viernes, 27 de abril de 2012

Reato versus la Patrulla K

CEFERINO REATO. Enésimo enemigo público del kirchnerismo
El periodista Ceferino Reato acaba de publicar el libro "Disposición Final", en el que transcribe una larga entrevista con el dictador Jorge Rafael Videla.

A raíz de ese libro, Reato fue invitado por su colega Osvaldo Quiroga para explayarse sobre este tema tan controversial en "El Refugio de la Cultura", programa emitido por la Televisión Pública.

Para dar forma a su libro, Reato entrevistó a Videla durante veinte horas entre octubre de 2011 y marzo de 2012 en la celda número 5 de la Unidad Penitenciaria 34 que se sitúa en "Campo de Mayo", la única cárcel del país que funciona en el interior de una unidad militar. Entre varias cosas, el dictador contó que “La frase ‘Solución Final’ nunca se usó. ‘Disposición Final’ fue una frase más utilizada; son dos palabras muy militares y significan sacar de servicio una cosa por inservible. Cuando, por ejemplo, se habla de una ropa que ya no se usa o no sirve porque está gastada, pasa a Disposición Final”. Según trascendió en algunos medios periodísticos, Jorge R.Videla admitió ante Reato que, durante su gobierno, las personas desaparecidas serían "siete u ocho mil". Su autojustificación fue que “para no provocar protestas dentro y fuera del país, sobre la marcha se llegó a la decisión de que esa gente desapareciera; cada desaparición puede ser entendida como el enmascaramiento, el disimulo de una muerte” y se explayó más analizando Nuestro objetivo (el 24 de marzo de 1976) era disciplinar a una sociedad anarquizada. Con respecto al peronismo, salir de una visión populista, demagógica; con relación a la economía, ir a una economía de mercado, liberal. Queríamos también disciplinar al sindicalismo y al capitalismo prebendario. Las desapariciones se dan luego de los decretos del presidente interino Italo Luder, que nos dan licencia para matar. Desde el punto de vista estrictamente militar no necesitábamos el golpe; fue un error”.

Durante "El Refugio de la Cultura", Quiroga no dudó en manifestar su indignación por la publicación de ese libro porque entiende como innecesario el hecho de que alguien "le dé prensa" a un personaje como Videla. De ahí fue que, durante la entrevista, Quiroga criticó duramente a Reato por haberse acercado al dictador para una entrevista, hasta lo cuestionó por el mero hecho de saludar al ex presidente de facto dándole la mano.

Con mesura, Reato se defendió argumentando que, como periodista, prefiere comportarse respetuosamente con su entrevistado y que escribe no para inducir opiniones sino para que sea el lector el que termine completando el libro. El autor de "Disposición Final" expresó que, mientras se desempeña como periodista, se limita a recoger el testimonio de quien sea, llámese Videla, Mario Firmenich, Emilio Massera o hasta el mismo Dios o el diablo.

La controversia no terminó ahí porque, a posteriori, los medios de prensa que responden al actual Gobierno Nacional salieron a atacar con dureza a Ceferino Reato. El programa televisivo 6-7-8, acaso el más emblemático de los formatos K, tomó (caprichosos) fragmentos de esa conversación y sentó su opinión (previsible) a través de sus panelistas. Uno a uno, los periodistas "independientes" de 6-7-8 fustigaron duramente a Reato por no haber maltratado a Videla y, poniéndose nuevamente en fiscales de la Argentina, hasta se preguntaban irónicamente "¿Desde dónde habla Reato?", se lo acusó de trabajar en Diario Perfil que es considerado por ellos como "cómplice del genocidio" y, el recurrente etiquetamiento de "ser de derecha", por alentar la teoría de "los dos demonios".

Quien también tomó partido fue Estela Barnes de Carlotto, Presidente de Abuelas de Plaza de Mayo, quien estalló preguntando "¿quién autoriza estas entrevistas tan largas, tan coloquiales para que luego se escriba un libro o extensos reportajes?", aunque dejó en claro su deseo de que ese libro sea utilizado "como un elemento probatorio más de la deshumanización y crueldad de estos personajes, de los cuales Videla es el más emblemático y conocido pero que implica a cuatro juntas (militares) y muchos más que debajo de ellas participaron del cumplimiento de estos objetivos".

El periodismo kirchnerista ya no se contenta con pintar insistentemente un país de las maravillas sino que anda a la caza de aquellos que se animan a manifestar públicamente un pensamiento distinto al que pregonan la Presidente Cristina Fernández y sus secuaces. Pareciera ser que la verdad es propiedad exclusiva de ese sector de la política argentina.

No he leído "Disposición Final" ni sé aún si lo haré, pero me parece que puede ser un documento interesante para seguir revisando y reconstruyendo la historia de nuestro país. Considero que lo de Reato dista de ser un trabajo propagandístico (como indudablemente lo son "6-7-8", "Duro de Domar", Página/12, Tiempo Argentino y tantos otros). Vivimos en democracia, quien quiera leer que lea y quien no, no lo lee.


entrevista completa a Ceferino Reato en "El Refugio de la Cultura"
Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina