miércoles, 26 de octubre de 2011

Roberto Basualdo, otro candidato "testimonial"

SOLO ELLOS CELEBRAN, LOS DEMÁS NO ENTENDEMOS NADA. De
izquierda a derecha, Guillermo Baigorrí, Susana Laciar y Roberto Basualdo.
Roberto Gustavo Basualdo, Senador Nacional y líder del Partido Producción y Trabajo, ha logrado renovar su banca en el Senado en medio de una maniobra política que resulta repugnante.

Para estas últimas elecciones, Basualdo se había postulado nuevamente como candidato a Gobernador de la Provincia de San Juan y, a la vez, extrañamente, figuraba como candidato suplente para el Senado, detrás de Guillermo Baigorrí y Adriana Marino.

Al momento de oficializarse su doble postulación, Basualdo manifestó que lo hacía porque se trataba de "un pedido" de la gente que integra su partido. A su vez, Baigorrí esbozó una explicación al señalar que esto no es una trampa, hemos armado la mejor lista que podemos y creemos que es importante que Basualdo esté porque causa un arrastre”.

El Senador Basualdo sabía muy bien que tenía por delante un tarea muy difícil al decidirse a enfrentar nuevamente a José Luis Gioja en una contienda electoral. Tal como se veía venir, Gioja arrasó en las elecciones provinciales marcando un record histórico en cuanto a adhesión de los votantes: además de la re-reelección del Gobernador de la Provincia, el FpV tendrá otra aplastante mayoría en la Legislatura, ganó casi todas las intendencias y es el partido que más concejales tiene. El partido "Producción y Trabajo" logró imponerse en apenas cuatro de los diecinueve departamentos sanjuaninos.

A decir verdad, la oposición ejercida desde "Producción y Trabajo" fue sospechosamente tibia a lo largo de todo el año; de hecho, nunca hubieron serios cuestionamientos a la gestión de Gioja ni nada que "molestara" la concentración de poder en torno al líder del Frente para la Victoria en San Juan. No por casualidad fue Gioja quien dijo que Basualdo es el "jefe de la oposición" (¿no se supone que deberían ser los mismos opositores los que elijan a su jefe?).

Como era de esperarse, el Frente para la Victoria triunfó también en las elecciones legislativas: fueron electos sus tres candidatos a diputados y sus dos senadores. Por la minoría, el senador nacional electo resultó ser Guillermo Baigorrí, fiel ladero de Basualdo. A poco de conocidos los datos oficiales de las elecciones generales en San Juan, Baigorrí y Marino anunciaron públicamente su renuncia para así permitir que su jefe político pueda renovar su mandato en la Cámara Alta, mandato que expiraba el próximo 10 de diciembre.

Sin ponerse colorado, Basualdo argumentó que "Fue una idea de Baigorrí, un gesto de grandeza; en el partido consideran que yo debo seguir, no por ser más capaz, sino por la experiencia que tengo y los cargos que estoy ocupando en el bloque y en el Senado". Por su parte, Baigorrí intentó aclarar "Roberto tenía una intención de votos superior a la que yo he tenido por lo cual con esto se cumple con la voluntad del electorado".

Lamentablemente, los argentinos ya conocemos bastante de candidaturas "testimoniales": dirigentes políticos que se postulan para un cargo determinado sabiendo desde un principio que no honrarán el mandato popular que se manifeste a través de las urnas. El último caso más resonante fue el de Néstor Carlos Kirchner, cuando organizó toda una movida para estafar al electorado bonaerense en las elecciones legislativas del año 2009, poniendo en su lista a un puñado de figuras que nunca quisieron asumir como Diputados Nacionales por Buenos Aires.

Basualdo y su gente engañaron descaradamente al electorado sanjuanino. Esta jugarreta es parte de la politiquería barata que contamina la democracia. Pero más contamina la escasa memoria de la ciudadanía que hace la vista gorda ante estos tristes episodios. Ojalá vayamos aprendiendo y reflexionemos cada vez más a la hora de votar.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina