaría un indicador de bienestar.

ANTENITA DIRECTV. Señal de "década ganada"
Repartir subsidios a diestra y siniestra tampoco es indicador de una buena administración de la cosa pública. Que los planes sociales se multipliquen nos habla de que la Argentina carece de trabajo genuino, de que hay millones de argentinos que están dejando en el camino su dignidad. Que el Gobierno Nacional hay repartido gratuitamente miles de notebook tampoco es indicador de igualdad de oportunidades para nuestros niños y adolescentes, como tampoco es una muestra de un salto de calidad en el nivel educativo de las escuelas argentinas.

Evidentemente, Cristina Fernández está preocupada por el resultado que el FpV obtuvo en las P.A.S.O. y que avisora un duro golpe en las legislativas de octubre próximo. El desapego a la realidad de la primera mandataria es una señal de alerta no solo para el mismísimo kirchnerismo sino también para la Argentina.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina