domingo, 16 de octubre de 2011

Laura Pollán, otra luchadora por los derechos humanos

Laura Pollán
El viernes 14 de octubre de 2011 falleció Laura Inés Pollán, de 63 años de edad y líder de las "Damas de Blanco", agrupación que pide por la liberación de presos políticos ante el régimen comunista que gobierna en Cuba desde hace poco más de medio siglo.

Según se informó, Pollán sufrió un paro cardíaco en el hospital Calixto García de La Habana donde fue internada hace una semana por una insuficiencia respiratoria, complicada por infección pulmonar, dengue y diabetes crónica.

Pollán ha sido una acérrima opositora a la dictadura castrista desde que, en el año 2003, decidió formar "Damas de Blanco" luego de que Héctor Maseda, su marido, fuera arrestado junto a otros 74 opositores y luego condenado a 20 años de cárcel por su militancia política. Según el Gobierno Cubano, ese grupo recibía apoyo financiero de los Estados Unidos para desestabilizar al Presidente Castro.

Junto con "Damas de Blanco", Pollán protagonizó marchas pacíficas en la Ciudad de La Habana para protestar por la cruel persecución de quienes no comparten el pensamiento de los Hermanos Castro. Semejante osadía le sirvió para soportar represiones de parte del Gobierno y hasta encarcelaciones. De hecho, el pasado 24 de septiembre, las Damas de Blanco fueron víctimas de la intolerancia del gobierno "revolucionario" cuando hordas de militares castristas las golpearon salvajemente en la vía pública. Pollán resultó herida, producto de esa cobarde agresión.

La lucha de todas esas mujeres dio sus frutos cuando, con la intercesión del Cardenal Jaime Ortega, lograron que Raúl Castro decidiera liberar a 52 de los 75 detenidos, entre los que estaba el marido de Pollán. Mientras la mayoría de los liberados optó por exiliarse, Maseda y unos pocos más eligieron quedarse en Cuba para continuar con su lucha.

Luego de conocida su muerte, Maceda pidió que se respete la intimidad de la familia declarando a la prensa "Desearíamos que ese velatorio no se convirtiera en un acto propagandístico ni de divulgación porque es familiar". A pesar de ello, como era de esperarse, la muerte de esta mujer fue resaltada por el Gobierno de los Estados Unidos. Sin ponerse colorado, el Presidente Barack Obama manifestó que "Pollán y la silenciosa dignidad de las Damas de Blanco han dado voz de manera valiente al deseo de los cubanos y de todo el mundo a vivir en libertad"... claro que, a la hora de hablar de la violación de derechos humanos en Cuba, Obama omitió pronunciarse acerca de las cárceles estadounidenses de Guantánamo.


En la Argentina, la lucha de las Damas de Blanco es totalmente ignorada por el Gobierno Nacional y sus muchas organizaciones de "derechos humanos". Por una cuestión meramente ideológica, en Argentina no hay una sola voz del kirchnerismo que pida por la democracia y la libertad en Cuba... y, por ende, no es extraño que nadie reivindique la lucha de Laura Pollán.

El desprecio argentino a la oposición de Castro es todo un mensaje a si mismo: por un lado, los ataques a los derechos humanos son condenados solo por cuestiones ideológicas y, por otro, se simpatiza más por el totalitarismo que por la diversidad de voces y opiniones. Cualquiera que ostente el título de ser de "izquierda" parece gozar de total impunidad para censurar, secuestrar, torturar y matar. Como si hubieran "asesinos buenos" y "asesinos malos"...

Si Laura Pollán hubiera sido "de izquierda", en nuestro país hoy sería considerada una "militante de los derechos humanos", "una mujer latinoamericana", "una luchadora social" y hasta sería honrada con algún monumento. Pero no. Pollán no comulgaba con este "progresismo" y su peor condena es ser ignorada.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina