miércoles, 8 de junio de 2011

Trabajo en el Estado Nacional: Negro sobre Blanco

En la edición impresa del día de ayer, el Cronista Comercial publicó un interesante informe en el que se afirma que el 40% de los trabajadores que se desempeñan en dependencias del Poder Ejecutivo Nacional está "en negro", es decir, una situación precaria.

Según dicho informe, la cantidad de trabajadores estatales en situación de inestabilidad potencial llegaba, a octubre de 2010, a 44.429, o el 13% del total. Pero en los últimos años, la proporción se incrementó. De los 66.000 puestos de trabajo generados en el Estado por los sucesivos gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández desde 2003, 27.000 no tienen la estabilidad garantizada. La situación varía en cada ministerio. En la cartera de Desarrollo Social, la cantidad de contratados supera en un 410% (quintuplica) a la de permanentes. La Jefatura de Gabinete tiene prácticamente dos contratados por cada trabajador estable.

Este informe fue confeccionado por Claudio Lozano, Diputado Nacional por la Ciudad de Buenos Aires, economista y de larga trayectoria en el sindicalismo. Lozano, actualmente está aliado a Fernando "Pino" Solanas y es crítico del "modelo kirchnerista".

En febrero de este año, el Diario La Nación publicó un informe en el que se daba cuenta de que las lnspecciones que hizo durante 2010 el Ministerio de Trabajo permitieron detectar 117.125 casos de trabajadores no registrados. Ese número representa al 31,8% de quienes estaban ocupados en las empresas visitadas por los inspectores. Y del total de personas afectadas por el empleo en negro fueron regularizadas el 37,9% -44.390 personas- tras la fiscalización.

En lo que va de este año, el Gobierno Nacional ha hecho más hincapié en las inspecciones en empresas para corroborar la situación laboral de los trabajadores. El blanco preferido de la Casa Rosada fue el sector agropecuario, el cual se ha caracterizado históricamente por tener altos índices de "trabajo en negro", con el agravante del duro enfrentamiento que este sector ha tenido con el kirchnerismo. Aunque, a decir verdad, esto del trabajo en negro es muy recurrente en otros sectores como la construcción y trabajo doméstico.

Claro que, si verdaderamente el Gobierno de Cristina Fernández desea combatir el trabajo informal, debería empezar por casa. Es una triste realidad que su Administración es la principal generadora de empleo en condiciones irregulares ya que, como dice Claudio Lozano y podemos constatar en cualquier oficina pública, es el mismo Estado el que elude su responsabilidad de pagar cargas sociales y, más aún, brindar estabilidad a sus empleados. La situación es similar en los Estados Provinciales y Municipales.

Es evidente que al kirchnerismo le conviene acallar y/o disfrazar esta realidad. La forma más eficaz que el kirchnerismo ha encontrado para combatir la pobreza es, paradójicamente, negarla; en efecto, todos los dichos del oficialismo están fundamentados en los índices que periódicamente publica el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC), los cuales son de poca (o ninguna) credibilidad. La Presidente Fernández se regodea en decir como como que "la Argentina ha crecido como nunca en 200 años" y que se bajó la tasa de desempleo. Para maquillar todo eso, mucho tiene que ver la Asignación Universal por Hijo, subsidios entregados con el nombre de Jubilaciones", sumado a que tenemos que observar que el índice de desempleo no abarca la dura realidad de los trabajadores en negro.

"La única verdad es la realidad", solía repetir el Gral. Juan Domingo Perón. Es curioso cómo el Estado Nacional se evade a si mismo. Es curioso cómo el Estado niega ciertas realidades. Son cosas de esta Argentina.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina