jueves, 1 de septiembre de 2011

Cuando la hipocresía asesina

CANDELA. Ojalá descansés en paz, querida
Tras nueve días de estar desaparecida, la niña Candela Sol Rodríguez fue encontrada muerta a poco más de 30 cuadras de su casa, en la localidad bonaerense de Villa Tesei.

Siento mucho dolor porque una niña inocente padeció la brutalidad de unas bestias inhumanas.

Siento impotencia porque hay gente que puede disponer de la vida de cualquiera de nosotros porque actúa con total impunidad y connivencia con autoridades.


Siento estupor al conocer casos y cifras de niños y adolescentes que son secuestrados en nuestro país. Son desaparecidos en democracia que no les importan en absoluto a nuestros gobernantes... ¡qué les importa si ellos no votan!

Siento repugnancia por esos políticos que ahora desfilan ante las cámaras, buscando ser fotografiados y/o filmados al lado de la pobre madre de Candela. Yo les preguntaría, ¿qué hacen ustedes para combatir el delito?, ¿por qué muchos delincuentes no purgan sus penas en la cárcel como corresponde?, ¿por qué el narcotráfico sigue creciendo en nuestro país?, ¿le interesa realmente que se combata seriamente la trata de personas?

Siento dolor por nuestra sociedad, la que muchas veces estalla ante casos como éste pero que rápidamente olvida y todo sigue igual, todos mirando a energúmenos como Marcelo Tinelli y Jorge Rial.

Siento temor de que este caso sea sepultado en el olvido por el periodismo. Ya pasó con otros crímenes atroces e injusticias increíbles. Hoy vende más hablar de Candela, pero mañana será otra cosa que poco tenga que ver con este asunto... ¡El show debe continuar!, ¿el show debe continuar?.

Siento miedo porque mañana cualquiera puede ser víctima de esta infamia. En la calle matan por nada.. total, hay todo un sistema judicial que se esmera en apañar la delincuencia y desproteger a las víctimas. Aunque este Gobierno pontifique lo contrario, nuestros derechos humanos están desnudos.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina