jueves, 30 de junio de 2011

Todo a media luz

Otro invierno más en Argentina. Otra crisis energética.

En el caso del gas, como ha pasado en otros años, el sector productivo del país es el que se perjudicado ante la escasez de energía. El efecto inmediato es la reducción en la producción, lo cual trae aparejada una inevitable reducción en la actividad que termina repercutiendo en los trabajadores ya que, ante la crisis, los empresarios cortan por lo sano cuando recurren a despidos y suspensiones de personal.

Según informa el portal Urgente 24, el titular de la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (UATRE) en Tucumán, Jesús Pellasio, describió la situación de estos sectores que sólo trabajan cien días al año "En la industria citrícola no hay formalmente un pedido de suspensión del personal, pero no pasan a buscar a los cosecheros por los frentes de cosecha, por eso es una suspensión disfrazada. No estamos siendo notificados de ninguna suspensión, y vamos a hacer la denuncia en la autoridad laboral".En Entre Ríos, la provisión de gas para las fábricas llega apenas al 40%; en tal sentido el gerente de la distribuidora Redengas, Mario Luna, admitió que “ante las bajas temperaturas, lo primero que se afectan son las industrias que hoy están reducidas en un 40% en su capacidad de consumo para preservar la provisión a sector residencial. Cada año la disponibilidad de gas se va reduciendo, con lo cual es necesario importar cada vez mayor cantidad".

Desde el Gobierno Nacional, el argumento es el mismo: "se prioriza el consumo residencial". En tal sentido, el titular del Ente Nacional Regulador del Gas (ENARGAS), Antonio Pronsato afirmó que "está garantizado" el suministro de gas natural a los usuarios domiciliario.

Desde Arabia Saudita en donde se encuentra "firmando acuerdos", el Ministro de Planificación Federal Julio De Vido declaró “esto es ley pareja: se baja a todas las industrias un poco y a ninguna demasiado” y prometió que la situación se regularizará en pocos días cuando comentó “En este momento estamos pasando una ola de frío polar que es temporaria, durará 3 o 4 días y después se volverá a la normalidad, y el sistema por supuesto estará a disposición de los industriales para que sigan creciendo como han crecido interanualmente”. De paso, el funcionario nacional atacó a quienes critican la política sobre recursos energéticos que lleva adelante la Presidente Cristina Fernández lanzando que quienes ahora lo cuestionan "no merecen consideración porque lamentablemente fueron los que llevaron a la Argentina a una situación desesperante en materia energética".

Por su parte, la prensa "militante" se explayó en argumentaciones a favor del "suministro parcial" hablando de que la ola de frío de estos días es lo que hace que la gente haya aumentado más su consumo de gas en sus domicilios particulares. Página/12 publica declaraciones de De Mendiguren y Cristiano Ratazzi, quienes aseguraron que la situación "está mejorando"; el titular de la UIA dijo “Estamos con problemas puntuales, pero ya no es la situación caótica de antes. Por ejemplo, hace cuatro años la demanda de energía eléctrica llegaba a 17 mil megavatios y el sistema explotaba, ahora estamos en 24 mil. Los sectores más afectados son la siderurgia, petroquímica y alimentación. Los cortes seguirán mientras se verifiquen picos de demanda”, mientras que el representante de Fiat manifestó “El escenario de restricciones no está tan mal”. El mismo diario se hizo eco de las declaraciones de Jorge de Zavaleta, presidente del Instituto Petroquímico Argentino, quien señaló “Desde el último viernes que la petroquímica está trabajando al 50 por ciento de la capacidad normal. Algunas empresas sufren cortes totales y a otras se les reduce el suministro a un mínimo técnico”.

A su vez, Tiempo Argentino pretende consolarnos cuando titula en una nota "Las condiciones climáticas afectan el consumo de gas en todo el mundo" y nos cuenta de cómo países como en los Estados Unidos, México y Europa se producen cortes de energía en épocas de bajas temperaturas.

Ministro de Planificación Federal Julio De Vido
El gas no es el único problema, sino que también lo es la escasez de combustibles en nuestro país. Desde hacen varios meses, es recurrente ver largas colas de vehículos en estaciones de servicio esperando cargar combustible.

El precio internacional del barril de petróleo ha experimentado subas sensibles y sostenidas que produjeron subas en los precios de los combustibles. En nuestro país, el precio final de los derivados del petróleo está sujetado artificialmente por el Estado Nacional.

Históricamente, la Argentina ha sido exportadora de petróleo pero, desde el año pasado, se ha convertido en importadora para poder satisfacer la creciente demanda interna. Desde el Gobierno Nacional, en lugar de alentar inversiones en la industria de hidrocarburos, se recurrió a una medida más efectista, como para zafar de la coyuntura: debido a la caída en la oferta de combustible y al crecimiento del parque automotor, llevaron a la Presidente Cristina Fernández a impulsar la ley de abastecimiento para evitar grandes escaladas de precios. Los consumidores, agradecidos... pero los expendedores de combustibles se han visto alarmados por la notable reducción de sus márgenes de ganancias, la cual ha comprometido la actividad. Por esta razón, la Asociación de Estaciones de Servicio (AES) comunicó que, solamente en el año 2010, dejaron de funcionar 250 estaciones y que, actualmente, quedan 4.400 en todo el país, de las que el 20% corre riesgo de cerrar.

Desde las cámaras de expendedores cayeron acusaciones sobre las petroleras, sosteniendo que que han estado restringiendo los suministros a las estaciones de servicio. Por su parte, desde las petroleras negaron cualquier recorte en las entregas de combustibles y argumentaron en que todo se debe a un crecimiento en la demanda.

En San Juan, se ha conocido la noticia que, dada la escasez, se interrumpirá la provisión de gasoil a precio subsidiado a las empresas de transporte público de pasajeros en todo el país. Diario de Cuyo reprodujo declaraciones radiales de Carlos Matus, el presidente de la ATAP en San Juan, quien comentó que han “tomado conocimiento de que existiría para el mes de julio la posibilidad de la supresión del gasoil a precio diferencial para las empresas de colectivos del país; no sabemos si es parte de las negociaciones de las petroleras con el Gobierno Nacional o una disposición de YPF. Para intentar llevar un poco de tranquilidad a quienes viajan a diario en colectivo, el Secretario de Servicios Públicos Daniel Campos expresó que se suprime el gasoil subsidiado, pero se va a aumentar el subsidio para compensar ese no envío de gasoil; en el transcurso de hoy y mañana definiremos algo para ver cómo afrontamos esta nueva forma de pagar el gasoil subsidiado”.

El Diario La Política On Line publica un informe confeccionado por ex Secretarios de Energía de la Nación, quienes alertan sobre la readlidad del petróleo en la Argentina. En efecto, Emilio Apud, Julio César Aráoz, Enrique Devoto, Roberto Echarte, Alieto Guadagni, Jorge Lapeña, Daniel Montamat y Raúl Olocco, quienes ocuparon la secretaría de Energía desde 1985 hasta 2003; los ex funcionarios publicaron un informe en el que aseguraron que, en la Argentina, la importación petrolera creció 711% entre 2003 y 2010, ya que la compra de combustibles en el exterior pasó de 548 a 4.443 millones de dólares en los últimos años. A la hora de explicar esta situación, precisaron que “La caída de la producción de petróleo no es causal y una de sus principales causas es la baja de la actividad exploratoria que se ha producido en la última década y que la actual administración no ha logrado diagnosticar ni revertir. Nunca Argentina ha explorado tan poco como durante las presidencias de Néstor y Cristina Kirchner”.

El problema de la energía en nuestro país no es algo cuya solución sea factible en el corto plazo, ya que es estrucutral. De todas maneras, en esta cuestión, el Gobierno Nacional no tiene la sartén por el mango porque está todo supeditado a los dictados de los capitales extranjeros. Todo gracias a la escandalosa privatización de pozos petrolíferos que impulsó Carlos Menem, quien regaló Yacimiento Petrolíferos Fiscales a capitales transnacionales; debemos recordar que quien fue el actor principal de esa entrega de Y.P.F. fue nada menos que Néstor Kirchner, hoy tratado como un prócer de nuestro país.

Según opina Roberto Kozulj, Lic. en Economía de la Universidad de Buenos Aires, "Los procesos de privatización de YPF, Gas del Estado, Hidronor, Ay EE y Segba, la creación de los Marcos Regulatorios de Electricidad y Gas, la conformación de los Entes Reguladores y la modificación de la legislación en materia de hidrocarburos a través de los llamados decretos de 'desregulación petrolera', constituyeron no sólo el abandono del rol empresario del Estado, sino que en la práctica dejaron a éste con muy pocos instrumentos para conducir el rumbo de la política energética".

Kozulj analiza también que "Dado que la pesificación alcanzó también al precio de gas en boca de pozo para el mercado interno, y habida cuenta de la distribución regional de reservas de gas, las restricciones de oferta no tardaron en aparecer como elemento de presión para obtener mejoras en los precios del gas. La estrategia de las empresas continúa siendo al parecer la aspiración a dolarizar las tarifas reguladas y lograr un acercamiento de los precios internos de los hidrocarburos a los crecientes niveles internacionales. Sin embargo esta aspiración - cuya legitimidad puede ser puesta en duda -, implicaría bajo el actual marco macroeconómico un impacto negativo sobre el crecimiento, el empleo y la distribución del ingreso".  

Hoy nos dicen que es "la ola de frío" la causal de la crisis de energía y, seguramente, en unos meses, será el calor agobiante lo que hará que escasee la energía eléctrica, debido a que mucha gente enciende sus equipos de aire acondicionado y ventiladores. Mientras no se apliquen soluciones concretas al problema de fondo, los argentinos no podemos esperar a que la situación se pueda revertir.

1 comentario:

Pablo de Córdoba dijo...

La ley de entidades financieras y el control estatal de la producción de hidrocarburos son dos medidas claves que tendrá que enfrenter el próximo gobierno nacional. Junto con estímulo a PyMES y construcción de viviendas en forma masiva.

Saludos

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina