martes, 20 de diciembre de 2011

Niños de nadie

Por estos últimos tiempos, los argentinos nos conmovemos con horrendos crímenes en los que hay niños que se encuentran entre sus víctimas.

Nos impacta los asesinatos de Candela Sol Rodríguez, Gastón Bustamante, de Tomás Santillán, de Dayán González y las masacres de La Plata y Mendoza, como casos más emblemáticos.
 
En todos esos casos, los victimarios son personas que integran el círculo íntimo de las víctimas, ya sean familiares o conocidos de sus familias.

La situación es más dolorosa si pensamos en todos los casos de maltrato infantil que no trascienden en los medios de comunicación y que, en la inmensa mayoría de los casos, son silenciados por las mismas familias. Tampoco es para decir que es algo nuevo.

Algunos se apresuran en hablar de "violencia de género" como común denominador en todos esos casos. Pero, si hurgamos un poco más en esas historias, podemos observar cómo los niños quedan en el medio de las miserias humanas de los adultos y pagan con su inocencia y su vida: familias rotas, padres y madres irresponsables, dramas pasionales, patologías psiquiátricas que no son tratadas.

Los matices son diversos en cada caso. Algo estamos fallando como sociedad. Así estamos envenenando a futuras generaciones.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina