martes, 4 de septiembre de 2012

Evita no repetir "el relato"

El pasado 08 de agosto, Walter Domínguez, alumno de quinto año de la escuela IPEM 168 Diego de Rojas ubicada en Villa Gral. Belgrano (Córdoba), concurrió con sus compañeros a la muestra itinerante "Eva: Mujer del Bicentenario" que organiza Presidencia de la Nación.

Luego de observar lo allí expuesto, Walter escribió en el libro de visitas “Esto me da asco”, sin poner su nombre y apellido. Al enterarse de lo sucedido, las autoridades del colegio tacharon lo escrito e iniciaron averiguaciones para saber quien había el autor de tan "osado" mensaje. Así fueron que dieron con Walter quien, a pesar de haber reconocido haber escrito eso, terminó siendo sancionado con diez amonestaciones.

Según Página/12, fueron los mismos alumnos los primeros en sentirse ofendidos con el comentario de Walter. Ese pasquín hiperkichnerista publica declaraciones de Adriana Freytes, directora de la escuela en cuestión, quien contó “los chicos piden borrar eso porque quedaba mal la institución. Los profesores autorizan a borrar eso. Nadie se hacía cargo, se habló de sanciones. Cuando ya habían vuelto a la escuela, dialogando, se sabe quién era” y consideró que haberle puesto amonestaciones “es una sanción como cualquier otra, es una sanción educativa, no expulsiva ni de otra característica”.

Gerardo Domínguez, papá de Walter, solicitó a las autoridades de la escuela que no sancionen a su hijo y opinó "Está en boga que los chicos voten, perfecto, entonces que todos puedan expresarse libremente". El Diario La Nación publica una declaración del muchacho, quien afirma "Conozco quién es Eva Perón. Me parece que esta muestra es un esfuerzo de [la presidenta] Cristina Fernández para idolatrar a alguien que no tiene méritos para hacerlo. Aparte no reúne méritos como otros personajes, como [Mariano] Moreno o [José de] San Martín", a lo que agregó "entendieron asco como un insulto, y es solamente una opinión". "No por tener una opinión diferente me tienen que castigar. No maté a nadie ni nada. Me parece injusto que me pongan diez amonestaciones por expresarme".

Si bien desde el Gobierno Nacional nadie salió a dar su punto de vista, fue (el piquetero) Luis D'Elia quien soltó su ira tildando a Walter de "gorilita" (¡¡!!) y pidió el endurecimiento de la sanción impuesta diciendo "en vez de ponerle 10 habría que ponerle 25 amonestaciones" (...).


Cosechando tempestades

No es nada novedoso decir que, en nuestro hermoso país, vivimos en tiempos de confrontación. Unos se autoproclaman como los "buenos" y tildan a los otros de los "malos", unos dicen ser orgullosamente de "izquierda", "nacionales y populares" y censuran a los otros de ser de "derecha" y "oligarcas". Como hacía mucho, volvió a aparecer el término "gorila" para denostar a todo aquel que critique a Néstor Kirchner, Cristina Fernández, Juan Domingo Perón y Eva Duarte.

En junio de este año, se conoció el episodio de la adolescente sanjuanina Micaela Lisola, quien enfrentó a las autoridades del colegio (católico) al que concurre hablando en un acto escolar dando su versión sobre el "Día de la Memoria". Micaela fue reivindicada por la mismísima Presidente Fernández en uno de sus tantos discursos por cadena nacional y contó su impresión a Página/12 por haber sido tenida en cuenta por la primera mandataria "sentí una gran emoción, pensé que me estallaba el corazón. Pero más me gustó sentir que hay un Estado que se preocupa por cada uno de nosotros. Y lo que está más claro es que las ideas de los chicos desaparecidos y de Néstor (Kirchner) las llevamos adentro, viven en nosotros". Micaela Lisola es militante de "La Cámpora" y, claro está, encaja perfectamente con la bajada de línea que impone este Gobierno Nacional. Así que todo bien hasta ahí... ¡que los adolescentes se acerquen a la política! ¡dejémoslos que voten!.

En julio del año pasado, Fito Páez escribió en Página/12 que "Da asco la mitad de Buenos Aires", refiriéndose al aplastante triunfo de Mauricio Macri en las últimas elecciones. Al tratarse de un famoso rockero, esos dichos generaron una fuerte polémica en la que, como era de esperarse, la despechada cofradía kirchnerista salió a defender furiosamente al rosarino. Ni Páez ni el kirchnerismo se mostraron respetuosos de la voluntad popular de los porteños. No importa, Fito se comporta como "nac & pop" y, solo por eso, todas sus palabras son convalidadas.

"EVITA ME AMA". Repitan, chicos...
¿no quieren repetir conmigo? escriban cien veces "Evita me ama"
Evidentemente, el kirchnerismo no contaba con que podía aparecer un Walter que se anime a ir "contracorriente" y dar públicamente su parecer.

Por estos tiempos, más que participación, se pide por la "militancia" de los jóvenes en la política argentina. "La Cámpora" tomó nota y salió a recorrer establecimientos para realizar "talleres" que, en realidad, son más bien adoctrinamientos. Aun así, el kirchnerismo se adjudica el "mérito" de que las nuevas generaciones se estén involucrando más.

El kirchnerismo no puede ocultar su hipocresía y, lejos de convocar a un debate abierto y sincero que tanto declama, solo quiere gente que repita sus peculiares lecciones de historia y política. "Militancia" es hoy el aggiornamiento de aquello que se definía como "idiota útil".

Hacen unas décadas, Perón y Evita eran malas palabras en la Argentina. Fueron proscriptos. Nadie podía ni debía públicamente mencionarlos... hoy, la histora se repite, pero a la inversa: en las escuelas argentinas se prohibe cuestionar a los dioses del peronismo.
Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina