lunes, 28 de mayo de 2012

La pelota se mancha en Argentina

Julio Grondona, Presidente de la A.F.A. y máximo responsable de la violencia
Ayer, el fútbol argentino ha sumado una nueva víctima fatal.

Daniel Sosa tenía tan solo 21 años de edad y recibió un certero balazo en el pecho cuando esperaba a ingresar al Estadio de Club Atlético Lanús, en el que el equipo de sus amores iba a enfrentar a All Boys. Sosa se encontraba con otras personas cuando fue sorprendido por seis delincuentes que, a bordo de tres motocicletas, abrieron fuego contra ellos, dejando a cinco personas heridas (una de gravedad), además de acabar con la vida de ese muchacho. Al parecer, todo se debió a una disputa interna dentro de la barra brava de Lanús en la que dos facciones se disputan el control de los negocios con el club.

Como el circo del fútbol debe seguir a pesar de todo, el partido Lanús - All Boys se jugó como si nada hubiera ocurrido. En el seno de la popular del local, se dio un corto y duro enfrentamiento entre barras. Según informó la prensa, Diego Abal, árbitro de dicho cotejo, nunca fue informado de los disturbios ocurridos momentos antes del horario de comienzo del encuentro. Apenas terminó el partido, Daniel Russo, Presidente del C.A. Lanús, manifestó su congoja por la muerte de Daniel Sosa aunque, sin ponerse colorado, aseguró "No caigo con lo que pasó. Jamás me enteré que había inconvenientes y esto del enfrentamiento no sé a qué se debe. Desconozco todo, no conozco a los heridos ni al muerto, no sé si son de la Barra o gente común" (...).

Así, Sosa es la cuarta víctima fatal de hechos de violencia en el fútbol argentino en lo que va de este 2012. Y es el 266° fallecimiento en el triste historial que arrancó en Noviembre de 1924.

Los hechos de violencia en el ambiente de fútbol se multiplican vertiginosamente. En décadas anteriores, era más comunes los enfrentamientos entre barras, especialmente entre los equipos que existen rivalidades históricas. No contentos con eso, en estos últimos años somos testigos de durísimos enfrentamientos entre los hinchas de un mismo equipo, sumados a los constantes aprietes que sufren los futbolistas. Los delincuentes que se disfrazan de hinchas gozan de impunidad y parece que a las autoridades políticas ni a la Asociación del Fútbol Argentino les interesa poner punto final a esta locura.

Cada vez que se produce alguna muerte, dirigentes, futbolistas, entrenadores y periodistas se muestran conmovidos y escandalizados. Todos imploran por el final de la violencia en el fútbol... pero sabido es que es casi imposible erradicar a los violentos del fútbol porque no solo que están apañados sino que hasta son socios con dirigentes y políticos en oscuros negociados. Actualmente, las barras de los principales clubes de primera y segunda división del fútbol argentino reciben sueldos, porcentajes de pases de jugadores, concesión de cantinas y espacios para venta de souvenirs y comidas y para el estacionamiento de automóviles, reventa de entradas, pasajes para viajes y hasta dinero para "viáticos".

Gracias a Dios, apareció en escena Javier Cantero, Presidente del Club Atlético Independiente, quien tomó la valiente determinación de cortar la relación de la barra brava de ese club. El actual titular del rojo asumió en un club que tiene un pasivo de más de 325 millones de pesos (a la A.F.A. se le debe 50 millones), de los cuales aproximadamente el 90% de lo adeudado debe ser saldado en este año. El responsable de ese desastre financiero es Julio Comparada, su antecesor en el cargo, aliado de la barra brava y uno de los mimados por Julio Grondona. Desde el momento mismo en que Cantero anunció que no habría dinero ni ningún otro tipo de apoyo para esos delincuentes, no ha dejado de ser objeto de todo tipo de hostigamientos y amenazas.

Javier Cantero, Presidente de Independiente. Héroe y Quijote.
Pero, más allá de alguna declaración de rigor, Cantero se está quedando solo en su lucha casi quijotezca. Claudio Kebaitis, Vicepresidente de Independiente, presentó su renuncia indeclinable a su cargo, explicando que recibió no solo pedidos de dinero sino serias amenazas para él y su familia.

Cantero ya ha sido víctima de patoteadas de parte de la barra brava del club y NADIE actuó en su defensa. El último ocurrió la semana pasada cuando Pablo "Bebote" Álvarez, cabecilla de la barra del Rojo, se hizo presente en la puerta de la sede del club para exigirle a Cantero la restitución de las banderas que la patota que él lidera guardaba en el club; cobardemente, Álvarez se presentó con una máscara de Frankenstein para que las cámaras de la prensa no registren su rostro. Ni fiscales. Ni la Policía. Ni la A.F.A.. Ni el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires. Ni el Gobierno Nacional.

La contracara de Cantero es Daniel Angelici, Presidente del Club Atlético Boca Juniors, quien negó que su club esté librando una batalla contra los barras bravas porque entiende que Boca "está ordenado". Sin embargo, los miembros de "La 12" no solo que sigue ocupando su lugar de privilegio en las gradas de la Bombonera sino que siguen viajando al exterior para "seguir" a Boca en sus compromisos por la Copa Libertadores. De hecho, para enfrentar a Fluminense en la Ciudad de Río de Janeiro, Angelici admitió que hubieron unos cien hinchas que viajaron junto al plantel boquense.

Rafael Di Zeo, uno de los tristemente célebres líderes "La 12", se mostró exultante en el estadio boquense cuando los xeneizes enfrentaron a Fluminense, en donde se paseaba con total impunidad; Angelici deslindó responsabilidades por la presencia de ese delincuente e intentó explicar ¿Por qué el club le va a aplicar el derecho de admisión si la Justicia lo liberó? La Justicia dijo que cumplió la condena, no puedo averiguar los antecedentes de todos los socios. Es más fácil que lo haga el Estado, que pida el listado de socios. Y que el derecho de admisión lo hagan los efectivos de seguridad y no los dirigentes que arriesgan su integridad física y la de sus familias. Creo que el Estado está para intervenir, nos tiene que dar seguridad a todos, incluidos los clubes”.

Seguramente habrán futbolistas que viven atemorizados y prefieren hacer la vista gorda a este drama. Evitando hacer denuncias, los jugadores terminan siendo cómplices con su silencio y hasta aportes en dinero.

La semana pasada, Giovanni Moreno, el 10 de Racing Club, fue encañonado por supuestos hinchas de la "Academia", quienes le exigieron que abandone el club . Días atrás, el plantel de Instituto de Córdoba fue amenazado por los barras, quienes abordaron el micro que transportaba a los jugadores para dejarles dos mensajes intimidatorios: "Si no ascienden los vamos a matar" y "Hay balas para todos". ¿Esperarán a reaccionar acaso cuando se asesine a un futbolista?


El COPROSEDE: ¿Procede o No Procede?

El Comité Provincial de Seguridad Deportiva debería, de una buena vez, tomar cartas en el asunto. CoProSeDe fue creado por Decreto N° 420 el 1 de Marzo del 2002 y, a través de otro decreto, se adecua su incorporación al ámbito del Ministerio de Seguridad el 15 de Noviembre del año 2006. Organismo de Aplicación del Titulo II de la Ley 11.929 (y modificatorias) "Seguridad en Espectáculos Deportivos".

Actualmente, el CoProSeDe está presidido por el Dr. Ricardo Casal, Ministro de Justicia y Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, quien está secundado por el Comisario Mayor Rubén Oscar Pérez, en calidad de Secretario Ejecutivo.

Rubén Pérez, titular del COPROSEDE
Precisamente Rubén Pérez está señalado por actuar en connivencia con barras de varios clubes y hasta fue procesado judicialmente en dos oportunidades por encubrimiento. Sin embargo, Pérez cuenta con apoyo del Daniel Scioli y de Julio Humberto Grondona. 

Para entender como trabaja Pérez al frente del CoProSeDe, basta leer cómo opinó sobre el apriete que Javier Cantero recibió de "Bebote" Álvarez y sus secuaces. Al respecto, el Comisario Mayor disparó contra el Presidente de Independiente afirmando que “La política contra la violencia en el fútbol va más allá de un hecho. Desde que se hizo cargo ocurrieron inconvenientes. Quizá de entrada, por recién empaparse en el manejo de un club, estaba dubitativo. En este tema sos blanco o negro; no gris. Independiente debe definirse. Sucedieron cosas y nunca pidió el derecho de admisión, recién ahora toma el camino correcto”.

El periodista Gustavo Veiga escribió en Página/12 que el diputado nacional y ex gobernador bonaerense Felipe Solá hizo la semblanza más crítica del comisario hace un par de semanas: “Recuerdo haberle dicho expresamente al actual gobernador que Pérez era desleal y que avisaba de los operativos a los líderes de las barras, también que estaba investigado por ilícitos varios. Sin embargo, nosotros lo echamos de la institución, pero con el apoyo de Julio Grondona, Scioli mantuvo a este individuo. Hoy el Coprosede es cómplice de lo que ocurre, maneja las reglas a su antojo y también hace negocios. En una reunión de la Comisión de Deportes de la Cámara de Diputados, Solá contó que “En diciembre de 2007 me entero que Scioli lo pone al frente del Coprosede, lo llamo y le pregunto porqué. Me dice que se lo pidió (el presidente de la AFA Julio) Grondona. Yo le dije que justamente porque se lo pedía Grondona no tenía que hacerlo. Yo cuando criticaban a (Mario) Gallina yo más lo respaldaba”.

A todo ésto, la delincuencia en el fútbol sigue a la orden del día. Más que pasión, hay mucho dinero en juego. Muchísimo dinero. Y no son pocos los buitres que están revoloteando.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina