miércoles, 28 de noviembre de 2012

Save the buitres?

Por estos días, mucho se habla en la Argentina de los "fondos buitres" en alusión a aquellos inversionistas que hacen de la especulación financiera su modus operandi predilecto para incrementar sus ganancias.

Thomas Griesa, Juez del distrito sur de la Ciudad de Nueva York, ordenó que nuestro país debe cancelar el total de lo adeudado a los tenedores de bonos argentinos. El monto a pagar rondaría los 1.333 millones de dólares más los correspondientes intereses que deberían ser abonados en un plazo que vence el próximo 15 de diciembre. Todos sabemos, Griesa incluído, que en la práctica es imposible que nuestro país pueda saldar esa deuda en tan poco tiempo...

Más allá de todo lo cuestionable que pueda tener la reciente decisión del magistrado neoyorkino, hay que decir que Griesa respondió con su polémico fallo a las reiteradas provocaciones de la Presidente Cristina Fernández y de su Ministro de Economía Hernán Lorenzino. Griesa quiere poner fin a largos años de espera a que el gobierno argentino decida realizar una propuesta definitiva para salir del default.

Según analiza el sitio La Política On Line, Lorenzino acordó con instituciones financieras de los Estados Unidos para presionar al Juez Griesa para que no fallase a favor de los "fondos buitres", ya que el Gobierno Nacional ya había avisado públicamente que no le pagaría a los bonistas que no entraron en el canje, lo que terminaría perjudicando al 96% de los acreedores que decidieron entrar en el canje.

Juan Manuel Abal Medina pronosticó que "el fallo no va a desencadenar nada raro (...); es un burdo intento de un colonialismo judicial (¿?), como dijo Hernán Lorenzino, una especie de medida del siglo XIX en pleno siglo XXI, que expresa otro intento de los fondos buitre para obligarnos a volver a endeudarnos. Apuestan a que nos vaya mal. Ese plan no va a funcionar porque tenemos un gobierno y una Presidenta como Cristina que nunca va a dejar que estas cosas prosperen".

Lo cierto es que fue el mismísimo gobierno argentino el que decidió tomar deuda bajo la jurisdicción de la Ciudad de Nueva York: articulo 8 del Decreto 319 del año 2004, firmado por "Él" y artículos 2 y 3 del Decreto 563 del año 2010 suscripto por "Ella". Seguramente, por estas horas, el kirchnerismo debe estar lamentando no poder pasar esta causa a manos del Juez Oyarbide.

Más allá de algunos berrinches mediáticos y consignas en contra del "imperialismo", el Gobierno que lidera Cristina Fernández ya anunció que apelará el fallo dispuesto por el Juez Griesa. La apelación permitiría extender los plazos para pagar y ganar tiempo para generar otra solución que no comprometa las finanzas de la Argentina. Es que otra alternativa viable no queda para nuestro país: fue nuestro Gobierno el que libremente se puso bajo la órbita judicial de los Estados Unidos y desobedecer un fallo puede traernos consecuencias impredecibles; otro camino sería negociar con los "fondos buitres" no sería tarea sencilla ya que ellos cuentan con una sentencia judicial que los favorece ampliamente.

Cuando compran bonos argentinos, se les llaman "inversores"... pero cuando reclaman para cobrar su dinero, se les dice "buitres". Los "fondos buitres" no tienen compromiso social ni hacen beneficiencia. Solo quieren apostar su dinero para ganar más dinero aún. Nada nuevo bajo el sol.

Además, si es por buitres, esto de especular con el dinero, ¿no fue lo que hizo la Familia Kirchner para hacer crecer su patrimonio?. Compraron terrenos en El Calafate a precios irrisorios para después venderlos en cifras millonarias...


Deudas más, deudas menos

La deuda externa es todo un tema controversial en la vida de la República Argentina. El génesis del endeudamiento de nuestro país lo encontramos en los albores mismos de nuestra historia, allá por el Siglo XIX. Durante el siglo pasado, el endeudamiento externo siguió creciendo; sus mayores crecimientos se observaron durante los años de Dictadura entre 1976 y 1983 y durante las presidencias de Carlos Saúl Menem.

Sería bueno hacer un poco de ejercicio con nuestra memoria y recordar cuando, a fines de 2001, apenas asumió como Presidente de la Nación Adolfo Rodríguez Saá declaró la "suspensión del pago de la deuda"  de la Argentina, medida que fue irresponsablemente aplaudida por la totalidad de los integrantes del Congreso Nacional. Quizás Rodríguez Saá no alcanzó a dimensionar las consecuencias de aquella disposición, acaso subestimando a los acreedores de nuestro país.

En el año 2005, con Néstor Kirchner como Presidente y Roberto Lavagna como Ministro de Economía, se reestructuró la deuda realizando una nueva oferta a tenedores aceptación del 76,07%, equivalente a US$ 62.000 millones, lo que permitirá reducir la deuda pública total de US$ 191.254 millones a 125.283 millones tras una quita del 65,6%. En ese año, a instancias de Kirchner, el Congreso de la Nación sancionó la "Ley de Cerrojo" con la cual se prohibe al Poder Ejecutivo reabrir o mejorar la oferta en el proceso de canje de bonos en cesación de pagos. Fue un avance notable, aunque el pasivo no disminuyó significativamente como muchos creyeron ya que la "reestructuración" significó reemplazar lo adeudado con nuevos bonos con vencimientos a 25 y 33 años.

2006 fue el año en que el Gobierno Nacional canceló la deuda con el Fondo Moneterio Internacional, medida que fue anunciada por Kirchner en medio de eufemismos y aplausos fáciles; esa resonante medida no impactó en los mercados financieros como el entonces Presidente esperaba y el FMI siguió teniendo injerencia en la negociación de los nuevos créditos externos que la Argentina quería tomar.

A partir del 2009, Amado Boudou como titular de la cartera de Hacienda de la Nación, fue el encargado de negociar con los holdouts para elevar una nueva propuesta. Recién en abril de 2010, tras algunas idas y vueltas que incluyó la salida de Matín Redrado como Presidente del Banco Central, Boudou anunció un nuevo canje de deuda con una quita del 66% (aunque se estimo que en realidad fue del 50%).

Tanto Néstor Kirchner en su momento como Cristina Fernández, resaltaron una y otra vez sus "políticas de desendeudamiento" llevadas a cabo durante sus gestiones presidenciales... aunque, a la luz de los hechos, el desendeudamiento no fue tal como pregonan. Desde la caída del Gobierno de Fernando De la Rúa, se siguieron tomando préstamos en el Banco Interamericano de Desarrollo, el Club de París y otros organismos, a lo que hay que sumarle el dinero que tomó de las reservas del Banco Central y de la A.N.Se.S. Lo que hay es "canje", es decir, sustituir una deuda por otra deuda.

Cristina Fernández no para de elogiarse a si misma ni a su difunto marido. Ellos usurpan un lugar como salvadores de la Patria. La tribuna de aduladores a la primera mandataria es cada vez más populosa, ya que se está haciendo un eficaz trabajo comunicacional en el que se exageran los logros y se reducen hasta la despareción todos los yerros y daños que están dejando estos casi diez del "modelo kirchnerista". Lamentablemente, tal como está planteada la situación, no se alcanza a dimensionar el pasivo del Estado Nacional... pero si de algo podemos estar seguros es que, con la cancelaciones de deudas a largo plazo, se están comprometiendo a las generaciones futuras. 

lunes, 26 de noviembre de 2012

What I Am (Edie Brickell & New Bohemians)



The New Bohemians es una banda estadounidense que inició su historia como un trío de guitarra, bajo y batería a principios de la década de los '80 en la Ciudad de Dallas. En 1985 se incorporó Edie Arlisa Brickell como cantante y empezaron a tocar en pequeños lugares hasta que, tres años más tarde, llamaron la atención de Geffen Records.

Por sugerencia de la discográfica, la banda empezó a resaltar el nombre de su cantante y pasó a ser Edie Brickell & New Bohemians. En 1988 fue que lanzaron su disco debut al que llamaron Shooting Rubberbands at the Stars, el que fue bien recibido por la crítica y con el que lograron un moderado éxito en ventas con los hits "What I am" y "Circle" (ambas escritas por Edie Brickell y Kenny Withrow). En ese disco contaron con la colaboración de Paul "Wix" Wickens en teclados y de Chris Whitten en batería, músicos que, al año siguiente, fueron convocados por Paul Mc Cartney para ser parte de su banda.

En 1990 lanzaron su segundo disco, Ghost of a dog, con el que siguieron la línea de su anterior trabajo discográfico. La canción más conocida fue "Mama Help Me", pero la repercusión estuvo lejos de ser la deseada, por lo que la banda se terminó disolviendo. En el 2006, Edie Brickell & New Bohemians decidieron volver a reunirse y dieron a luz el album Stranger things.

Eddie Brickell intentó una carrera solista, lanzando tres albums; el primero fue Picture Perfect Morning (año 1944), el cual contó con las colaboraciones de Barry White y de Paul Simon mientras que el segundo fue Volcano (año 2003); el tercero lleva simplemente su nombre y salió a la venta el año pasado. En ese lapso de tiempo, lideró dos proyectos "The Heavy Circles" y The Gaddabouts, agrupaciones con las que lanzó sendos discos en los años 2008 y 2011.

sábado, 24 de noviembre de 2012

Decoración de ambientes

Una larga ¿conferencia de prensa? del Viceministro de Economía Axel Kicillof y del Ministro De Vido para anunciar que habrán importantes subas en las tarifas del gas y de la electricidad.

Como buenos kirchneristas que Kicillof y De Vido son, los conceptos siempre omitidos fueron "aumento", "crisis energética" e "inflación". En su lugar, los funicionarios kirchneristas se refirieron a un "cambio tarifario".

De Vido dijo que se creará un "fondo de desarrollo" con el que planean obtener 2.000 millones anuales para responder a las "crecientes demandas" de energías; el Ministro de Planificación Federal explicó que las inversiones serán consensuadas entre el Gobierno Nacional y gobernadores e intendentes porque, a su entender, "es el Estado Nacional, y no las empresas, quien sabe perfectamente lo que tiene que hacer en materia de energía y de hecho quedó demostrado con los 84.389 millones de pesos que se invirtieron en el sector desde el 2003 en adelante".

Por su parte, el joven Kicillof justificó la medida asegurando que “El Estado para conseguir este nivel tarifario debe intervenir dinero. Lo llamamos inversión porque le damos competitividad a la industria y más poder de consumo. Es un subsidio deseado por nosotros” y hasta quiso hacernos creer que hay un medio vaso lleno cuando se refirió la "aplicación de subsidios, cuyo efecto permitió liberar el poder adquisitivo de la gente con una innegable mejora salarial" (no me digan! nos aumentaron los sueldos entonces???)

Lejos de hacerse cargo de la situación actual, Kicillof y De Vido realzaron "logros" del modelo kirchnerista en materia energética en casi diez años y, dicho sea de paso, acusaron de ineficiencias a gestiones anteriores.

Lo curioso de todo ésto es que será el Estado Nacional el que cubrirá la adolescencia de inversiones de las empresas privadas que tienen las concesiones de distribución de energía y de gas. El Gobierno Nacional quiere sostener el cuadro de tarifas ficticias con millonarios subsidios... dinero que, a decir verdad, no está equitativamente distribuido.

Ni Cristina Fernández ni ninguno de sus funcionarios reconocerá públicamente alguna ineficiencia en el ejercicio de sus funciones. Este (antipático) anuncio fue otra muestra: los argentinos debemos alegrarnos por un aumento tarifario porque, de ahora en más, estaremos todos "invirtiendo" en un sistema energético.

jueves, 22 de noviembre de 2012

Kirchner Sono Films

Gracias por salvarnos, Néstor... Gracias!
En línea con eso de reescribir la Historia, el Gobierno Nacional, a través del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales, lanza "Néstor Kirchner La Película" para repasar la vida y obra del ex Presidente de la Nación.

Dicho documental fue escrito y dirigido por Paula de Luque y musicalizada nada menos que por Gustavo Santaolalla.

Ex esposa de Ricardo Coscia, Secretario de Cultura de la Nación, Paula de Luque no ostena una trayectoria destacada como cineasta; su más reciente película fue "Juan y Eva", estrenada el año pasado y en la que aporta su mirada sobre el romance entre Juan Domingo Perón y Eva Duarte.

De Luque reconoce ser kirchnerista y cuenta que recién en enero de este año recibió la propuesta de hacerse cargo de la dirección de esta película, para lo cual trabajó sobre 600 horas de archivos de filmaciones, más material que le aportó "generosamente" la Familia Kirchner.

En distintas entrevistas concedidas para promocionar la película, De Luque asegura que se propuso mostrar a Néstor Kirchner en "perspectiva histórica" y como una "figura emergente de la generación de los '70", generando un largometraje que será "no solo para kirchneristas".

La película ha demandado una inversión que ronda los cinco millones de pesos y, hoy 22 de noviembre, es estrenada en 120 salas a lo largo y a lo ancho de todo el país. Para promocionarla, la Televisión Pública ha cedido generosos espacios en su programación y se ha creado un sitio web oficial en el que se puede tomar conocimiento de algunos detalles de este trabajo cinematográfico.

Una de las "perlas" del documental es haber logrado rescatar el testimonio en primera persona de Máximo Kirchner, hijo mayor del homenajeado, siempre reacio a las declaraciones públicas. Al inicio de la película, Máximo cuenta (o balbucea... a decir verdad, poco se le entiende lo que habla) una extraña anécdota de su niñez en la que su padre disfrutaba interrumpiéndolo mientras jugaba con soldaditos.

"Néstor Kirchner La Película" fue presentada en un avant premier que, al mejor estilo hollywoodense (¿un Hollywood versión progre?), fue llevado a cabo en el mítico Luna Park de la Ciudad de Buenos Aires. Allí se dieron cita funcionarios, legisladores, gobernadores y dirigentes kirchneristas de diversa índole, sumados a algunas "figuras" del espectáculo argentino que son habitués en los actos oficiales. A continuación, se pudo ver un video en el que la Presidente Cristina Fernández cuenta su impresión personal sobre la película que elogió y sobre la que dijo, entre otras cosas, "todo tiene que ver con todo, todo es una larga historia, tampoco empezó con él ni va a terminar conmigo... esa es mi gran apuesta y mi gran esperanza con millones y millones de jóvenes que recojan su legado".

Fernando "Chino" Navarro aparece como uno de los principales mentores de esta película, negando rotundamente que el Gobierno Nacional tenga algo que ver en su financiación. Según este polémico referente del "Movimiento Evita", el dinero fue aportado por militantes, gobernadores e intendentes (...). De todas maneras, oficialmente no trascendieron las cifras. Navarro contó que esta película se gestó horas después de la muerte de Néstor Kirchner, en medio del dolor que unía a los seguidores del santacruceño al decir "expresamos a un montón de compañeros que en aquellos días posteriores a la muerte de Néstor tuvimos la necesidad de hacer algo que pudiera -de alguna manera- calmar; nació entre los llantos." (...) y agregó que la obra de de Luque "No es una película militante, no es agresiva, no tiene carga de odio ni de resentimiento, no hay mensaje ácido, duro. Tiene un contenido poético del amor de Néstor a Cristina y a lo que hacía, a la militancia. No hay maniqueísmo."

En principio, Adrián Caetano había sido el elegido por el Gobierno Nacional para dirigir la película. En principio, Gaetano se había mostrado muy entusiasmado con el proyecto y contaba con la asistencia de Florencia Kirchner, hija del ex Presidente. Finalmente, Caetano fue desplazado de la dirección sin que los motivos fueran públicamente conocidos; el cineasta uruguayo eludió entrevistas con la prensa para referirse a su desvinculación, aunque escribió escuetamente en su cuenta en Twitter "ya no soy el director del documental de Néstor Kirchner, siempre fui tratado con respeto... igual da tristeza" (...) y "No conformó mi corte final. Otro director tomará las riendas del nuevo documental. Cosas lógicas de trabajos por encargo" (...).

Este retrato cinematográfico de Kirchner apunta a lo épico y promete conquistar al espectador por el lado de las emociones. Quizás esta visión de Paula de Luque resulte tan edulcorada como la que entregó Sandra Russo en su libro "La Presidenta", en la que resalta hasta la obsecuencia a la figura de Cristina Elisabet Fernández.

Paula de Luque jura que su película no es solo para kirchneristas... pero ella omite claramente escenas de la vida de Néstor Kirchner que muchos "militantes" quieren borrar no solo de su memoria, sino del recuerdo de todos los que no pertenecemos a ese espacio político. Es por ello que no podemos esperar que en este documental podamos ver imágenes de un Kirchner abrazando alegremente a Carlos Menem, a Domingo Cavallo o a Eduardo Duhalde. No veremos a Kirchner siendo parte de "las fuerzas vivas de Santa Cruz" que tenía cordiales relaciones con los gobierno de facto (su hermana Alicia fue funcionaria pública durante aquellos años dolorosos...). De Luque tampoco se tomará tiempo en su film para explicar el origen de la desmesurada riqueza de la Familia Kirchner, ni del destino de los millones de dólares que el bueno de Néstor Carlos hizo desaparecer cuando Santa Cruz entrego a YPF a capitales extranjeros. La película no hará mención a las represiones ordenadas en Santa Cruz por el entonces Gobernador Kirchner ni tampoco de las escandalosas ventas de terrenos fiscales en El Calafate.

Estamos en democracia y es válido que Paula de Luque o quien sea pueda tener su opinión formada sobre la vida y obra de Néstor Kirchner. Ella puede hacer la película que quiera.... pero lo más grave del asunto es que esta mirada parcial está solventada con fondos públicos... ¿llevarán a los chicos de las escuelas públicas para que vean esta película?.

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Quebracho y la lógica progre

Quebracho se autodenomina como un "movimiento patriótico revolucionario", su ¿ideología? se acerca al trotskismo y, por ende, se encuentra a años luz de los sistemas republicano y democrático. En el ámbito internacional, cuestiona al imperialismo y respalda el accionar guerrillero de las Fuerzas Armadas Revolucionarias Colombianas y el Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

Encabezados por el impresentable Fernando Esteche, los muchachos de Quebracho se dirigieron hasta la puerta de la Embajada de Israel en la Ciudad de Buenos Aires para repudiar el accionar de sus tropas contra los palestinos. Como es su costumbre, sus militantes se hicieron presentes encapuchados, palos y otros elementos para protagonizar nuevos episodios de violencia. Las consignas de esta protesta fueron "¡Alto a la masacre en la Franja de Gaza! ¡Basta de Bombardeos! ¡Palestina Libre!".

Se desconoce si todos esos energúmenos tienen algún conocimiento del complejo conflicto que envuelve a israelíes y palestinos, solo repiten consignas y eufemismos. Quebracho se hace conocido únicamente por los desmanes que protagoniza en la vía pública.

Su líder, Fernando Esteche fue recientemente condenado a tres años y ocho meses de prisión efectiva por la Sala 3 del Tribunal Oral Federal por los destrozos e incendio que él ocasionó junto a sus laderos en la sede del Movimiento "Provincias Unidas", la cual estaba ubicada en la Ciudad de Buenos Aires. Se desconoce de qué vive Esteche, en qué trabaja si es que trabaja... de todas maneras, le alcanza para viajar a distintos puntos del país y hasta al exterior, como así también gozar de vacaciones en lugares turísticos.

La gente de Quebracho nada dice de los crímenes perpretados por el Hamas, por las FARC, el EZLN o la ETA. Tampoco se manifiesta contra la opresión del pueblo chino ni la dictadura castrista en Cuba. Es la lógica progre: algunos crímenes son condenables otros no solo son justificados sino también elsalzados.

Imberbes como éstos son los que aún gozan de impunidad. Con el verso de que hay que estamos en democracia, se permite que esta agrupación siga operando lejos del alcance de las leyes, como a cualquier hijo de vecino. Eso sí, si Quebracho tuviere en su mira al kirchnerismo, su suerte sería distinta.

martes, 20 de noviembre de 2012

A oídos sordos

El paro de ayer fue otra protesta masiva contra el Gobierno Nacional que lidera Cristina Fernández, como lo fue también el masivo cacerolazo que se convocó desde las redes sociales el pasado 08 de noviembre.

Ante estas dos últimas manifestaciones, la reacción del kirchnerismo fue la misma: la descalificación y la sordera.

Lo sucedido en el cacerolazo fue quizás más genuino, ya que fueron miles los argentinos que decidieron salir a las calles para expresar su descontento con la gestión de la Presidente Cristina Fernández.

Lo acontecido durante el paro obedeció más al accionar patotero de cierta parte de la dirigencia gremial que busca reposicionarse en la escena política nacional. Los dirigentes Hugo Moyano y Pablo Micheli recurrieron a las prácticas antidemocráticas del piquete y bloqueo de rutas que tan "exitosamente" implementaron agrupaciones kirchneristas en otras ocasiones para que el impacto fuera más feroz.

Resultó curioso entonces escuchar a la Presidente Fernández y a sus seguidores (tan progres ellos...) criticando que la gente salga a las calles a protestar. Las chicanas kirchneristas fueron tan predecibles como aburridas: que todo está organizado por el Grupo Clarín, que defienden los intereses de la oligarquía, que son gorilas...

Hay una realidad: el rumbo adoptado por el Gobierno de Cristina Fernández cuenta con el rechazo de millones de argentinos. Pero también es muy cierto que no hay un referente capaz de canalizar y representar eficazmente a esa porción importante de la ciudadanía argentina. Quienes conforman la oposición (léase Hermes Binner, Mauricio Macri, José Manuel De la Sota, Elisa Carrió, entre otros) no muestran capacidad de reacción ni, mucho menos, liderazgo.

La primera mandataria insiste en que el 54% que obtuvo en las elecciones del año pasado es como un cheque en blanco que ella tiene en su poder para hacer lo que se le plazca hasta el año 2015. Por lo pronto, no se pueden vislumbrar algún cambio en la gestión del Poder Ejecutivo Nacional. El desafío de Cristina Fernández es saber atender reclamos, porque ella es Presidente de todos y no solo de los que la aplauden ciegamente.

Aníbal Fernández contra Moyano en Twitter. Así está el nivel del debate político en la Argentina

lunes, 19 de noviembre de 2012

Los verdaderos explotados son los que trabajan en blanco, no los que reciben planes sociales

La semana pasada, en alguno de sus discursos en cadena, Cristina Fernández sostuvo que había gente que se quejaba por tener que pagar los planes sociales e, incluso, llegó a decir que sugerir que aquellos que tienen trabajo vivieran un día como los que no tienen trabajo y viven de un plan social, aunque sinceramente no recuerdo si también propuso, en el trueque de roles, que el que tiene un plan social vaya a trabajar al lugar del primero.

 Me parece que es importante resaltar que muchos políticos de la oposición también ven los planes sociales como una conquista, es decir, este mecanismo de fabricar pobres pareciera ser compartido por buena parte del arco político, lo cual le pone una sombra al futuro económico de la Argentina.

La primera reflexión que puedo hacer respecto a los planes sociales es que el famoso modelo lleva 9 años y va para los 10. Si en todo ese tiempo el famoso modelo no logró generar la suficiente cantidad de puestos de trabajo para que cada vez menos gente tenga que depender de los llamados planes sociales, entonces debe reconocerse que el modelo fracasó en términos de atraer inversiones, generar nuevos puestos de trabajo y mejores ingresos. El tiempo ha sido lo suficientemente extenso como para mostrar sus virtudes y lograr que cada vez menos gente dependa de dichos planes y más del fruto de su trabajo.

En segundo lugar, de los 29 años en que llevamos votando ininterrumpidamente, solo 8 años el peronismo no estuvo en el gobierno. Los 6 de Alfonsín (que fueron menos porque dejó el gobierno unos meses antes) y los 2 de De la Rúa. Es más, la Alianza tuvo su pata peronista, de manera que su participación en el poder fue mayor aún. Si habiendo el peronismo gobernado el 72% de los últimos 29 años no logró terminar con la pobreza y la persistente decadencia, algo anda mal en el peronismo. Tendrá, como algunos sostienen, capacidad de gobernabilidad (aunque tengo mis dudas al respecto), pero no parece tener capacidad de gestión a juzgar por los resultados.

La segunda reflexión tiene que ver con otra afirmación que hizo Cristina Fernández respecto a los planes sociales. Dijo que gracias a ellos las empresas no podían contratar por monedas a la gente y, de esa forma, se terminaba la explotación. Aun aceptando esta tesis, uno podría argumentar que, en todo caso, se pasó de la explotación de las empresas a la explotación de los punteros políticos.

Pero tampoco es válido el argumento de Cristina Fernández, porque, en todo caso, aunque yo no lo comparta, en vez de establecer planes sociales puede establecer un salario mínimo. Enseguida aclararé porque tampoco le funcionaría. Pero antes termino la idea del salario mínimo. El gobierno de ella y su fallecido esposo podrían, como dije, haber establecido un salario mínimo, en vez de los planes sociales, para que el trabajador no sea “explotado” y resolvía el problema de la explotación siempre y cuando se hubiesen generado los suficientes puestos de trabajo como para que la gente no tuviera que vivir de los planes sociales.

Vayamos ahora al punto del salario mínimo. La realidad es que igual hubiese generado un problema de desocupación y problema social, porque si se establece un salario mínimo por encima de la productividad de la economía, el mercado de trabajo hubiese ajustado por cantidad en vez de ajustar por precio. Es decir, las empresas hubiesen contratado menos gente y la desocupación hubiese alcanzado niveles elevados como ahora. La salida de la pobreza no es ni el salario mínimo ni los planes sociales. Es el crecimiento sostenido en base a inversiones.

En definitiva, con los planes sociales tiene el problema de la falta de trabajo y, además, el costo fiscal de mantenerlos. Doble problema.

En tercer lugar, a cualquier mortal que trabaja en blanco hoy en día se le pide que:

1) mantenga a su familia,
2) ahorre para el futuro porque la jubilación que le tocará cuando se jubile será una miseria por lo que están haciendo con el sistema previsional,
3) que mantenga a sus padres si aún los tiene porque la jubilación que cobran es una miseria,
4) que mantenga con sus impuestos un sector público ineficiente y caro y
5) que sostenga a todos aquellos que viven de los planes sociales.

Y todo esto tiene que lograrlo luchando contra los disparates económicos que comete el gobierno que hace más difícil tener productividad. Es como si a la gente que trabaja en blanco se le dijera: laburá para sostener todo eso y encima te pongo una mochila con 10 kilos de peso para que te sea más difícil.

Si la presidente tomara debida nota de todo este esfuerzo que tiene que hacer la gente que trabaja en blanco, se daría cuenta que hoy en día los explotados son los que trabajan en blanco y no los que viven de un plan social. El gobierno ha llevado la explotación de la gente que trabaja a su máxima expresión. El “capitalismo salvaje”, como le gusta decir a los progres, es el paraíso frente al descomunal esfuerzo y explotación al que es sometida la gente que trabaja.

Discrepo absolutamente con el discurso de la presidente porque no hay política económica más humillante que deba soportar un ser humano que vivir de la dádiva del Estado en vez del fruto de su trabajo y esfuerzo personal.

¿Cómo se logra revertir esa humillación? Con tres ejes básicos: a) disciplina monetaria, b) disciplina fiscal y c) respeto por los derechos de propiedad. Con esos tres ejes se captan inversiones, particularmente ahora que hay tanta liquidez en el mundo buscando dónde invertir, que generan puestos de trabajo, mejores salarios y prosperidad general. Es por eso que el liberalismo es moralmente superior al populismo que nos propone el kirchnerismo, porque sin asegurarle el éxito a nadie, el liberalismo le proporciona las condiciones a la población para que, utilizando su capacidad de innovación, su esfuerzo y su trabajo, puedan progresar en la vida. El liberalismo no es superior al populismo solamente por su propuesta económica, sino, fundamentalmente, por su contenido moral. Porque, además, limita el poder de los gobernantes de tal forma que evita el autoritarismo, impide que se violen los derechos individuales y, además, reduce al mínimo la corrupción porque no da lugar al tráfico de influencias que negocian los funcionarios públicos bajo el populismo.

Por el contrario, el populismo propone la humillación de la gente. No contribuye a la cultura del trabajo, la destruye al “vender” que un sector de la sociedad que tiene derecho a vivir a costa del trabajo ajeno. Si el gobierno tuviera realmente sensibilidad social crearía las condiciones institucionales y económicas para que una fuerte corriente inversora generara los puestos de trabajo necesarios para todos aquellos que hoy no lo tienen y viven de los llamados planes “sociales”.

Por eso, es necesario insistir con que el populismo no solo es ineficiente desde el punto de vista económico, sino que es moralmente reprochable al denigrar a la gente haciéndola depender de la dádiva del Estado, al tiempo que deriva en autoritarismo y corrupción.

Tal vez el populismo sea un muy buen negocio en el corto plazo para quienes lo impulsan, pero en el largo plazo tiene costos económicos y políticos que inevitablemente hay que afrontar. Es justamente eso lo que le está pasando a este gobierno que hoy luce tan alterado. El largo plazo le ha llegado y no saben cómo afrontarlo, salvo explotando cada vez más a la gente que trabaja en blanco.

Por eso le formulo la siguiente propuesta a la presidente. Yo me quedo en mi casa porque el stock de riqueza acumulado es mío, pero de ahora en más yo vivo de los planes sociales y ella se pone a trabajar para sostenerme a mí y a todos los que pagamos impuestos, a mi familia, a mi madre y al Estado sobredimensionado y, encima, tendrá que soportar la mochila de los dislates económicos de sus incondicionales colaboradores (Moreno, Kicillof, etc.)

Quisiera ver cuánto tiempo aguanta siendo explotada tan inhumanamente.

escrito por Roberto Cachanosky 
(fuente: www.economiaparatodos.com.ar)
Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina