martes, 28 de febrero de 2012

El silencio de los culpables

FERNÁNDEZ y el "yo-no-fui" tan argentino
Una tragedia que costó 50 vidas y poco más de 700 heridos. Trenes en mal estado, pasajeros que viajaban como animales. Subsidios prolijamente descontrolados para la empresa concesionaria. Tarifas irrisorias para no despertar conciencias. Una Comisión Nacional de Regulación del Transporte de Argentina ausente.

El Gobierno Nacional no se hizo cargo y, en una medida indefendible, anunció con bombos y platillos que se iba a presentar como "particular querellante". El Ministro de Planificación Federal Julio De Vido y el Secretario de transporte Juan Pablo Schiavi aseguraron que los trenes funcionaban correctamente en los días previos al desastre, como así también defendieron las "inversiones" realizadas en el sector ferroviario desde el año 2003 hasta la fecha.  Antes, Schiavi fue enviado para dar la cara en nombre del Gobierno y, en conferencia de prensa, analizó "si esto hubiera ocurrido ayer, que era un día feriado, seguramente ese coche hubiera impactado y hubiera sido una cosa mucho menor y no de la gravedad que fue hoy, que lo constituyó en un accidente extremísimo (sic)" (¿¿??).

Roque Cirigliano, Director de Material Rodante y Nuevo Servicio de la empresa TBA, también se desligó de cualquier cargo y culpa cuando aseguró que el servicio de la empresa concesionaria del servicio de transporte ferroviario era "aceptable" y que todo lo acontecido se debía a un "error humano". Según informa el Diario La Nación, además de controlar TBA, la familia Cirigliano es uno de los proveedores de los decodificadores de televisión digital que el Gobierno Nacional empezó a entregar desde el año 2010.

Ante el desconcierto, oportunistas aparecieron en escena para protagonizar desmanes en la Estación en donde había ocurrido la tragedia. Desde el kirchnerismo, se pretendió desviar la atención acusando a la oposición de querer usufructuar con el dolor ajeno y algunos aventuraron que esos patoteros eran enviados desde sectores políticos enfrentados con el Gobierno Nacional. A la luz de los hechos, esos hechos violentos no beneficiaron a algún dirigente en particular sino, más bien, hicieron que nos olvidáramos por un momento de quién es el principal responsable de tantas muertes, de tantos heridos, de tanto dolor. Si alguien pagó a esos inadaptados, entonces podemos suponer quién fue...

 En su primera aparición pública después de la tragedia, Cristina Elisabet Fernández eludió toda responsabilidad que le cabe. Presidiendo el acto de la conmemoración del bicentenario del primer izamiento de la Bandera Nacional, Fernández puso un tono melodramático en su voz para gritar "Yo quiero decirles a todos ellos y a los 40 millones de argentinos; a los que me quieren y a los que no: voy a tomar las decisiones que sean necesarias una vez que la Justicia decida". Sin ruborizarse, la primera mandataria presionó al magistarado que está investigando cuando lanzó "Le pido algo encarecidamente a esta Justicia. La pericia para determinar los responsables directos e indirectos no puede durar más de 15 días" y, con la máxima caradurez, remató "Los 40 millones de argentinos y las víctimas necesitan saber qué pasó y quién es el responsable. Lo que sí tendrá que haber es justicia, de una buena vez y para siempre". Para dramatizar aún más su puesta en escena, Cristina Fernández dejó caer lágrimas de sus ojos ante la multitud.

El Gobierno Nacional decretó dos días de duelo por las víctimas y se suspendieron los festejos del Carnaval en la Ciudad de Buenos Aires (¡!)... pero ni así la Sra. Presidente canceló su habitual escapada a El Calafate, aprovechando el fin de semana "largo". Para intentar calmar los ánimos, la titular del Ejecutivo Nacional dispuso la intervención de TBA y, por otro lado, la Auditoría General de la Nación publicó un informe en el que acusa a dicha empresa concesionaria de desarrollar una política “metódica y sistemática” de “desinversión y falta de mantenimiento” que puso en riesgo “la seguridad operativa del servicio”. A destiempo. Ya no sirve.

Cristina Fernández sigue actuando con una tremenda hipocresía, buscando ganar tiempo, confundiendo tantos y embarrando la cancha hasta que esta causa, como tantísimas otras, se termine diluyendo en el tiempo. La estrategia del kirchnerismo sigue siendo la misma: no hacerse cargo de nada y culpar de todo a la oposición. Lo sucedido en Once no es la excepción.

lunes, 27 de febrero de 2012

Belgrano, entre ÉL y ELLA

"BELGRANO" y ELLA. El creador de la Bandera homenajeó a ÉL
Se cumplieron nada menos que 200 años del izamiento de la Bandera Argentina, el cual tuvo lugar a orillas del Río Paraná, en la Ciudad de Rosario.

Precisamente en Rosario, en el Monumento a la Bandera, la Presidente Cristina Fernández encabezó el acto central en el que, se suponía, se iba a realzar la gesta de Manuel Belgrano. Sin embargo, se trató de otro acto patrio devenido en un insolente acto partidario.

Antes del discurso de la Presidente, Matías Martínez, un actor rosario, personificó al gran Belgrano. Según se lee en Página/12, montado en un caballo, "Belgrano" invitaba a los presentes a jurar lealtad a la Bandera gritando "Por eso, argentinos, argentinas, juran por sus hijos, por sus familias, por sus amigos, por las cosas que no quieren, por los que ya no están - en ese momento, el actor se dio vuelta para mirar a la presidenta y los miles de militantes que se habían convocado al Monumento a la Bandera cantaron que Néstor no se murió-. Por la esperanza, por la alegría, por nuestra historia de lucha, por la memoria, por la verdad, por la justicia, por seguir sosteniendo y trabajando por el país que tenemos y por un país cada vez mejor, argentinos y argentinas juran defender esta bandera celeste y blanca".

Acto seguido, la Presidente manifestó su admiración por quien creó la Bandera Nacional. Empezó afirmando "Dicen que madre hay una sola, pero esta Patria tiene varios padres y Belgrano, sin lugar a dudas es uno de ellos" (¿?... ¿ELLA es la Madre de la Patria?), para empezar a hablar de ÉL cuando evocó emocionada "Yo recuerdo aquel 2003, cuando ese que ustedes dicen que vive y yo estoy segura porque lo recuerdan millones de argentinos en sus corazones, llegó también a una patria colonizada, dominada por los agentes y sectores económicos que desde afuera y desde adentro la habían devastado". Luego de cantar loas a todos estos largos años de kirchnerismo, la primera mandataria aseguró que "Esos son los homenajes que querría Belgrano, esas son las acciones que querría San Martín y Néstor, es que él las hizo". Como era de esperarse, Cristina Fernández evitó cualquier alusión a la corrupción de su Gobierno, especialmente a lo concerniente al transporte público.

Ciertamente, ÉL está a años luz de la dignidad de Manuel Belgrano. Belgrano fue un abogado notable, que entregó su vida por la Patria, que luchó por la gloria de una nación y no por su gloria personal, rechazó reprimir a caudillos, murió pobre y olvidado. Kirchner se dedicó a amasar su fortuna personal, acumulando bienes a costa de transacciones non sanctas, dividió a sus coprovincianos siendo Gobernador de Santa Cruz y agitó rivalidades entre argentinos cuando fue Presidente de la Nación.

Además del desastre económico que llevan a cabo, los Kirchners se esmeran por reescribir la historia, situándose a ellos mismos en el centro, cuales dioses y redentores de la Argentina. Todo consiste en un revisionismo caprichoso, cargado de patrañas e inexactitudes. Lo más grave es que no son pocos los que incorporan todos esos conceptos, sin antes no leer, al menos, un libro sobre nuestra historia.

lunes, 20 de febrero de 2012

Espionaje "nacional y popular"

GARRÉ Y FERNÁNDEZ.
El kirchnerismo se ha visto envuelto en otro escándalo cuando la prensa (opositora) dio a conocer pormenores del "Proyecto X", el cual hace referencia al espionaje que, a través de Gendarmería, el Gobierno Nacional realiza opositores, especialmente a quienes lideraron marchas populares que incomodaron al oficialismo.

Curiosamente, esta noticia fue publicada por Página/12 en noviembre pasado. Allí, el pasquín oficialista hacía referencia a la presentación formal de una denuncia ante la Justicia por parte de la Comisión Internea de Kraft, en la que plantean que, vestidos de civil, integrantes de Gendarmería Nacional se infiltraban entre los manifestantes para identificar a los cabecillas y delatar sus movimientos.

La denuncia fue presentada por Javier Hermosilla, delegado gremial de la comisión interna de Kraft; Nora Cortiñas, de la Línea Fundadora de Madres de Plaza de Mayo; María del Carmen Verdú, de la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (Correpi); la abogada Myriam Bregman, del Partido de los Trabajadores Socialistas; entre otros y, por esas cuestiones que tiene la Argentina de estos tiempos (kirchneristas), la causa cayó en manos del Juez Norberto Oyarbide (...). Dicha denuncia se fundamenta en que esas "tareas de inteligencia" de la Gendarmería estarían violando el artículo 4 de la Ley 25520.

El escándalo estalló casi tres meses después cuando se supo que Héctor Bernabé Schenone,  Jefe de Gendarmería Nacional, reconoció la existencia del "Proyecto X".

Ante la cataratas de críticas en su contra, Nilda Garré escribió en Facebook "En el marco de esta política y estos principios Néstor Kirchner primero y Cristina después también han sostenido una clara y permanente posición respecto a la no criminalización de la protesta social y a los límites a la acción policial en esas situaciones. Por eso resulta paradójico hoy que sectores que no pueden acreditar esa coherencia nos acusen de vulnerar derechos y perseguir manifestantes y luchadores sociales". En Twitter, Garré advirtió "No admitimos espionaje y si llegara a haber seremos inflexibles. Pero tampoco tomamos decisiones sin reflexión". Para salvar la ropa, Garré removió a gran parte de la cúpula de Gendarmería Nacional.

La oposición, patética como de costumbre, se apuró para tomar cartas en el asunto una vez que el tema fuera abordado en "A Dos Voces", programa emitido habitualmente en el Canal TN. Patricia Bullrich, inepta diputada nacional, impulsó un proyecto para citar en carácter de "urgente" a la Ministro de Seguridad Nilda Garré para que dé explicaciones sobre el "Proyecto X"

Aníbal Fernández, ex jefe de Gabinete y actual Senador Nacional, había negado la existencia de las actividades de espionaje de parte del Gobierno Nacional cuando declaró a Radio 10 "¡Que plan X ni que ocho cuartos, de qué estamos hablando! No existe eso, lo que sucede es que, cuando uno está viendo este tipo de cosas, se mira quiénes son los que están. Porque muchísimas veces los que están al frente terminan hablando para acordar" y, preso de su incontinencia verbal marca registrada, agregó "Muchas veces uno le pide al personal [de las fuerzas de seguridad] que se acerque para dar lugar a la charla, se charla, se acuerda, se libera un carril. Se va achicando el conflicto, se morigera y se elimina la razón del conflicto. Toda la vida se hizo así, no es un trabajo de inteligencia, es un trabajo inteligente, donde uno trata de acercarse para hacer las cosas bien".

Horacio Verbitsky, el impresentable periodista que opera para el kirchnerismo, desmintió a Aníbal Fernández en Página/12 cuando escribió "Mientras el ex ministro Aníbal Fernández negaba la existencia del Protocolo X (que se puso en funcionamiento durante su gestión, en 2005)...", dejando al descubierto la intervención del entonces Ministro del Interior durante la Presidencia de Néstor Kirchner. A falta de una oposición decente, sabido es que el kirchnerismo padece de internas que muchas veces mellan su poderío político: una de esas peleas, la protagonizan Garré y el actual Senador Nacional.

No es nada nuevo que un Gobierno realice "tareas de inteligencia". Lo llamativo es que en este caso se trata de un poder político que hace gala de su defensa de los derechos humanos. No se requiere demasiada inteligencia para llegar a descubrir quien está atrás de todo ésto; basta preguntarse, ¿a quién responde Gendarmería Nacional? A la Ministra Nilda Garré... ¿y a quién responde Nilda Garré?

En realidad, lo que Cristina Fernández hace no es nada inédito en su carrera política. A lo largo de estos años de "modelo", hemos sido testigos de numerosos casos en que se reprimieron manifestaciones que disgustaron a Néstor Kirchner y a Cristina Fernández: desde las detenciones en las protestas del campo, pasando por la muerte absurda de Mariano Ferreyra, el desaolojo de ex soldados que quieren ser reconocidos como ex combatientes de Malvinas y las recientes movilizaciones populares contra la minería en Catamarca.

Ya en el año 2006, el portal Tribuna de Periodistas advirtió sobre el oscuro accionar de la SIDE que interceptaba mails y llamadas de poiticos opositores, periodistas críticos y algunos empresarios. Más atrás en el tiempo, cuando era Gobernador de Santa Cruz, Néstor Kirchner perseguía hasta la represión a manifestantes opositores, especialmente a los docentes.

Desde que el kirchnerismo es gobierno, se repite hasta el hartazgo eso de "no criminalizar la protesta social". Podemos recordar las veces en que referentes kirchneristas se rasgaban las vestiduras cuando señalaban  a otros gobernantes que "reprimían" y, ni hablar, de cuando salió a la luz el escándalo del espionaje que Jorge "El Fino" Palacios hacía por orden de Mauricio Macri (¿qué diferencia hay entre lo que hacía Macri y lo que hizo ahora Cristina Fernández?)Este episodio del "Proyecto X" (¿?) no es más que otra muestra de la hipocresía de la prédica kirchnerista.

lunes, 13 de febrero de 2012

Redistribución de la riqueza en en Congreso de la Nación

El aumento del 100% en las dietas de los legisladores ha alterado los humores de la escena política nacional.

Como no sucede en otros grandes temas cruciales que hacen a la vida de nuestro país, hubo gran coincidencia entre kirchnerismo y sus rivales políticos. Tanto oficialistas como opositores consideraron necesario "sincerar" sus salarios y, a partir de ahora, recibirán un sueldo neto que oscilará entre los 30.000 y 35.000 pesos mensuales, que se enmarca dentro del aumento del 45% del presupuesto del Congreso de la Nación. Se dispuso que se mantienen los 20 pasajes aéreos y los 20 pasajes que cada legislador dispone anualmente, aunque se redujo un 21% el adicional por "desarraigo".

En tal sentido, Julián Domínguez, Presidente de la Cámara Baja, manifestó que "Las dietas estaban increíblemente deprimidas. No es posible que un diputado o un senador de la Nación gane menos que un secretario del Poder Ejecutivo. O, peor aún, que un empleado jerárquico del Congreso".

Solo unos pocos legisladores manifestaron estar en aparente desacuerdo con este aumento. Se destacaron los siempre mediáticos Victoria Donda y Fernando "Pino" Solanas, quienes bramaron ante la prensa bonaerense... aunque cuando se alejen los micrófonos y cámaras de los periodistas, cobrarán alegremente sus dietas "actualizadas".

Una de las críticas más ácidas vinieron nada menos que desde el sindicalismo. El polémico Julio Piumato, titular del gremio de los judiciales y acólito de Hugo Moyano, escribió en la red social Twitter "¿Aumento para diputados y senadores...referencia para las paritarias? A Paso de Vencedores, por la Justicia Social Plena". Realmente, los que menos tienen autoridad moral para acusar son estos señores gremialistas, siempre enriqueciéndose a costillas (y espaldas) de sus afiliados.

En medio de todo este revuelo y para aprovechar el río revuelto, el Gobernador de Mendoza Francisco "Paco" Pérez abogó por un aumento de sueldo... para él. El Diario Los Andes publica que el primer mandatario mendocino declaró que “Creo que en algún momento se va a tener que abrir la discusión y el debate sobre si el gobernador de una provincia que tiene un presupuesto de 19.500 millones de pesos y que genera 13 mil millones de dólares tiene que percibir un salario de 12 mil pesos manteniendo además su título bloqueado”. Con cierta lógica Mario Abed, Intendente de Junín, se puso sintonía con las palabras del Gobernador de su Provincia a pesar de no ser kirchnerista, cuando dijo “Hay que dar un debate, porque no podemos ganar lo que estamos ganando; a un ingeniero tengo que ofrecerle un salario de 6 mil pesos y bloquear su título durante la gestión, y actualmente es muy difícil encontrar gente que esté dispuesta a hacerlo”.

A mí personalmente no me escandaliza que un legislador nacional gane esa suma de dinero por mes. La responsabilidad que ellos asumen con el pueblo es muy grande y debe ser retribuída como tal; no podemos caer en la demagogia barata de pretender nivelar los sueldos de diputados y senadores con los más bajos de la economía formal. La remuneración debe estar acorde a la investidura que ellos portan.

Ahora bien, más allá de la suma que perciban, ¿nuestros legisladores honran el mandato recibido del pueblo?

Sabido es que nuestros legisladores no sufren reducciones en sus salarios si faltan a las sesiones en el Congreso, como tampoco perciben algún plus por proyectos presentados ante sus pares. Su falta de productivdad y ausentismo no son penados salarialmente como le acontece a cualquier otro trabajador. Diario Perfil publicó un interesante informe en el que detalla que, durante todo el periodo ordinario del año 2011, la Cámara de Diputados de la Nación se reunió solo en ocho oportunidades para sesionar, de las cuales muchos de ellos no tuvieron asistencia perfecta. El sitio parlamentario.com publicó otro informe en el que detalla que, durante esas escasas sesiones del año pasado, hubieron nada menos que 80 diputados que no emitieron palabra alguna, entre los que se destacan el marketinero Francisco De Narváez (¡otro año más sin participar de debate alguno!) y los sanjuaninos Juan Carlos Gioja y Graciela Caselles.

Otro punto a destacar en este aumento salarial para nuestros representantes en el Congreso de la Nación es que el porcentaje supera largamente los índices anuales que difunde el INDEC, como así también fue llevado a cabo en momentos en que el Gobierno Nacional está ajustando el gasto público.

Justificable sería que se paguen altas sumas de dinero a quienes trabajen en el Estado (Nacional, Provincial y/o Municipal) si esas personas tienen probada capacidad y ética para estar a la altura de una responsabilidad tan delicada. Pero, si analizamos más a fondo, para ingresar a la esfera estatal, en la inmensa mayoría de los casos, no pesa tanto la idoneidad ni la honestidad de una persona, sino que se premia la obsecuencia partidaria... así, el trabajar en el sector público se termina convirtiendo en un lugar común para mediocres y oportunistas, en vez de ser un espacio para servidores públicos... entonces, no es más necesario para nuestro país jerarquizar la función pública antes que hablar de aumentos de sueldos?

domingo, 12 de febrero de 2012

Minería: discusión o adoctrinamiento

Al referirse a la minería, la Presidente Cristina Fernández afirmó que, en nuestro país, Vamos a tener que darnos una discusión en serio, responsable en el país. Me gustan tus palabras porque motivan a la reflexión y al debate, y no a las posiciones dogmáticas y cerradas que dicen sí o no, y se resisten a cualquier inflexión o a cualquier matiz”.

Semejante afirmación fue dicha en el marco de un acto realizado en el que se inauguraba una planta de Cementos Avellaneda S.A. en Olavarría (Provincia de Buenos Aires) y que la primera mandataria encabezó vía teleconferencia. En dicho evento, Fernández habló con un "trabajador minero" que se quejaba de las protestas de movimientos ambientalistas que se llevaron a cabo en Catamarca. Lejos de reconocer represión de la Gendarmería Nacional, la titular del Ejecutivo Nacional respondió a las palabras del trabajador con un “Después de lo que dijiste, podemos decir: vox populi, vox dei” (¿?) y, dirigiéndose a su interlocutor, le dijo A vos no te van acusar de ser de hombre de la Barrick; no tenes pinta de ser hombre de la Barrick". Con buen humor, Fernández cerró diciendo “En fin, el debate es muy serio. Hay que cuidar el medio ambiente. Y me gusta escuchar todas las posiciones (¡¡¡¡!!!!).

Lo que no se dijo entre los medios militantes es aquel "trabajador minero" no es un simple obrero, sino que se trata de Armando Domínguez, miembro del Concejo Directivo de la Asociación Obrera Minera Argentina (AOMA) y llegó a ser presidente del Partido Justicialista en Olavarría. Nada de improvisación en la cofradía minera.

Parece que la presidente argentina no se enteró que hubieron debates serios sobre la minería en el Congreso de la Nación. Durante el año 2007, se aprobó un proyecto de ley elaborado por la entonces diputada Marta Maffei para proteger los glaciares de los efectos nocivos de la actividad minera. Por intercesión de José Luis Gioja, la Presidente Fernández accedió al clamor de las empresas mineras y vetó dicha ley. En el 2010, el tema de glaciares y minería volvió a estar sobre el tapete cuando el Poder Legislativo sancionó la Ley de Presupuestos Mínimos para la Preservación de Glaciares y Ambiente Periglaciar, pese a las presiones de los gobernadores "mineros" que lideraba el sanjuanino Gioja. En este caso, la Presidente cumplió con su palabra de no vetar esta nueva ley... aunque nunca la reglamentó.

FERNÁNDEZ Y GIOJA. Celosos defensores de los intereses
de las mineras transnacionales en Argentina.
La misma que aseguró que "no es la PresidentA de las corporaciones sino de los argentinos" nunca se da tiempo para charlar cara a cara con aquellos que hacen sus reclamos en contra de la (mega)minería ni tampoco para escuchar los planteos realizados en el Congreso de la Nación.

Pero, esa que dijo no ser "PresidentA de las corporaciones" tuvo tiempo para reunirse con los principales dirigentes de la Barrick Gold, comprometiéndose a defender sus intereses en el suelo de esta Patria... ¿a cambio de qué? no podemos afirmarlo.

Es una pena que desde el Gobierno Nacional no se busque un diálogo sincero acerca de la minería que queremos. La lógica kirchnerista es imponer un modelo al precio que sea, disfrazando intenciones, simulando aperturas y, lo que es peor, sin escuchar otras voces.

sábado, 11 de febrero de 2012

¿Volver a 1982?

La controversia Malvinas/ Falklands sigue sumando capítulos de mediáticas disputas y acusaciones cruzadas... sin que la situación de fondo se modifique en absoluto.

Por más berrinches que haga un Gobierno Nacional, es imposible que Gran Bretaña acepte negociar con la Argentina por la soberanía de las Islas Malvinas. Como corresponde, la Argentina recurre a la Organización de las Naciones Unidas para insistir en su reclamo... pero sabemos que la O.N.U. es una eficaz herramienta de alineación que utilizan las principales potencias del mundo, por lo que difícilmente acorralará a Inglaterra.


Recientemente, la Presidente Cristina Fernández logró que otros primeros mandatarios latinoamericanos también presionen a Inglaterra para que se siente a negociar la soberanía de las Islas Malvinas. En efecto, Uruguay y Brasil, más países del Caribe impidieron que barcos británicos que viajaban a las Islas se reabastecieran en sus puertos, lo que produce escasez de algunos alimentos para los kelpers.

El gobierno argentino manifestó su disgusto por las recientes actividades del Reino Unido en las Islas, tanto por las exploraciones en búsqueda de petróleo como la realización de ejercicios militares y la llegada del Príncipe Guillermo en vísperas del 30° aniversario de la Guerra de Malvinas. En nuestro país, estas actitudes son vistas como provocaciones.

David Cameron, primer ministro inglés, tampoco ayudó mucho en esta controversia cuando, en enero pasado, aseguró ante la Cámara de los Comunes que "Yo diría que lo que los argentinos han estado diciendo recientemente es mucho más colonialismo porque esta gente (por los malvinenses) quiere seguir siendo británica y los argentinos quieren que ellos hagan otra cosa". Es indudable que Inglaterra es la que menos autoridad moral tiene para acusar de colonialismo a cualquier otra nación del Planeta, por lo que esta afirmación de Cameron no deja de ser una chicana para con la Argentina, país cuyas Fuerzas Aradas están cada vez más debilitadas.

Desde el Reino Unido se insiste una y otra vez que, lógicamente, los usurpadores de las Islas Malvinas no tienen la más mínima intención de dejar de ser británicos para convertirse en argentinos. Allí radica el principal obstáculo para que nuestro país recupere la soberanía sobre aquellas Islas: los kelpers. Mientras en nuestras Malvinas sigan residiendo personas que están identificadas con Gran Bretaña, pensar que las Malvinas volverán a la jurisdicción argentina es una quimera.

Al margen de los histeriqueos y estériles nacionalismos, el intercambio comercial entre Argentina y Gran Bretaña no solo que se mantiene, sino no para de crecer notablemente. Según informó la National Statistics Office (oficina británica estatal), las exportaciones británicas entre enero y julio 2011 aumentaron el 18% comparadas con el mismo período de 2010. En cuanto a las importaciones británicas desde la Argentina, hubo un crecimiento del 10 % en el mismo período. Más precisamente, Gran Bretaña es el 17º mayor vendedor de productos a la Argentina y el Reino Unido es el 16º destino de las exportaciones nacionales... entonces, toda esta "guerra" verbal entre Buenos Aires y Londres, ¿es solo (otra) cortina de humo?

Por otro lado, queda flotando otro interrogante: ¿para qué quiere Argentina a las Islas Malvinas?, ¿para entregarlas a capitales transnacionales para la explotación de sus riquezas naturales?, ¿para rifar sus vastos terrenos a extranjeros tal como se hace impúnemente en la Patagonia?, ¿La Cámpora abriría una filial malvinenese? ¿los kelpers serán conquistadops con planes sociales?

viernes, 10 de febrero de 2012

Cipayos y cipayas

En la Argentina tratar de pensar en libertad se parece cada día más a un delito; discutir es un verbo que ha caído en desuso: nadie discute, se acusa, se señala, se grita.

El aparato de propaganda estatal tiene una actitud canina: está vigilante, atento, dispuesto a ladrar ante cualquier intrusión. La Patria tiene copyright, el campo nacional y popular tiene alambrado y los dueños de la verdad ya hicieron la escritura.

Es gracioso que un de-sobediente como Jauretche se haya transformado, hoy, en un ícono de la obsecuencia gubernamental. Eso habla, también, del nivel de ignorancia y manipulación: los chicos de La Cámpora deben creer que Jauretche es un modisto francés: consumen Jauretche pasado por la procesadora de Aníbal Fernández.

Fue justamente don Arturo quien introdujo en el ensayo político argentino la palabra “cipayo”. “Cipayo” proviene del persa, sipahi, y así se llamaban los miembros de la tropa de caballería de elite, una de las seis divisiones de caballería del ejército del Imperio otomano. En el Imperio británico llamaban cipayos a los nativos de la India reclutados al servicio del Reino Unido, Francia y Portugal.

Cipayo es el nacional que pelea a sueldo por el enemigo. Yo, que he sido comunista y terrorista en la época de Alfonsín, narco, trolo y falopero en la de Menem, golpista en la de De la Rúa, mercenario, esbirro de Magnetto y pro milico en la de El y Ella, soy ahora “cipayo” para el aparato de propaganda estatal.
El bautismo sucedió luego de que The Observer publicara en Londres, el domingo pasado, mis opiniones sobre Malvinas:

“Las Malvinas son parte de nuestra imaginación, estamos cegados por años de retórica”, dijo el cipayo.
Trataba de plantear lo siguiente: la manera de “argentinizar” las islas es integrarlas, no aislarlas; vetar los permisos de pesca es una maniobra imbécil y menor: tardan diez minutos en cambiar la bandera de conveniencia y siguen pescando. Lo que hay que hacer es poblar Malvinas, integrarlas: médicos argentinos trabajando en sus hospitales, malvinenses estudiando en Gallegos, trabajadores temporales en uno y otro lado. Crear lazos verdaderos y no retórica en tribunales internacionales que no sirven para nada.

Porque si mañana, por milagro, recuperáramos las islas, ¿qué haríamos con los 2 mil tipos que viven ahí? ¿Fusilarlos? ¿Darles planes Trabajar? ¿Tarjetas SUBE?

El aparato estatal reaccionó de manera coordinada: los programas de Diego Goebbels y la web de Javier Ramero (no es error de imprenta, Ramero, porque de eso trabaja) coincidieron en acusarme de cipayo.
Las voces críticas del oficialismo me hicieron reflexionar. Aquí van algunos datos que pueden servir como detector de cipayos en la Argentina:

Sólo un tercio de las 500 empresas más grandes del país son argentinas: según el Indec, sobre ese total apenas 176 son de capitales locales. La transnacionalización de la economía, iniciada en los 90, siguió aumentando con El y Ella.

Desde la reunión en 2010 de Ella con Peter Munk, el presidente de la Barrick Gold, el diputado Miguel Bonasso viene denunciando los compromisos K con las mineras. Un informe técnico publicado en 2005 advirtió que la superficie de los glaciares disminuyó entre el 56% y el 70% por las actividades en Pascua Lama y Veladero. Barrick actúa en connivencia con los gobiernos de San Juan y nacional.

En Catamarca denunciaron la aplicación de la Ley Antiterrorista contra asambleístas que se expresaron contra la ley minera en la provincia. Fue la primera vez que se aplicó la norma negociada por la Argentina con el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI).

En 2009 la Argentina condenó duramente el golpe de Estado en Honduras y dio apoyo político internacional al reclamo del destituido mandatario, Manuel Zelaya. Ahora el canciller Timerman hijo tuvo un encuentro con el presidente golpista Porfirio Lobo Sosa y afirmó que “se busca establecer un diálogo productivo y de cooperación”. En 2010 la misma Cancillería había condenado las violaciones a los derechos humanos en ese país.

Grupos económicos de Canadá, Estados Unidos, Australia, Gran Bretaña y Suiza controlan en la Argentina el mercado del litio, denominado “el petróleo que viene”. En los últimos dos años se han registrado inversiones por exploración por alrededor de 100 millones de dólares, en una riqueza que contienen los salares locales calculada en 260 mil millones de dólares. El 30% del litio se destina a la producción de baterías para autos y productos electrónicos de consumo masivo, otro 20% a la producción de aluminio, un porcentaje similar a la confección de vidrios y cerámicas y el resto a la fabricación de lubricantes. En Salar del Rincón (Salta) explota el litio Ady Resources, una firma australiana. En el Salar de Olaroz (Jujuy) operan Orocobre, asociada a Toyota, y Minera Exar, vinculada con Mitsubishi. En el Salar de Hombre Muerto, entre Catamarca y Salta, opera Rodhini Lithium, canadiense. En los salares Incahuasi, Pocitos y Arizano, Exar. En el Salar Centenario (Salta), Bolera Minera, vinculada con la francesa Bolloré y Pininfarina, que también lo hace en el Salar Chancarí, en Jujuy. En las Salinas Grandes, de Salta y Jujuy, explota el litio South American Salars, australiana. En el salar salteño de Uyuni lo hace Minera del Altiplano, de la norteamericana FMC. En el Salar de Pozuelos, la compañía coreana Ekeko. Y en el Salar de Llullaillaco (Salta), Minera Solitario Argentina, de la canadiense TNR Gold.

La merluza, columna vertebral de la actividad pesquera, se encuentra en peligro de extinción. Los buques asiáticos, en su mayoría chinos, depredan en nuestro mar la merluza y su principal alimento, el calamar. De 95.000 buques pesqueros registrados en el mundo, 210 son argentinos y 40.000 son chinos, y la mayoría navega en el área austral. Entre 2 mil y 4 mil de estos buques pescan calamares en la milla 201 al norte de las Malvinas y también dentro del territorio argentino, porque los controles son inexistentes o ineficientes.

En Tierra del Fuego se firmó recientemente un convenio con Tdfeyq (Tierra del Fuego Energía y Química, de capitales chinos) para instalar una fábrica de fertilizantes para soja en Río Grande, que incluye la provisión de gas a 1,80 dólares por millón de BTU, mientras el precio internacional es de alrededor de cinco dólares. La oposición juntó 30 mil firmas que pedían una consulta popular sobre el asunto, pero fue ignorada.

“La presidenta Kirchner es no sólo una gran amiga mía sino también de los Estados Unidos”, dijo Barack Obama en noviembre del año pasado frente a una Cristina sonriente como Susanita en una tira de Mafalda.
“No se puede pasar por alto el liderazgo de los Estados Unidos a nivel global”, afirmó Ella.

Ahora ponga su detector de cipayos a funcionar y fíjese para dónde señala la flecha roja.

escrito por Jorge Lanata
para Diario Perfil

miércoles, 8 de febrero de 2012

Spinetta, Alma de Diamante

Luis Alberto Spinetta, referente ineludible de la cultura popular argentina, falleció a la edad de 62 años en la Ciudad de Buenos Aires, en su hogar y rodeado de sus hijos.

Tal como le dice Pedro Aznar, "El Mensajero del Infinito" ha dejado una profunda huella en el alma de miles de personas que admiramos su arte tan exquisito, tan delicado, tan sublime. Sus músicas y su líricas seguirán irradiando luz entre nosotros y entre los que vendrán. 

Sé que el alma de Luis Alberto descansa. Su espíritu abraza a Dios y es ahora más libre. Gracias, Luis.


Quedándote o yéndote


Y deberás plantar,
y ver así a la flor nacer.
Y deberás crear,
si quieres ver a tu tierra en paz.
El sol empuja con su luz,
el cielo brilla renovando la vida.

Y deberás amar,
amar, amar hasta morir.
Y deberás crecer
sabiendo reír y llorar.

La lluvia borra la maldad
y lava todas las heridas de tu alma.

De tí saldrá la luz,
tan sólo así serás feliz.
Y deberás luchar
si quieres descubrir la fe.

La lluvia borra la maldad
y lava todas las heridas de tu alma.

Este agua lleva en sí
la fuerza del fuego,
la voz que responde por ti,
por mí...

Y esto será siempre así
quedándote o yéndote.


(Luis Alberto Spinetta)
Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina