miércoles, 14 de diciembre de 2011

Basura que sale de abajo de la alfombra

SCIOLI ASUME EL PODER EN BS. AS. Pero Mariotto lo condiciona...
Daniel Osvaldo Scioli, reelecto Gobernador de Buenos Aires, ya tuvo un episodio en su disputa de poder con Gabriel Mariotto, vicegobernador bonaerense y ultra alcahuete K.

Durante el acto de reasunción de Scioli, "militantes" de La Cámpora pretendieron ingresar a los palcos que ya ocupaban la "juventud sciolista" pero se encontraron con que un grupo de agentes de la Policía de Buenos Aires les denegaba el ingreso. Con prepotencia, los muchachos de esa agrupación kirchnerista embistieron violentamente contra los agentes de seguridad, dando origen a una vergonzosa gresca ya que los uniformados respondieron con palos y balas de goma. El acto prosiguió como si nada pasara... ¿folklore peronista?.

Luego de finalizado el evento, Daniel Scioli anunció la separación del cargo del Subcomisario que estuvo a cargo del operativo de seguridad de la Legislatura de la Provincia de Buenos Aires, como así también a algunos efectivos. En un comunicado, el primer mandatario bonaerense expresó "No toleraré ninguna acción de la fuerza pública contra militantes políticos". Esta actitud del gobernador bonaerense no es más que otra muestra de su obsecuencia para con el poder central, ya que "alguien" del Gobierno Provincial debe haber bajado la orden a los efectivos provinciales para que alejen a las hordas de la La Cámpora.

Desde el kirchnerismo, se acusó a Ricardo Casal, Ministro de Justicia y Seguridad de Buenos Aires. Gabriel Mariotto manifestó "Los chicos vinieron a una fiesta (¡!) y se ligaron un palo por una actitud intempestiva de un funcionario policial". Por su parte, Alberto Pérez, Jefe de Gabinete de la Provincia de Buenos Aires, también fustigó públicamente a la policía bonaerense cuando sentenció “fue un desenfreno que ha sido castigado”.

Al sentirse desprotegidos, 120 integrantes de la Dirección de Infantería de la Policía Bonaerense se autoacuartelaron en La Plata, solicitando la reincorporación de los policías separados por Scioli. Tras once horas, fue levantada la medida de protesta por los rebeldes que percibieron que sus demandas fueron atendidas. Esa negociación fue duramente criticada por Nilda Garré, Ministro de Seguridad de la Nación, quien afirmó “Si uno cree que la forma de solucionar el problema es algún tipo de negociación con las fuerzas, pero sin asumir las riendas del problema, lamentablemente esa autonomía lleva a deformaciones muy grandes y contribuye a la prostitución y a la corrupción de algunos sectores de las fuerzas”.


¿CON LOS "CHICOS" NO? Los pibes de "La Cámpora" arremeten contra la Policía;
esas "inocentes criaturas" se saben intocables y totalmente impunes.
Scioli nunca fue un dirigente que inspire confianza en el kirchnerismo. Fue siempre mirado de reojo. Es por eso que, aunque él no lo quiera admitir en público, Gabriel Mariotto fue impuesto como vicegobernador por la Presidente Cristina Fernández para cercenar el poderío político del gobernador bonaerense. Este ha sido el primer capítulo de una guerra por el poder.

Lo lamentable de todo ésto es que los argentinos y las instituciones democráticas son los que quedan en el medio de las disputas de poder entre miembros del Partido Justicialista. Históricamente, el PJ ha sido incapaz de resolver sus cuestiones internas dentro del propio partido y sus crisis han terminado repercutiendo en toda la ciudadanía, ya que pretenden que todos tomemos parte en sus luchas de poder.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina