sábado, 22 de diciembre de 2012

Caso Marita Verón, mentiras verdaderas

PREMIO AZUCENA VILLAFLOR 2012. Trimarco premiada por Fernández.
El Caso Marita Verón sigue empantanado, más aún después de la absolución de los trece acusados por la desaparición de la hija de Susana Trimarco. Los jueces de este caso fueron Alberto César Piedrabuena (presidente), Emilio Andrés Herrera Molina y Eduardo Antonio Romero Lascano, todos integrantes de la Cámara Penal II de la Provincia de Tucumán.

El Fiscal Carlos Sale había pedido 25 años de prisión para nueve de los trece acusados. De acuerdo a la hipótesis del Fiscal Sale, Marita Verón habría sido secuestrada en la esquina de Santiago del Estero y Thames, en la Ciudad de San Miguel del Tucumán, en la mañana del 3 de abril de 2002, cuando se dirigía a la Maternidad para realizarse unos estudios. El autor material del secuestro habría sido Víctor Ángel Rivero, por orden de su hermana María Jesús, sindicada como autora intelectual; en aquel momento, María Jesús Rivero estaba en pareja con Rubén "La Chancha" Alé, célebre personaje en Tucumán por haber sido ex barra brava y ex Presidente del Club San Martín, vinculado al negocio de casinos y tragamonedas, además de ser señalado como uno de los principales responsables del negocio del narcotráfico y la prostitución en aquella provincia. 

En medio de esta controversia, está el drama de la trata de personas que ha sido muchas veces negado en nuestra sociedad. 

El descontento por la actuación de los magistrados tucumanos arrancó en los principales referentes de la política nacional y se extendió como reguero de pólvora a la gente misma desde los medios masivos de comunicación y las redes sociales. Hubieron manifestaciones de repudio en varias ciudades del país, en el que se cuestionó duramente a la Justicia en general.

La Presidente Cristina Fernández aprovechó la ocasión para embestir nuevamente contra el Poder Judicial cuando dijo lamentar “el divorcio cada vez más evidente entre sociedad y Justicia” y aventuró a analizar “cuando hay dinero de  por medio el mundo puede estar tocando trompetas que no les importa  nada” (¿?). A su vez, desde Tucumán, Trimarco no ahorró elogios para la primera mandataria asegurando que Cristina y Néstor siempre nos apoyaron. Sin la ayuda de ellos la fundación con la que rescatamos a varias chicas no hubiera existido” y contó que, apenas conocido el fallo, recibió un llamado telefónico de la Presidente en el que “Me dijo a los gritos: 'Susana, no lo puedo creer' y me pidió que vaya para allá”.

Micaela Catalán, hija de Marita, reivindicó la figura de la Presidente Cristina Fernández cuando, en declaraciones radiales, manifestó que admira "la actitud de Cristina que nos ayudó junto con Néstor desde el principio, sin decir nada, sin usar esto políticamente" y, debido a ello, agregó: "Yo a Cristina la tengo tatuada en la piel; es una persona increíble, inteligente, la admiro, me parece una genia; a ella se le murió su esposo y se hizo cargo del país igual. La miré a los ojos y se le ve la tristeza que tiene, pero sigue adelante, igual que nosotras".

Desde que la búsqueda de Trimarco se hizo pública, desde el Ministerio de Justicia de la Nación se organizó la Fundación María de los Ángeles con la que se lucha contra el flagelo de la trata de personas, entidad que recibe cuantiosos subsidios y que es presidida por la madre de Marita Verón. Durante el juicio, Trimarco reconoció que recibe también subsidios del Gobierno de los Estados Unidos que están entre los 40 y 60 mil dólares mensuales.

Recientemente, se supo que la Federación Argentina de Colegios de Abogados (FACA) postuló formalmente a Susana Trimarco como candidata al Premio Nóbel de la Paz 2013. Además, Trimarco en 2007 el Gobierno de los Estados Unidos le otorgó el Premio "Madre Coraje" y, este año, receptó el lauro "Defensor de los Derechos Humanos y la Libertad John Diefenbaker" de la administración canadiense, como así también el Premio "Azucena Villaflor" que recibió de manos de la Presidente Fernández.

CHANCHADAS. Alperovich saludando amistosamente a "La Chancha" Alé.
Quien apareció públicamente fue David Catalán, ex pareja de Marita y padre de su hija, quien prestó declaración durante el juicio y, posteriormente, declaró al respecto "Fue un interrogatorio duro, no sólo por mi, sino por las cosas que dijeron de 'Marita'. Es absolutamente falso que ella se prostituía". Fueron largos años de silencio, pero ahora Catalán también se sumó a las críticas generalizadas contra la Justicia de este país, dejando en claro que defiende al Gobernador José Alperovich (...). Siempre ha sido cuanto menos llamativo el silencio de Catalán a lo largo de tantos años de búsqueda de Marita; no participó de pesquisas ni concedió entrevistas

Una vez conocida la absolución de los acusados de la desaparición de Marita, la histeria ganó las calles en nuestro país. Es cierto es que mucha gente que adoptó como propia la versión oficial del Caso Marita Verón no se habrán molestado en leer los fundamentos del fallo de los jueces. Muchos desataron su ira a partir de titulares grandilocuentes y eufemismos lanzados por dirigentes políticos tanto del oficialismo y de la oposición. Trimarco y su gente se encargaron de presentar testigos para la investigación judicial... pero muchos de esos testigos reconocieron ante los magistrados recibir mensualidades de la Fundación María de los Ángeles.

Hubieron otros testimonios que contrastaron con los que acercó Susana Trimarco, gente que habló de que Marita Verón ejercía la prostitución y que en realidad habría "desaparecido" por voluntad propia, huyendo de su madre con quien no habría tenido una buena relación. Durante el juicio, Trimarco tuvo que reconocer que, después de que su hija desapareció, pudo conversar telefónicamente cuatro veces con Marita, quien le llamaba desde la casa de su hermano, ubicada en la Ciudad de Río Gallegos. En la web se pueden encontrar interesantes análisis del periodista Christian Sanz y en el blog Todos Gronchos.

El Juez Alberto Piedrabuena aseguró haber obrado con "total independencia" y explicó que "hay una parte donde la acusación no llegó a demostrar que existió el secuestro", a lo que agregó "María de los Angeles desapareció, pero no sabemos cómo ni que le pasó. No hay forma de determinarlo". Según informó el Diario La Nación, el Tribunal criticó duramente también a los investigadores del caso y ratificó que existe "una red de explotación sexual con conexiones nacionales e internacionales, perversa y con ritos satánicos"; los jueces añadieron en su fundamento que "este tribunal, debe ajustarse al marco fáctico de la acusación: privación ilegítima de la libertad con fines de ejercicio obligatorio de la prostitución de María de los Angeles Verón". Si bien consideraron que se probó que Daniela Milhein y Alejandro González reclutaban chicas ofreciendo un falso trabajo como niñeras y que en La Rioja explotaban a mujeres, sostuvieron que no se logró acreditar con las pruebas que Marita haya caído en estas redes. El 3 de abril de 2002, cuando desapareció la hija de Susana Trimarco, no existía el delito de trata de personas y, por lo tanto, no podían ser juzgados, en este caso particular, bajo esa figura legal. "Para condenar, el tribunal debe poseer la convicción o sea la certeza de la existencia del hecho y de la autoría o participación del imputado en forma culpable", explicaron, pero "ante la duda, el tribunal debe absolver".

HISTERIA COLECTIVA. Sin leer fundamentos, muchos vociferaron
contra la absolución de los acusados de la desaparición de Marita Verón.
Aunque, con el correr del tiempo, han ido surgiendo no pocas dudas... muchas más dudas que certezas. Antes de la desaparición de Marita, la familia de Susana Trimarco era de condición humilde. Hoy, la mamá de Marita ostenta un pasar socio económico diametralmente opuesto: al ser una de las mimadas del Gobierno Nacional, ella recibe jugosas sumadas de dinero para su Fundación, es aplaudida por personalidades de la política, el espectáculo y el deporte, luce como una empresaria, se moviliza en su automóvil con chofer y reside en una vivienda valuada en 200.000 dólares.

Es cierto que, gracias a la connotación que logró este caso, nuestra sociedad ha empezado a tomar conciencia del drama de la trata de personas. Es lamentable que la trata de personas, como el narcotráfico, el tráfico de órganos y otras perversidades pueden ser posibles gracias a la connivencia de delincuentes con gente del poder político.

En este caso, el de Marita Verón, se han mezclado turbios intereses políticos con el innegable drama de la trata de personas. La cancha se ha embarrado. Y mucho.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Es penoso que haya habido tanta gente que juzgó el obrar de esos jueces tucumanos y habló de injusticia sin haberse tomado un tiempo para leer los fundamentos del fallo. Muchos argentinos se plegaron a la "verdad" impuesta desde titulares de noticieros y diarios, más la estupidez de la redes sociales.

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina