jueves, 4 de agosto de 2011

Qué fuerte lo del puticlub

Eugenio Raúl Zaffaroni, Juez de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, ha sido denunciado por la ONG "La Alameda" por ser propietario de unos seis departamentos ubicados en la Ciudad de Buenos Aires en donde se ejerce la prostitución.

Según informó Diario Clarín, en Diciembre de 2009, la ONG La Alameda denunció en la Justicia la existencia de 613 departamentos privados donde se ejercía la prostitución. El escándalo explotó a través del Diario Libre que investigó más profundamente los inmuebles apuntados por esa causa y descubrió que Eugenio Zaffaroni era uno de los propietarios. Perfil informa que por el uso que se le dio a esas propiedades, se viola la Ley de Profilaxis (Nº 12.331, artículos 15 y 17), que prohibe poner un inmueble a disposición para facilitar la prostitución, y la Ley de Propiedad Horizontal (Nº 13.512, artículo 6), que obliga a los copropietarios a no poner en riesgo la seguridad del edificio. Además, entra en conflicto con el Convenio para la represión de la trata de personas y la represión de la prostitución ajena, de 1949, al que Argentina adhiere.

Zaffaroni explicó a Página/12 que invierte en bienes raíces, los cuales "Son quince inmuebles en la Ciudad que están en todas mis declaraciones patrimoniales. Es obvio que no puedo administrarlos personalmente, de modo que tengo un apoderado y una inmobiliaria que los alquila. Me limito a recibir lo que me pagan y ni siquiera reviso mucho las cuentas. Nunca firmé un contrato de locación personalmente, nunca conocí personalmente a ninguno de mis inquilinos, que cambian a veces muy rápidamente." En diálogo con la prensa, Zaffaroni aseguró ser víctima de un complot de los medios de prensa, manifestando que “Esta campaña tiene un objetivo, que es forzarme a renunciar a la Corte. Hay un sujeto que usa mi nombre en Twitter y ha divulgado esa versión. No pienso renunciar. Pensaron que con esto me podían dar un empujón para irme. Además de negar cualquier reunión con algún representante del Gobierno Nacional, Zaffaroni dijo que "No pretendo que la gente crea que soy honesto o que crea que yo no sabía lo que pasaba en esos inmuebles. Lo que realmente me asombra es que alguien crea que después de 30 años de juez penal y casi 40 de criminólogo voy a cometer un ilícito de este tipo. Sería un tonto, un incapaz. Y eso, está probado que no lo soy".

Semejante acusación contra Zaffaroni ha impactado en la sociedad y ha dividido las aguas. Desde la oposición y los principales medios de comunicación de Buenos Aires se han lanzado duras críticas hacia el magistrado y hasta algunos pedidos de renuncia; por otro lado, desde el kirchnerismo y su prensa "militante" se ha optado por defenderlo y hablar de que todo se trataría de una (nueva) operación mediática.

Ricardo Alfonsín lanzó dardos contra el jurista comentando que Es difícil creer que el titular de seis departamentos no sepa cuál es el destino que se les da a los inmuebles que alquila. Acá estamos frente a un caso que debe ser investigado, decir quién tiene la responsabilidad. Estamos frente a un delito o, en el mejor de los casos, frente a un gran papelón que afecta la majestad de la Justicia”. A su vez, Elisa Carrió analizó que “No es republicano el pedido de renuncia. Lo que corresponde en términos republicanos y constitucionales es el mecanismo de juicio político”. Más cauto, Hermes Binner elogió la trayectoria de Zaffaroni y, respecto a esta controversia, opinó que "tiene que utilizar los mecanismos de la justicia para explicar lo que le corresponde".

Ricardo Lorenzetti, titular de la Corte Suprema de Justicia, tomó este asunto con precaución al señalar que "Yo personalmente conversé con el Dr. Zaffaroni. Él me ha dado sus explicaciones. Él me ha manifestado que es una situación personal. Dijo que está dispuesto a dar las explicaciones. Es importante señalar que aquí no hay ningún cuestionamiento al accionar de Zaffaroni". El Presidente del Tribunal Oral Nº 1 de La Plata, Carlos Rozansky, fue una de las voces que se sumó para defender a integrante de la Corte Suprema, al afirmar en declaraciones radiales que Zaffaroni “es trasgresor y eso enloquece al conservadurismo histórico”, como así también aseguró "Entendiendo desde donde vienen (los ataques), hay que ver hacia donde van, hay que ver el origen de la información no quien la trasmite".

Llama la atención la liviandad con que es tratado este tema por todas las partes, tanto Zaffaroni, como el oficialismo, la oposición y la prensa. Zaffaroni se limita a excusarse hablando de operaciones políticas en su contra, aunque parece no querer comprometerse en la investigación de esos prostíbulos y la trata de personas. En la misma sintonía, el oficialismo y su prensa adicta aprovechan la ocasión para embestir contra "la opo" y "la corpo", mientras que, a su vez, desde la oposición y cierta prensa todo queda centrado en la persona del Juez de la Suprema Corte.

La hipocresía es mucha, y no está condensada en un solo sector. Es llamativa la actitud del Diario Perfil que se escandaliza por la moral de Eugenio Raúl Zaffaroni, pero en, "Hombre", una de sus revistas, al mismo tiempo que sacaba a la luz todo la investigación sobre las propiedades del Juez de la Corte, prostitución y trata de personas, publicaba una nota titulada "Testeamos los mejores puteríos" (¡!). En la mencionada nota, un grupo de periodistas de esa revista recomendando bares y cabarets de Buenos Aires, en donde se pueden encontrar "las mejores chicas que el dinero puede comprar" (¡!).

Mientras algunos, no pocos, se quedan discutiendo sobre etiquetamientos como "progresismos" y "conservadurismos", de "derechas" e "izquierdas", yo me pregunto:

- ¿Qué hay de las redes de trata de personas que pueden estar involucradas en esos prostíbulos?,
- ¿por qué no se investiga a fondo los más de 600 departamentos que han sido señalados por la ONG La Alameda?, 

- ¿hay connivencia entre las mafias que esclavizan gente con la Policía Federal y la Metropolitana? 
- ¿a algún gobernante o algún juez está realmente interesado en combatir la trata de personas?


Zaffaroni, o no Zaffaroni

Eugenio Raúl Zaffaroni ha desarrollado una gran carrera como abogado, catedrático, escritor y jurista, méritos que le sirvieron para ser propuesto para integrar la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Ostentar tantos pergaminos académicos y laborales pueden garantizar idoneidad para el cargo a desempeñar, aunque no tanto la intachabilidad para ejercer tremenda responsabilidad.

Zaffaroni simpatiza con el kirchnerismo, y es etiquetado como "progre". Pero, si escarbamos en su historial, encontramos más de una grave contradicción en este personaje ya que Zaffaroni gran parte de su carrera como jurista la desarrolló en tiempos de Dictadura entre mediados de la Década de los 60 y la Década de los 70, para lo que tuvo que jurar total acatamiento a las imposiciones de los usurpadores del poder constitucional. De hecho, este señor fue nombrado Juez Penal de Instancia Inferior en la Ciudad de Buenos Aires durante el gobierno de facto que encabezó ex General Jorge Rafael Videla. Durante su labor judicial en aquellos "años de plomo", Zaffaroni no intervino en ningún caso por desaparición de personas.

Dado su nivel intelectual, cuesta creer que Don Zaffaroni haya desconocido la utilidad que se le haya dado a sus propiedades. Seguramente, este incidente no afecta al funcionamiento esencial de la Corte Suprema pero afecta a la credibilidad de sus miembros.

Creo que la cuestión no se trata de que un Juez de la Corte Suprema deba renunciar ya mismo. Si Zaffaroni está realmente desligado de este lío, debería tomar la iniciativa y denunciar a los inquilinos de sus departamentos para poder desbaratar esas mafias.... sino, será otro episodio más pleno de hipocresía. ¿Se hará Justicia?.

1 comentario:

camaleonx dijo...

Me parece que se lo toma con tanta liviandad, porque meterse en ese tema coloca a la persona o grupo en una batalla de dos frentes (contra el Gobierno y contra la Justicia). Y me parece que las épocas de elecciones, lejos de perjudicar a Zaffaroni, lo están ayudando.

El tema es bastante simple: si el tipo sabía, es un delincunte; si no sabía, es alguien que no nota las cosas que pasan bajo sus narices y a su nombre (o sea que no puede ser un buen juez). Debería renunciar, ya sea por delincuencia o zonzera.

Saludos!
PLPLE

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina