martes, 26 de julio de 2011

Ascenso PARA TODOS

TODOS DE PRIMERA, POR DECRETO. No más lágrimas para los "grandes".
La Asociación del Fútbol Argentino ha anunciado la reestructuración del principal campeonato de fútbol que entraría en vigencia a partir de la temporada 2012-2013, la cual implica la fusión de la primera categoría con la segunda para dar forma a un torneo anual en el que participarían entre 36 y 38 equipos.

Según se informó, el nuevo campeonato estaría estructurado en cinco zonas en las que, a su vez, los cinco grandes serían las "cabezas de serie". Así, según comentaron desde la A.F.A., el nuevo torneo tendría un carácter "más federal".

José Luis Meiszner, Secretario Ejecutivo de la Presidencia de AFA, intentó justificar esta renovación declarando que "La idea es darle la oportunidad a clubes grandes que hoy están en el ascenso. Habría un alternancia que le quitaría el dramatismo de la vida y la muerte a muchos equipos" (¿?). Por su parte, Ernesto Cherquis Bialo, impresentable periodista que antes criticaba a Grondona y hoy es vocero de la A.F.A., argumentó que "puede ser un torneo de 36 o 38 equipos, con cuatro descensos y ascensos directos. Bajo este nuevo esquema, la AFA tendrá que firmar un nuevo contrato de TV con el Estado y rescindirá el contrato de la B Nacional"(¡¡!!).

Según publicó previamente la Revista Veintitrés, esta idea habría surgido de un abogado vinculado al Club Atlético River Plate quien se habría movilizado por el reciente descenso de los "millonarios", sumada a la posibilidad de que, por cuestiones de descensos de categorías, se "pierdan" otros clásicos del fútbol argentino. Claro que para la A.F.A. solo se entienden como clásicos a Boca-River y Independiente-Racing y, en una segunda categoría, San Lorenzo-Huracán, los rosarinos Newell's-Central y los platense Estudiantes-Gimnasia. Nada más. Para Grondona y sus acólitos no existe clásico cordobés ni santafesino, ni sanjuanino, ni mendocino, ni salteño, ni tucumano ni de ninguna otra provincia... ¿éste es el federalismo futbolero?

A la A.F.A. solo le importan los clubes de Buenos Aires y del conurbano. Esto quedó en evidencia cuando Cherquis Bialo justificó este cambio radical en el principal torneo del fútbol argentino al señalar que “Todo este quilombo se salvaba si River no descendía” (¿¿??), que la intención es que “River juegue en Primera, pero para asegurar también que Boca siga en Primera, al igual que San Lorenzo, Racing, para que Quilmes juegue en Primera, así como Gimnasia y Rosario Central” y hasta se sinceró cuando reconoció la influencia de la televisión estatal en la nueva diagramación al expresar Hay una sociedad del Estado que pone plata para tener los derechos de televisación de los torneos de la AFA. Hay unos clubes que necesitan más dinero por esos derechos de televisión. Y hay un Estado preocupado porque pone 600 millones de pesos ajustables, pero como ocurre normalmente entre el patrocinador, el soporte, el que pone la guita, y los que ponen a los protagonistas, ellos quieren a los mejores. Ellos pagan por tener a los mejores”.

Si todo se sigue rigiendo por el dios dinero, cabe preguntarse entonces qué harán los dirigentes de la A.F.A. con el campeonato argentino si, por ejemplo:

- de repente, se encuentran con que el campeonato argentino lo terminan peleando equipos como Brown de Puerto Madryn, Patronato, Sportivo Desamparados o Gimnasia de Jujuy... ¿mandarán nuevamente a sus obedientes árbitros a perjudicar a los clubes que no "encajen" en el sistema?

- con el tiempo se percatan de que "no conviene" tener una primera división con casi 40 equipos, y quieren volver al antiguo sistema, ¿harán descender a 20 equipos?

- y si alguno de los "grandes" desciende a la Primera "B" Metropolitana, ¿crearán una nueva primera división con 80 equipos para que no desciendan?

Grondona es un zorro, un hábil político que sabe perfectamente cómo manejar los hilos de un negocio tan jugoso como lo es el fútbol; no solo que preside la A.F.A., es también el Vicepresidente de la F.I.F.A. Como nunca antes en los 32 años que lleva dirigiendo el fútbol argentino, su poder está siendo cuestionado por la gente y algunos sectores del periodismo y la política. Esta medida es un intento casi desesperado por preservar su cargo... hasta tanto Julio Grondona siga manejando los hilos del fútbol argentino, no podremos esperar cambios profundos en la A.F.A.


¿Solo un cambio de figuritas?... ¿¿Nada más??

Entre otras cosas, la reunión de Comité Ejecutivo de la Asociación del Fútbol Argentino determinó que Sergio Daniel Batista deje de ser el Director Técnico de la Selección Nacional Mayor.

¿Hasta cuando el fútbol deberá padecer a Grondona?
En efecto, aquellos dirigentes que hace menos de un año, en "votación unánime" eligieron a Batista como entrenador del combinado nacional, son hoy los que lo dejaron solo en medio del fracaso que fue la reciente Copa América y lo echan por la puerta de atrás. De hecho, a principios de este mes, Don Julio salió públicamente a respaldar a Batista y acusó a la prensa de inventar rumores acerca de la continuidad del ahora ex DT cuando declaró a Radio La Red "Batista ya tiene firmado el contrato hasta las Eliminatorias. Si llega al Mundial, va al Mundial. No tengo idea qué buscan". Un poco más atrás en el tiempo, en junio pasado, Don Todo Pasa manifestó Estoy muy conforme con Batista, pienso que algunas cosas se podrían haber hecho distinto. Yo todo lo malo que se dice lo paso por alto, para ustedes (los periodistas) es lo más importante”.

De esta manera, otro integrante de la "Generación del '86" no puede enderezar el rumbo de la Selección. Batista dirigió a la Selección Mayor en un total de 17 partidos, entre amistosos jugados en el exterior y en el interior con la Selección “local”, además de la Copa América, en los que dejó un saldo de 8 victorias, 6 empates y 3 derrotas. Asumió en noviembre del año pasado con el verso de que "se puede jugar como el FC Barcelona", algo que la realidad fue desmintiendo debido a la calidad del equipo nacional; en la Copa América, luego de vencer a Costa Rica (que presentó una Selección Sub-23), el Checho sacó pecho y lanzó que "No tengo que copiar al Barcelona, ni pedirle consejos a Guardiola" (¡!), entendiendo que "Siempre dije que el Barcelona nos robó la esencia histórica del fútbol argentino. Yo nací con esa esencia y lo viví siempre" (¿¿??)

Conocido ya el final del ciclo del "Checho", no es suficiente con cambiar solamente a una persona. Además del impresentable Comité, quienes están zafando de pagar los platos rotos son Carlos Salvador Bilardo y Humbertito Grondona, "manager" de la Selección y "Secretario Técnico de Selecciones", respectivamente. El mensaje que nuevamente baja la A.F.A. es que el único responsable es el circunstancial director técnico de la Selección Nacional. Los dirigentes con Grondona a la cabeza parecen ser totalmente inimputables.

El candidato de todo el pueblo futbolero de nuestro país es Carlos Bianchi... pero nunca ha sido de la preferencia de Julio Grondona. Bianchi ostenta una brillante carrera como director técnico, tanto en Vélez Sarsfield como en Boca Juniors (aunque no pudo refrendar sus pergaminos en sus dos experiencias europeas), en los que armó equipos muy competitivos y con una mentalidad arrolladoramente ganadora. El pequeño gran detalle que le juega en contra al Virrey de Liniers es que nunca tuvo sintonía con Grondona, por lo que rechazó el ofrecimiento de ser DT de la Selección en el año 1998. Como sabiendo que no será el eleigido por la AFA, Bianchi hizo público su anhelo cuando dijo "Visto y considerando que no tengo relación ni contacto con nadie de la Asociación del Fútbol Argentino hago saber públicamente, contrariamente a lo que piensan algunos sin conocer mi opinión, que estoy dispuesto a decir que mis deseos de ser Director Técnico de la Selección Argentina son siempre los mismos y muy grandes", aunque advirtió que "Sólo pido tener el derecho de trabajar con gente de mi confianza y creo tener la suficiente experiencia para serlo y cumplir una labor profesional como lo hice a través de mi carrera de jugador y director técnico".

Ernesto Cherquis Bialo ya dio pistas de que el Bianchi no sería el elegido cuando explicó que "Bianchi es un paradigma del fútbol argentino que cuenta con muchos pergaminos y que ha logrado el éxito, pero en este tiempo no se si le da el perfil". Según Cherquis, los dirigentes de la A.F.A. buscan ahora "Una persona con identidad, con títulos, cuya presencia y posicionamiento sean debidamente respetados, que el jugador confíe en él , que tenga palmarés suficiente y que haya pasado por experiencias de altísimo nivel competitivo"... características que Diego Maradona ni Sergio Batista poseían, ya que ambos llegaron con pobres currículums como entrenadores.

Al parecer, el elegido por Grondona para ser el nuevo DT de la Selección Nacional sería Alejandro Sabella, ex entrenador de Estudiantes de La Plata. Sabella cuenta con el aval de Bilardo, sumado a los dos títulos que ganó junto a los pincharratas, la Copa Libertadores y el torneo local. Recientemente, Pachorra firmó un jugoso contrato para ser el nuevo entrenador del Al Jazira de Dubai, aunque no sería un impedimento porque él pidió que se estableciera una cláusula especial de que la relación contractual con aquel club podría disolverse automáticamente en caso de recibir una oferta para ser el DT del seleccionado argentino.

Desde la prensa argentina, se clamaba también por Gerardo Martino, actual DT de la Selección de Paraguay. "El Tata" está por desvincularse del combinado guaraní, pero ya advirtió que considera un error echar a Batista, crítica que seguramente no será bien visto por Grondona.

¿Por qué no imitar a Vélez? ¿Por qué no un Gareca como DT de la Selección?
Personalmente, considero que el fútbol argentino en su conjunto debería imitar la organización de una institución seria como el Club Atlético Vélez Sarsfield, el cual mantiene una saludable forma de administrarse. Ricardo Gareca es el entrenador de los del Fortín de Liniers desde el año 2009 y, desde entonces, ha dado muestras de su capacidad como director técnico.... De todas maneras, Gareca no tiene prensa propia ni es un charlatán simpático para los frívolos medios de prensa porteños.

Conociendo el paño, podemos esperar que la A.F.A. elegirá al sucesor de Batista no tanto por los palmarés que exhiba, sino más bien por la total sumisión que jure a los caprichos de Don Julio y de sus ineptos hijos. Pobre fútbol argentino.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina