domingo, 27 de enero de 2013

Golpes "Democráticos"

"Si realmente la inflación fuera esa, el país estallaría por los aires", con estas palabras desafiaba la mismísima Cristina Fernández a los cuestionamientos que los alumnos de la Universidad de Georgetown hacían sobre el alza del nivel general de precios en septiembre de 2012. Tres meses más tarde, se produjeron saqueos en distintos puntos del país, siendo la Ciudad de San Carlos de Bariloche el epicentro de los desmanes.

OMAR GOYE, SUSPENDIDO COMO INTENDENTE DE BARILOCHE. Una cabeza tenía que rodar.

En la Casa Rosada necesitaban rápidamente un chivo expiatorio y el "elegido" resultó ser Omar Goye, Intendente de Bariloche, quien, pese a estar enrolado en el Frente para la Victoria, fue presionado está en proceso para ser eyectado del palacio comunal. Desde que estalló el conflicto, el Gobernador Alberto Weretilneck y el Senador Miguel Ángel Pichetto mantuvieron "reuniones" con Goye, en las que le exigían que renunciara a la intendencia; paralelamente, se fueron multiplicando las declaraciones a la prensa en donde se presionaba insistentemente al jefe comunal de Bariloche.

La suerte de Goye ya estaba sellada cuando el Gobernador Weretilneck decía que “Bariloche prácticamente no tiene gobierno” y, a su vez, el Senador Pichetto añadía “La ciudad debe encontrar una salida a la crisis. Bariloche no puede estar aislada de la Nación y de la provincia, y la solución debe ser encontrada en las propias instituciones locales”. Ante la reticencia de Goye, los concejales obraron en consecuencia y decidieron suspenderlo en sus funciones.

En consecuencia, asumió interinamente María Eugenia Martini, Presidente del Concejo Deliberante y ex aliada política de Goye, quien se anticipó a posibles acusaciones recordando remarcando "No somos golpistas ni traidores (¡¡¡!!!). Perón decía primero la patria, después el movimiento y por último los hombres"; luego de asumir interinamente, la Intendente Martini recibió un fuerte respaldo del Gobierno Nacional y promesas de asistencia financiera para paliar el drama social de Bariloche. Martini criticó duramente a su antecesor, a quien criticó por obrar con "impericia", la gran cantidad de dinero gastada en viáticos y por haber aumentado drásticamente la planta política de la comuna barilochense... y pensar que hace poco más de un año, la actual Intendente abundaba en elogios para con Goye .


Goye fue señalado como instigador de los saqueos que tuvieron lugar en su ciudad el pasado 20 de diciembre. Tras la suspensión, Goye avisó que no renunciará a su cargo porque entiende que "la guerra recién empieza" y exculpó al Gobierno Nacional que "durante los 13 meses de gestión fui acompañado por el Ejecutivo nacional en las gestiones innumerables que hice", atribuyendo todo a una interna del Partido Justicialista rionegrino.  El hiperkirchnerista Página/12 celebró la caída del intendente barilochense porque "no lo salvó ni la abuela".

Lejanas en el tiempo quedaron las desafortunadas declaraciones Luis de Giacomo, Ministro de Gobierno de Río Negro, quien vinculó al Grupo Clarín con los saqueos acontecidos en San Carlos de Bariloche; a horas de ocurridos los desmanes, en conferencia de prensa Di Giacomo no dudó en afirmar "el objetivo fue generar conflictos políticos", subrayando que periodistas del Canal TN "plantaron una cámara en el lugar" antes que comenzaran los incidentes y resultaron "útiles, informaron o desinformaron y permitieron que se digan cosas que no son como se las presenta". Las acusaciones contra Héctor Magnetto y sus secuaces parece haber quedado sepultada en el olvido.

Fue otra cortina de humo porque, de repente, Goye fue tomado casi como el "enemigo público número uno" de la Provincia de Río Negro. Desde la Casa Rosada se activaron efectivos mecanismos varios para asfixiar políticamente a Goye y así señalarlo como el único culpable de los vergonzosos saqueos. Es que, días antes de los disturbios, el entonces intendente barilochense había exigido a los principales supermercados que operan en esa ciudad que entreguen "bolsas navideñas" para las familias de escasos recursos económicos. El titular del Poder Ejecutivo municipal había mantenido reuniones con "cooperativas", las que le reclamaban unas cuatro mil bolsas por un valor de 600 pesos cada una. Su relación con las "cooperativas" están hoy en el ojo de la tormenta, aunque Goye se defiende recalcando que obedeció a órdenes directas de Cristina Fernández cuando contó "El año pasado hablé con la señora Presidenta y me dijo: «Omar, tenemos que solucionar el problema social y hay que darles dinero y trabajo a las cooperativas. Esa es la responsabilidad de un buen administrador»". "Eso fue lo que hice, me limité a administrar y a dar dinero y trabajo a las cooperativas. Y aclaro que las cooperativas ya estaban".

 Según había declarado Goye al Diario Río Negro, "hay que caminar por algunos barrios para constatar la angustia de familias en situación de riesgo", palabras que fueron tomadas como una premonición de lo que días después terminó ocurriendo. Los supermercados se negaron a brindar esas "ayudas" que les exigían, por lo que Goye intentó apaciguar los ánimos entregando bonos de mercadería por un valor de 200 pesos cada uno, a través de las "cooperativas" adeptas a su gobierno municipal.

Eso sí, desde el Frente para la Victoria, nadie se rasgó las vestiduras hablando de "golpismos" ni de "desestabilizaciones" ni de "respetar al pueblo que votó en las urnas": parece que todo fue "institucional" y "democrático". De todas maneras, fue el mismo Partido Justicialista de Río Negro el que, orgánicamente, bajó el mandato a "sus" concejales barilochenses para que aceleren la destitución de Goye. Habría que ver qué dirían Cristina Fernández, sus acólitos y todo su fan club si el proceso de destitución de Goye lo hubiera iniciado algún partido opositor...


Goye, "un peronista de raza"

Una vez conocida su suspensión, Goye esbozó una defensa comentando a la prensa "tal vez no encajo en los cánones de la política (¿?) pero soy un peronista de raza" y confesó que se sintió "la sensación de que estábamos en el 24 de marzo de 1976" (¡¡!!).

En el año 2011, Omar Goye se postuló desde el Frente para la Victoria y en su campaña proselitista contó con el apoyo personal de Amado Boudou y de Jorge Taiana, además de las agrupaciones kirchnerista "La Cámpora" y "Movimiento Evita".

Allá por septiembre de 2011, mientras Bariloche padecía las consecuencias de las cenizas del Volcán Puyehue, Boudou llegó personalmente a dicha ciudad para encabezar un acto de apoyo a los candidatos del Frente para la Victoria; además de resaltar las figuras de Néstor Kirchner y de Cristina Fernández el entonces Ministro de Economía tocó su guitarra junto a la rústica banda La Mancha de Rolando y dijo a la muchedumbre enfervorizada "Hoy no había lluvia ni ceniza que nos impidiera venir hasta acá, a acompañar al Gringo (Carlos Soria), a Omar (Goye) y a Miguel (Pichetto). Finalmente, resultó electo como Intendente de San Carlos de Bariloche, consechando el 30,8% de los votos de la ciudadanía. En los festejos del triunfo electoral de Goye participó Carlos Soria, quien había sido elegido como Gobernador de Río Negro. Fue tan determinante el apoyo que recibió del Gobierno Nacional como la mala administración de su antecesor, el radical Marcelo Cascón quien luchaba por su reelección.

GOYE CON TAIANA. Año 2011, cuando el FpV llevaba su "modelo" a Bariloche
Su camino hacia la intendencia tuvo sus inconvenientes, ya que tuvo que en las internas partidarias tuvo que enfrentar nada menos que al poderoso aparato del Senador Miguel Ángel Pichetto y a posteriores impugnaciones a su candidatura. En efecto, la Junta Electoral de Bariloche había inhabilitado a Goye cuando se comprobó que el referente del Frente para la Victoria mantenía una abultada deuda con la Municipalidad de Bariloche por tasas impagas. Por otro lado, el Frente Grande impugnó a Goye por la utilización de símbolos del FpV, ya que el partido que alguna vez fundara Carlos "Chacho" Álvarez presentaba sus candidatos propios en Bariloche y era socio a nivel provincial de la fuerza política que lidera Cristina Elisabet Fernández. En ambos casos, el Tribunal Electoral de la Provincia de Río Negro falló a favor de Goye.

Nacido en Bariloche y contador público de profesión, Omar Goye proviene de una familia tradicional de su ciudad. Alcanzó notoriedad entre sus conciudadanos cuando,durante siete años consecutivos, fue Presidente de la Cooperativa de Electricidad de Bariloche (CEB).

Antes, Omar Goye se vio seriamente involucrado en un resonante caso de corrupción cuando fue contador del Policlínico sindical de la Asociación Regional Bariloche de Obras Sociales (ARBOS). La "Causa ARBOS" se inició en el año 2002 y es investigada por la Justicia Federal en la que se buscan los responsables por "desvío" de dos millones de pesos en fondos recibidos del Ministerio de Salud de la Nación en el año 1999. Además de Goye, se encuentran imputados Ovidio Zúñiga (Secretario gremial de Unión de Trabajadores del Turismo y Gastronómicos y ex Diputado Nacional por el PJ), Walter Cortés (Secretario General del Sindicato de Empleados de Comercio de Bariloche y ex Diputado Provincial por el PJ), Gonzalo Mandrazo (abogado y dirigente del FpV en Bariloche) y Víctor Carcar (Secretario General de UOCRA Neuquén).

Cuando su suspensión como Intendente de Bariloche estaba consumada, Omar Goye hizo un balance de su breve gestión ante la prensa analizando "Sin lugar a dudas a quien no le fallé fue al pueblo de Bariloche porque no hicimos otra cosa que trabajar para la comunidad", culpó de sus cuentas pendientes a gestiones anteriores cuando enfatizó que "no se pudo hacer la solución mágica que esperaba mucha gente después de haber recibido un municipio quebrado y altamente desordenado desde lo administrativo, se han hecho gestiones para la ciudad, seguramente la historia después valora mejor que nadie cómo han sido las actuaciones de uno y otro".

Su intendencia no estuvo libre de controversias y escándalos, con reiterados cambios en su gabinete. El ahora suspendido intendente recibió duras críticas por nombrar a su hija Carla Estefanía como titular de la Casa de Bariloche en Buenos Aires, con un sueldo sobre los ocho mil pesos mensuales, aunque dicha institución no tenía ni un lugar físico para desempeñar las actividades que aseguraba llevar a cabo.

"ARDE LA CIUDAD", ROCKEABA AMADO EN BARILOCHE. Sí, ardió Bariloche
En octubre de 2012, Goye protagonizó una ofensiva judicial contra medios de prensa de Bariloche que lo criticaban. Indignado, el entonces jefe comunal declaró "Los derechos de uno terminan donde empiezan los de otros y mucha gente se confunde y cree que por estar en democracia puede decir cualquier cosa de cualquiera".

Está claro que Omar Goye no puede estar libre de toda responsabilidad de los desmanes ocurridos en Barilo en diciembre pasado. Pero no es el único. Si el suspendido intendente ya había anticipado la posibilidad de saqueos, ¿por qué el Gobierno de Río Negro no actuó para prevenirlos?, ¿por qué la Policía de Río Negro no actuó rápidamente cuando una patota asaltó las instalaciones del Supermercado Chango Más?. Además, hay preguntas para la Presidente Fernández y su Ministra de Desarrollo Social Alicia Kirchner: ¿no tenían conocimiento del riesgo social en Bariloche?, ¿son eficaces sus políticas asistencialistas?, ¿desconocían la alarmante impunidad con la que se movilizaban las "cooperativas" que hoy acusan?.

No importa, Goye es el único demonio en esta historieta. Pronto, los argentinos la olvidaremos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

peronistas golpistas!

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina