jueves, 7 de febrero de 2013

Soberanía en stand by

"En mi fuero íntimo, estoy convencido de que cuando el Reino Unido empiece a aceptar las resoluciones de las Naciones Unidas y no se comporte como una potencia colonial, esto se resuelve muy fácilmente, en mucho menos que 20 años", declaró el Canciller Héctor Timerman en la sede de la Embajada Argentina situada en Londres, luego de su exposición ante representantes de "18 grupos de la Unión Europea".

Según se supo, quien encabeza el movimiento "18 Grupos Europeos Pro Diálogo" es el periodista británico Richard Gott. Nacido en 1938, Gott es un periodista e historiador que trabajó durante años como corresponsal del periódico The Guardian en distintos sitios en Latinoamérica, llegando a conocer personalmente al "Che" Guevara. Se hizo acérrimo defensor de régimen que durante largos años lideró Fidel Castro en Cuba, como así también elogió el movimiento guerrillero que surgió en América. Durante la década de los 60 fue un duro crítico de la Guerra en Vietnam y, años más tarde, en su propio país, fue acusado de ser un espía de la KGB.

Cabe destacar que no se precisaron nombres de esas personas que integran el mencionado grupo ya que, desde la cancillería argentina, se informó escuetamente que se trata de "destacados políticos, académicos, escritores y periodistas" (¿?), los cuales apoyan el reclamo argentino a título personal y no en representación de gobiernos europeos. De todas maneras, se desconoce la gravitación que la Declaración de los citados "18 grupos" pueda tener tanto en la Comunidad Europea como en las Naciones Unidas.

Fue un acierto diplomático el no aceptar que los representantes de la asamblea legislativa malvinense se sienten en la mesa de negociaciones, tal como pretende Gran Bretaña. De haberlo permitido, habría sido un reconocimiento tácito reconocimiento a un gobierno usurpador. Más aún si tenemos en cuenta que, ni en sus peores pesadillas, los kelpers accederían a ser argentinos. Claro que ningunear la representación kelper también trae aparejado acrecentar la antipatía que los isleños tienen para con la Argentina.

Por más declaraciones se repitan una y otra vez, las Naciones Unidas dejan en claro que no pueden (o no quieren) ir contra los intereses de las grandes potencias. Así, los argentinos lamentamos que la recuperación de las Islas Malvinas sigue estancada desde hacen décadas, más aún si tenemos en cuenta los recientes hallazgos de petróleo y de gas líquido en las queridas islas.


¿Argentina para los argentinos?

Sobre los recientes hallazgos de hidrocarburos en las Islas Malvinas, el Ministro de Relaciones Exteriores de la Argentina consideró "Están robando parte de los recursos naturales que le pertenecen al pueblo argentino. Probablemente van a causar un desastre ecológico porque no tienen la capacidad de trabajar en esa zona sin que la Argentina sea parte. No tiene manera de de resolver rápidamente un accidente".

Podríamos detenernos a reflexionar sobre esos últimos dichos de Timerman. Desde que los Kirchner están en el Gobierno, se han producido ventas de miles de hectáreas de tierras en nuestra Patagonia a extranjeros y en zonas limítrofes. Para tomar una muestra, la familia Benetton es uno de los principales terratenientes en nuestro país debido a que posee nada menos que 900 mil hectáreas.

En febrero de 2012, la Presidente Cristina Fernández impulsó la Ley Nº 26.737 conocida como "Ley de Tierras", que establece el "Régimen de Protección al Dominio Nacional sobre la Propiedad, Posesión o Tenencia de las Tierra Rurales", por el cual se pretende fijar límites a la apropiación de terrenos. Meses más tarde, el Diario La Nación informó que unos 7,5 millones de hectáreas en el país son propiedad de ciudadanos extranjeros, según las primeras cifras obtenidas por el Registro Nacional de Tierras Rurales; de ese total, los españoles y norteamericanos son quienes más parcelas tienen en el país.


La cuestión de la soberanía argentina sumaría más contradicciones si habláramos también de la política minera entreguista que este Gobierno Nacional está llevando adelante. Es cierto que la minería ha generado puestos de trabajo, tanto directa como indirectamente, y ha hecho florecer algunas economías regionales.

Gracias al marco regulatorio imperante en nuestro país, empresas transnacionales gozan de numerosas prerrogativas en materia impositiva. En efecto, las empresas mineras que explotan yacimientos mineros en la Argentina pagan sus impuestos en base a lo que ellos declaran, sin ningún tipo de fiscalización por parte del Estado Nacional ni de los gobiernos provinciales.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina