domingo, 23 de octubre de 2011

Cuando la mentira es la verdad

Cristina Elisabet Fernández ha obtenido un histórico triunfo en las elecciones generales que hoy se celebra en la Argentina y, de esta manera, podrá acceder a un segundo periodo consecutivo como Presidente de la Nación. Histórico. Desmesurado.

Pocos minutos antes del cierre de los comicios, extrañamente, las principales señales televisivas de noticias ya daban por hecho un aplastante triunfo de la Presidente Fernández. No se habían abierto las urnas pero ya se daban cifras y tendencias. De hecho, sobre las 21 hs. el Ministro del Interior Florencio Randazzo salió dar los primeros resultados oficiales con datos tomados de menos del 20% del total de las mesas. Poco serio.

Los primeros sondeos hablaban que un 55% del electorado se manifestó por la continuidad del "modelo" kirchnerista, muy lejano del 13% que estaría obteniendo Hermes Binner, mientras que los votos para Ricardo Alfonsín rondarían el 8%. A nadie pareció interesarle que no hubiere fuente confiable alguna e, igualmente, se desató el carnaval kirchnerista a lo largo y a lo ancho del país.

Según se estima, Cristina Fernández habría obtenido alrededor del 54% del total de los votos, mientras que Binner llegaría casi al 17%, lo que marcaría que la actual primera mandataria ostenta el record de adhesión en comicios generales desde que volvió la democracia en 1983. Tal como sucedió en las elecciones primeraias que se celebraron en agosto pasado, Fernández triunfó en todas las provincias argentinas, a excepción de San Luis.

Desde la militancia kirchnerista, todas las voces coincidieron en invocar a Néstor Kirchner como el artífice de este arrasador momento del Frente para la Victoria. Kirchner es tomado como una presencia sobrenatural que sobrevuela la Argentina y , cual ángel custodio, guía los pasos de los miles de militantes del FpV. A decir verdad, nunca sabremos qué hubiera pasado con estas elecciones si el ex Presidente de la Nación no habría fallecido, pero sí podemos asegurar que el luto de Cristina Fernández fue uno de los factores claves en la re-edificación del poder K.

En las calles, medios partidarios y en las redes sociales, abundaron las "dedicatorias" de esta victoria de parte de los simpatizantes kirchneristas a todos los que no piensan como ellos. Sin embargo, a diferencia de su difunto marido, Cristina Fernández esquivó la confrontación y prefirió mostrarse conciliadora en su mensaje al pueblo.

A la hora de encontrar explicaciones a este aplastante triunfo de la Sra. Fernández, podemos recalcar que, el kirchnerismo supo aprovechar todos los canales de comunicación que encontró a su alcance. Mientras las hordas K serasgan las vestiduras por el "monopolio" del Diario Clarín, el Gobierno Nacional ha logrado crear un verdadero multimedio que incluye canales de televisión, programas periodísticos, periódicos impresos, decenas de portales de Internet. Todo enfocado en alterar conciencias, pintar una realidad casi paralela, instalar nuevos paradigmas, revisar y re-escribir la historia argentina para canonizar definitivamente a Juan Domingo Perón, Eva Duarte y Néstor Kirchner, por encima inclusive de José De San Martín y de Manuel Belgrano.


En este país, desconocemos de los verdaderos índices de precios, desconocemos el verdadero nivel de la pobreza, desconocemos el incremento del endeudamiento público, desconocemos la cantidad efectiva de personas incorporados a la economía formal... pero, según parece, a muy pocos argentinos les importa: tomamos como cierto todo lo que informa el INDEC y, así, el kirchnerismo ha triunfado sin atenueantes.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina