martes, 25 de octubre de 2011

Vencedores Vencidos

CON "AMOR", DE PARTE DEL PERIODISMO "MILITANTE".
Canal 23, otro medio ultra-k, se tomó unos breves segundos en su pantalla
para "saludar" a todos los argentinos "no-kirchneristas"
Con el resultado de las elecciones de ayer, la Presidente Cristina Fernández se encamina a iniciar su segundo periodo consecutivo como Presidente de la Nación ostentando una inusual concentración de poder.

No solo una porción importante de la ciudadanía argentina ha legitimado su Gobierno con el voto sino que, con los resultados en cuanto a los senadores y diputados nacionales, el kirchnerismo está muy cerca de tener quórum propio en ambas cámaras del Congreso de la Nación.

Si cerramos los ojos y repasamos lo sucedido en el lapso de tiempo que transcurrió entre el conflicto del campo del año 2008 y las elecciones legislativas nacionales del 2009, este presente del Frente para la Victoria no deja de sorprender. Basta recordar aquellas elecciones de mediados de 2009, en las que el kirchnerismo parecía estar al borde del nocaut luego de haber sufrido un duro revés en las urnas, a pesar de haber contado nada menos que con Néstor Kirchner como uno de sus principales candidatos (testimoniales). En aquel año, eran muchos los que se alistaban para darle pelea al kirchnerismo.

Claro que, además de las virtudes propias, hay que decir que desde el amplio y heterogéneo sector "no-kirchnerista" se hizo mucho para que en la Argentina se está construyendo un poder político hegemónico.

Podemos repasar el presente de algunos de los principales referentes del "no-kirchnerismo":

■ Elisa Carrió

Con poco menos del 2% del total de los votos a su favor, la actual Diputada Nacional es una de las grandes derrotadas. Profetizando grandes cataclismos, la imagen pública de Elisa Carrió fue desmoronando por su escaso apego a la realidad sumado a su excesivo egocentrismo.

¿Cuál será la nueva profesía de Carrió?
Con este derrotero de elecciones con magros resultados, Carrió sigue perdiendo gravitación en la política nacional. Su discurso no cala en población y su ego se ha tornado insoportable para sus laderos.

Alrededor de las 20:30 del día de ayer, Carrió enfrentó los micrófonos de la prensa en un salón semivacío, en el que la desilusión había ganado la cara de los "lilitos". La líder de la Coalición Cívica se mostró nuevamente sin autocrítica y optó por disparar elípticamente al electorado cuando dijo que "La responsabilidad es de millones de argentinos, pero nosotros no vamos a ser responsables de lo que viene porque lo advertimos" y avisó que "No crea el pueblo que nosotros estamos mal, deprimidos. Ya no lideramos la oposiciones. La liderará Hermes Binner y la gente podrá juzgar ese liderazgo. Nosotros encabezamos la resistencia al régimen (sic) de Cristina Kirchner recién electa".

No sabemos exactamente a qué se refiere Carrió con eso de "resistencia al regimen". Desconocemos también si es capaz de tener alguna autocrítica.

■ La Mesa de Enlace

El apogeo de la increíble popularidad de la Mesa de Enlace parece haber quedado a años luz, perdida lejana en el tiempo.

Recordemos cuando la a Sociedad Rural Argentina (SRA), la Federación Agraria Argentina (FAA), las Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) y CONINAGRO conformaron un frente opositor al kirchnerismo por las retenciones móviles que se querían aplicar a las exportaciones de soja. Nada queda de aquel momento que tuvo a Alfredo De Angeli como uno de sus protagonistas principales.

PARTE DE LA EUFORIA. La Mesa de Enlace, a pleno en 2008
Esa movida de los dirigentes agropecuarios tuvo un fuerte apoyo popular que hizo tambalear al kirchnerismo.

Pero el panorama cambió. A los pocos meses, se sembró la discordia entre los máximos referentes de la Mesa de Enlace, especialmente por el acercamiento de Eduardo Buzzi, Presidente de la Federación Agraria Argentina, al Gobierno Nacional. En febrero de este año, Buzzi admitió públicamente que las relaciones entre los integrantes de la Mesa de Enlace transitaban su peor momento cuando afirmó "las cosas no están nada bien, especialmente con Llambías", y agregó: "Mis colegas están más preocupados por desgastar mi figura que por ver cómo se resuelve el problema".

Para muestra de la decadencia de la Mesa de Enlace, basta solo un botón. Mario Llambías, titular de las Confederaciones Rurales Argentinas, era candidato a Diputado Nacional por Buenos Aires desde la Coalición Cívica pero quedó último ya que apenas cosechó un 2,56% del total de los votos. En contrapartida, la Presidente Cristina Fernández se impuso en los principales distritos  en los que los cultivos de soja tienen alta gravitación en la escena económica.

■ Julio Cobos

El Vicepresidente de la Nación se debate entre la indiferencia popular y el rencor perpetuo del kirchnerismo. A mediados del 2008, luego de su célebre voto "no-positivo", Cobos aparecía al tope de las intenciones voto en todo el país; repentinamente, se convirtió en una figura muy popular en la Argentina y todos los analistas políticos lo ubicaban como un virtual sucesor de Cristina de Fernández en la Presidencia de la Nación. Los "cobistas" se multiplicaron en todo el país, fueron varias las sanguijuelas que se quisieron colgar de la fama del mendocino, como pasó con Rodolfo Colombo en San Juan.

VOTO "NO POSITIVO" DE COBOS. Medio país lo celebró.
Luego de ser víctima de ataques kirchneristas, Cobos volvió a la misma Unión Cívica Radical de la que fue expulsado con la intención de tomar la estructura de ese partido centenario y así lanzarse a luchar por la Presidencia. Su figura fue desgastándose en poco tiempo e, increíblemente, este dirigente mendocino no logró la adhesión ni de sus correligionarios.

Luego de algunos meses de sobreexposición mediática, la trayectoria política de Cobos se diluye; el Diario Perfil lo entrevistó ayer luego de conocidos los primeros resultados de las elecciones y reconoció que "ya no habla con la Presidente" y que, al menos por un tiempo, dejará la actividad política luego del próximo 10 de diciembre. Sus sueños de grandeza quedaron truncos.

■ Peronismo "Federal"

Ese nombre fue el elegido por un puñado de dirigentes despechados del justicialismo que no soportaban quedar afuera del centro de la escena política de la Argentina. Enardecidos en su vanidad y alentados por Diario Clarín y La Nación, Felipe Solá y el marketinero Francisco De Narváez buscaron a Eduardo Duhalde, los hermanos Rodríguez Saá, Carlos Reutemann, Mario Das Neves y a Mauricio Macri para aunar fuerzas y así arremeter contra el kirchnerismo. En ese entonces, todos ellos se creían con derecho a ser candidatos a Presidente de la Nación.

BUENOS MUCHACHOS. Solá, el Alberto, Duhalde y Das Neves.
Pero no. Los unía únicamente el resentimiento y el odio, y los separaban sus gigantescas egolatrías. Hoy no nos sorprende que de ese Peronismo "Federal" no queda nada. Duhalde logró captar a Das Neves, De Narváez quiso colgarse de la (fugaz) popularidad de Ricardito Alfonsín, Macri se limitó a buscar su reelección en Buenos Aires con su propio partido y Solá pidió ser readmitido en el Frente para la Victoria.

Al fin de cuentas, ninguno de los "muchachos" que dieron forma al llamado Peronismo "Federal" logró el objetivo de quedarse con el poder que hoy posee Cristina Fernández. Viendo y considerando, todos procuran ahora "salvar la ropa". Todos en retirada. Seguramente, aparecerán prontamente por otro lado. Otro mamarracho.

■ La Unión Cívica Radical

La muerte del gran Raúl Alfonsín sacudió la modorra de ese centenario partido. El reconocimiento popular hacia la figura del ex Presidente hizo reverdecer la liturgia radical al punto que, para este año, se habían anotado ¡tres! candidatos para suceder a Cristina Fernández: Ernesto Sanz, Julio Cobos y Ricardo Alfonsín.

¡En la que te metiste, Ricardito!
Luego de algunos tires y aflojes, el ungido resultó ser el hijo de Raúl Alfonsín. Primó la portación de apellido y el parecido físico entre padre e hijo. Quizás para la muchachada de la boina blanca ya era más que suficiente como para reeditar viejas jornadas de gloria.

Por esas cuestiones acaso incomprensibles que no se hacen públicas, Ricardo Alfonsín optó por aceptar la invitación de Francisco De Narváez para conformar un frente electoral. El resultado de esta extraña pareja fue la UDESO (¿?). Agua y aceite. No hacía mucho tiempo atrás que el hijo del ex líder radical había criticado con sólidos fundamentos a De Narváez.

Poco después de las 20 hs. de ayer, Ricardito salió a reconocer públicamente los resultados de los comicios. Juntó fuerzas de donde no tenía y enfrentó a los periodistas que, tal vez, superaban en número a los simpatizantes radicales allí presentes. La UCR hizo una pésima elección en todo el país, no ganó mninguna gobernación y se tuvo que consolar con un puñado de intendencias. El cuadro era todo un mensaje en si mismo: Ricardo Alfonsín estaba casi en soledad, desolado, ya que no estaba acompañado por la mayoría de las principales figuras de la UCR. Ernesto Sanz, Presidente del Comité Nacional, y Julio Cobos prefirieron quedarse en Mendoza; Francisco De Narváez nunca apareció.

Ricardito desaprovechó la gran oportunidad de juntar fuerzas con el Gobernador de Santa Fe Hermes Binner y, así, conformar una alianza que guardara mayor coherencia. Otro grave error de la Unión Cívica Radical que parece obsesionada con autodestruirse.

■ Diarios Clarín y La Nación

La abrumadora victoria de Cristina Elisabet Fernández ha impactado negativamente en los dos diarios más influyentes en las últimas décadas de nuestro país.

Es que, como nunca antes se animó, se cuestionado duramente la óptica con la que estos dos grandes medios analizan la realidad cotidiana.

Por razones no divulgadas, Néstor Kirchner y Cristina Fernández le declararon la guerra al Grupo que lideran Ernestina Herrera y Héctor Magnetto. Esta guerra tuvo varios capítulos: de la mano de la Presidente Fernández, la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual llegó para limitar el poder de influencia de Clarín. Desde el kirhnerismo se intentó vanamente comprobar que los hijos adoptivos de Ernestina Herrera son hijos de desaparecidos.

Desde estos diarios, se dieron a conocer informaciones relacionadas a la innegable corrupción en la que el kirchnerismo está involucrado, como así también en las numerosas críticas a las mentiras que publica periódicamente el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos.

Sea como fuere, los argentinos estamos aprendiendo a informarnos poniendo un filtro a los mensajes recibidos. Así se pueden decodificar las intencionalidades que, voluntaria o involuntariamente, hacen que una noticia se aleje de la realidad misma y se acerque a ciertos intereses.

Afortunadamente, la Presidente Fernández está poniendo en su lugar a estos medios... pero, en contrapartida, cae en los mismos vicios de las familias Noble y Mitre al construir su propio grupo de medios, con el cual baja línea a la población.
Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina