lunes, 27 de agosto de 2012

Boca Juniors: fútbol, negociados y yo-no-fui

MAURO MARTÍN, LÍDER DE "LA 12".
Boca Juniors derrotó a Unión en la Ciudad de Santa Fe 2-1 y es el nuevo líder en el Torneo Inicial del fútbol argentino.

Pero "la" noticia no la dieron sus futbolistas sino los miembros de la barra-brava que, en la ruta que une las ciudades de Santa Fe y Rosario, antes de llegar al partido, se enfrentaron a balazos. Como resultado de ese choque, hubieron cinco heridos de bala, dos de ellos de gravedad, y tan solo dos detenidos. Entre los heridos se encuentra Mauro Martín, actual líder de "La 12", quien a pesar de que su estado de salud es "delicado", se encuentra fuera de peligro de muerte. Martín fue trasladado de urgencia a un hospital en el que presentó como propio el D.N.I. perteneciente a a Emiliano Domizzi, de 31 años, con domicilio en Rosario y miembro de la barra-brava de Newell's Old Boys.

Desde que salió de la cárcel, el tristemente célebre Rafael Di Zeo intenta recuperar le mando de "La 12" arrebatándoselo a Martín, antiguo ladero suyo que lo reemplazó cuando estaba privado de su libertad. Para el partido contra Unión, Di Zeo envió un grupo de 900 "hinchas" en once colectivos; la policía santafesina interceptó a toda esa gente y les ordenó el inmediato regreso a Buenos Aires. Cuando ellos estaban volviendo, se cruzaron con la facción que le responde a Martín que viajaba hacia Santa Fe y allí se originó el enfrentamiento.

A la hora de encontrar responsable de este desmadre, Daniel Angelici, Presidente del Club Atlético Boca Juniors, rápidamente se desligó declarando "Nos preocupa y lo lamentamos muchísimo porque se podría haber evitado; esto estaba prenunciado" (...), a lo que agregó "es increíble estas cosas que tenemos que sufrir en el fútbol" (...). Hoy, Angelici admitió "Sí sabemos quiénes son [por los barras]. Claro que sí. Nunca negué que no los conozcamos. Lo que digo es: ¿cuál es el motivo para aplicar el derecho de admisión?" (...) pero contraatacó al kirchnerismo: "Es difícil cuando, en un discurso de la Nación que nos ha convocado a todos, la presidenta ha elogiado a los muchachos que están subidos al paraavalancha. Entonces se hace muy difícil".

La semana pasada, Boca Juniors enfrentó a Independiente en la Bombonera por la Copa Sudamericana. Cuando los de Avellaneda lograron el agónico empate, los integrantes del banco de suplentes del rojo explotaron en el festejo... pero, desde la platea ubicada justo arriba de ellos, les tiraron con un cartel de publicidad que estaba allí amurallado.

La Secretaría de Seguridad de la Nación sancionó a Boca clausurándole el estadio por solo ¡¡una fecha!!. Desde el club xeneize aseguraron haber identificado a cuatro personas como las responsables de la agresión, como así también acusaron a tres integrantes del banco de suplentes de Independiente por estar directamente involucrados en los hechos; en un comunicado oficial publicado por el Club, a todos ellos, "hinchas" boquenses y jugadores de Independiente, "La Comisión de Estadio y Seguridad Deportiva tomó la decisión preventiva de aplicarles a los siete el derecho de exclusión" . En las filmaciones fueron reconocidos los plateístas que protagonizaron los desmanes, entre los que se destacó Leonardo Crespi, hijo de Juan Carlos Crespi, vicepresidente segundo de la institución y representante del club ante la Asociación del Fútbol Argentino (AFA). Ante el escándalo, el Vicepresidente negó cualquier responsabilidad de su hijo en los hechos.

DANIEL ANGELICI. Un pragmatismo que mata al fútbol
Evidentemente, ni Angelici ni nadie del Club Atlético Boca Juniors tiene la intención de ponerle punto final a la connivencia con esos delincuentes que se hacen pasar por hinchas. Todo el mundo sabe que "La 12" tiene la explotación del estacionamiento vehicular en las adyacencias de La Bombonera, como así también la venta de merchandising dentro de las instalaciones del club.

Cuando Javier Cantero, Presidente del Club Atlético Independiente, tuvo la saludable intención de cortar con los barras, chocó con la falta de solidaridad de sus colegas en los otros clubes. Sin pelos en la lengua, Cantero contó sobre Angelici que "Alguna vez me molesté, porque si bien se solidarizó conmigo, él dijo que esta batalla yo la tenía perdida, que la iba a ganar la barra" y lamentó que "él maneja un club donde la barra tiene una consideración muy distinta. En mi club, y estoy orgulloso de eso, la barra es repudiada, en cambio en Boca (algunos hinchas) se sacan fotos y le piden autógrafos".

Ante los hechos de violencia, Daniel Angelici recurre a culpar a los demás y negar toda responsabilidad. La delincuencia en el fútbol está más viva que nunca gracias a dirigentes como Angelici que prefiere la comodidad de hacer la vista gorda.
Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina