sábado, 26 de enero de 2013

Aterrizajes forzosos

La Presidente Cristina Fernández encabezó un nuevo acto de la cadena nacional (¿del amor y del ánimo?) desde la Casa Rosada, luego de su gira oficial por Emiratos Árabes, Indonesia y Vietnam.

En esta ocasión, la primera mandataria se refirió elípticamente a la inflación en nuestro país aunque, lejos de hacerse cargo de la parte que le toca, cargó contra los comerciantes.

Entre varias cosas, la Presidente Fernández pidió al pueblo argentino“Hay que comenzar a manejar nuestro poder de usuarios y consumidores. Yo no voy a emplear la palabra boicot porque se armó un lío bárbaro cuando Néstor (Kirchner) le hizo boicot a una empresa, digamos hacerle el vacío, para que se den cuenta. Además, recomendó actitudes a los consumidores ante los "abusos" de los empresarios cuando planteó “Está demostrado por el paso de la historia que obligar, acordar, esas cosas no sirven. Es el propio usuario y consumidor el que tiene que hacer valer sus derechos. ¿Me querés cobrar esto? No te lo compro, guardátelo y comételo vos.

Para graficar sus dichos, la Presidente habló de la magra temporada veraniega en la Costa Atlántica explicando que allí tuvieron que bajar los precios porque "la gente fue a buscar nuevos destinos con mejores precios y los de la costa, que muchas veces se quieren hacer los vivos, tomaron contacto con la tierra y los bajaron".

La Sra. Fernández abordó también la problemática entre los salarios de los trabajadores argentinos, avisando que “Los pronósticos en el mundo en cuanto a trabajo no son nada buenos, por eso por favor aterricemos en el mundo con buena onda, con buenas actitudes para lograr acuerdos (¿¿??). Es imprescindible acordar”.

Escuchar frases como "hacerle el vacío" y "aterricemos en el mundo con buena onda" denotan una alarmante falta de reacción ante la cuestión inflacionaria. La Presidente Fernández debería trabajar seriamente en construir un marco adecuado para que haya mayores inversiones en la Argentina, pensando en el mediado y el largo plazo para que pasen a segundo plano las medidas cortoplacistas que solo son parches.

¿INFLACIÓN? ¿QUÉ ES ESO?. Parece que el pueblo tiene la culpa
2013 es un año electoral en el que la Argentina renovará el Congreso de la Nación. El Frente para laVictoria reagrupa a su tropa para encarar un año ciertamente complicado en materia económica y social. Afortunadamente para el oficialismo oficial, la oposición sigue errática y alejada de la realidad.

¿Qué podemos esperar entonces de la Presidente Fernández y de su equipo? A ver, leamos lo que analizó el pasquín hiperkircherista Página/12, "el Gobierno es consciente de que la tensión entre precios y salarios es difícil de conciliar, sobre todo en un contexto donde la inflación anual oscila entre 17 y 23 por ciento, según los institutos de estadística provincial. Por eso la Presidenta remarcó la necesidad de que los argentinos dejen de lado sus intereses sectoriales en pos de un proyecto nacional".

En otras palabras, traduciendo, podemos decir que Página/12 opina que el creciente desfasaje del nivel de los salarios y el aumento sostenido de los precios al consumidor es culpa... del pueblo y de los comerciantes. Lógica kirchnerista, descarnada.Ni más ni menos.


El encarecimiento

Horas antes del discurso de la Presidente, Axel Kicillof, Viceministro de Economía de la Nación, habló a los medios de prensa para dar a conocer datos sobre los avances del Programa de Crédito Argentino (Pro.Cre.Ar). Según este funcionario, ya son nueve mil las familias beneficiadas por el Pro.Cre.Ar..

Kicillof, economista de profesión, se dirigió al sector financiero que opera en nuestro país diciendo "Hago un llamamiento encarecido a las entidades privadas para que aporten algo al mercado de créditos hipotecarios en la Argentina, para que faciliten ese tipo de préstamos". Intentando poner énfasis en sus dichos, el dirigente de "La Cámpora" agregó "Los privados deben entender que eso es un muy buen negocio" (¡¡!!). Kicillof se refirió a las consecuencias de los vaivenes de la economía mundial y el rol de la banca privada cuando añadió "No es con menos Estado, sino con más Estado y más colaboración del sector privado, que esperemos que no se aterrorice, como lo ha hecho en otras oportunidades, y empiece a ver qué puede hacer con la plata para esconderla, sino que -por el contrario- apueste y entienda que el empresario individual que suspenda inversiones por un panorama sombrío a escala mundial, lo que hace es cavarse su propia fosa".

Es cuanto menos llamativa la alocución del Viceministro de Economía porque, si hay gente que entiende sobre movimientos de mercados, son los que administran las bancas privadas. Sabemos muy bien que los banqueros no hacen beneficencia y prestarán dinero solo si están seguros que obtendrán beneficios... de ser cierto que "es un buen negocio" otorgar créditos hipotecarios, los bancos los ofrecerán sin necesidad alguna de que algún funcionario público se los pida... con las condiciones actuales, ¿alguien en su sano juicio prestaría dinero a mediano y largo plazo a tasas inferiores a la inflación (real)?

AXEL KICILLOF.  "El regalón" de la Presidente Fernández.
Axel Kicillof es Doctor y Licenciado en Economía, títulos que obtuvo en la Universidad de Buenos Aires, institución en la que ejerció la docencia. Desde que Cristina Fernández asumió su segundo mandato como Presidente de la Nación, Kicillof es uno de sus mimados: además de ser "Secretario de Política Económica y Planificación del Desarrollo del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas", es subgerente financiero de Aerolíneas Argentinas y Director de Y.P.F., además de integrar el Directorio de SIDERAR en representación del Estado Nacional.

Quizás Kicillof pueda exhibir sus pergaminos académicos pero es evidente que no entiende mucho sobre la realidad socioeconómica... a no ser de que se trate de un personaje perverso (otro más) que se nos está burlando descaradamente

4 comentarios:

Mercedes dijo...

Hace rato que los discursos de la presidente están vacíos de contenido y de forma. Habla con un lenguaje vulgar, no dice nada, o dice mentiras, pero a ella no le importa, sus discursos son un ensayo, se está preparando para reemplazar a Susana Gimenez (con el perdón de Susana Gimenez que tiene lo que a Cristina le falta: carisma)

Anónimo dijo...

Esta gente cuàndo pensará en aflojar con la presión impositiva sobre los trabajadores?

Anónimo dijo...

Economía: bocharlos a perpetuidad es poco ( Roberto Cachanosky)

El viernes pasado se produjo una suerte de tsunami de declaraciones económicas por parte del secretario Kicillof y de la presidente tan insólitas, que bocharlos a perpetuidad es poco

El viernes pasado se produjo una suerte de tsunami de declaraciones insólitas por parte del secretario Kicillof y de la presidente Cristina Fernández que confirman la gravedad de la situación económica, no solo por los indicadores que así lo muestran, sino por el grado de desconexión con la realidad que tiene el gobierno y la escasa consistencia de sus argumentos.

Kicillof afirmó que “el empresario que suspende inversiones atemorizado por el panorama mundial, termina cavándose su propia fosa” porque contribuye a que se genere “una espiral de pesimismo que termina perjudicándolo”. En primer lugar, dudo que los empresarios no estén invirtiendo en Argentina por la crisis internacional, al contrario, la liquidez que hoy impera en el mercado exterior es tan grande que Argentina está desaprovechando una oportunidad única para captar inversiones directas en el sector real de la economía. En segundo lugar, la crisis internacional no afecta tanto a las exportaciones, como sí lo hacen la caída del tipo de cambio real y la baja productividad de la economía argentina generada por las políticas del gobierno (nivel de gasto público e ineficiencia del mismo, carga tributaria, prohibiciones, regulaciones, controles, falta de infraestructura, inflación, etc.).

En tercer lugar, el empresariado no le tiene tanto miedo al contexto internacional como a las arbitrarias y absurdas medidas que toma el gobierno. ¿Qué inversiones pretende conseguir Kicillof si se prohíbe el giro de utilidades y dividendos, no se respetan los derechos de propiedad, los precios relativos están distorsionados y la inflación no permite hacer cálculo económico, entre otros factores? Un economista mínimamente bien formado no puede desconocer que la inversión no es una cuestión de voluntarismo, sino de seguridad jurídica, previsibilidad en las reglas de juego y, además, del negocio en sí mismo a nivel micro.

Los funcionarios del gobierno siguen hablando para la tribuna de La Cámpora y los aplaudidores del staff permanente, desconociendo la realidad y los elementos básicos de la economía. Es como cuando Néstor Kirchner y, si mal no recuerdo, también Cristina Fernández decían que así como en el pasado las empresas habían ganado mucho, ahora tenían que invertir. ¡Una burrada económica fenomenal! porque nadie invierte por lo que ganó en el pasado en un negocio, sino que invierte por lo que espera ganar en el futuro con ese mismo negocio. ¿Expandiría hoy su inmobiliaria porque unos años atrás le fue muy bien?

Es más, el gobierno apostó todas las fichas a estimular artificialmente el consumo interno, por lo tanto, ahora que se viene la noche en esa fiesta de consumo, la racionalidad indica que invertir es mal negocio porque la demanda interna caerá y las exportaciones están jaqueadas, no solo por el contexto internacional sino, como decía antes, también por la caída del tipo de cambio real.

Más patético resultó el pedido del secretario a los bancos cuando dijo: “Hago un llamamiento encarecido a las entidades privadas para que aporten algo al mercado de créditos hipotecarios en la Argentina, para que faciliten ese tipo de préstamos. Los privados deben entender que eso es un muy buen negocio”. La verdad que escuchar hablar de buen negocio a quién impulsó la estatización de YPF y ahora no saben qué hacer con la empresa es patético, y ni que hablar de los militantes de La Cámpora con lo que están haciendo con Aerolíneas Argentinas. Pero, ¿cómo otorgar préstamos hipotecarios, que por definición son a largo plazo, si la inflación, uno de los componentes de la tasa de interés, tiende a descontrolarse? ¿En qué mercado secundario van a descargar los bancos las carteras de créditos hipotecarios y a qué tasa si el gobierno ha destruido el mercado de capitales?

Anónimo dijo...

¿Quién puede ser tan irresponsable de tomar un crédito a tasa variable con la inflación que se viene? O Kicillof se salteó varias materias en la universidad o vive en una nube tóxica que lo marea hasta el punto de decir cosas que implicarían bochar casi a perpetuidad a un alumno de economía.

Obviamente, la presidente tampoco estuvo muy lúcida en sus comentarios económicos del viernes. Primero habló con algún funcionario de Mar del Plata, creo que era el intendente, que dijo que la temporada había sido un éxito gracias al modelo. Todos aplaudían como es de rigor. Se sabe que la temporada en la costa fue un fracaso, pero lo curioso es que la misma presidente desdijo al funcionario marplatense cuando afirmó: “Todo el mundo se puso a tono en la Costa con los precios porque se dieron cuenta que como habían subido mucho la gente no iba”. Es decir, primero aplaudieron y cantaron loas al modelo por el éxito de la temporada por la gente que había ido a Mar del Plata y acto seguido CFK dijo que la gente no iba porque se habían disparado con los precios. En un mismo renglón dos afirmaciones totalmente contradictorias.

Y luego, sorprendentemente, la presidente pasó a hacer un discurso promercado. Dijo CFK: “Es lo que hay que hacer, hay que comenzar a manejar nuestro poder de usuarios y consumidores”. Agregando: “Si no te defendés vos, no te defiende nadie, y está demostrado que no sirve de nada obligar a pagar algo. Es el propio usuario el que tiene que hacer valer sus derechos”. ¿Qué habrá pensado Moreno que estaba sentado en primera fila aplaudiendo a su presidente, siendo que él cree que la economía se maneja a las trompadas, amenazas y presiones? ¿Habrá pensado: por dignidad me voy del cargo dado que la presidente descalifica mi tarea?

Pero CFK siguió arremetiendo contra los aumentos de precios y dijo: “¿Me querés vender esto?, guárdatelo que yo no te lo compro”. Comparto plenamente la afirmación de CFK, por eso le agregaría: me querés forzar a tener pesos que deprecia día a día el Central, guardátelos, prefiero los dólares. Y, arriesgándome, también podría decir: me querés matar con impuestos para no darme nada a cambio. No compro.

Y para rematar el tema de Mar del Plata con la buena temporada y las alabanzas al modelo dijo Cristina Fernández: “Para que aprendan los de la Costa que muchas veces se quieren hacer los vivos, pero ahora parece que tomaron contacto con la tierra y bajaron un poco los precios”. ¡¡¡Realmente descomunal!!! Primero video conferencia con funcionario de la Mar del Plata hablando loas al modelo y el éxito de la temporada y luego criticando a comerciantes, hoteleros y demás de la costa por querer cobrar caro y poca gente yendo. Obviamente que el elenco de aplaudidores festejó tanto el “éxito” de la temporada como el reto de CFK por “el fracaso por abusar con los precios”.

Por supuesto, nada dijo la presidente sobre la fenomenal expansión monetaria que viene haciendo el BCRA y la inflación que genera. La culpa siempre tiene que ser de los otros. La suba de precios es solo avaricia, no depreciación de la moneda generada por el BCRA.

En definitiva, terminamos la semana pasada con todo un show de discursos dirigidos a los aplaudidores de rigor, con argumentos inconsistentes, contradictorios y totalmente alejados de la realidad. Lo cual nos lleva a la triste preocupación de saber que no solo estamos metidos en serios problemas económicos, sino que, lo que es más grave: se empecinan en negarlos pintando una realidad de ficción.

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina