sábado, 24 de noviembre de 2012

Decoración de ambientes

Una larga ¿conferencia de prensa? del Viceministro de Economía Axel Kicillof y del Ministro De Vido para anunciar que habrán importantes subas en las tarifas del gas y de la electricidad.

Como buenos kirchneristas que Kicillof y De Vido son, los conceptos siempre omitidos fueron "aumento", "crisis energética" e "inflación". En su lugar, los funicionarios kirchneristas se refirieron a un "cambio tarifario".

De Vido dijo que se creará un "fondo de desarrollo" con el que planean obtener 2.000 millones anuales para responder a las "crecientes demandas" de energías; el Ministro de Planificación Federal explicó que las inversiones serán consensuadas entre el Gobierno Nacional y gobernadores e intendentes porque, a su entender, "es el Estado Nacional, y no las empresas, quien sabe perfectamente lo que tiene que hacer en materia de energía y de hecho quedó demostrado con los 84.389 millones de pesos que se invirtieron en el sector desde el 2003 en adelante".

Por su parte, el joven Kicillof justificó la medida asegurando que “El Estado para conseguir este nivel tarifario debe intervenir dinero. Lo llamamos inversión porque le damos competitividad a la industria y más poder de consumo. Es un subsidio deseado por nosotros” y hasta quiso hacernos creer que hay un medio vaso lleno cuando se refirió la "aplicación de subsidios, cuyo efecto permitió liberar el poder adquisitivo de la gente con una innegable mejora salarial" (no me digan! nos aumentaron los sueldos entonces???)

Lejos de hacerse cargo de la situación actual, Kicillof y De Vido realzaron "logros" del modelo kirchnerista en materia energética en casi diez años y, dicho sea de paso, acusaron de ineficiencias a gestiones anteriores.

Lo curioso de todo ésto es que será el Estado Nacional el que cubrirá la adolescencia de inversiones de las empresas privadas que tienen las concesiones de distribución de energía y de gas. El Gobierno Nacional quiere sostener el cuadro de tarifas ficticias con millonarios subsidios... dinero que, a decir verdad, no está equitativamente distribuido.

Ni Cristina Fernández ni ninguno de sus funcionarios reconocerá públicamente alguna ineficiencia en el ejercicio de sus funciones. Este (antipático) anuncio fue otra muestra: los argentinos debemos alegrarnos por un aumento tarifario porque, de ahora en más, estaremos todos "invirtiendo" en un sistema energético.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina