lunes, 11 de julio de 2011

La vida (porteña) color de amarillo

PARA LOS K QUE LO MIRAN POR TV. Macri tira unos pasitos.
La ciudadanía de Buenos Aires expresó su voluntad en las urnas haciendo a Mauricio Macri y al PRO como claro ganador de las elecciones que se desarrollaron en el día de ayer.

Los porteños tuvieron que elegir entre 2.519 candidatos para cubrir tan solo 137 cargos: 1 jefe y vicejefe de gobierno, 30 legisladores y 10 suplentes y 105 comuneros (7 miembros por cada una de las 15 comunas).

Aunque no le alcanzó para imponerse directamente en primera vuelta, la fuerza liderada por el actual Jefe de la Ciudad de Buenos Aires obtuvo una aplastante victoria contra el Frente para la Victoria. Macri logró ser elegido por el 47,1% de los votantes, casi 20 puntos por sobre el kirchnerista Daniel Filmus quien, a pesar de contar con todo el aparato del Estado Nacional a su favor, cosechó tan solo un magro 27,8%; en la Legislatura, las preferencias para el PRO fueron mucho más marcadas, ya que el 44,8% de la ciudadanía porteña optó por la lista que encabeza el Rabino Sergio Bergman (¿le puedo decir Rabino?, ¿nadie se ofende?), dejando muy atrás a Juan Cabandié, candidato K, que orilló el 14%; en las comunas, el PRO logró imponerse en las 15 que elegían a sus representantes.

Esta victoria categórica ha renovado las energías de Mauricio Macri, ya que venía de capa caída luego de renunciar a su candidatura a Presidente de la Nación. Con semejante resultado a su favor, tiene prácticamente abrochado su triunfo en la segunda vuelta que tendrá lugar el próximo 31 de julio. Es por eso que se entiende la algarabía que se desató en el comité de campaña de los seguidores del ex Presidente de Boca Juniors, quienes tiñeron su júbilo de amarillo y danzaron ante la ira de los televisdentes kirchneristas.

El electorado de Buenos Aires dio otra muestra de su independencia a la hora de sufragar, ya que no dejó amedrentar con las constantes chicanas provenientes de la Casa Rosada. A comparación del resto de las Provincias, los porteños cuentan con la ventaja de no estar atados a las dádivas del Presidente de turno, por lo que pueden pensar tranquilamente antes de votar sin recibir presiones de algún plan social o subsidio que venga desde la Nación. Los ciudadanos porteños conocen bien a Macri, saben bien de cuantos palos en la rueda le han puesto desde el Gobierno Nacional... y, aún así, votaron por el PRO.

Ha sido una durísima derrota para el kirchnerismo. Como si fuera poco, asoman algunos nubarrones en el horizonte K ya que, además de la Ciudad de Buenos Aires, el kirchnerismo la tiene muy difícil en otros distritos populosos como Santa Fe y Córdoba. De todas maneras, es muy apresurado trasladar este resultado a nivel nacional. La Presidente Cristina Fernández sabe que cuenta con un alto índice de popularidad, el cual está basado también en caos en el que está sumida la oposición; todas las fichas  del oficialismo están puestas en la Provincia de Buenos Aires, en donde está una porción vital del electorado nacional y en donde cuenta con un importante aparato que está aceitado y presto para dar pelea. 


Los que ahora lloran por los rincones porteños

1- El kirchnerismo

En el bunker del Frente para la Victoria intentaron montar un (poco creíble) clima festivo por el resultado de las elecciones, luego de que se fueron conociendo los primeros guarismos oficiales que ya dejaban en claro la tendencia de los resultados.

Los muchachos de La Cámpora ingresaron exultantes (¿?) acompañando a Cabandié, legislador electo, y fueron quienes empezaron a cantar la (célebre) marcha peronista. Tan apesadumbrado estaba Filmus que no tuvo fuerzas para cantar la marcha, por lo cual recibió algunas críticas de sus seguidores.

¿BOLA DE CRISTAL? En la previa, Szpolski auguraba un ajustado triunfo K.
Como sucedió a lo largo de toda la campaña electoral , en el festejo K, la gran ausente fue Cristina Fernández quien, si las palabras de sus acólitos fueran ciertas, inexplicablemente no se sumó a la celebración de un "histórico" resultado para los justicialistas porteños.

El mensaje unificado de las hordas kirchnerista estuvo claro y armado de antemano: "hay que festejar" porque, según explicaron, superaron la cantidad de votos que históricamente recibe el justicialismo en la Ciudad de Buenos Aires (¿?).

Lo que también estuvo unificado en el kirchnerismo fue la soberbia y la pedantería porque ninguno reconoció abiertamente la victoria de Macri, como ninguno tuvo la humildad ni la grandeza de saludar a Mauricio Macri por la victoria. Llenos de resentimiento, los referentes K vomitaron su odio contra Macri en cuanto micrófono se les cruzó.

Amado Boudou, recientemente elegido para ser candidato a Vicepresidente de la Nación, participó en la campaña de Daniel Filmus no para acercar ideas sino para tocar su guitarra y rockear ante sus aullantes admiradores "progres"; precisamente, el economista rescató que el triunfo fue de una "fuerza local" y que “de todos los partidos que llevan candidatos a presidente de la Nación, el Frente para la Victoria fue el que más votos ha sacado”.

Por su parte, el Jefe de Gabinete Aníbal Fernández fue el más iracundo en las declaraciones cuando sentenció que "aquí no ha ganado nadie" en alusión a que todavía falta la segunda vuelta. Horas más tarde, Fernández disparó contra la ciudadanía porteña, sobre la que señaló que "Los pueblos no tienen los gobiernos que se merecen, tienen los gobiernos que se le parecen. A mí no me llama la atención que la ciudad de Buenos Aires se parezca a Macri: yo no vi nunca nadie a quien le importara tan poco el gobierno" y, acto seguido, trató de estúpidos a los porteños por haberse dejado influenciar por os medios cuando analizó "Los medios han ocultado la falta de gobierno en la ciudad de Buenos Aires y que el candidato esta procesado por escuchas ilegales. Han hecho lo imposible para que su candidato estuviera protegido para que la ciudad no se enterara de quién era la persona que iba a competir. Y eso dio sus frutos".
MENTIR NO FUE SUFICIENTE. Desesperado intento de la prensa "militante" por posicionar a su candidato.
Párrafo aparte para la grotesca cobertura de la prensa "militante". Tanto Tiempo Argentino como Página/12, hicieron todo lo posible para posicionar a Filmus y hasta difundieron resultados de encuestas que ubicaban a su candidato "cabeza a cabeza" con su odiado Macri, y hasta lo daban como virtual ganador. Una vez conocidos los datos oficiales, C23 no difundió imágenes de la fiesta que se desató en el PRO porque transmitió en directo el discurso de un abatido Filmus que procuraba dar señales de fortaleza y confianza para la segunda vuelta; a su vez, los periodistas del Canal del Komplaciente Sergio SzpolsKi analizaban la derrota más como estrategas de la campaña kirchnerista, intentando ver el resquicio por donde se podría cimentar una utópica victoria de los seguidores de la Presidente de la Nación.

Más ridículo fue el análisis que Página/12 hoy publicó en donde, en una nota titulada "quienes ganaron, quienes perdieron", no dudaron en poner entre los triunfadores a los grandes derrotados de la jornada electoral: Daniel Filmus, Cristina Fernández y Juan Cabandié (para el pasquín dirigido por el impresentable Horacio Verbitsky, de cinco políticos ganadores, tres fueron del Frente para la Victoria). A su vez, la opinóloga K Sandra Russo escribió una nota que llamó "Mejor hablemos de sexo" en la que acusa de frívolo tanto a Macri como a la inmensa ciudadanía porteña.


2- Pino Solanas

Fernando "Pino" Solanas fue otro de los grandes derrotados de esta jornada, al quedar marginado de una elección que, gracias a la descontrolada importancia que se le da a las encuestas, quedó polarizada entre Macri y Filmus.

Solanas intentó posicionarse como "el segundo", aunque su constante rencillas con otros sectores "progresistas" sumada a su crónica falta de propuestas concretas, provocaron que el cineasta perdiera mucho terreno en la Ciudad de Buenos Aires. Lejana en el tiempo, parece haber quedado su perfomance en las elecciones legislativas del año 2009 en las que sorprendió a propios y extraños posicionándose como la tercera fuerza en la Buenos Aires.

El discurso de barricada del mandamás de "Proyecto Sur" no prendió en la ciudadanía, por lo que se quedó con un remoto 12,78% de las preferencias. Será tiempo para que Pino replantee su andar y así sea capaz de relanzar su trayectoria política, como también su partido político, el cual quedó atado a los continuos vaivenes y berrinches del cineasta.


3- La Unión Cívica Radical y la Coalición Cívica

La Unión Cívica Radical tenía como principal candidata a Silvana Guidici y ha quedado reducida a un insignificante 2,06%, al igual que la Coalición Cívica que, con María Eugenia Estenssoro como candidata a Jefe de Gobierno, apenas si alcanzó un 3,32%. De esta manera, estas dos fuerzas han quedado casi reducidas a la mínima expresión; la UCR no puede contar con un legislador electo, mientras que los lilitos retuvieron solo una de las dos bancas que tenían en la Legislatura.

Más penoso fueron los papeles que jugaron sus respectivos líderes, Raúl Alfonsín y Elisa Carrió, quienes, lejos de tener alguna autocrítica, salieron a festejar un triunfo ajeno. Ambos intentan capitalizar un triunfo que no les pertenece para sus propias aspiraciones. Muy triste.

Alfonsín parece haber olvidado los tiempos en que decía sentirse lejano a Mauricio Macri porque ya dijo que, si él fuera porteño, no dudaría en votar por el PRO (¡!).

Por su parte, Carrió intentó cambiar el clima de velorio en el bunker de la Coalición Cívica cuando declaró que “se derrotó hoy la teoría de la invencibilidad de la Presidenta de la República” y, sin ponerse colorada, pidió a la ciudadanía que “El 14 de agosto vótenos a nosotros para que no haya riesgos, y para que una mujer republicana conduzca el país”. Su soberbia le impide darse cuenta que su candidatura presidencial hace agua por todos lados y, de no cambiar su forma de hacer política, camina irremediablemente hacia su ostracismo... o a algún neurosiquiátrico.


4. Eduardo Duhalde

El ex Presidente de la Nación y mentor del kirchnerismo, debe estar padeciendo el dolor de un tremendo rechazo que experimentó de parte de la ciudadanía porteña, ya que su alfil para la Jefatura de Gobierno, Jorge Todesca, Viceministro de Economía (2002) y Vicepresidente del Banco de la Provincia de Buenos Aires (1999-2001), no llegó al 1%.

El Padrino de la Criatura sigue estudiando estrategias para hacer efectivo sus deseo de venganza, aunque esta empresa le salió muy mal. A Duhalde quizás no le importe tanto su propia candidatura, solo le obsesiona su ciego odio a Cristina Fernández y Néstor Fernández, a quienes no les perdona la traición.

Duhalde carga con el karma de no poder lograr tener la adhesión popular de la Argentina entera ya que, luego de fracasar en el año 1999, solo pudo ser Presidente de la Nación únicamente por el Golpe de Estado que él junto a Carlos Ruckauf y otros barones bonaerenses llevaron a cabo contra el (des)Gobierno de De la Rua.

3 comentarios:

Pablo de Córdoba dijo...

En tono socarrón:

Sepa quiénes votaron a Macri (h)
Por Santiago Varela *

Un reciente estudio encargado por una Prestigiosa Institución y hecho por Alguien, elaboró el siguiente listado que indica quiénes fueron, fehacientemente, los que votaron a Macri.
1) Los que aman a Macri.
2) Los que están de acuerdo con la forma de pensar de Macri.
3) Los que no saben qué piensa Macri, pero que igual les gusta Macri.
4) Los que se sienten totalmente representados por Macri.
5) Los que están en contra de Filmus.
6) Los que están en contra de Cristina.
7) Los que no la tragan ni a Cristina ni a Filmus.
8) Los que odian visceralmente a Cristina, a Filmus, a Víctor Hugo, a Forster, a Barragán y otros de la misma laya.
9) Los radicales de la capital, que pusieron a Giúdici para disimular.
10) Los duhaldistas de la Capital, que pusieron a Todesca, pero no lo pueden disimular.
11) Los lilitienses, para que Lilita esté feliz sin necesidad de tomar la pastilla verde en ayunas.
12) Los que no les interesa la política, ni los políticos y que creen que Macri trabaja de ingeniero.
13) Los que dicen que están aburridos de ideologismos, intelectualismos, academisismos y otros ismos similares.
14) Los que no les gusta cambiar de caballo en medio del Riachuelo.
15) Los que nunca les gustaron los progres porque se la creen.
16) Los que nunca les gustaron los bolivianos, los peruanos, los paraguayos y los negros en general... Ojo, nada personal.
17) Los que están bien sin necesidad de pensar por qué o por quién están bien.
18) Los que están muy bien independientemente de que sí sepan por qué o por quién están muy bien.
19) Los porteños que no usan las escuelas públicas ni los hospitales públicos, ni los medios de transporte público. Y que tampoco les molestan mucho los baches.
20) Los que aman el cotillón, los globos y el papel picado y que, además, saben que la discusión y la preocupación produce arrugas.
21) Los de ultraizquierda para no darles el voto a los reformistas de siempre.
22) Los de ultraderecha para no darles el voto a los zurdos de siempre.
23) Los que piensan que el acto de meter una papeleta en un sobre en el cuarto oscuro es un acto personal y solitario y que, como el onanismo, no es para después andar divulgándolo por ahí.
24) Otros. * Humorista.

© 2000-2011 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Todos los Derechos Reservados

Anónimo dijo...

Para Pablo de Córdoba si muy bueno tu comentario, tenes razon yo vivo en capital y no vote a Macri, pero la mayoria de los que viven aca ni saben para que viven.
Saludos

Anónimo dijo...

Que hubiera pasado si Paez u otra personalidad hubiera escrito una carta criticando a todos los que voten a CFK... ya le habrían caído encima Oyarbide, piqueteros y hasta el INADI.

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina