viernes, 9 de septiembre de 2011

Dar pescado o enseñar a pescar, esa es la cuestión

LA CHE FERNÁNDEZ dijo "Por supuesto, cuando uno tiene un gobierno
como el nuestro, ser revolucionario es lo más fácil que hay"
La Presidente Cristina Elisabet Fernández anunció aumentos en la Asignación "Universal" por Hijo y en las asignaciones familiares que perciben los trabajadores en relación de dependencia. Todo esto representará un desembolso total de 12.637 millones de pesos.

En el caso de las AUH, se pasa de los $ 220, fijados en julio del año pasado, a $ 270, lo que implica un aumento del 22,7 %.

Según comentó la primera mandataria, en el acto celebrado en el Salón de las Mujeres de la Casa de Gobierno, "Esta medida beneficia a 3.591.565 niños y jóvenes también, porque saben que es hasta los 18 años de edad en nuestro país y también de embarazadas, porque esto es aplicable obviamente a la Asignación por Embarazo que también incorporáramos como una medida más de cobertura de protección de inclusión social, y está relacionada con 1.917.342 adultos, familias", calificó a las AUH como "el programa social más importante que se conoce a nivel global en términos de participación del PBI en un programa social" y que "ha logrado una transparencia y una llegada que además de eliminar políticas clientelares".

Según analiza el Diario La Nación, con estas medidas, la Presidente Fernández cerró el plan de anuncios en materia social que había planeado para este año electoral. Ya presentó la suba de jubilaciones del segundo semestre (fue en medio de la campaña para las primarias); hace dos semanas cerró el aumento del salario mínimo, y ayer terminó con la suba en las asignaciones tanto por hijo y embarazo como las familiares. Estas últimas medidas significarán una inversión de 24.461 millones de pesos por año.

Esta medida cuenta con la aprobación de varios sectores de la escena política, no solo del oficialismo sino también de la oposición. Sin lugar a dudas, la AUH tiene su impacto positivo en el sentido de que representa una ayuda económica para millones de niños que padecen la exclusión social en este bendito país.

Claro que también es real que esta asignación no es universal porque no llega a todos los niños por igual. La AUH beneficia únicamente a personas que no trabajan en la economía formal, dejando excluídos a todos los niños que viven en un hogar con ingresos que se enmarcan en la Ley.

También es cierto que estos aumentos no alcanza a paliar los efectos negativos que la inflación produce en el nivel adquisitivo de toda la población. Por más que el INDEC nos diga que el nivel general de precios sube menos de un 1% mensual, quienes tenemos que vivir el día a día, sabemos que el dinero no rinde de la misma manera de un mes a otro, de un año a otro.

Si tenemos en cuenta la idioscincracia de los argentinos, en su inmensa mayoría ventajeros por eso de la "viveza criolla", cabe preguntarnos hasta qué punto con medidas de este tipo se está incentivando la cultura del trabajo. No son pocos los casos de adultos que, ante la cantidad de subsidios (AUH, Plan Joven, "Jubilaciones" para quienes no aportaron al sistema previsional, Fútbol para Todos, medicamentos, etc.) y prebendas, prefieren quedarse en sus casas y depender de un Estado paternalista, en lugar de salir a generar sus propios ingresos y así crecer en dignidad. Con este  intervencionismo estatal en la economía, ¿estamos generando empleo genuino o aumentamos la dependencia de un (circunstancial) Estado benefactor?, ¿se enseña a trabajar o solo se alienta a consumir?.

La titular del Ejecutivo nacional aseguró que el aumento de las AUH debería haberse efectuado en "en julio o agosto, pero la proximidad de las elecciones seguramente hubiera llevado a que algunos hubieran caracterizado como electoral la medida"... ¿acaso no puede ser tomado como una medida "electoralista" a poco más de un mes de las elecciones generales?.


Actualmente, además de los "planes sociales", en la Argentina tenemos subsidios para el transporte público, en las tarifas de luz y gas, en el combustible. En lugar de ser nosotros mismos los forjadores de nuestro progreso, el país vive actualmente en una suerte de burbuja apenas sostenida a fuerza de más y más gasto público: estamos sujetos a la "generosidad" de la Presidente de la Nación.

Yendo un poco más allá en el tiempo, no sé si la Presidente piensa en las futuras generaciones y en los gobernantes que vengan después de ella, no sé si ella estima que estas medidas deben perdurar en el tiempo indefinidamente o si es para sortear una conyuntura. El elevado nivel del gasto público de este Gobierno Nacional está financiado, básicamente, con dinero que debería administrar la ANSeS, más los préstamos internacionales que se siguen tomando; por una cuestión lógica, más tarde o más temprano, todo ese dinero que hoy se reparte a diestra y siniestra se acabará... entonces, ¿qué se hace después? ¿a qué se le echará mano? ¿se seguirá hipotecando al país con más préstamos? 


Tantas preguntas, quizás ya las respondió Cristina Fernández en el mismo acto en que anunció el aumento en las asignaciones. Fernández contó que "Realmente ayer me tocó vivir momentos muy pero muy conmovedores. Fuimos a una casa de María, que seguramente me debe estar mirando por ese televisor pequeño, un televisorcito…Me quiso llevar a su habitación para que la conociera. La dignidad de los humildes, digo yo. Un televisorcito muy pequeño, muy antiguo…me pidió si le podía dar un televisorcito…porque me quería ver más grande, por Canal 7, me dijo, se ve que por otros canales no me deben pasar tanto además. Pero para María, que me mira por la Televisión Pública, y debe por ahí morándonos en su televisorcito chiquito, vamos a hacerle llegar un televisor más grande. María es de Santiago del Estero y hace 40 años que vive en el Conurbano y me contaba y relataba su historia de vida, de dos hijos muertos, uno por bocio, y el otro ya ni me acuerdo que me dijo porque lloraba entrecortadamente y yo también lloraba. Así que era medio una telenovela mexicana, parecíamos las dos ahí…". Muy simple: un plasma para María y, así, tenemos un final feliz en la telenovela mexicana. 

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina