viernes, 24 de junio de 2011

A sus órdenes, señora

Todo está puesto para la campaña de Cristina Kirchner. No sólo la intención de voto que le asignan las encuestas; también el Frente para la Victoria y sus aliados, como Martín Sabbatella, para lo que guste mandar. Y el Estado argentino está a sus órdenes electorales.

Hay algo sin principios en el manejo de la propaganda oficial, algo que lastima la sensibilidad de quienes no son kirchneristas y, seguramente, de algunos partidarios del Gobierno. Hay algo turbio en la maquinaria de publicidad oficial. Afiches de la noche a la mañana, primero con los tres candidatos a jefe de gobierno de Buenos Aires; ahora, con la fórmula beneficiada por la voluntad presidencial, y únicamente por ella. Afiches anónimos que imitan aquellos que tomaban el logo de TN y lo traducían en "todo negativo" hoy lo traducen como "todo Macri". Incontables minutos de propaganda en Fútbol para Todos. He criticado muchas veces a Pro por usar el color amarillo, que lo identifica, en los afiches donde se difunde información de gobierno transmutada en propaganda por el candidato. Pero la campaña kirchnerista utiliza recursos más desprolijos.

El Estado se ha puesto al servicio de una agitación electoral que hasta ahora ha pasado por el cuerpo de la Presidenta; por su duelo, por sus invocaciones al Gran Ausente; por el uso irrestricto y agrandado de la primera persona; por la mezquindad, el desprecio y el sarcasmo con que alude a quienes no forman parte de su bando.

El gobernador de Santa Fe, Hermes Binner, se ha convertido en su enemigo porque se atrevió a ser candidato. Apareció como una efigie de estampilla en el acto del 20 de junio en Rosario. Cristina Kirchner no quiso que el gobernador hablara. Si lo hubiera querido, habría enviado instrucciones a los muchachos de La Cámpora para que se callaran mientras Binner decía su discurso. ¿En qué podía perjudicarla que el gobernador hablara? En nada. Fue un acto de caprichosa ocupación total del Monumento a la Bandera y de manejo concentrado del micrófono. Ni medio segundo de cadena nacional para un gobernador; toda la cadena nacional que se le dé la gana para ella misma.

A Cristina Kirchner le gusta el suspenso porque le permite tener a todo el mundo pendiente de su albedrío y no abandonar jamás las decisiones en un campo que no le responda por completo. No tolera la indeterminación, que es una dimensión del presente. Esconde sus decisiones para que sean los otros los que vivan en la indeterminación: el poder manejado desde el secreto. Durante ocho meses introdujo el suspenso de sus emociones en los actos en que participó. Nadie desconfía de la verdad ni de la intensidad de su dolor. Sin embargo, se comprueba que manejó perfectamente los beneficios secundarios de su duelo verdadero. ¿Llora o no llora? ¿Se quiebra en un sollozo o sigue con la voz firme? Con estas preguntas, que no son trascendentales, alimentó su figura de viuda agobiada pero fuerte. Como decía Néstor: "Con todo respeto, señora, se lo digo con todo respeto".

Con esta puesta en la escena pública de sus emociones, la Presidenta se mostró conocedora de las estéticas televisivas, que hacen brillar el pliegue de lo personal incluso en el acto donde se anuncia "milanesas para todos". Esa simbiosis de lo privado y lo público es una marca a fuego de la cultura actual y Cristina Kirchner descolló en la dosificación exterior de sus sentimientos. Decir esto no implica pasar por alto su duelo, pero, como sucede en las familias más respetables y en las mejores repúblicas, también hay malicia y manipulación. Los candidatos aceptan que las listas de diputados y legisladores les vengan hechas con la firma de la Presidenta; Filmus acepta de buen grado no hablar en el acto donde se presenta como candidato a jefe de gobierno. Todos se abrazan y se necesitan. Y, por ahora, hay una sola jefa.

En este clima de obediencia, de entusiasmo verdadero y de "no hay otra", algunos detalles desprolijos parecen triviales. Filmus, lo más tranquilo, puede decir que no va a debatir en TN después de haber ocupado constantemente las pantallas de los programas periodísticos de ese canal. Quien sólo mire TN ha visto a Filmus muchas veces. Sin ir más lejos, en uno de los programas de la noche ocupó casi media hora, hace quince días; allí recibió uno de los tratamientos más joviales, considerados y tolerantes a los que puede aspirar un candidato. Pero ahora Filmus, que en 2007 no tuvo inconveniente en debatir en TN (y ya estaba el juicio sobre los hijos adoptivos de Ernestina Herrera de Noble y ya el Grupo Clarín era tan grande como lo es hoy, en parte gracias a Kirchner), alega que no está dispuesto a reforzar ese monopolio con otro monopolio circunstancial del debate, en el caso de que la señal original pueda ser retransmitida por otros canales. Su apoderado no firmó el acta de acuerdo que se había discutido durante varias reuniones. ¿Para qué fueron a las reuniones si sabían que estaban discutiendo con TN y no con un abanico de medios manejados por Mariottto?

En un debate, Filmus no tiene nada que perder frente a Macri. No está allí su problema. Filmus cree que algo (o mucho) puede perder frente a Pino Solanas. El problema es Solanas, no TN ni Macri. ¿Estaría Filmus dispuesto a debatir en la sede de la Universidad de Buenos Aires, que le ofreció el rector Hallú? Por supuesto. Ese es un territorio cuya ocupación por sus partidarios juveniles es imposible de evitar. La UBA nunca detiene el ingreso de militantes. El recinto del Consejo Superior fue ocupado decenas de veces; se impidieron sesiones. La cultura de la UBA es, en este sentido, hiperdemocrática o anárquica, como se quiera. Es difícil imaginar que la UBA establezca medidas restrictivas para el acceso de público. Si se compromete a hacerlo, es difícil que pueda hacerlas cumplir en presencia de grupos dispuestos a entrar, ya que una de las decisiones que no concuerdan con su valiosa tradición de independencia es llamar a la policía. Esto le preocupa poco a Solanas. Viene corriendo desde atrás, sabe argumentar y tiene seguidores activos con una cultura política no ajena al encontronazo.

Incluso en los medios más hostiles se puede ganar un debate. Esto no se aplica a Macri, que no puede encontrar ventaja en un traslado al territorio universitario. Sin duda, TN o cualquier otro canal de televisión le vienen mejor que ese medio tumultuoso donde no está preparado para moverse. Es deseable que Filmus supere el cálculo mezquino. Su dilema es evidente: la Presidenta no perdonaría un debate en el que saliera mal parado, o quizás (puestos a fantasear) es posible que la Presidenta le haya ordenado no asistir al debate al que había acordado en principio.

Pero ¿qué va a pasar con el gran debate presidencial? En todos estos años la Presidenta no ha dialogado en público, sino que ha practicado el monólogo frente a plateas cariñosas. George Bush debatió con Clinton; Zapatero debatió con Aznar. Ambos en ese momento eran presidentes (de Estados Unidos o del gobierno de España). O sea que los presidentes debaten. Los candidatos, ni hablar: Bachelet y Frei con Piñera, todos los brasileños en las últimas elecciones, para no ir muy lejos. La Presidenta podría mostrarse inaugurando una nueva época. El gran golpe de sorpresa sería que debatiera. Nadie objetaría que usara la cadena nacional en ese caso. Ni siquiera se objetaría que fuera en su salón preferido de la Casa de Gobierno, en tanto no disponga una concurrencia dispuesta a aplaudirla y abuchear al resto.

Y otra cosa: para anunciar que se presentaría como candidato a un segundo período presidencial, Lula eligió, de modo bien cargado de simbolismo, el periódico del lugar donde comenzó su carrera de sindicalista. Evitó Brasilia y fue a sus orígenes en el ABC de San Pablo. No se trata de convertir a Lula en un tribuno perfecto de la más geométrica de las repúblicas, pero es un hombre con modales más considerados, acostumbrado a perder tanto como a ganar. Y, sobre todo, con sentimientos que lo unen a una larga marcha sindical y política.

escrito por Beatriz Sarlo
para Diario La Nación

5 comentarios:

Pablo de Córdoba dijo...

Esperaba algo más interesante que un análisis de comportamiento personal de la presidente por Beatriz Sarlo...algo referido a detallar las medidas erróneas o criminales del gobierno por ejemplo. Ni siquiera esperaría que mencionara las medidas positivas, al menos para ella (ellos, Buenos Aires, etc) porque es clara su postura.

Bueno, quizás no es Sarlo, sino La Nación lo que achata la supuesta "altura" de Sarlo a la similitud con comentario clásico de opinólogo opositor.

Si estas son las voces que se hacen llegar en forma masiva, no es de extrañar que los grandes problemas se tengan que resolver a los ponchazos y apuradas cuando ya se están encima.

Seguiremos pensando y poniendo la luz sobre personas, en vez de ocuparnos de las ideas.

mario dijo...

Hola Pablo

En esta nota, encuentro un análisis interesante, independientemente de que haya sido Sarlo quien lo escribió y La Nación quien lo publica. Por algo lo transcribí aquí.

Me parece que lo del comportamiento personal de la Presidente es apenas un matiz, pero que ayuda a explicar otras cosas como la reticencia de nuestra primera mandataria a hablar abiertamente con periodistas (sean "militantes", de "la corpo" o independientes).

Me parece interesante el comentario sobre cómo Daniel Filmus está comportándose en esta campaña, respondiendo a los dictados de la Presidente.

El Frente para la Victoria corre con el caballo del comisario. Todo el aparato estatal está al servicio de la campaña del oficialismo. La Presidente sabe bien que es la figura política que más adhesión tiene actualmente y eso no hace más que acentuar su narcisismo.

Si vos recordás la campaña electoral en el 2007, Cristina Fernández se la pasó de viaje y eludiendo todo debate con otros candidatos y todo contacto con la prensa... teniendo en cuenta como es nuestra Presidente, hemos de esperar que tenga la valentía de enfrentar un debate abierto con otros candidatos?? Yo no creo... aunque tengo una tenue esperanza de que ella me sorprenda.

Saludos.

Anónimo dijo...

usar cadena nacional con fines partidarios, toda muestra de lo que son los KK...

Pablo de Córdoba dijo...

Justamente, a eso me refiero , el tipo de noticias a favor, o en contra de lo que hace la presidente, "no hace más que acentuar su narcisismo", y nuestra visión monárquica de las cosas. Se sabe que los medios masivos influyen o directamente pueden "fijar la agenda" (como se dice por ahí) de los políticos y lo que se habla.

Me parece incoherente de los editorialistas de estos grandes diarios pedir cambios y proyectos de país, y terminar hablando de las prácticas políticas narcistas, egoístas, etc. Para mi punto de vista sería mejor poner al menos la mitad de toda la energía en criticar procesos, proyectos que construyan, o delinear claramente cuáles son sus ideas y por qué abogan (a veces por el opuesto, viendo lo que critican, uno puede hacerse una vaga noción). Y la otra mitad de la energía (tiempo, espacio de texto, etc) sí, dedicarla a mostrar las incoherencias, transas, delitos, etc de los políticos, sindicalistas, empresarios.

Y sí, lo de evitar el debate es una estrategia que se usa muy a menudo, y no creo que sea parte de la personalidad de la presdiente, si no para evitar "piantar votos" en caso de que algo sale mal. Cuando era senadora , sin ir más lejos, cuando se trató la poligonal en el famosos conflicto por la laguna del desierto con Chile, fue una de las pocos legisladores que debatió intensamente.

Saludos

mario dijo...

Anónimo: lamento como vos el uso de recrusops públicos con fines proselitistas.



Pablo:

Me parece que el objetivo de un buen perodista es ser siempre crítico y exigir siempre un poco más a los actores de la realidad.

Una cosa es ser legislador y otra cosa es estar en un cargo ejecutivo. Cuando estás en un cargo ejecutivo, dada la forma de nuestra democracia, estás en un lugar mucho más protagónico y la responsabilidad aumenta.

En los casos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández, yo me quedé siempre esperando que tengan la valentía de enfrentar una conferencia de prensa o un debate con opositores. Conociendo a la Presidente, dudo sriamente que se preste a debatir ideas con algún opositor; ella se siente mucho más cómoda en un atril, ante una tribuna complaciente que le rinda pleitesía. Ejemplos de ésto, sobran... y no hace falta buscar en los medios de "la corpo", sino en el uso de la cadena nacional.

Saludos.

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina