jueves, 24 de noviembre de 2011

¿Y Larrabure?

NILDA GARRÉ Y HORACIO VERBITSKY. Dos ex guerrilleros
que se empeñan en humillar a las Fuerzas Armadas
Marcelo Toulemonde, Capitán Jefe del Arsenal Naval de Mar del Plata, fue pasado a retiro a raíz de un episodio que protagonizó Mónica Liberatori, durante un acto celebrado en el año 2007 que encabezaba la Presidente Cristina Elisabet Fernández.

Durante el acto de egreso en el Colegio Militar, la primera mandataria dirigió unas palabras a la concurrencia en la que, entre otras cosas, criticó a "los militares que tomaron las armas en contra del pueblo".

Mónica Liberatori, que había concurrido a dicho acto porque Agustín Toulemonde, su hijo mayor, era uno de los egresados, no pudo contenerse y, de entre medio del público, interrumpió a la Presidente gritando a viva voz "¡Larrabure!". La referencia de Liberatori era por el Coronel Argentino del Valle Larrabure, quien fuera secuestrado en noviembre de 1974, torturado durante largos meses y asesinado en agosto de 1975 por militantes del "Ejército Revolucionario del Pueblo, crimen que no solo aún hoy impune sino que hasta es negado por quienes por estos tiempos pretenden darnos cátedra de derechos humanos.

Evidentemente, esa intervención de Liberatori molestó y mucho a la Presidente Fernández y a todo su séquito. Una vez concluido el acto y apenas regresó a su domicilio particular ubicado en Mar del Plata, Marcelo Toulemonde recibió una notificación en la que sus superiores lo citaban en carácter urgente por el controvertido episodio; tras una breve reunión en Buenos Aires, Toulemonde recibió un aprecibimiento de siete días por "no controlar a su esposa" (¿?). A partir de allí, según contó su esposa, Toulemonde fue víctima de persecuciones y represalias diversas en la Armada, las cuales culminaron con el pase a retiro. De nada sirvió que, a posteriori, Liberatori recurriera al INADI ya que ese organismo estatal rechazó la presentación de la esposa del militar retirado.

Sea como fuere, nada justifica el exabrupto de la Sra. Liberatori quien no respetó la investidura presidencial

Este hecho se suma a una larga serie de desencuentros entre el kirchnerismo y las Fuerzas Armadas. Desde que Néstor Kirchner asumió la Presidencia de la Nación en el 2003, las FF.AA. fueron sucesivamente humilladas como una suerte de "venganza" por el terrorismo de Estado. Sin ir más lejos, Nilda Celia Garré, como Ministro de Defensa, negó los ascensos de los capitanes de fragata Eduardo Pizzagalli, James Whamond, Gustavo Barreto, Jorge Sciurano y Marcelo Barbich por tener parentezco con militares que participaron activamente de los Gobiernos de Facto que sometieron a este país entre 1976 y 1983.

Los "jóvenes idealistas" negaron cualquier responsabilidad sobre el asesinato de Larrabure, como también de decenas de secuestros extorsivos, torturas, atentados y asesinatos que cometieron. El impresentable Horacio Verbitsky es uno de las voces más influyentes en el kirchnerismo y es uno de los tantos que pontifica sobre "luchadores" y "mártires" de la izquierda; acerca de lo acontecido con Larrabure, Verbitsky escribió en Página/12 desestimando que el coronel haya sido asesinado por el ERP, cuando asegura que "Una investigación realizada por el periodista Carlos Del Frade señala que según el expediente original de la causa, que incluye la autopsia realizada en el momento del hallazgo del cuerpo, no hubo tortura ni asesinato y avala el relato del empresario René Vicari, secuestrado durante los últimos días de vida de Larrabure en una celda contigua".
 
Según el artículo 99 inciso 12 de la Constitución Nacional, el Presidente de la Nación "es comandante en jefe de todas las fuerzas armadas de la Nacion". Es, entonces, indiscutible que, al ostentar dicho cargo, Cristina Fernández tiene facultades para disponer sobre las FF. AA. y exigir lealtad total a quienes integran las milicias nacionales.

Así y todo, insisto en que este Gobierno nos adeuda una honda investigación sobre los crímenes cometidos por organizaciones guerrilleras y la (oscura) Triple A que capitaneaban María Estela Martínez y  López Rega. Así como es bueno enjuiciar y castigar a los militares que procedieron en contra del pueblo, también hay que sentar en el banquillo a todos aquellos que querían imponer un regimen comunista con las armas. Si los argentinos vamos a revisar nuestra historia, debemos revisar absolutamente TODO. Caiga quien caiga, le pese a quien le pese... hasta tanto ello no suceda, seguiremos siendo testigos de una venganza de un bando sobre otro.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina