lunes, 16 de enero de 2012

Fútbol en rojo

JAVIER CANTERO. La ardua tarea de reordenar una institución.
Javier Cantero, flamante Presidente del Club Atlético Independiente, ha tomado la saludable decisión de cortar relación con la barra del club, tal como prometió durante su campaña electoral.

Independiente jugó su primer partido en este 2012 contra San Lorenzo de Almagro en los tradicionales torneos de verano en la Ciudad de Mar del Plata y, como era previsible, la barra brava roja no dejó pasar la ocasión para manifestar su rechazo al nuevo presidente de la institución. Apenas empezó el partido,se escucharon duros cánticos contra Cantero, sumados a una bandera gigante que desplegaron en la tribuna que decía a la Comisión Directiva "CD: MERCENARIOS".

Como sucede con muchos otros clubes argentinos, Independiente viene de largos años de una administración corrupta que viene hipotecando la vida institucional y se ven reflejados en los resultados deportivos. Actualmente, el pasivo de los diablos rojos ronda los 200 millones de pesos y un club en el que los violentos se movían con total impunidad.

Julio Comparada, empresario y acólito de Julio Grondona, es quien ha estado ejerciendo la presidencia del histórico club de Avellaneda y, no satisfecho con todo el desastre que hizo en Independiente, pretendió que hombres de su confianza lo sucedan en el cargo. Para retener el poder, "Nueva Generación Roja", su agrupación política, armó una lista que encabezaba Baldomero Álvarez, Senador de la Provincia de Buenos Aires y ex Intendente de Avellaneda, además de postular nada menos que a Pablo y Hugo Moyano, al ex titular de la Unión Iindustrial Argentina Juan Lascurain y al Ministro de Salud de la Provincia de Buenos Aires Alejandro Collia. Todos estos personajes contaban con el apoyo de la barra brava, la cual había convocado a un "banderazo" en apoyo al candidato oficialista pero que, finalmente, se suspendió porque... "no hubo acuerdo", según dijeron los mismos "hinchas".

Sabemos que Javier Cantero tiene una ardua faena por delante. No será nada sencillo sacar del club a todos esos violentos. En una entrevista concedida al Diario la Nación, el titular de Independiente cuenta que se siente respaldado por la A.F.A. y el COPROSEDE, apoyos que son fundamentales para que la medida de despegarse de la barra brava sea sostenible en el tiempo.

Los barras-bravas se creen protagonistas importantes en el fútbol argentino. Ellos aseguran que son los encargados de armar las "fiestas" en las tribunas con cánticos, banderas y un variado cotillón, arengando a cantar a todos los que concurren a un partido de fútbol. Como son los generadores de la "fiesta", del "folklore del fútbol" (¿?), estos muchachos se dan el lujo de no trabajar ni estudiar: viven "recaudando" dinero de los futbolistas, técnicos, dirigentes, empresarios y hasta periodistas quienes terminan solventándole no solo entradas para los partidos, sino hasta para solventar todos sus gastos personales...

Claro que esa "fiesta" que ellos defiende incluye también cánticos agresivos llegando al límite de la xenofobia, como así también provocaciones a la policía y innumerables hechos de violencia que ya han costado decenas de vidas y cientos de heridos.

PROVOCACIÓN: Los barras de Independiente se desentienden
del partido (como siempre) y desafían a la nueva comisión directiva
Puede resultar pintoresco cierta parte del espectáculo que se vé en las tribunas, pero no los protagonistas son los futbolistas. Cuando no están en un club de fútbol, esos energúmenos ofician también de punteros políticos, con activa participación en campañas electorales y actos políticos de diversa índole. De ahí que podemos entender la impunidad con la que esos delincuentes pueden moverse tanto dentro como fuera de los estadios de fútbol.

Hacen largos años en que los partidos de fútbol en Argentina no solo que han dejado de ser un espectáculo para ir en familia, sino que en muchas oportunidades dejan de ser un lugar seguro para cualquier persona. Todo queda supeditado a los irascibles y circunstanciales "ánimos" de esos muchachos. Ellos hacen y deshacen porque están apañados por los principales actores del circo del fútbol: esos mismos que los apañan son los mismos que después se rasgan las vestiduras cuando los barras asesinan a alguien.

Haciendo el balance entre la "fiesta" que aportan estos muchachos al fútbol nuestro de cada día y todos los desastres que ellos generan, el resultado es muy negativo. Es por eso que una medida como la que recientemente tomó Javier Cantero es para aplaudir... aunque no es suficiente: requiere apoyo de sus pares y de todo el mundo del fútbol para que esos delincuentes sean extirpados de algo tan lindo como es el fútbol.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina