jueves, 6 de junio de 2013

Acrobacias en el Centro Cívico

ACRÓBATAS VERDES. El pumita tiene aguante en la multinacional ambientalista.
Greenpeace hoy ha sacudido la modorra sanjuanina cuando ocho de sus activistas violaron la seguridad del Centro Cívico para colgar una pancarta gigante con la leyenda: "Gioja: San Guillermo sin minería". La misma es visible por calle Las Heras.

Ni el lugar ni el momento elegidos fueron azarosos para la muchachada de "Paz Verde" porque es ahí cuando tendrá lugar el acto de presentación del Plan de Manejo de la Reserva San Guillermo con la presencia del ministro de Turismo de la Nación Enrique Meyer.

El operativo de Greenpeace fue fríamente calculado y ejecutado en aproximadamente unos diez minutos, burlando la seguridad del emblemático edificio del gobierno provincial.

Esta movida "ambientalista" ha desatado la ira del Gobierno que lidera José Luis Gioja, de sus no pocos periodistas obsecuentes y de toda la cofradía minera. Gioja opinó que "esto no es protesta, es exhibicionismo" y consideró que es “este es un ataque a los 74 mil sanjuaninos que trabajan hoy en la minería”, mientras que el Subsecretario de Medio Ambiente Raúl Tello negó que haya contaminación en el Parque Nacional y criticó la protesta manifestando "nos gustaría que esta gente se hiciera cargo de los lugares de donde provienen porque allí hay severísimos problemas ambientales y que deben ser tomados en cuenta; estas campañas tienen mucho de acting".

El discurso del giojismo vuelve a ser el mismo "las puertas están abiertas" (jaja), "en San Juan no podemos plantar soja", "¿por qué no se fijan en la contaminación en el Riachuelo?" y, claro está, tratar de ignorante a cualquiera que se anime a criticar las políticas mineras.

Lo más pobre del discurso oficialista es cómo se escudan en la generación de empleo de la minería, directo e indirecto. Es innegable que ha traído beneficios para empresas y personas que han podido acceder a un mejor salario... aunque habría que poner en la balanza también los beneficios que la megaminería está dejando a San Juan.

"CONTENEITOR", SUPERHÉROE URBANO. Y después dicen que en San Juan
no se lucha por el cuidado del medio ambiente.
Lo que más molestó al giojismo es el impacto mediático que tuvo esta protesta de Greenpeace, especialmente fuera de San Juan. Fue otro duro golpe para la cofradía minera, luego de que se conociera que la Justicia de Chile ordenara la suspensión de los trabajos de Barrick Gold en Pascua al comprobarse la contaminación de residuos tóxicos vertidos a un río y a días de que Diario Perfil publicara un informe de los poco claros negociados de Gastón Gioja con la actividad minera en San Juan.

Greenpeace tiene un aceitadísimo y eficaz manejo de los medios de comunicación, con el que seduce a sus no pocos aportantes en todo el mundo. Cuentan con gente entrenada y capacitada para llevar a cabo osadas manifestaciones con la que muchas veces logran atraer la atención de la prensa y del público en general.

La O.N.U. y Greenpeace enarbolan la teoría del calentamiento global, algo que no está totalmente demostrado científicamente. Y ahí en donde esta gente basa sus teorías y consecuentes acciones en varios rincones del Planeta. Así, ha logrado manejar un presupuesto millonario que le permite disponer no solo de un plantel de cietíficos, sino también de una logística que sería envidia de miles de empresas: automóviles, camionetas, motos, helicópteros, barcos, comunicaciones satelitales.

Greenpeace encontró gran adhesión de sanjuaninos en las redes sociales. No faltaron quienes los vieron como redentores, los salvadores de la censura que imponen los medios de comunicación sanjuaninos.

Pocos defensores de Greenpeace recuerdan el cambio rotundo de Patrick Moore, uno de sus fundadores, quien, tras años de militancia ambientalista, pegó el portazo en la multinacional ambientalista en 1984. Recientemente, por algunos motivo$ que de$conocemo$, Moore selló su ingreso al Directorio de Asturgold, empresa minera que trabaja en distintos puntos del Planeta. Hoy, no solo que apoya la megaminería, sino que también habla bondades del uso de la energía nuclear y asesora a Asia Pulp and Paper (APP), empresa que lleva adelante importantes desforestaciones en Indonesia.

MOORE, AYER Y HOY, EL DE SIEMPRE. Ayer,
militante "verde" y hoy, ejecutivo minero. Dos caras.
Su giro de 180º le valió la condena de sus (ex) compañeros de lucha verde, a lo que don Moore les respondió “Si Greenpeace me acusa de estar a favor de la minería es que me acusa de estar a favor del ser civilizado(...) es absurdo estar en contra de la minería en general (...) los minerales son la base de la civilización” y contraatacó “Greenpeace ha creado una maquinaria mediática muy lucrativa basada en hacer que la gente tenga miedo de sus alimentos, del agua y del aire que respira. No es la misma organización que ayudé a fundar hace tantos años” .

Moore y Greenpeace cruzan durísimas acusaciones cada vez que pueden. Así, no hacen más que escupir para arriba, ya que terminan desnudando sus miserias y, lo que es peor, sus viles manipulaciones en la opinión pública.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina